Gus­ta­vo Du­da­mel

Una estrella mun­dial, de ca­ñas por Ca­ra­ban­chel

El País Semanal - - SUMARIO - POR JE­SÚS RUIZ MAN­TI­LLA FO­TO­GRA­FÍA DE JA­MES RAJOTTE

El gran di­rec­tor de or­ques­ta al­ter­na sus via­jes por el mun­do con es­ca­pa­das al ba­rrio ma­dri­le­ño don­de cre­ció su es­po­sa, la ac­triz es­pa­ño­la Ma­ría Val­ver­de. Y dis­fru­ta con ello.

EN SU CON­TI­NUA con­di­ción erran­te, Gus­ta­vo Du­da­mel va en­con­tran­do nue­vos re­fu­gios. Pa­ra el chi­qui­llo que un día sa­lió de Bar­qui­si­me­to, en Ve­ne­zue­la, y se al­zó co­mo la más re­fres­can­te re­ve­la­ción de la di­rec­ción mu­si­cal en el mun­do con ape­nas 25 años, el no­ma­dis­mo for­ma­ba par­te del suel­do. Una de las ca­ras me­nos ama­bles del triun­fo. Y eso im­pli­ca­ba tam­bién la ne­ce­si­dad de bus­car lu­ga­res des­per­di­ga­dos don­de poder en­con­trar­se có­mo­do. En su ca­so, no ex­tra­ña que Ca­ra­ban­chel —apar­te de Los Án­ge­les, don­de tie­ne su re­si­den­cia— lo sea aho­ra,

cuan­do ha cum­pli­do 37 años y ya se ha con­ver­ti­do en una fi­gu­ra con­sa­gra­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal. No so­lo por­que es el ba­rrio don­de cre­ció su es­po­sa, la ac­triz es­pa­ño­la Ma­ría Val­ver­de, con quien se ca­só en 2017. Allí vi­ven los pa­dres de ella y en su ca­sa re­ca­lan ca­da vez que am­bos pasan por Ma­drid. Tam­bién por­que, en el ca­so del mú­si­co, el ba­rrio pe­ga con sus orí­ge­nes hu­mil­des. No ol­vi­da Du­da­mel que cre­ció co­mo un cha­mo con ne­ce­si­dad de rum­bo fi­jo, pa­ra no caer en el fu­tu­ro que cer­ca­ba a mu­chos de su en­torno. Vie­ne de esa tur­bia fron­te­ra que ra­ya al otro la­do con los ma­lan­dros. Un agu­je­ro de pre­des­ti­na­ción con números en la ri­fa, del que mu­chos fue­ron res­ca­ta­dos por la edu­ca­ción mu­si­cal del Sis­te­ma de Or­ques­tas ve­ne­zo­lano, crea­do por José An­to­nio Abreu ha­ce cua­tro dé­ca­das. Hay al­go en las ca­lles de Ca­ra­ban­chel que le se­du­ce. Un aro­ma muy li­ga­do a la reali­dad mes­ti­za de los ex­tra­rra­dios con ca­rác­ter: tien­das, ba­res, te­rra­zas, fuen­tes y par­ques don­de com­prar, echar una char­la con los ve­ci­nos o per­der­se pa­sean­do. Si a eso le uni­mos ano­ni­ma­to ase­gu­ra­do y has­ta un den­tis­ta de con­fian­za… “Mu­cha gen­te me de­cía: ‘Y ahí, en Ca­ra­ban­chel, ¿qué ha­ces? ¿Te vas a ver la cár­cel?”, co­men­ta Gus­ta­vo, en un pa­seo bus­can­do som­bra por el par­que de Eu­ge­nia de Mon­ti­jo. Y al­go de ra­zón tie­nen, pe­se a caer en lo ma­ni­do. El so­lar don­de se le­van­ta-

Gus­ta­vo Du­da­mel, an­te la ba­rra del bar Flo­res, uno de los lu­ga­res que sue­le fre­cuen­tar en el ba­rrio ma­dri­le­ño de Ca­ra­ban­chel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.