LA ZO­NA FAN­TAS­MA

Tras las ame­na­zas del po­lí­ti­co ita­liano al au­tor de Go­mo­rra, es lla­ma­ti­vo que el “co­lec­ti­vo” de in­te­lec­tua­les y es­cri­to­res ape­nas ha­ya di­cho pa­la­bra.

El País Semanal - - SU­MA­RIO - Por Ja­vier Ma­rías

OPOR­TU­NA­MEN­TE, la re­vis­ta Cla­ves nos ha re­cor­da­do al­gu­nas ci­tas de uno de los me­jo­res en­sa­yis­tas del XIX, el in­glés Wi­lliam Haz­litt: “El prin­ci­pio de la ido­la­tría es siem­pre idén­ti­co: ne­ce­si­dad de en­con­trar al­go ve­ne­ra­ble, sin sa­ber qué es o por qué se lo ad­mi­ra… Cuan­to más in­no­ble sea el ob­je­to de cul­to, más es­plen­do­ro­sos se­rán sus atri­bu­tos. Cuan­to ma­yor sea la men­ti­ra, ma­yor en­tu­sias­mo ha­brá al creer en ella y ma­yor co­di­cia al tra­gár­se­la”. O he aquí es­ta otra: “Hay paí­ses que ado­ran a las bes­tias más des­truc­ti­vas… Tal pa­re­ce que las co­sas más re­pul­si­vas a la ra­zón y al sen­ti­do co­mún son las más ve­ne­ra­das por la pa­sión y la fan­ta­sía”. Da la im­pre­sión de que Haz­litt es­té ha­blan­do de los éxi­tos elec­to­ra­les de Trump, Pu­tin, Er­do­gan, Or­bán, Kaczyns­ki, Ma­du­ro, Du­ter­te, Puig­de­mont y el bru­tal e in­mi­nen­te Bol­so­na­ro (si en el Bra­sil no lo re­me­dian). Tam­bién del Vi­ce­pre­si­den­te y Mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano Mat­teo Sal­vi­ni, en­tro­ni­za­do por el “iz­quier­dis­ta” Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas. Es­te in­di­vi­duo es abier­ta­men­te ra­cis­ta, za­fio, chu­les­co, ma­tón, des­pre­cia­ti­vo, ig­no­ran­te has­ta el pa­ro­xis­mo, con mu­chos vi­sos de ser tam­bién des­ho­nes­to. La jus­ti­cia de su país ha ha­lla­do a su par­ti­do, La Le­ga se­pa­ra­tis­ta, cul­pa­ble de un frau­de de 49 mi­llo­nes de eu­ros que, pro­ce­den­tes de sub­ven­cio­nes elec­to­ra­les, el maes­tro y men­tor de Sal­vi­ni, Bos­si, uti­li­zó pa­ra re­for­mar una ca­sa, ad­qui­rir co­ches de lu­jo e in­clu­so com­prar una li­cen­cia­tu­ra en Al­ba­nia (?) pa­ra su tor­pe hi­jo. Sal­vi­ni pro­cu­ra aban­do­nar a la muer­te a los in­mi­gran­tes “es­cla­vos” o ile­ga­les, en la me­di­da de sus no­ta­bles po­si­bi­li­da­des. Ha pro­pues­to un cen­so de gi­ta­nos con vis­tas a ex­pul­sar­los (in­clui­dos, qui­zá, los que son tan ita­lia­nos co­mo él o más); es de­cir, por for­tu­na aún es­tá bas­tan­tes pa­sos por de­trás de Hitler, que los ga­seó jun­to con ju­díos y ho­mo­se­xua­les. Co­mo ade­más es as­nal, quie­re prohi­bir las va­cu­nas obli­ga­to­rias, ya que, se­gún él, na­da me­nos que “diez de las ca­tor­ce pre­cep­ti­vas son inú­ti­les y en mu­chos ca­sos pe­li­gro­sas, si no da­ñi­nas”. Pues bien, es­te su­je­to ami­go de Ban­non en­fer­vo­ri­za a bue­na par­te de sus com­pa­trio­tas (ya avi­sa­ron con Ber­lus­co­ni), ha­cien­do de­pri­men­te­men­te ac­tual la se­gun­da ci­ta de Haz­litt, na­ci­do en 1778 y muer­to en 1830. Sor­pren­den­te­men­te (por­que los “in­te­lec­tua­les” nos apun­ta­mos a cual­quier cau­sa que dé lus­tre), en torno a él se ha he­cho el si­len­cio in­ter­na­cio­nal. In­clu­so tras ame­na­zar, gra­ve y mez­qui­na­men­te, al es­cri­tor Ro­ber­to Sa­viano, uno de los po­cos (que yo se­pa, jun­to con Mas­si­mo Cac­cia­ri) que ha aler­ta­do