Las teo­rías so­bre el au­ge de es­tas aler­gias apun­tan a los cam­bios en el es­ti­lo de vi­da

El País Semanal - - DO­CU­MEN­TOS -

Ha­ce más de una dé­ca­da que el tra­ta­mien­to de in­mu­no­te­ra­pia oral ha per­mi­ti­do a mu­chos alér­gi­cos ven­cer sus lí­mi­tes, con una ta­sa de éxi­to su­pe­rior al 80%. Es­tos tratamientos se em­pie­zan a apli­car cuan­do los ni­ños tie­nen más de dos o tres años, por­que la ma­yo­ría de las aler­gias a la le­che y el hue­vo pue­den des­apa­re­cer so­las an­tes de esa edad. Pe­ro no to­das. Ja­vier Bo­né, de la clí­ni­ca del Pilar de Za­ra­go­za, em­pie­za a tra­tar en cuan­to se diag­nos­ti­ca la aler­gia in­me­dia­ta a la le­che, aun­que sea un be­bé de seis me­ses: “He­mos tra­ta­do has­ta aho­ra a ca­si 350 ni­ños, con una ta­sa de éxi­to su­pe­rior al 95%”. Hay un es­tu­dio en mar­cha pa­ra con­fir­mar esos pri­me­ros re­sul­ta­dos. “Cuan­to an­tes ac­tue­mos, me­jor”, se­ña­la el mé­di­co, que re­cuer­da el ca­so de una ado­les­cen­te alér­gi­ca a la le­che que mu­rió en Bath (Reino Uni­do) en 2017 tras co­mer ac­ci­den­tal­men­te un ke­bab que lle­va­ba yo­gur. En Es­pa­ña fue con­tro­ver­ti­da la muer­te de un ni­ño de seis años en un cam­pa­men­to es­co­lar en 2014. “Ca­da vez va­mos a te­ner a nues­tro al­can­ce un aba­ni­co más am­plio de he­rra­mien­tas te­ra­péu­ti­cas pa­ra los pa­cien­tes alér­gi­cos”, va­ti­ci­na Carmelo Escudero, del hos­pi­tal Ni­ño Je­sús de Ma­drid, que ade­lan­ta que su ser­vi­cio em­pie­za es­te oto­ño un en­sa­yo clí­ni­co con una va­cu­na su­blin­gual pa­ra tra­tar al­gu­nas aler­gias a los fru­tos se­cos. Res­pec­to al ca­cahue­te, uno de los ali­men­tos más pro­ble­má­ti­cos en el mun­do an­glo­sa­jón y un in­con­ve­nien­te cre­cien­te en Es­pa­ña, se es­tán ha­cien­do prue­bas con va­cu­nas ora­les me­dian­te la in­ges­tión de pe­que­ñas can­ti­da­des de ha­ri­na de ca­cahue­te, con una res­pues­ta po­si­ti­va de más del 80%. Tam­bién hay en­sa­yos que uti­li­zan par­ches en la piel, pe­ro con una efi­ca­cia, por el mo­men­to, más li­mi­ta­da. En el ca­so de las aler­gias a los ali­men­tos que apa­re­cen en la edad adul­ta, al­go tam­bién ca­da vez más ha­bi­tual, es muy di­fí­cil que re­mi­tan a lo lar­go del tiem­po. Los hu­ma­nos lle­van años co­mien­do le­che, fruta, hue­vos y fru­tos se­cos. ¿Qué es­tá pa­san­do? ¿Por qué se vuel­ven con­tra no­so­tros los ali­men­tos? Es cier­to que exis­te un ma­yor co­no­ci­mien­to so­bre las aler­gias y se diag­nos­ti­can me­jor, lo que sa­ca a la luz más ca­sos, pe­ro el au­men­to es de­ma­sia­do lla­ma­ti­vo pa­ra jus­ti­fi­car­lo so­lo con es­te he­cho. Las teo­rías pa­ra ex­pli­car es­te in­cre­men­to di­fie­ren, pe­ro una idea se re­pi­te: los cam­bios en el es­ti­lo de vi­da. “Es uno de los pre­cios que he­mos pa­ga­do por el