El reino de las ‘con­cept sto­res’

El País - Shopping & Style - - Reportaje - POR MA­RIO SUÁ­REZ

Los mul­ti­es­pa­cios que aú­nan marcas de mo­da y de­co­ra­ción ni­cho, edi­cio­nes li­mi­ta­das de fir­mas de lu­jo, e in­clu­so res­tau­ran­tes de co­mi­da sa­lu­da­ble, pro­li­fe­ran por to­do el pla­ne­ta. Es­te con­cep­to de tien­da don­de en­con­trar ca­si de to­do, mien­tras sea bo­ni­to y ex­clu­si­vo, es la ten­den­cia más ur­ba­na de la que no me­re­ce es­ca­par­se.

To­das las alar­mas sal­ta­ban el pa­sa­do ju­lio en el uni­ver­so de la mo­da. Ce­rra­ba Co­let­te, la fa­mo­sa tien­da pa­ri­si­na, pio­ne­ra en las lla­ma­das con­cept sto­res que pue­blan hoy las gran­des zo­nas co­mer­cia­les de to­do el mun­do. Los ru­mo­res so­bre si es­te ti­po de ne­go­cio –que na­ció en 1997 en la mí­ti­ca Fau­bourg Sain­tHo­no­ré de la ca­pi­tal fran­ce­sa– de­ja­ba de ser ren­ta­ble ocu­pa­ron las redes so­cia­les. Sin em­bar­go, no era ese el mo­ti­vo por el que es­ta tien­da mul­ti­mar­ca de mo­da y ob­je­tos ul­tra­se­lec­cio­na­dos, ejem­plo de lu­jo y di­se­ño, echa­ba el cie­rre. Su due­ña, Co­let­te Rous­saux, anun­cia­ba que se ju­bi­la­ba, co­mu­ni­cán­do­lo con una ro­mán­ti­ca afir­ma­ción: “Co­let­te no pue­de exis­tir sin Co­let­te”.

El adiós a es­te es­pa­cio es un ejem­plo de lo que es­ta cla­se de tien­das supone pa­ra clien­tes y pro­pie­ta­rios. El due­ño de una con­cept sto­re tra­ba­ja ca­si co­mo un co­mi­sa­rio de ar­te, se­lec­cio­nan­do ca­da ar­tícu­lo per­so­nal­men­te; via­jan­do por el mun­do pa­ra en­con­trar las ra­re­zas ar­te­sa­na­les; ne­go­cian­do con las gran­des marcas pa­ra po­der co­mer­cia­li­zar sus co­lec­cio­nes de edi­cio­nes li­mi­ta­das, y plas­man­do su pro­pia per­so­na­li­dad a tra­vés de aque­llo que ven­de. Las con­cept sto­res son la ex­ce­len­cia de las tien­das mul­ti­pro­duc­to, y su sa­lud es tan bue­na que no hay ciu­dad en el mun­do que no ten­ga ejem­plos de ellas en sus prin­ci­pa­les ba­rrios co­mer­cia­les.

Ber­lín ANDREAS MUR­KU­DIS

Fue di­rec­tor du­ran­te 15 años del Museo de las Co­sas de Ber­lín, así que era na­tu­ral que Andreas Mur­ku­dis crea­ra su pro­pio es­pa­cio pa­ra ex­po­ner y ven­der sus “co­sas”. Así na­ció, en 2003, la con­cept sto­re que lle­va su nom­bre, pri­me­ro en el ba­rrio de Mit­te y de­di­ca­da so­lo a mo­bi­lia­rio; aho­ra en Pots­da­mer Stras­se, en los an­ti­guos ta­lle­res del pe­rió­di­co Ta­gess­pie­gel, con más variedad de pro­duc­tos. Son dos gran­des y re­la­ja­dos am­bien­tes don­de en­con­trar ob­je­tos y pren­das se­lec­cio­na­das por Andreas y su equi­po, siem­pre bus­can­do la ten­den­cia. “Ca­da pie­za ha­bla de una his­to­ria úni­ca y lle­va con­si­go un va­lor úni­co que crece con el tiem­po”, cuen­ta. Más de 300 marcas, des­de ce­rá­mi­cas pin­ta­das a mano a mo­da de jó­ve­nes di­se­ña­do­res ale­ma­nes. “Es im­por­tan­te te­ner una bue­na mez­cla de pro­duc­tos y una ca­li­dad ex­cep­cio­nal que trae­mos de to­das par­tes del mun­do, pe­ro tam­bién ven­de­mos ar­tícu­los y di­se­ños de crea­do­res que tie­nen sus ta­lle­res en Ber­lín”, aña­de. To­do en un gran con­te­ne­dor que es, en sí mis­mo, un lu­gar don­de el pro­duc­to bri­lla en so­li­ta­rio: “Siem­pre bus­co una at­mós­fe­ra de li­ber­tad pa­ra clien­tes y ob­je­tos, don­de am­bos tie­nen es­pa­cio pa­ra res­pi­rar”.

