RE­POR­TA­JE

Tamara de Lem­pic­ka, el ex­ce­so co­mo ar­te

El País Semanal - - SU­MA­RIO - por Bor­ja Her­mo­so

Ami­ga —cuan­do no aman­te— de re­yes exi­lia­dos y aris­tó­cra­tas de al­ta y ba­ja es­to­fa, per­pe­tra­do­ra de fies­tas y or­gías, co­cai­nó­ma­na y ca­za­do­ra noc­tur­na en bus­ca de ma­ri­ne­ros que lle­var­se a casa, fie­ra bi­se­xual, tra­ba­ja­do­ra im­pe­ni­ten­te, aman­te y mi­li­tan­te del lu­jo y la de­ca­den­cia bur­gue­ses, ins­pi­ra­ción de mo­dis­tas y di­se­ña­do­res, icono pop e in­fluen­cer ade­lan­ta­da a su tiem­po, to­do en la vi­da de Ta­ma­ra de Lem­pic­ka re­sul­ta ex­ce­si­vo. Em­pe­zan­do por el pro­pio personaje, que sin du­da aplas­tó a la ar­tis­ta. “El personaje ma­tó a la ar­tis­ta, más bien”, ase­gu­ra Gioia Mo­ri, pro­fe­so­ra de ar­te me­die­val y mo­derno en la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Ro­ma y co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción Ta­ma­ra de Lem­pic­ka, rei­na del art dé­co, que abri­rá sus puer­tas el pró­xi­mo vier­nes en el Pa­la­cio de Ga­vi­ria de Ma­drid. Ex­ce­so puro, pues, y sin em­bar­go to­do que­da en­vuel­to, en el ca­so de la au­to­ra del ce­le­bé­rri­mo Au­to­rre­tra­to en el Bu­gat­ti ver­de (1929), en esa es­pe­cie de in­ma­te­rial ha­lo de se­da que sue­le ro­dear a los per­so­na­jes de le­ja­nías, apa­ren­te­men­te fu­rio­sos en su vi­da so­cial y en reali­dad en­claus­tra­dos en sus con­flic­tos psi­co­ló­gi­cos. Ni si­quie­ra el frío dato bio­grá­fi­co es­tá cla­ro en es­ta mu­jer sin par que reinó du­ran­te al­gún tiem­po en el tem­plo del art dé­co, el mo­vi­mien­to que sir­vió de es­pe­jo es­té­ti­co a la efer­ves­cen­cia de los lo­cos años vein­te o lo que al­gu­nos die­ron en lla­mar la Edad del Jazz. La ma­yo­ría de au­to­res sos­tie­nen que Ta­ma­ra Gur­wik-Górs­ka na­ció en 1898 en Mos­cú, de fa­mi­lia po­la­ca. Pe­ro otros lo si­túan en Var­so­via y en 1895. Hay in­clu­so ex­per­tos en su obra que ha­blan de 1906. “Ni su pro­pia fa­mi­lia su­po nun­ca cuán­do y dón­de vio la luz”, ex­pli­ca Gioia Mo­ri, “es­toy en per­ma­nen­te con­tac­to con sus nie­tas y me han ase­gu­ra­do que nun­ca han vis­to do­cu­men­tos que pue­dan acre­di­tar­lo. A ella mis­ma le gus­ta­ba de­cir que ha­bía na­ci­do a prin­ci­pios del si­glo XX, pe­ro eso es im­po­si­ble, lo hi­zo a fi­na­les del XIX”. Fa­lle­ció en 1980 en Cuernavaca (Mé­xi­co). Su cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción de­cía que te­nía 82 años. Sus ce­ni­zas fue­ron es­par­ci­das, co­mo ella ha­bía pe­di­do, en el crá­ter del volcán Po­po­ca­té­petl por su hi­ja Ki­zet­te y por el es­cul­tor me­xi­cano Víc­tor Ma­nuel Con­tre­ras.

