El ta­ba­co y el cui­da­do de no­so­tros mis­mos

Los paí­ses ri­cos fu­man ca­da vez me­nos: ha que­da­do cla­ro que prohi­bir fun­cio­na.

El País Semanal - - EL PULSO - MAR­TÍN CA­PA­RRÓS

SE HA VUEL­TO una mar­ca de épo­ca: po­cas co­sas tan vin­ta­ge co­mo el hu­mo. Se di­ría que la men­guan­te in­dus­tria del ta­ba­co so­bre­vi­ve gra­cias a la flo­re­cien­te in­dus­tria de las se­ries: en nin­gún si­tio se fu­ma tan­to co­mo en ellas. En cuan­to una se­rie —Mad Men, Nar­cos, Fa­ri­ña— quie­re ser si­glo XX po­nen a to­dos a fu­mar

co­mo si el mun­do, años atrás, hu­bie­ra si­do un ce­ni­ce­ro. Y de al­gún mo­do lo era. No es fá­cil acep­tar que la coer­ción sir­ve. Que­re­mos creer que no: que las prohi­bi­cio­nes pro­du­cen, al con­tra­rio, más ape­ten­cia por lo que se prohí­be. Y, sin em­bar­go, el ca­so del ta­ba­co nos com­pli­ca. El ta­ba­co fue la gran ven­gan­za ame­ri­ca­na. La con­quis­ta de los eu­ro­peos ma­tó a mu­chos mi­llo­nes de lo­ca­les; ellos, a cam­bio, les die­ron esa plan­ta pa­ra que se ma­ta­ran so­los. El des­qui­te tar­dó: re­cién a me­dia­dos del si­glo XIX el ta­ba­co, con­ver­ti­do en ci­ga­rri­llo, em­pe­zó a im­po­ner­se. Fue, pri­me­ro, ar­ma­do a mano, has­ta que un ge­nio ol­vi­da­do in­ven­tó, en 1881, la pri­me­ra má­qui­na de ha­cer­los: la in­dus­tria es­ta­ba lan­za­da y el mun­do se abra­sa­ba. El con­su­mo ex­plo­tó: en 1925, el mun­do en­cen­día 10.000 mi­llo­nes de ci­ga­rri­llos por año; hoy se fu­man 18.000 mi­llo­nes por día. No hay pro­duc­to glo­bal que ven­da tan­tas uni­da­des y ma­te a tan­ta gen­te. Al­gu­na vez, cuan­do un his­to­ria­dor nos mi­re des­de unos si­glos de dis­tan­cia, di­rá que el XX fue una era de gran­des ma­sa­cres en que los hom­bres crea­ron por fin los me­dios pa­ra des­truir el pla­ne­ta y, mien­tras se ame­na­za­ban con usar­los, se en­ve­ne­na­ban len­ta, cons­tan­te, vo­lun­ta­ria­men­te. Has­ta que al­gu­nos se fue­ron dan­do cuen­ta. Ha­ce ya más de 50 años las gran­des ta­ba­ca­le­ras ame­ri­ca­nas su­pie­ron que sus usua­rios po­drían re­be­lar­se y de­ci­die­ron apos­tar por los po­bres. En 1964, el di­rec­tor de Lig­gett & Myers —una de las com­pa­ñías más im­por­tan­tes— ex­pli­ca­ba su po­lí­ti­ca: “El mer­ca­do del ci­ga­rri­llo en Es­ta­dos Uni­dos es­tá ca­si sa­tu­ra­do. En el res­to del mun­do, en cam­bio, se con­su­men, tér­mino me­dio, cua­tro ve­ces me­nos ci­ga­rri­llos que en Amé­ri­ca. Así que te­ne­mos que ex­pan­dir­nos en ese mer­ca­do. Es un mer­ca­do ávi­do de pro­duc­tos nor­te­ame­ri­ca­nos: la prue­ba es­tá en que to­das nues­tras mar­cas mul­ti­pli­can sus ne­go­cios en el ex­te­rior a un rit­mo ace­le­ra­do, a pe­sar de que sus pre­cios son, por lo ge­ne­ral, su­pe­rio­res a los de las mar­cas na­cio­na­les”. Lo con­si­guie­ron y, ade­más, so­bre­vi­vie­ron unas dé­ca­das más en sus pro­pios te­rre­nos. Has­ta que los Es­ta­dos ri­cos se har­ta­ron: las en­fer­me­da­des del ta­ba­co les cos­ta­ban de­ma­sia­do ca­ro. Con el fin de si­glo em­pe­za­ron las cam­pa­ñas que ex­pli­ca­ban sus ma­les, las fo­tos as­que­ro­sas, la in­ter­dic­ción de las pu­bli­ci­da­des, los au­men­tos de im­pues­tos. Pe­ro hu­bo, so­bre to­do, prohi­bi­cio­nes. Ca­da vez más lu­ga­res im­pi­die­ron a las per­so­nas que fu­ma­ran: avio­nes, pri­me­ro, y hos­pi­ta­les, des­pués tre­nes y ta­xis, des­pués ba­res, ho­te­les, es­ta­dios, al fin in­clu­so cier­tos par­ques. Yo ima­gi­né que no fun­cio­na­ría: que la prohi­bi­ción des­per­ta­ría las ga­nas de ha­cer lo prohi­bi­do, al­gu­na re­bel­día; no fue así —y me due­le acep­tar­lo. No fu­mo, pe­ro me in­quie­ta que prohi­bir fun­cio­ne. En Es­pa­ña, sin ir más le­jos, el año pa­sa­do se ven­dió la mi­tad de ci­ga­rri­llos que una dé­ca­da an­tes: 2.200 mi­llo­nes en lu­gar de 4.500. Ca­da vez que ter­mino de ce­nar en un res­to­rán —o en una ca­sa— con un gru­po de ami­gos que ha­ce unos años ha­bría sa­ca­do su ta­ba­co, me sor­pren­do por­que ya —ca­si— na­die lo ha­ce. Y lo mis­mo pa­sa en ofi­ci­nas y re­dac­cio­nes y cla­ses y ba­res; tan­ta gen­te se ha ol­vi­da­do de al­go que, ha­ce unos años, pa­re­cía in­elu­di­ble. Aho­ra, gra­cias a eso, los que se en­ve­ne­nan son otros: aho­ra fu­man los chi­nos y los po­bres. To­do un triun­fo de la sa­lud, del bien, del cui­da­do de no­so­tros mis­mos.

El ac­tor Tris­tán Ulloa, en un plano de la po­pu­lar se­riete­le­vi­si­va Fa­ri­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.