NA­VE­GAR AL DES­VÍO

Mien­tras el po­der ecle­siás­ti­co aplas­ta­ba la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción, mi­ra­ba ha­cia otro la­do an­te he­chos sór­di­dos, es­pan­to­sos y crue­les en lu­ga­res sa­gra­dos.

El País Semanal - - SUMARIO - Por Ma­nuel Ri­vas

EN BA­CHI­LLE­RA­TO, en el ins­ti­tu­to, y en épo­ca en que la re­li­gión ca­tó­li­ca era una asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria, y no co­mo aho­ra, que es me­dio obli­ga­to­ria, tu­vi­mos co­mo pro­fe­sor a un sa­cer­do­te muy com­pro­me­ti­do con la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción. Fue una ex­pe­rien­cia re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra un ado­les­cen­te. Aquel cu­ra con co­ra­je in­te­lec­tual, don Mau­ri­lio, nos en­se­ña­ba mar­xis­mo por el mé­to­do es­truc­tu­ra­lis­ta, pe­ro los grá­fi­cos que des­nu­da­ban el en­gra­na­je de la his­to­ria y del ca­pi­ta­lis­mo no iban orien­ta­dos a ha­cer­nos ateos. Allí, en la su­per­es­truc­tu­ra, es­pe­ra­ba Dios. Aque­llas lec­cio­nes eran un mi­la­gro, es­truc­tu­ra­lis­ta, pe­ro mi­la­gro, des­pués de lo que ha­bía­mos pa­sa­do en edu­ca­ción pri­ma­ria, don­de las cla­ses con­sis­tían en apren­der el ca­te­cis­mo de me­mo­ria, con pa­lo y sin za­naho­ria, así que lo sa­bía­mos to­do, in­clu­so lo que no en­ten­día­mos. Yo so­lo lle­gué a en­ten­der bien, por ejem­plo, el dog­ma de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad el día que, fue­ra de la es­cue­la, cla­ro, me con­ta­ron la his­to­ria del To­li­ño (lo­qui­to) de Con­xo. En la igle­sia, en la mi­sa del do­min­go, el cu­ra ex­pli­ca­ba que Dios era uno y trino: Pa­dre, Hi­jo y Es­pí­ri­tu San­to. Y cuan­do nom­bra­ba al Es­pí­ri­tu San­to, con su for­ma de pa­lo­ma, aquel mu­cha­cho, el To­li­ño de Con­xo, imi­ta­ba a un ave, agi­ta­ba co­mo alas los bra­zos y pa­re­cía que iba a vo­lar en el tem­plo. Y así un do­min­go y otro. Has­ta que el cu­ra le prohi­bió la en­tra­da. Pe­ro que­dó el hue­co, y ca­da vez que el cu­ra nom­bra­ba al Es­pí­ri­tu San­to, to­das las mi­ra­das se gi­ra­ban y bus­ca­ban con sau­da­de a aquel inocen­te que que­ría vo­lar. Con aquel cu­ra de la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción que­ría­mos vo­lar, en­tre otros lu­ga­res, a Olin­da, en Bra­sil. Por­que allí es­ta­ba Hél­der Câ­ma­ra, el obis­po de los po­bres, un mi­to en la re­sis­ten­cia con­tra la dic­ta­du­ra mi­li­tar, y del que ha­bla­ba con to­tal devoción. A don Mau­ri­lio, en­ju­to y me­nu­do, que trans­for­ma­ba en fi­bra ca­da pa­la­bra, le gus­ta­ba re­pe­tir la iro­nía de Hél­der Câ­ma­ra: “Cuan­do doy co­mi­da a los po­bres me lla­man san­to, pe­ro cuan­do pre­gun­to por qué son po­bres me lla­man co­mu­nis­ta”. Cuan­do pien­so en lo ocu­rri­do en esos años, me sue­le ve­nir a la ca­be­za el poe­ta beat Allen Gins­berg y su Au­lli­do con­tra el Mo­loch: “¡Mo­loch! ¡Mo­loch! ¡Pe­sa­di­lla de Mo­loch! ¡Mo­loch el sin amor! ¡Mo­loch men­tal! ¡Mo­loch el pe­sa­do juez de los hom­bres!