“El personaje ma­tó a la ar­tis­ta”, la­men­ta Gioia Mo­ri, pro­fe­so­ra en la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Ro­ma y co­mi­sa­ria de Ta­ma­ra de Lem­pic­ka, rei­na del art dé­co

La ex­po­si­ción que ha mon­ta­do Gioia Mo­ri en Ma­drid —la pri­me­ra gran mues­tra es­pa­ño­la so­bre Lem­pic­ka des­de la or­ga­ni­za­da en la Casa das Ar­tes de Vi­go ha­ce 11 años— lle­ga con una pe­que­ña ex­clu­si­va ar­tís­ti­ca ba­jo el bra­zo: el pe­que­ño re­tra­to inaca­ba­do del rey Al­fon­so XIII atri­bui­do a Lem­pic­ka, pro­pie­dad de un co­lec­cio­nis­ta pri­va­do de Pa­rís, Jean-Clau­de De­wolf. Los ex­per­tos en la obra de la ar­tis­ta ru­so-po­la­ca siem­pre ha­bla­ron de es­ta pin­tu­ra, pe­ro su pa­ra­de­ro era des­co­no­ci­do has­ta aho­ra. Mo­ri ase­gu­ra ha­ber­la descubierto en uno de sus in­nu­me­ra­bles pe­ri­plos en bus­ca de pin­tu­ras de la enig­má­ti­ca ar­tis­ta. En su opinión, la au­to­ría de la obra no ofre­ce du­das. Ta­ma­ra de Lem­pic­ka co­no­ció a Al­fon­so XIII du­ran­te el exi­lio del Bor­bón en Ro­ma tras la pro­cla­ma­ción de la II Re­pú­bli­ca. Pe­ro fue se­gún ella en la pe­que­ña lo­ca­li­dad bal­nea­ria de Sal­so­mag­gio­re Ter­me, al nor­te de Ita­lia, don­de el rey po­só pa­ra la pin­to­ra en va­rias se­sio­nes. Una

de las hi­pó­te­sis de por qué el re­tra­to no lle­gó a fi­na­li­zar­se apun­ta a las dic­ta­to­ria­les ma­ne­ras que la ul­tra­per­fec­cio­nis­ta pin­to­ra ob­ser­va­ba an­te sus mo­de­los. Eso no ha­bría ex­clui­do al rey de­pues­to, que de­ci­dió cor­tar por lo sano. Al­gu­nos dia­rios lo­ca­les de la épo­ca, co­mo el Sal­so­mag­gio­re Illus­tra­to, se hi­cie­ron eco de la no­ti­cia, co­rro­bo­ra­da por la au­to­ra en una car­ta al ga­le­ris­ta italiano Gino Pu­gli­si: “Es­toy re­tra­tan­do al rey de Es­pa­ña”. “El re­tra­to fue pin­ta­do en 1934. La pri­me­ra no­ti­cia que te­ne­mos de él fue en esa car­ta de aquel mis­mo año, y la se­gun­da, en un tex­to so­bre una ex­po­si­ción ce­le­bra­da en Es­ta­dos Uni­dos en 1939 es­cri­to por la ar­tis­ta, don­de da cuen­ta de que ha pin­ta­do al rey. Y fi­nal­men­te, po­cos días des­pués de la muer­te de Al­fon­so XIII en Ro­ma el 28 de fe­bre­ro de 1941, ella ha­bla en una en­tre­vis­ta so­bre su re­la­ción con él, al que ca­li­fi­ca co­mo ‘un personaje muy sim­pá­ti­co y lo­cuaz”, de­ta­lla la co­mi­sa­ria. El pe­que­ño re­tra­to (33×28 cen­tí­me­tros) nun­ca ha­bía si­do ex­pues­to has­ta aho­ra. Gioia Mo­ri es­ti­ma que, “más allá de su in­du­da­ble in­te­rés his­tó­ri­co”, la co­ti­za­ción de la pin­tu­ra po­dría al­can­zar hoy día el mi­llón de eu­ros. Se­rá sin du­da uno de los in­gre­dien­tes más atrac­ti­vos de la ex­po­si­ción en el Pa­la­cio de Ga­vi­ria, que no in­clui­rá

