DE­CO­RA­CIÓN

Pie­dra y al­ma

El País Semanal - - SU­MA­RIO - por Irene Con­ca / fo­to­gra­fía de Eu­ge­ni Pons

Una pa­re­ja de vi­ti­cul­to­res en­car­gó a los arquitectos RCR el “sa­nea­mien­to” de es­ta an­ti­gua ma­sía cer­ca­na a Pa­la­mós, en Gi­ro­na. Un es­pa­cio en el que duer­men los re­cuer­dos de su in­fan­cia y por el que pro­fe­san un res­pe­to re­ve­ren­cial. El re­sul­ta­do de la res­tau­ra­ción ha­bla de pla­ce­res sen­ci­llos, aus­te­ri­dad y tra­di­ción.

TRAS PA­SAR SU IN­FAN­CIA en la zo­na de Pa­la­mós (Gi­ro­na), los due­ños de es­ta vi­vien­da —que hoy re­si­den en­tre Lon­dres y Sui­za— de­ci­die­ron re­gre­sar al Em­por­dà y res­tau­rar el ho­gar de su ni­ñez. Re­cu­rrie­ron al es­tu­dio de Olot RCR, pre­mio Pritz­ker 2017, en el que des­de ha­ce 30 años tra­ba­jan Ra­fael Aran­da, Car­me Pi­gem y Ra­mon Vi­lal­ta. Les en­car­ga­ron las ins­ta­la­cio­nes de las bo­de­gas Bell-Lloc y la re­cu­pe­ra­ción de la an­ti­gua ma­sía Mas Sal­và. “Lo que les gus­ta de es­ta fin­ca es el rough lu­xe: con­su­mir pro­duc­tos del pro­pio huer­to, des­de el vino o el acei­te has­ta los to­ma­tes, y la ex­pe­rien­cia del es­pa­cio li­ga­do a las co­sas sen­ci­llas”, ex­pli­ca Pi­gem. La cla­ve de su in­ter­ven­ción fue la re­cu­pe­ra­ción de va­lo­res an­ti­guos, no su evo­ca­ción. La so­brie­dad co­mo si­nó­ni­mo de esen­cial: “Fren­te a la co­mo­di­dad y el ex­ce­so, la aus­te­ri­dad es el con­fort del es­pí­ri­tu”. Es­ta ca­sa, cons­trui­da con las pie­dras y las ma­de­ras que per­te­ne­cie­ron al pro­pio cam­po, ha ido cam­bian­do su­til­men­te con el tiem­po, am­plián­do­se o me­jo­rán­do­se. Así, los an­ti­guos sue­los de tie­rra hoy son pa­vi­men­tos de ce­rá­mi­ca, y en el in­te­rior se han aña­di­do una co­ci­na y un ba­ño que an­tes no exis­tían.

1 1. La vi­da en las ma­sías gi­ra­ba en torno al fue­go. Allí se co­ci­na­ba y se des­can­sa­ba. Hoy, la co­ci­na de la ca­sa si­gue es­tan­do jun­to a la chi­me­nea. Y tan­to la aus­te­ri­dad de la ar­qui­tec­tu­ra, de pie­dra ca­li­za, co­mo la del mo­bi­lia­rio —con di­se­ños rús­ti­cos pro­ve­nien­tes de an­ti­cua­rios, mer­ca­di­llos y bro­can­tes— re­mi­ten al ori­gen de la vi­vien­da y tra­tan de re­cu­pe­rar esa ex­pe­rien­cia en su in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.