Via­jes.

Bien­ve­ni­dos a las Is­las Cook: el pa­rai­so don­de to­dos que­rría­mos que­dar­nos.

El País - Shopping & Style - - Abril 2017 - Por Vir­gi­nia La­vín

IS­LAS COOK

Soy po­li­ne­sio y na­ve­gar es­tá en mi ADN”. Así ex­pli­ca Ta­ti­ni Pe­ke­po Ti por qué po­dría sur­car el Pa­cí­fi­co Sur a ciegas. Lo cuen­ta re­cos­ta­do so­bre el can­de­le­ro de ma­de­ra de la em­bar­ca­ción po­li­ne­sia, o va­ka, que go­bier­na va­rios me­ses al año y que aho­ra es­tá ama­rra­da en Ra­ro­ton­ga, la ma­yor de las Is­las Cook. Co­mo miem­bro de la Cook Is­lands Vo­ya­ging So­ciety, su mi­sión es pro­te­ger la na­ve­ga­ción tra­di­cio­nal y trans­mi­tir el co­no­ci­mien­to a quien quie­ra apren­der­lo. Di­cen quie­nes han via­ja­do con él que la ex­pe­rien­cia es su­bli­me: el ti­món cru­je de­li­ca­da­men­te mien­tras la em­bar­ca­ción sur­fea olas ne­gras cual­quier no­che y Ti mi­ra me­di­ta­ti­vo la Cruz del Sur, que sa­be que le lle­va a ca­sa. Tie­ne ma­pas de es­tre­llas ta­tua­dos, pe­ro son de­co­ra­ti­vos, co­no­ce las au­to­pis­tas ma­ri­nas de me­mo­ria. “El olor del ai­re me di­ce a qué is­la es­ta­mos lle­gan­do”.

Qui­zás sea cier­to que hay un ti­po de co­no­ci­mien­to que se trans­mi­te ge­né­ti­ca­men­te. La his­to­ria de Ti es la de la na­ción po­li­ne­sia des­de Nue­va Ze­lan­da hasta Ha­wái: una tra­ve­sía de is­la en is­la a lo lar­go de los si­glos. Na­ció en la is­la nor­te de Nue­va Ze­lan­da, de pa­dres de las Cook, y cre­ció co­mo mao­rí neo­ze­lan­dés. En cuan­to pu­do, se echó a la mar en bus­ca de su iden­ti­dad. “En ese lar­go via­je por el Pa­cí­fi­co apren­dí que no im­por­ta si soy mao­rí o Coo­kis­lan­der; soy po­li­ne­sio”. Es un sen­tir ex­ten­di­do. Las Is­las Cook es­tán en al­gún la­do del Pa­cí­fi­co Sur, a diez ho­ras de vue­lo de Los Án­ge­les (vía Air New Zea­land) y li­ge­ra­men­te al su­r­oes­te de la Po­li­ne­sia fran­ce­sa, por to­mar al­gu­nas re­fe­ren­cias de ma­ne­jo ge­ne­ral sin te­ner que ir a un ma­pa. Tie­nen un go­bierno in­de­pen­dien­te y de­mo­crá­ti­co en li­bre aso­cia­ción con Nue­va Ze­lan­da. El tra­sie­go en­tre las dos na­cio­nes po­li­ne­sias es con­ti­nuo: para es­tu­diar, para tra­ba­jar, para vi­si­tar a la otra par­te de la fa­mi­liar que que­dó en Wellington, en Ch­rist­church o en Auc­kland. Vis­tas des­de el cie­lo, son unas mo­tas tur­que­sa en me­dio de la in­men­si­dad. Así se ven ellos. Y ese pun­to de vis­ta es el que les ha he­cho en­ten­der an­ces­tral­men­te que, para so­bre­vi­vir, hay que crear la­zos fuer--

tes en­tre la co­mu­ni­dad. De ahí la fa­mo­sa cos­tum­bre po­li­ne­sia de re­ci­bir a los vi­si­tan­tes con flo­res, (lo del co­llar de flo­res al ba­jar del avión no es una me­ra he­rra­mien­ta de mar­ke­ting para tu­ris­tas). Su ca­li­dez no em­pa­la­go­sa se sien­te au­tén­ti­ca por­que los es. Una anéc­do­ta lo­cal cuen­ta que, si ha­ces au­to­es­top por la úni­ca ca­rre­te­ra que ro­dea Ra­ro­ton­ga, es po­si­ble que no te pa­re na­die. Pe­ro si vas an­dan­do por la mis­ma ca­rre­te­ra, es pro­ba­ble que el pri­mer co­che que pa­se se ofrez­ca a lle­var­te adon­de sea. Amor y res­pe­to.