… ¡Mo­loch la pri­sión in­com­pren­si­ble! ¡Mo­loch la vas­ta pie­dra de la gue­rra! ¡Mo­loch los pas­ma­dos go­bier­nos! ¡Mo­loch cu­ya men­te es ma­qui­na­ria pu­ra! ¡Mo­loch cu­ya san­gre es un to­rren­te de di­ne­ro!”. Aque­lla gen­te, la de la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción, lu­cha­ba con­tra ese Mo­loch. Y de al­gu­na for­ma fue des­trui­da por el Mo­loch ecle­siás­ti­co. Fue­ron las me­jo­res men­tes, la me­jor ge­ne­ra­ción cris­tia­na en si­glos. Has­ta que la pro­pia Igle­sia, el con­tra­gol­pe al Con­ci­lio Va­ti­cano II, los fue aplas­tan­do sin mi­se­ri­cor­dia, a ellos y a ellas. Mien­tras el Mo­loch ecle­siás­ti­co se des­ha­cía de la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción, de la lu­cha con­tra la in­jus­ti­cia y la pe­da­go­gía del opri­mi­do, cuan­do la je­rar­quía ma­chis­ta cor­tó de cua­jo cual­quier de­ba­te so­bre el ce­li­ba­to o el sa­cer­do­cio fe­me­nino, se mi­ra­ba ha­cia otro la­do an­te he­chos sór­di­dos, es­pan­to­sos y crue­les en lu­ga­res sa­gra­dos. He­chos cri­mi­na­les. Esa es la ca­li­fi­ca­ción que uti­li­za el gran ju­ra­do de Pen­sil­va­nia, en el abru­ma­dor in­for­me de abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por más de 300 sa­cer­do­tes y que su­frie­ron al me­nos mil me­no­res. Un in­for­me que de­ta­lla los ca­sos de pe­de­ras­tia, y tam­bién prác­ti­cas sá­di­cas e in­clu­so vio­la­cio­nes en hos­pi­ta­les con o sin som­ní­fe­ros. En el in­for­me del gran ju­ra­do se do­cu­men­ta que la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, lo que fue el San­to Ofi­cio, tu­vo no­ti­cia de es­te ti­po de he­chos des­de 1963. Pa­ra ta­par­los, se uti­li­za­ban eu­fe­mis­mos que cla­man al cie­lo. Así, una vio­la­ción era un “con­tac­to inapro­pia­do”. Ya en el pa­sa­do, el Va­ti­cano de­fi­nió la pe­de­ras­tia co­mo “trai­ción a la gra­cia del or­den sa­gra­do”. Cuan­do se pro­du­cía al­gu­na ex­pul­sión, la cau­sa que se ale­ga­ba era en­fer­me­dad o “fa­ti­ga ner­vio­sa”. Sin em­bar­go, nun­ca hu­bo un ápi­ce de pie­dad, ni si­quie­ra lin­güís­ti­ca, y a lo lar­go de los si­glos, cuan­do se com­ba­tía la ho­mo­se­xua­li­dad, el les­bia­nis­mo o a esas mu­je­res “ra­ras” que eran las he­chi­ce­ras. To­da­vía hoy mu­chos ecle­siás­ti­cos mal­tra­tan de pa­la­bra, y po­nen en dis­pa­ra­de­ro, a quie­nes de­fien­den el de­re­cho a una ma­ter­ni­dad li­bre. Un teó­lo­go de la li­be­ra­ción, Chao Rego, es­cri­bió con iro­nía so­bre el ce­li­ba­to: “Pa­ra ser­vir al po­der hay que ser im­po­ten­te”. Pe­ro sa­be­mos que el po­der, quien tie­ne po­der so­bre otros, quien do­mi­na, no acep­ta nun­ca ser im­po­ten­te. Ni de bro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.