Re­por­ta­je.

¿Qué nos pro­du­ce pla­cer es­té­ti­co? ¿Po­de­mos edu­car nues­tro gus­to para di­fe­ren­ciar lo que re­sul­ta be­llo de lo que no lo es? Cua­tro crea­do­res re­fle­xio­nan so­bre la be­lle­za para des­cu­brir que, al fi­nal, es­ta tie­ne mu­cho más que ver con aque­llo que ca­da uno lle

El País - Shopping & Style - - Abril 2017 - POR RO­SA AL­VA­RES FO­TOS LUIS RUBIO

¿Ro­dear­nos de be­lle­za nos ha­ce la vi­da más fe­liz? Los crea­do­res Sergio Ber­nal, Ma­ri­na Ana­ya, Es­pi­do Freire y Cla­ra San­chis nos cuen­tan sus im­pre­sio­nes.

Ya lo di­jo An­dré Bre­ton, en su no­ve­la Nad­ja: “La be­lle­za se­rá con­vul­sa o no se­rá”. Una pro­vo­ca­do­ra afir­ma­ción en cla­ve su­rrea­lis­ta car­ga­da de ra­zón. Por­que para que al­go re­sul­te be­llo de­be con­mo­ver­nos, sa­car­nos de nues­tra zo­na de con­fort es­té­ti­ca y pro­du­cir­nos una emo­ción que va­ya más allá de lo pu­ra­men­te fí­si­co. En el mun­do clá­si­co, la be­lle­za te­nía que ver con la si­me­tría y la per­fec­ción for­mal, aun­que al­gu­nos fi­ló­so­fos ase­gu­ra­ban que re­si­día en el al­ma, es­tan­do re­ser­va­da su con­tem­pla­ción so­lo a quie­nes ac­ce­dían a ella a tra­vés del sa­ber. Para otros, la be­lle­za tie­ne que ver con el pla­cer, con al­can­zar un sen­ti­mien­to de sa­tis­fac­ción. O con vi­vir en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za e, in­clu­so, con el bie­nes­tar emo­cio­nal. Nues­tros cua­tro pro­ta­go­nis­tas –Sergio Ber­nal, Ma­ri­na Ana­ya, Es­pi­do Freire y Cla­ra San­chis– la bus­can ca­da día en las ar­tes que desa­rro­llan: el bai­le, la pin­tu­ra y es­cul­tu­ra, la es­cri­tu­ra y la in­ter­pre­ta­ción. Pe­ro la be­lle­za tam­bién es­tá en la mi­ra­da de quien la ve. Por eso, quie­nes ob­ser­va­mos cual­quie­ra de las obras de es­tos ar­tis­tas les agra­de­ce­mos que ha­gan nues­tra vi­da más be­lla.

SERGIO BER­NAL Bai­la­rín del Ba­llet Na­cio­nal de España

Te­nía so­lo cua­tro años cuan­do su ma­dre le ins­cri­bió a cla­ses de ba­llet. Con so­lo 11, en­tró en el Real Con­ser­va­to­rio de Ma­drid, don­de descubrió una vo­ca­ción que, a sus 26 años, le ha con­ver­ti­do en pri­mer bai­la­rín del Ba­llet Na­cio­nal de España. “El tér­mino be­lle­za se uti­li­za a ve­ces de for­ma muy su­per­fi­cial, con­fun­dién­do­lo so­lo con la es­té­ti­ca. Un se­gun­do de fe­li­ci­dad, de ple­ni­tud; la inocen­cia de un ni­ño que sube a un es­ce­na­rio sin im­por­tar­le quién le ob­ser­va; la pro­pia na­tu­ra­le­za, o un cuer­po bo­ni­to que bai­la en ple­nas fa­cul­ta­des… Para mí, to­do eso es be­llo”, ase­gu­ra Sergio. Tam­bién, triun­far en el Pa­la­cio del Krem­lin –co­mo le su­ce­dió re­cien­te­men­te– an­te seis mil es­pec­ta­do­res que con­tem­pla­ron en si­len­cio ab­so­lu­to su in­ter­pre­ta­ción de El cis­ne. “Es una co­reo­gra­fía de Ri­car­do Cue que em­pie­zas de es­pal­das al pú­bli­co; cuan­do, de pron­to, te gi­ras y ves a to­da esa gen­te mi­ran­do con aten­ción, sien­tes po­der, sa­bes que es­tás crean­do be­lle­za. Aun­que cuan­do aca­be la fun­ción seas el mis­mo de siem­pre, ¡nada en­grei­do!”.

