‘Ce­le­bri­ties’.

Aque­llos en­la­ces que se con­vir­tie­ron, sen­ci­lla­men­te, en ico­nos.

El País - Shopping & Style - - Shopping & Style - POR RO­SA AL­VA­RES

Zsa Zsa Ga­bor lo te­nía cla­ro: “Creo en las fa­mi­lias nu­me­ro­sas: to­da mu­jer de­be­ría te­ner, al me­nos, tres ma­ri­dos”. Sin lle­gar al ex­tre­mo de la ac­triz, que se ca­só nue­ve ve­ces, lo cier­to es que las bo­das son uno de los acon­te­ci­mien­tos más ape­te­ci­bles de cual­quier agen­da.

Bo­das fa­mo­sas hay mu­chas, pe­ro so­lo unas cuan­tas con­si­guen de­jar­nos con la bo­ca abier­ta. Co­mo la de John Len­non y Yo­ko Ono, que die­ron el sí, quie­ro en Gi­bral­tar en 1969. Pa­ra evi­tar a los pa­pa­raz­zi, in­ten­ta­ron ca­sar­se an­tes en el Ca­nal de la Man­cha y en Pa­rís, pe­ro fue im­po­si­ble por pro­ble­mas bu­ro­crá­ti­cos. El Beatle y la mu­jer que, se­gún la His­to­ria del Pop, se­pa­ró al gru­po de Li­ver­pool, lle­ga­ron a la co­lo­nia bri­tá­ni­ca en avión pri­va­do, ves­ti­dos en to­nos cla­ros, con za­pa­ti­llas y ga­fas (Yo­ko no se qui­tó las de sol ni pa­ra fir­mar el ac­ta ma­tri­mo­nial). La ce­re­mo- nia du­ró 10 mi­nu­tos. Des­pués, los re­cién ca­sa­dos vol­vie­ron a su jet pa­ra po­ner rum­bo a la lu­na de miel, re­trans­mi­ti­da ur­bi et or­be, gra­cias al fa­mo­so

bed-in for pea­ce de la pa­re­ja. Me­mo­ra­ble fue tam­bién la bo­da de Mick Jag­ger y Bian­ca Pérez-Mo­ra. Gua­pí­si­mos con di­se­ños de Yves Saint Lau­rent (ella fue la pri­me­ra no­via fa­mo­sa a la que no le im­por­tó lu­cir es­co­te de vér­ti­go), in­ten­ta­ron que la ce­re­mo­nia –ce­le­bra­da en Saint Tro­pez, en 1971– no fue­ra mul­ti­tu­di­na­ria. Sin em­bar­go, el asun­to se les fue de las ma­nos y aca­ba­ron in­ter­cam­bian­do alian­zas, ¡con mú­si­ca de la pe­lí­cu­la Lo­ve Story!, an­te los flas­hes de un cen­te­nar de fo­tó­gra­fos y gran­des ami­gos, co­mo Eric Clap­ton, Rin­go Star, Paul McCart­ney y, por su­pues­to, el res­to de los Ro­lling Sto­nes. El con­vi­te fue en el Ca­fé de Arts y quie­nes es­tu­vie­ron allí di­cen que, en­tre los in­vi­ta­dos, co­rrió mu­cho más que cham­pag­ne…

Tra­di­cio­nal, co­mo exi­gía la al­ta so­cie­dad ma­de

in USA, fue la bo­da de John Fitz­ge­rald Ken­nedy y Jac­que­li­ne Bou­vier, en 1953 . To­do pa­re­cía sa­ca­do de un cuen­to: no­vios per­fec­tos. ves­ti­do de prin­ce­sa, diez da­mas de ho­nor, 1.200 in­vi­ta­dos, ani­llo de pe­di­da de Van Cleef & Ar­pels… Pe­ro el gran día tu­vo sus som­bras: el tra­je nup­cial lo ha­bía di­se­ña­do una afro­ame­ri­ca­na, Ann Lo­we, lo que no fue muy bien vis­to en la épo­ca; la ma­dre y her­ma­nas del no­vio no tra­ga­ban a Jac­kie, a quien con­si­de­ra­ban de­ma­sia­do fi­na, y el pa­dre de la no­via, que era al­cohó­li­co, se des­per­tó tan bo­rra­cho que le prohi­bie­ron acu­dir al en­la­ce.

Mu­cho más di­ver­ti­da fue, en 1968, la bo­da del ci­neas­ta Ro­man Po­lans­ki y la ac­triz Sha­ron Ta­te. Él, ata­via­do co­mo un pe­que­ño lord; la no­via, con mi­ni­fal­da di­se­ña­da por ella mis­ma. Lás­ti­ma que su vi­da en co­mún se trun­ca­ra por cul­pa de Char­les Man­son. Pe­ro esa es otra his­to­ria…

Len­non y Yo­ko Ono que­rían pa­sar des­aper­ci­bi­dos; no lo lo­gra­ron… El pe­ñón de Gi­bral­tar fue tes­ti­go de ello.

Dcha.: Gua­pos a ra­biar, Mick Jag­ger y Bian­ca Pé­re­zMo­ra die­ron el sí, quie­ro. Tras la bo­da, lle­gó la di­ver­sión.

Arri­ba: Ro­man Po­lans­ki, con un look muy Swin­ging Lon­don, y Sha­ron Ta­te, pu­ro es­pí­ri­tu flo­wer po­wer.

¿Una bo­da co­mo Dios (y la al­ta so­cie­dad ame­ri­ca­na) man­da? La de John Ken­nedy y Jac­que­li­ne Bou­vier, cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.