desa­rro­llo”, ad­vier­te el doc­tor Joan Bar­tra, es­pe­cia­lis­ta del hos­pi­tal Clí­ni­co de Bar­ce­lo­na y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. Hay mu­chas pie­zas en el puz­le que in­ten­tan ar­gu­men­tar las dis­fun­cio­nes del sis­te­ma in­mu­ne. Se ha­bla de cier­ta in­fluen­cia ge­né­ti­ca que, sin em­bar­go, no ex­pli­ca­ría el pro­ble­ma en su to­ta­li­dad, ya que los cam­bios se han pro­du­ci­do en po­co tiem­po y los ge­nes no van tan rá­pi­do. To­do apun­ta, di­ce Bar­tra, a que la die­ta desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te: “Co­me­mos más ali­men­tos pro­ce­sa­dos y gra­sas sa­tu­ra­das de ori­gen ani­mal, y me­nos fru­tas y ver­du­ras”. To­do ello per­ju­di­ca a los mi­cro­bios que ha­bi­tan en nuestros in­tes­ti­nos (mi­cro­bio­ta o flo­ra in­tes­ti­nal). La con­ta­mi­na­ción am­bien­tal tam­po­co ayu­da, por­que es­ti­mu­la la

res­pues­ta alér­gi­ca en ge­ne­ral y ha­ce que el sis­te­ma in­mu­ne sea más sen­si­ble. Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién es­tán in­tere­sa­dos en lo que su­ce­de en el em­ba­ra­zo y du­ran­te los pri­me­ros días de vi­da del be­bé. Por ejem­plo, có­mo afec­ta el he­cho de que ha­ya más na­ci­mien­tos por ce­sá­rea, da­do que esos be­bés no atra­vie­san el ca­nal de par­to, lleno de bac­te­rias pro­tec­to­ras de la ma­dre. Los amish pue­den te­ner al­gu­nas res­pues­tas. Vi­ven en gran­jas. Los ni­ños es­tán ex­pues­tos a mi­cro­bios y bac­te­rias. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en The New En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne en­con­tró que los ni­ños de esa co­mu­ni­dad tie­nen me­nos aler­gias por­que su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es­tá re­for­za­do por el con­tac­to con los ani­ma­les. Al pa­re­cer, ese mo­do de vi­da pue­de te­ner una in­fluen­cia po­si­ti­va en la mi­cro­bio­ta, que se con­for­ma bá­si­ca­men­te en los 100 pri­me­ros días de vi­da. Es­tu­dios co­mo es­te son la po­ca evi­den­cia cien­tí­fi­ca que exis­te so­bre la teo­ría hi­gie­nis­ta, que sos­tie­ne que vi­vi­mos en am­bien­tes tan lim­pios que el sis­te­ma in­mu­ne se aton­ta y re­co­no­ce co­mo da­ñino al­go que no lo es. La re­be­lión de los ali­men­tos es, bá­si­ca­men­te, un mis­te­rio. La bús­que­da de las cau­sas aca­ba de co­men­zar. “En reali­dad no se sa­be con cer­te­za por qué han au­men­ta­do tan­to las aler­gias ali­men­ta­rias. Tam­bién se es­tá vien­do una re­la­ción en­tre el in­cre­men­to de las aler­gias al po­len con las aler­gias a la fruta”, ex­pli­ca el doc­tor Luis Echeverría, que des­de su con­sul­ta de pe­dia­tría en el hos­pi­tal Se­ve­ro Ochoa de Le­ga­nés ayu­da a ni­ños co­mo Ro­dri­go Ca­pa­pé a su­pe­rar sus aler­gias. Mien­tras el chi­co se co­me un fi­le­te de po­llo em­pa­na­do con hue­vo, sin