El so­lis­ta del Ba­llet Na­cio­nal se nie­ga a pen­sar que la be­lle­za del mo­vi­mien­to va­ya uni­da al do­lor y al sa­cri­fi­cio. “Aun­que sea un tra­ba­jo fí­si­co, es un tó­pi­co que siem­pre ro­dea nues­tra pro­fe­sión. ¿Aca­so no es sa­cri­fi­ca­do ser mé­di­co o pe­rio­dis­ta?”.

MA­RI­NA ANA­YA Pin­tu­ra y es­cul­to­ra

LA BE­LLE­ZA TIE­NE MU­CHO QUE VER CON EL EQUI­LI­BRIO, CON LO QUE CON­MUE­VE Y DA PLA­CER

En­trar al es­tu­dio de Ma­ri­na Ana­ya es ac­ce­der a un mun­do pri­va­do don­de la ale­gría, el co­lor y el buen ro­llo es­tán ga­ran­ti­za­dos. No po­día ser de otro mo­do, te­nien­do en cuen­ta que, para ella, “la be­lle­za es la re­pre­sen­ta­ción de la par­te ama­ble de la vi­da”. Con­fie­sa que nun­ca le ha atraí­do la per­fec­ción; por eso, los se­res hu­ma­nos, ani­ma­les o ve­ge­ta­les que pu­lu­lan por sus lien­zos, gra­ba­dos y es­cul­tu­ras jue­gan con sus di­vi­nas im­per­fec­cio­nes, por­que lo di­fe­ren­te tam­bién re­sul­ta be­llo. “Mi obra tra­ta de cap­tar la esen­cia de la fe­li­ci­dad, y eso tie­ne que ver tam­bién con el al­ma. No me im­por­ta que uno de los hom­bres a los que pinto ten­ga los bra­zos más lar­gos de lo que son en reali­dad, si eso le sir­ve para dar un be­so a la chi­ca. Ade­más, en lo im­per­fec­to de mis per­so­na­jes veo una cer­ca­nía a lo hu­mano”, di­ce Ma­ri­na.

Ase­gu­ra que, a la ho­ra de crear, no pien­sa de­ma­sia­do en quien con­tem­pla­rá su obra: “Me guío por lo que me con­mue­ve a mí. Aun­que, des­pués de tan­tos años, veo que hay un feed­back con el es­pec­ta­dor. Yo es­toy en con­tra del ar­te con ma­nual de ins­truc­cio­nes: ha­go lo que me pa­re­ce bien, pe­ro acep­to que quien mi­ra mis cua­dros o es­cul­tu­ras ha­ga su pro­pia in­ter­pre­ta­ción”. Aho­ra bien, ¿se pue­de edu­car el gus­to es­té­ti­co? “Por su­pues­to. Es im­por­tan­te ro­dear­nos de be­lle­za des­de pe­que­ños. Yo tu­ve ese apo­yo por par­te de mi fa­mi­lia, es un ba­ga­je que que­da para siem­pre. Necesito ro­dear­me de co­sas que res­pon­den a mi pa­trón de be­lle­za, en los ob­je­tos co­ti­dia­nos, la ciu­dad don­de vi­vo, las ex­po­si­cio­nes que veo, en los ami­gos… Bus­co esa ar­mo­nía que me re­con­for­ta”.