so­bre su pe­li­gro­si­dad e idio­tez pro­fun­das. Sa­viano lle­va do­ce años en el pun­to de mi­ra de la Ca­mo­rra por ha­ber­la ofen­di­do y ex­pues­to en su cé­le­bre li­bro Go­mo­rra. Des­de en­ton­ces vi­ve es­con­di­do y pro­te­gi­do por cin­co ca­ra­bi­nie­ri. Co­mo a Sal­vi­ni no le gus­tan sus crí­ti­cas, ya ha anun­cia­do que “las ins­ti­tu­cio­nes com­pe­ten­tes va­lo­ra­rán si Sa­viano co­rre al­gún pe­li­gro, por­que me pa­re­ce que pa­sa mu­cho tiem­po en el ex­tran­je­ro. Va­lo­ra­re­mos có­mo se gas­ta el di­ne­ro de los ita­lia­nos. Le man­do un be­so”. Un be­so de Ju­das de ma­nual, por­que el Mi­nis­tro del In­te­rior de un país de la UE, que de­be­ría com­ba­tir a las ma­fias y pro­te­ger a sus ciu­da­da­nos, tie­ne que re­vi­sar si un es­cri­tor con­de­na­do a muer­te por una de ellas “co­rre al­gún pe­li­gro”; e ig­no­ra, en su in­com­pe­ten­cia, que los si­ca­rios via­jan a to­das par­tes, in­clui­do “el ex­tran­je­ro”. Ame­na­za a Sa­viano con re­ti­rar­le la pro­tec­ción por­que “se gas­ta el di­ne­ro de los ita­lia­nos”: la pro­pia Le­ga po­dría su­fra­gar los es­col­tas con sus 49 mi­llo­nes de­frau­da­dos. Es de­cir, es­te Vi­ce­pre­si­den­te y Mi­nis­tro es­tá dis­pues­to a fa­ci­li­tar­les a unos cri­mi­na­les su ta­rea ven­ga­ti­va, y na­die lo ha des­ti­tui­do tras se­me­jan­tes de­cla­ra­cio­nes. Es co­mo si un ho­mó­lo­go es­pa­ñol su­yo, cuan­do Sa­va­ter era blan­co de ETA y se mo­vía con guar­daes­pal­das, le hu­bie­ra ad­ver­ti­do que se lo qui­ta­ría si se le ocu­rría cri­ti­car sus po­lí­ti­cas. No ha­bría du­ra­do diez mi­nu­tos más en el pues­to, y eso que nues­tro país no se dis­tin­gue por su de­cen­cia. Es lla­ma­ti­vo que el “co­lec­ti­vo” de in­te­lec­tua­les y es­cri­to­res (es el otro al que me re­fe­rí el do­min­go pa­sa­do) ape­nas ha­ya di­cho pa­la­bra. Qui­zá re­cuer­den có­mo mis co­le­gas se mo­vi­li­zan an­te cual­quier abu­so o in­jus­ti­cia: que si los saha­rauis, y los pa­les­ti­nos, y el Sub­co­man­dan­te Mar­cos (hu­bo pro­ce­sio­nes a vi­si­tar­lo, con cá­ma­ras), y la fe­tua con­tra Rush­die, y los ata­ques a Pa­muk, y Sa­ra­ma­go pri­va­do de su na­cio­na­li­dad, y “Je suis Char­lie”, y As­san­ge y Snow­den y cuan­to es­té en su me­mo­ria. Po­cos han ele­va­do la voz an­te es­ta in­ti­mi­da­ción-mor­da­za a Sa­viano, y des­de lue­go no he vis­to pro­tes­tas ni ma­ni­fies­tos fir­ma­dos en tro­pel por sus co­le­gas y míos. Tal vez es que Sal­vi­ni, co­mo los au­to­ri­ta­rios acom­ple­ja­dos que no aguan­tan ni una crí­ti­ca, in­di­vi­dua­li­za a los dis­cre­pan­tes y to­ma re­pre­sa­lias. La mí­ni­ma o nu­la reac­ción de es­te “co­lec­ti­vo” me tien­ta a con­cluir con otra ci­ta de Haz­litt, que aún no sus­cri­bo del to­do: “La va­ni­dad del hom­bre de le­tras es des­co­mu­nal, mien­tras que su ape­go a la ver­dad es fran­ca­men­te re­mo­to… Só­lo ad­mi­ti­ría que al­go es­tá bien o mal en el mun­do si ha si­do él quien lo de­tec­tó. In­clu­so…, por ha­cer­se el in­tere­san­te (so­bre to­do si re­ci­be un buen pa­go), es­tá dis­pues­to a pro­bar que las me­jo­res co­sas del pla­ne­ta son las peo­res, y las más de­tes­ta­bles idea­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.