el Au­to­rre­tra­to en el Bu­gat­ti ver­de, la obra más po­pu­lar de la ar­tis­ta. La pin­tó en 1929 por en­car­go del se­ma­na­rio ale­mán Die Da­me pa­ra su por­ta­da. El cua­dro per­te­ne­ce a una fa­mi­lia de co­lec­cio­nis­tas sui­zos. “Tie­nen tan­tos pro­ble­mas de he­ren­cia en­tre ellos que es im­po­si­ble que lo pres­ten”, la­men­ta la co­mi­sa­ria de la mues­tra. Es una pin­tu­ra que sim­bo­li­za to­da la fuer­za del pre­ten­di­do men­sa­je fe­mi­nis­ta avant la let­tre atri­bui­do por al­gu­nos ex­per­tos a la obra de Lem­pic­ka. Una mu­jer al vo­lan­te de su au­to­mó­vil (aun­que la ar­tis­ta no te­nía un Bu­gat­ti, sino un Re­nault, y no era ver­de, sino ama­ri­llo), de­ci­di­da a la vez que eté­rea, la mi­ra­da con­fia­da a la par que se­re­na, uno más de los per­so­na­jes fríos y me­tá­li­cos que sa­lie­ron de su pa­le­ta. La mis­ma mu­jer que ju­gó en los años vein­te y trein­ta a ha­cer más o me­nos lo que le vino en ga­na; la de­vo­ra­do­ra de hom­bres y de mu­je­res; la pin­to­ra ami­ga de Picasso, Coc­teau, Gi­de, Or­son We­lles, Ty­ro­ne Po­wer, Gre­ta Gar­bo y Da­lí (con quien com­par­tió ga­le­ris­ta, Ju­lien Levy); la fie­ra noc­tur­na que de vuel­ta a casa, ya de ma­dru­ga­da e in­crus­ta­dos en su cuer­po y en su men­te los eflu­vios de los su­ce­si­vos pa­raí­sos ar­ti­fi­cia­les, se po­nía a pin­tar ve­loz, ob­se­si­va­men­te, en su es­tu­dio de la Rue Mé­chain de Pa­rís. Ol­vi­dan­do a sus su­ce­si­vos aman­tes y a sus su­ce­si­vos ma­ri­dos, ol­vi­dan­do a su hi­ja Ki­zet­te —a quien, sin em­bar­go, re­tra­tó a me­nu­do—, ro­bán­do­les la pa­re­ja a las in­cau­tas mu­je­res que se le pu­sie­ran por de­lan­te (co­mo hi­zo con la bai­la­ri­na es­pa­ño­la Na­na de He­rre­ra, a quien le arre­ba­tó el amor del ba­rón Kuff­ner, con quien fi­nal­men­te se casó), la ami­ga de aris­tó­cra­tas en­ce­rra­dos en su mun­do y de es­cri­to­res fas­cis­tas, co­mo Ma­ri­net­ti o Gabriele D’An­nun­zio, a quien por cier­to ri­di­cu­li­zó has­ta la sa­cie­dad, de­ján­do­le con un pal­mo de na­ri­ces an­te sus con­ti­nuas as­pi­ra­cio­nes car­na­les… “Vi­vo en los már­ge­nes de la so­cie­dad, y las re­glas de la so­cie­dad nor­mal no se pue­den apli­car a aque­llos que vi­ven en el lí­mi­te”: eso sí que es to­do un au­to­rre­tra­to. Tam­po­co es­ta­rán en Ma­drid los re­tra­tos de Ta­ma­ra de Lem­pic­ka en ma­nos de co­lec­cio­nis­tas famosos co­mo Jack Ni­chol­son o Ma­don­na. “El ca­so de Ni­chol­son es com­pli­ca­do, por­que es­tá bas­tan­te en­fer­mo, aun­que pres­tó va­rias obras pa­ra la úl­ti­ma ex­po­si­ción en Ro­ma.

El re­tra­to inaca­ba­do de Al­fon­so XIII no ha si­do ex­pues­to nun­ca. Per­te­ne­ce a un co­lec­cio­nis­ta de Pa­rís y su co­ti­za­ción po­dría ron­dar el mi­llón de eu­ros

Ma­don­na, Jack Ni­chol­son y el mag­na­te me­xi­cano Car­los Slim fi­gu­ran en­tre los ma­yo­res co­lec­cio­nis­tas mun­dia­les de obras de Ta­ma­ra de Lem­pic­ka

