MA­NE­RAS DE VI­VIR

El diag­nós­ti­co de las en­fer­me­da­des se ha he­cho tra­di­cio­nal­men­te con va­ro­nes, y la in­men­sa ma­yo­ría de los fár­ma­cos se han desa­rro­lla­do pa­ra ellos.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ro­sa Mon­te­ro

ES­TE VE­RANO, a raíz de un ar­tícu­lo de la re­vis­ta on­li­ne Sa­ber Vi­vir, ha cir­cu­la­do por las re­des un tuit in­quie­tan­te que nos in­for­ma­ba de que las se­ña­les de in­far­to en las mu­je­res son dis­tin­tas que en los hom­bres, y que, se­gún un es­tu­dio del doc­tor Fra­de­jas Sas­tre, no­so­tras tar­da­mos de me­dia 237 mi­nu­tos en lle­gar a ur­gen­cias, mien­tras que los hom­bres lle­gan en 98 mi­nu­tos. Te­nien­do en cuen­ta que ca­si la mi­tad de los fa­lle­ci­mien­tos por in­far­to agu­do de mio­car­dio se pro­du­cen en las tres o cua­tro primeras ho­ras des­de el co­mien­zo de los sín­to­mas, es­te re­tra­so resulta ca­tas­tró­fi­co: 237 mi­nu­tos, les aho­rro el fá­cil cálcu­lo, son prác­ti­ca­men­te cua­tro ho­ras. Re­su­mi­ré esas di­fe­ren­cias: do­lor agu­do en el pe­cho que se irra­dia a la es­pal­da, o a los hom­bros, al cue­llo o la man­dí­bu­la (en el hom­bre se irra­dia al bra­zo); vó­mi­tos; a ve­ces el úni­co sín­to­ma es la fal­ta de ai­re y la di­fi­cul­tad al res­pi­rar; su­dor frío; an­sie­dad inex­pli­ca­ble; presión en el pe­cho y ar­do­res en la par­te al­ta del ab­do­men. Cuen­to to­do es­to por­que sin du­da es útil, pe­ro de lo que que­ría ha­blar en reali­dad es del se­xis­mo rei­nan­te en el mun­do de la sa­lud. Y de có­mo las mu­je­res lo te­ne­mos do­ble­men­te di­fí­cil a la ho­ra de en­fer­mar. No só­lo el diag­nós­ti­co de las do­len­cias se ha he­cho tra­di­cio­nal­men­te te­nien­do co­mo mo­de­lo a los va­ro­nes, sino que la in­men­sa ma­yo­ría de los fár­ma­cos se han desa­rro­lla­do pa­ra ellos. Es­te ses­go ma­chis­ta pue­de al­can­zar co­tas asom­bro­sas: en uno de los tra­ba­jos so­bre la in­fluen­cia del al­cohol en la lla­ma­da via­gra fe­me­ni­na se ex­pe­ri­men­tó con 25 su­je­tos, 23 va­ro­nes y 2 mu­je­res, aun­que se tra­ta­ba de una píl­do­ra que só­lo usa­rían ellas. Nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que en la aten­ción mé­di­ca pri­ma­ria, an­te los mis­mos sín­to­mas, a las mu­je­res se les re­ce­tan más an­sio­lí­ti­cos o an­ti­de­pre­si­vos y a los hom­bres más prue­bas diag­nós­ti­cas. O lo que es lo mis­mo: a ellos los creen y a no­so­tras se nos con­si­de­ra unas neu­ró­ti­cas. Se­gún un in­for­me de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Sa­lud Pú­bli­ca y Ad­mi­nis­tra­ción Sa­ni­ta­ria, el tiem­po de es­pe­ra de las mu­je­res pa­ra ac­ce­der a una vi­si­ta diag­nós­ti­ca con un es­pe­cia­lis­ta es un 13,6% más lar­go que el de los hom­bres. Pe­ro lo que más me so­bre­co­ge es la di­fe­ren­cia en el tra­ta­mien­to del do­lor. Em­pe­zan­do por­que los anal­gé­si­cos se han ex­pe­ri­men­ta­do ca­si ex­clu­si­va­men­te con ra­to­nes ma­chos, co­mo di­ce el in­ves­ti­ga­dor ca­na­dien­se Jef­frey Mo­gil en un reportaje de Fer­mín Gro­di­ra en Pú­bli­co. Du­ran­te años se ha creí­do que el do­lor se trans­mi­tía a tra­vés de la mi­cro­glía, cé­lu­las in­mu­nes del sis­te­ma ner­vio­so, y los fár­ma­cos se han desa­rro­lla­do par­tien­do de ahí. Pe­ro Mo­gil ha de­mos­tra­do que la mi­cro­glía só­lo fun­cio­na en los ma­chos. Los ra­to­nes hem­bras trans­mi­ten el do­lor a tra­vés de otro ti­po de cé­lu­las, co­mo los lin­fo­ci­tos T (po­bres ra­to­nes, di­cho sea de pa­so: no pue­do evi­tar ese pen­sa­mien­to). Ade­más de la me­nor efec­ti­vi­dad de las me­di­ci­nas, a las mu­je­res nos dan me­nos cal­man­tes. Se­gún un es­tu­dio es­ta­dou­ni­den­se, los pa­cien­tes mas­cu­li­nos so­me­ti­dos a una ope­ra­ción car­dia­ca recibieron más anal­ge­sia que las pa­cien­tes fe­me­ni­nas. Otro tra­ba­jo rea­li­za­do so­bre 1.300 en­fer­mos con cán­cer de­mos­tró que las mu­je­res te­nían un 50% más de po­si­bi­li­da­des de ser in­fra­me­di­ca­das con­tra el do­lor. Un ses­go se­xis­ta que tam­bién se da en la in­fan­cia: una in­ves­ti­ga­ción so­bre el do­lor po­so­pe­ra­to­rio en me­no­res re­ve­ló que los ni­ños re­ci­bían más co­deí­na, un po­ten­te anal­gé­si­co opiá­ceo, mien­tras que a las ni­ñas se les da­ba más pa­ra­ce­ta­mol, que no tie­ne efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio y es de una efi­ca­cia muy li­mi­ta­da. Resulta es­pe­luz­nan­te. Sin du­da ha­brá doc­to­ras y en­fer­me­ras que par­ti­ci­pen de esa mi­ra­da man­cha­da, por­que el se­xis­mo es una ideo­lo­gía en la que nos edu­can a to­dos. Aun así, pa­re­ce que hay cier­ta di­fe­ren­cia. Se­gún una in­ves­ti­ga­ción nor­te­ame­ri­ca­na, los mé­di­cos dan más cal­man­tes a los pa­cien­tes mas­cu­li­nos y blan­cos y las mé­di­cas dan ma­yo­res dosis a mu­je­res y ne­gros. To­dos sa­be­mos, en fin, que el co­lor de piel y el ni­vel so­cial dis­cri­mi­nan; pe­ro me te­mo que pre­jui­cios mi­le­na­rios ha­cen que no ten­ga­mos tan cla­ras unas de­sigual­da­des de se­xo co­mo és­tas que pue­den con­du­cir al mal­tra­to sa­ni­ta­rio, a un ma­yor su­fri­mien­to o in­clu­so a la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.