LU­JO ES ES­TRE­NAR LA ARE­NA

El ar­chi­pié­la­go de las Cook lo for­man 15 is­li­tas, va­rias de ellas des­ha­bi­ta­das en par­te o en to­do, en­tre las que se re­par­te una po­bla­ción de unos 20.000 ha­bi­tan­tes. A las Cook del nor­te ape­nas se pue­de lle­gar en bar­cos car­gue­ros que pa­san de cuan­do en cuan­do. Un oc­ci­den­tal sien­te ins­tin­ti­va­men­te la fas­ci­na­ción por la cer­ca­nía de tie­rra vir­gen. Para mo­ver­se en­tre las del sur, lo más có­mo­do son los vue­los in­ter­nos que sa­len de la ca­pi­tal, Ava­rúa, en Ra­ro­ton­ga (www.co­okis­lands.tra­vel). Ra­ro­ton­ga, pe­se a su pe­que­ña po­bla­ción, es la is­la cos­mo­po­li­ta, la del ae­ro­puer­to internacional, la de los pe­que­ños ca­fés de pes­ca­do fres­co, me­sas co­rri­das y mú­si­cos lo­ca­les to­can­do pre­cio­sas pie­zas pro­pias im­po­si­bles de en­con­trar en las pla­ta­for­mas on li­ne. Es la is­la don­de trans­cu­rren la vi­da po­lí­ti­ca, re­li­gio­sa y so­cial, los fes­ti­va­les de mú­si­ca y dan­za, las com­pe­ti­cio­nes es­co­la­res de re­ga­tas, los partidos de rugby (cual­quier Coo­kis­lan­der apo­ya a muer­te los All Blacks) y las mi­sas de do­min­go por la ma­ña­na con co­ros y to­ca­dos de flo­res.

El pe­cu­liar ré­gi­men de pro­pie­dad de la tie­rra ha im­pe­di­do que ni si­quie­ra en la ca­pi­tal la ex­plo­ta­ción tu­rís­ti­ca sea gran­de. Es lo que con­vier­te a las Cook en pa­raí­so, la per­ma­nen­te sen­sa­ción de si­len­cio, na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te y es­pa­cio pre­ser­va­do. So­lo los ori­gi­na­rios del país pue­den ser pro­pie­ta­rios de un te­rreno y, a ca­da fa­mi­lia, se le asig­na un es­pa­cio en for­ma de trián­gu­lo que va des­de el cen­tro de la is­la hasta la cos­ta. Era la ma­ne­ra en la que, his­tó­ri­ca­men­te, se ase­gu­ra­ban de que to­do el mun­do tu­vie­ra ac­ce­so tan­to a los cul­ti­vos del in­te­rior co­mo a la pes­ca. Mu­chos pro­pie­ta­rios lo­ca­les han al­qui­la­do sus te­rre­nos a em­pre­sas ex­tran­je­ras, bá­si­ca­men­te neo­ze­lan­de­sas y aus­tra­lia­nas, que han he­cho una ex­plo­ta­ción res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te y las le­yes lo­ca­les: ni un edi­fi­cio pue­de su­pe­rar la al­tu­ra de la pal­me­ra más al­ta del te­rreno. “Te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de ha­cer las co­sas bien des­de el prin­ci­pio y huir del tu­ris­mo de ma­sas. Las Cook no son eso”, ex­pli­ca ro­tun­da Lua­na Scow­croft, pro­pie­ta­ria y crea­do­ra de Iku­ran­gi (www.iku­ran­gi.com), un so­fis­ti­ca­do re­ti­ro eco­sos­te­ni­ble don­de hasta el más mí­ni­mo de­ta­lle es­tá pen­sa­do para el he­do­nis­mo no con­ta­mi­nan­te, des­de el chic del ba­ño al ai­re li­bre, hasta la co­ci­na gour­met con pro­duc­tos del huer­to. En Pa­ci­fic Re­sort, el pen­sa­mien­to de fon­do es el mis­mo. Para cons­truir el com­ple­jo

Em­pre­sas tu­rís­ti­cas neo­ze­lan­de­sas y aus­tra­lia­nas han he­cho una ex­plo­ta­ción res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te y las es­tric­tas le­yes lo­ca­les: ni un edi­fi­cio pue­de su­pe­rar a la pal­me­ra más al­ta.