ES­PI­DO FREIRE Es­cri­to­ra

“La be­lle­za tie­ne que ver con la ar­mo­nía, con el or­den, con aque­llo que se­da el al­ma. Qui­zá por­que es­toy en un mo­men­to en el que necesito una be­lle­za de pro­por­ción se­re­na, más para cal­mar al ser hu­mano que para exal­tar­lo”. Sin nin­gún ti­po de es­no­bis­mo, Es­pi­do Freire –úl­ti­mo Pre­mio Azo­rín de No­ve­la con la obra Lla­mad­me Ale­jan­dra– re­co­no­ce que ne­ce­si­ta ro­dear­se de be­lle­za para ser fe­liz: “Y que cons­te que no se tra­ta ne­ce­sa­ria­men­te de lo más ca­ro, sino con ver fuera lo que que­rrías ver den­tro de ti”. Tal vez, por eso, con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble vi­vir en un en­torno or­de­na­do, don­de ca­da ob­je­to ha­ya si­do ele­gi­do a con­cien­cia, don­de nada le trai­ga ma­los re­cuer­dos, con flo­res na­tu­ra­les y la pre­sen­cia de sus tres ga­tas –Ofe­lia, Ru­sia y Lady McBeth, au­tén­ti­cos ejem­plos de per­fec­ción–. Si, ade­más, sue­na la mú­si­ca de Mon­te­ver­di o Leo­nard Cohen, me­jor que me­jor…

La au­to­ra de Para vos na­cí y Cuen­tos mal­va­dos, se re­co­no­ce me­nos exi­gen­te co­mo es­pec­ta­do­ra que co­mo es­cri­to­ra: “Me gus­ta dis­fru­tar del ar­te sin ana­li­zar la tram­pa, la se­duc­ción o el en­ga­ño que siem­pre hay en un ar­ti­fi­cio de be­lle­za, aun­que re­co­noz­co que me mo­les­ta lo que juega con la emo­ción su­per­fi­cial”, afir­ma. “Sin em­bar­go, co­mo crea­do­ra, no ten­go cle­men­cia con­mi­go mis­ma”.

CLA­RA SAN­CHIS Ac­triz

¿Es be­llo ape­lar a la in­te­li­gen­cia? ¿Es be­llo ape­lar a la sen­si­bi­li­dad? Cla­ra San­chis se pre­gun­ta por el con­cep­to de be­lle­za que, para ella, tie­ne mu­cho que ver con el pla­cer, in­clui­do el que pro­vo­ca un ofi­cio co­mo el su­yo: “Sien­to que te­ne­mos una he­rra­mien­ta es­plén­di­da para trans­mi­tir ideas be­llas y lu­mi­no­sas, que van más allá de lo pu­ra­men­te es­té­ti­co o vi­sual”.

La ac­triz –que da vi­da a Vir­gi­nia Woolf en la obra Una ha­bi­ta­ción pro­pia (Sa­la Mar­ga­ri­ta Xir­gu, Tea­tro Es­pa­ñol de Ma­drid, hasta el 21 de ma­yo)– de­nun­cia la ti­ra­nía de la ima­gen que su­fren las mu­je­res en la sociedad. “Te­ne­mos un con­cep­to de la be­lle­za muy li­mi­ta­do, al ser­vi­cio de la sociedad de con­su­mo. Y no­so­tras so­mos víc­ti­mas y co­la­bo­ra­do­ras por acep­tar­lo. ¿Quién ha di­cho, por ejem­plo, que un cuer­po de 80 años no sea tan be­llo co­mo un oli­vo cen­te­na­rio? La be­lle­za es al­go que con­mue­ve: no por la apa­rien­cia, sino tam­bién por el con­te­ni­do”. Cla­ra cree que apren­de­mos más con el ejem­plo de lo cer­cano; por eso, nada me­jor que im­preg­nar­se de la na­tu­ra­le­za y huir de to­do aque­llo que re­sul­te ar­ti­fi­cial.

Iz­da.: Sergio Ber­nal, pri­mer bai­la­rín del Ba­llet Na­cio­nal de España. ¡Be­lle­za en mo­vi­mien­to!

Iz­da. Es­pi­do Freire, ga­na­do­ra del Pre­mio Azo­rín de No­ve­la 2017, cree que el gus­to se edu­ca, si te lo propones. La au­to­ra po­sa en el Ho­tel Tó­tem Ma­drid (to­tem-ma­drid.com).

Cla­ra San­chis, en el Tea­tro Es­pa­ñol. Ocu­pa­rá su Sa­la Mar­ga­ri­ta Xir­gu in­ter­pre­tan­do a la mis­mí­si­ma Vir­gi­nia Woolf.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.