nin­gu­na reac­ción pa­ra ale­gría de su ma­dre, el mé­di­co abor­da otro debate. Du­ran­te un tiem­po, se acon­se­ja­ba apla­zar la in­tro­duc­ción de nue­vos ali­men­tos, so­bre to­do en ni­ños con ries­go alér­gi­co. Por ejem­plo, el hue­vo ha­bía que dar­lo a par­tir del año de vi­da. Sin em­bar­go, in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes apun­tan a que la in­tro­duc­ción pre­coz pue­de ser más be­ne­fi­cio­sa. No siem­pre hay cu­ra. Y en mu­chos ca­sos una aler­gia con­di­cio­na la vi­da de quien la su­fre. En los úl­ti­mos 10 años han au­men­ta­do en sie­te ve­ces los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios de ni­ños por reac­cio­nes gra­ves cau­sa­das por un ali­men­to. “Los pa­dres in­ten­tan pro­te­ger­los, por­que tie­nen mie­do. Mu­chos cum­plen 15 años sin ha­ber sa­li­do ape­nas de casa”, cuen­ta Nu­ria Mi­guel, miem­bro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Per­so­nas con Aler­gia a Ali­men­tos y Lá­tex, y ma­dre de Ne­rea Or­tiz. Ella es la coor­di­na­do­ra del cam­pa­men­to en el que su hi­ja y otros 65 ni­ños con aler­gias pa­san unos días en Gua­da­rra­ma. Hay una doctora y una en­fer­me­ra. El me­nú es­tá pen­sa­do pa­ra to­dos, sin el ries­go de que por error un in­gre­dien­te aca­be en el pla­to equi­vo­ca­do. Hoy to­ca po­llo, ju­días ver­des, le­chu­ga y manzana. La aso­cia­ción de Nu­ria Mi­guel agru­pa a 1.500 fa­mi­lias que pi­den me­jo­ras en el eti­que­ta­do, por­que la le­che, el hue­vo o los fru­tos se­cos se in­clu­yen en ali­men­tos que uno no es­pe­ra­ría (por ejem­plo, la ma­yo­ría de los em­bu­ti­dos lle­van pro­teí­na de le­che). Tam­bién exi­gen que se ge­ne­ra­li­cen los pro­to­co­los en los co­le­gios, pa­ra que re­co­noz­can una reac­ción y se­pan qué ha­cer, y en las emer­gen­cias mé­di­cas, don­de la res­pues­ta an­te una sos­pe­cha de anafi­la­xia de­be­ría ser la adre­na­li­na (to­da­vía hay doc­to­res que apli­can otros tratamientos me­nos con­tun­den­tes). Es por la tar­de en el cam­pa­men­to. Ano­che hu­bo se­sión de ci­ne y los ni­ños tras­no­cha­ron un po­co. Los más pe­que­ños acu­san la fal­ta de sueño, pe­ro par­ti­ci­pan en las ac­ti­vi­da­des con ga­nas. Tam­po­co le ha que­da­do mu­cho tiem­po pa­ra dor­mir a Da­vid Or­tiz, ma­ri­do de Nu­ria Mi­guel y pa­dre de Ne­rea. Pe­se a te­ner el turno de no­che en su tra­ba­jo en Ma­drid, a la ho­ra de la co­mi­da ya es­tá en Gua­da­rra­ma pa­ra echar una mano: “Mi hi­ja tie­ne 14 años y va a em­pe­zar a sa­lir con ami­gos. Y pien­so: ‘¿Con quién se be­sa­rá? ¿Ten­drá res­tos de fru­tos se­cos en los la­bios?”. Du­das que nin­gún mé­di­co le po­drá des­pe­jar.

Luis Echeverría (hos­pi­tal Se­ve­ro Ochoa de Le­ga­nés) y So­nia Váz­quez (Clí­ni­co San Car­los de Ma­drid).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.