Las ga­mas de azul pul­ve­ri­zan la re­ti­na. Las olas son in­men­sas y le­ja­nas: el ‘ la­goon’ las man­tie­ne a dis­tan­cia pru­den­cial. Qui­zás por to­do eso, en las Is­las Cook se ce­le­bran unas 800 bo­das de ex­tran­je­ros ca­da año.

de la is­la de Ai­tu­ta­ki al­re­de­dor de un jar­dín de co­ral, no se mo­vió ni una de las ro­cas de la pla­ya so­bre las que se apo­yan las ca­ba­ñas de ma­de­ra, ase­gu­ra su CEO, el neo­ze­lan­dés Greg Sta­na­way. El jar­dín es or­gá­ni­co, tra­ba­jan con los agri­cul­to­res y pes­ca­do­res lo­ca­les y re­ci­clan re­li­gio­sa­men­te. “Ai­tu ten­drá al­go más de in­fra­es­truc­tu­ra pron­to, pe­ro ni gran­des ca­de­nas, ni gran­des edi­fi­cios ni co­mi­da glo­ba­li­za­da”, di­ce. Pa­re­ce ha­ber una­ni­mi­dad en las is­las en que se­ría un pe­ca­do plan­tar una mul­ti­na­cio­nal de ham­bur­gue­sas en un país ben­de­ci­do por las fru­tas tro­pi­ca­les y en cu­yas aguas se pes­ca un buen por­cen­ta­je de las cap­tu­ras mun­dia­les de atún, en­tre otros. Es el sue­ño de un chef y de cual­quie­ra. A los pri­me­ros, los em­pre­sa­rios ho­te­le­ros los con­si­de­ran un bien pre­cia­do y, a cambio, la ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca en las is­las pa­sa de ocho.

Ai­tu (Ai­tu­ta­ki, 2.000 ha­bi­tan­tes) es un im­pac­tan­te ato­lón don­de las ga­mas de azul pul­ve­ri­zan la re­ti­na. Se pa­re­ce a un aro ne­gro, al­go de­for­ma­do, so­bre el océano. En el in­te­rior del aro, un la­go tur­que­sa con al­gu­nas sal­pi­ca­du­ras de are­na blan­quí­si­ma y de tie­rra fir­me. Ba­jo esas aguas, jar­di­nes de co­ra­les mul­ti­co­lor ca­si a ras de la su­per­fi­cie, en­tre los que el ba­ño se vuel­ve eterno, na­die en su sano jui­cio quie­re sa­lir de ahí. En la par­te ex­te­rior del ani­llo, el ín­di­go pro­fun­do del Pa­cí­fi­co. De no­che, el ru­mor del mar a ra­tos asus­ta. To­ne­la­das de agua pro­ce­den­tes de un abis­mo de más de 4.000 me­tros cho­can con­tra la pa­red vol­cá­ni­ca de is­la y rom­pen en la ba­rre­ra de co­ral, que la ro­dea co­mo un ani­llo pro­tec­tor. Las olas son in­men­sas y le­ja­nas. El la­goon las man­tie­ne a dis­tan­cian pru­den­cial. Qui­zás por to­do eso, en las Cook se ce­le­bran unas 800 bo­das in­ter­na­cio­na­les al año.

Vis­ta des­de el avión, la is­la de Ai­tu­ta­ki es un aro re­lleno de tur­que­sa y ro­dea­do de ín­di­go. Vis­ta des­de el cen­tro, es un jar­dín de co­ral en una pis­ci­na in­fi­ni­ta. Y des­de cual­quier án­gu­lo, es ca­si im­po­si­ble ver so­bre la are­na una hue­lla que no sea la pro­pia.

Ti (de­re­cha) y su co­pi­lo­to Sam for­man par­te de la Cook Is­land Vo­ya­ger So­ciety, cu­ya mi­sión es pre­ser­var el mo­do de na­ve­ga­ción tra­di­cio­nal po­li­ne­sio sin ins­tru­men­tos. Al­gu­nos de sus ta­tua­jes son ma­pas de na­ve­ga­ción. Abajo, un pla­to de atún tem­pla­do de Pa­ci­fic Re­sort de Ai­tu­ta­ki, la ga­le­ría de ar­te Ian&Kay Geor­ge, el ca­mino ha­cia las mon­ta­ñas y el ca­fé Beach Com­ber, los tres en Ra­ro­ton­ga.

El in­te­rior de Ra­ro­ton­ga es mon­ta­ño­so, exu­be­ran­te y ama­ble (de­re­cha). El sen­de­ris­mo y el ciclismo de mon­ta­ña son op­cio­nes a la vi­da fren­te al mar. So­bre es­tas lí­neas, el la­goon vis­to des­de un vue­lo in­terno a Ra­ro­ton­ga.

Los co­ros de la igle­sia y los to­ca­dos de las fe­li­gre­sas con­vier­ten la mi­sa de do­min­go por la ma­ña­na en un es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.