Ma­don­na ja­más ha pres­ta­do una obra de Lem­pic­ka, con ella es im­po­si­ble”, ex­pli­ca Mo­ri. La can­tan­te es una de las gran­des co­lec­cio­nis­tas mun­dia­les de la obra de Lem­pic­ka; ha uti­li­za­do re­pro­duc­cio­nes de sus pin­tu­ras en sus ví­deos y en sus gi­ras, y se ha ins­pi­ra­do en su es­té­ti­ca a la ho­ra de ves­tir­se. Otro de los gran­des co­lec­cio­nis­tas de su obra en el ám­bi­to mun­dial es el mag­na­te me­xi­cano Car­los Slim, que ha pres­ta­do pa­ra la mues­tra ma­dri­le­ña una de­ce­na de los lem­pic­kas que ha­bi­tual­men­te se ex­hi­ben en el Mu­seo Sou­ma­ya-Co­lec­ción Slim de Ciu­dad de Mé­xi­co. El res­to de prés­ta­mos pro­ce­den de co­lec­cio­nes pri­va­das de to­do el mun­do y de di­ver­sos mu­seos eu­ro­peos. Gioia Mo­ri no es­con­de su de­seo de que la ex­po­si­ción de Ma­drid ha­ga re­na­cer a la Lem­pic­ka-ar­tis­ta pa­ra de­jar atrás al personaje mun­dano y al icono pop por la vía de mi­llo­nes de pós­te­res ven­di­dos por to­do el mun­do con su ima­gen en el Bu­gat­ti ver­de. Fue una pin­to­ra in­cla­si­fi­ca­ble que be­bió de las fuen­tes del Re­na­ci­mien­to italiano, in­flui­da por In­gres y por el cu­bis­mo sin­té­ti­co de su maes­tro An­dré Lho­te, una ar­tis­ta de es­té­ti­ca per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble (es­té­ti­ca de la de­ca­den­cia, po­dría de­cir­se) que tu­vo a sus pies lo mis­mo a cien­tos de aman­tes que a los más im­por­tan­tes co­lec­cio­nis­tas de los años vein­te y trein­ta, pe­ro que, sin em­bar­go, nun­ca in­tere­só de­ma­sia­do a los responsables de los gran­des mu­seos, in­clui­do el Pom­pi­dou de Pa­rís, a quien do­nó va­rias obras que no sue­len ex­hi­bir­se en la co­lec­ción per­ma­nen­te. Gran­des del mun­do de la mo­da co­mo Kri­zia, Dol­ce & Ga­ban­na, Pra­da, Karl La­ger­feld, Gian­ni Versace o Elie Saab le hi­cie­ron sen­dos ho­me­na­jes en sus crea­cio­nes. Vi­vió en Mos­cú y en San Pe­ters­bur­go, de don­de hu­yó de la Re­vo­lu­ción Ru­sa con su es­po­so, Ta­deusz Lem­pic­ki, y su­ce­si­va­men­te en Lau­sa­na, Co­pen­ha­gue, Ro­ma, Pa­rís, La Ha­ba­na, Be­verly Hills, Nue­va York, Bos­ton y Cuernavaca. Fue ba­ro­ne­sa, se co­mió la vi­da, el ar­te fue pa­ra ella lo más im­por­tan­te, no se pu­so re­glas mo­ra­les, fue una mu­jer am­bi­gua lle­na de lu­ces y som­bras, me­dio po­la­ca y me­dio ru­sa, una es­tre­lla mun­dial en su tiem­po lue­go caí­da en el ol­vi­do y fi­nal­men­te re­su­ci­ta­da en la gran ex­po­si­ción que el ga­le­ris­ta Alain Blon­del mon­tó en Pa­rís en 1973. Ta­ma­ra de Lem­pic­ka en­tre el oro y el fan­go. Puro ex­ce­so.

Iz­quier­da, Las dos ami­gas /Con­fi­den­cias (1928). De­re­cha, Ta­ma­ra de Lem­pic­ka y la mo­de­lo Ce­ci­lia Me­yers, an­te la obraSu­zan­ne au bain. Be­verly Hills, 1940.

Tres obras de la ex­po­si­ción: so­bre es­tas lí­neas, La be­lla Ra­fae­la, de 1927; a la de­re­cha, arri­ba, L’échar­pe bleue (La bu­fan­da azul); de­ba­jo, Bai­la­ri­na ru­sa (1924-1925).

Ta­ma­ra, piel, jo­ye­ría, ci­ga­rro, del fo­tó­gra­fo Jof­fé Mon­ne­ret, de 1938. De­ba­jo, Au­to­rre­tra­to en el Bu­gat­ti ver­de, de 1929, la obra más cé­le­bre de Ta­ma­ra de Lem­pic­ka, pro­pie­dad de un co­lec­cio­nis­ta sui­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.