Lon­dres LN-CC

Cuan­do abrió en 2010, los me­dios es­pe­cia­li­za­dos en ar­qui­tec­tu­ra y mo­da del Reino Uni­do la de­no­mi­na­ron “la tien­da más co­ol del mun­do”. Y pue­de que LN-CC lo sea. Sus si­glas vie­nen de La­te Night Cha­me­leon Ca­fé y ocu­pa un al­ma­cén del ba­rrio de Dals­ton, en el es­te de Lon­dres. Tie­ne as­pec­to de re­fu­gio de mon­ta­ña, pe­ro allí se va a com­prar mo­da de fir­mas co­mo Saint Lau­rent, Ac­ne o Mar­ni (pa­ra él y pa­ra ella); tam­bién li­bros y dis­cos, ca­si siem­pre edi­cio­nes li­mi­ta­das y ra­re­zas que no se en­cuen­tran en el mercado or­di­na­rio. “LN-CC ha cre­ci­do mu­cho, te­ne­mos la ne­ce­si­dad de tras­pa­sar los lí­mi­tes y mo­der­ni­zar la in­dus­tria de la mo­da. Nues­tro en­fo­que es im­pul­sar las co­sas ha­cia de­lan­te”, cuen­ta John Skel­ton, fun­da­dor y di­rec­tor crea­ti­vo de la tien­da. En un es­pa­cio fu­tu­ris­ta –ubi­ca­do en un an­ti­guo gim­na­sio de bo­xeo–, la madera jue­ga con la tec­no­lo­gía, y el he­cho de que el clien­te en­tre en ella a tra­vés de un tú­nel de na­ve es­pa­cial, lo con­vier­te en una ex­pe­rien­cia que va más allá de la compra. Su po­ten­te pá­gi­na web supone su ex­pan­sión por el mun­do en­te­ro.

Mi­lán NONOSTANTE MARRAS

Una con­cept sto­re es tam­bién un lu­gar don­de no so­lo se ven­den co­sas, sino don­de ocu­rren. Lo te­nía muy cla­ro el di­se­ña­dor ita­liano An­to­nio Marras cuan­do creó, en 2012, es­te es­pa­cio que se es­ca­pa del con­cep­to es­té­ti­co de es­te mo­de­lo co­mer­cial. “Ade­más de ropa y ac­ce­so­rios de mi fir­ma, se pue­den en­con­trar li­bros, ob­je­tos y obras de ar­te. Pe­ro, so­bre to­do, se tra­ta de un es­pa­cio de en­cuen­tro. De al­gún mo­do, es una ma­ne­ra de vi­vir to­da la hos­pi­ta­li­dad de mi is­la, Alg­he­ro, en Cer­de­ña”, di­ce el crea­dor. Su es­té­ti­ca mar­ca to­do, co­mo si fue­ra una ex­ten­sión de su ca­sa, don­de to­do el mun­do pue­de que­dar­se ho­ras y ho­ras. Los muebles, las lám­pa­ras, las pin­tu­ras, las al­fom­bras y es­tan­te­rías… to­do tie­ne una his­to­ria per­so­nal con el di­se­ña­dor. Si­tua­da en Via Co­la di Rien­zo, en el pa­tio de un edi­fi­cio de los años se­sen­ta que an­tes es­ta­ba ocu­pa­do por ar­te­sa­nos, Marras uti­li­za el es­pa­cio pa­ra crear ex­po­si­cio­nes, to­mar ca­fé con pas­te­li­tos sar­dos, ha­cer pre­sen­ta­cio­nes de li­bros y en­cuen­tros mu­si­ca­les: “Aquí la gen­te no pue­de pa­rar de ha­cer co­sas y se lle­na de ener­gía”.

Bar­ce­lo­na WER-HAUS

Más de 400 me­tros cua­dra­dos de lo­cal abierto en pleno ba­rrio de L’Ei­xam­ple (Ara­gó, 287) tie­ne es­te me­ga­es­pa­cio bar­ce­lo­nés que in­clu­ye tres am­bien­tes muy bien di­fe­ren­cia­dos: una tien­da mul­ti­mar­ca, un restaurante-ca­fé, así co­mo una ga­le­ría de ar­te y li­bre­ría. Abier­ta en 2016 por tres fran­ce­ses y un ca­ta­lán apa­sio­na­dos del di­se­ño, sus pa­re­des han aco­gi­do al­gu­nas de las ex­po­si­cio­nes de fo­to­gra­fía y obra grá­fi­ca más re­le­van­tes de la Ciu­dad Con­dal. Su área pa­ra los más ca­fe­te­ros re­sul­ta un au­tén­ti­co must (“ca­da mes or­ga­ni­za­mos even­tos don­de se sir­ve el me­jor ca­fé que trae­mos, des­pués de bus­car por to­do el mun­do”) y en su zo­na gas­tro sir­ven co­mi­da sa­na ins­pi­ra­da en el chef con es­tre­lla Mi­che­lin Leon Bony. El es­pa­cio de Wer-Haus lle­va la fir­ma del ta­ller de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño LaBo­que­ría, ju­gan­do con una es­té­ti­ca in­dus­trial y un pa­tio de lu­ces tí­pi­co del ba­rrio don­de se en­cuen­tra. Los muebles de Cris­tian He­rre­ra Dal­mau apor­tan, ade­más, esa paz que to­da con­cept sto­re se me­re­ce y que tan­to agra­de­cen quie­nes en­tran pa­ra com­prar… o pa­ra de­jar pa­sar el tiem­po con­tem­plan­do sus te­so­ros.

Nue­va York PROJECT NO. 8

“A mí me gus­ta mi di­ne­ro don­de pue­da ver­lo, col­gan­do en mi ar­ma­rio”, di­jo esa ciu­da­da­na de la Gran Man­za­na lla­ma­da Ca­rrie Brads­haw, pro­ta­go­nis­ta de Se­xo en Nue­va York. De es­to ha­ce ya 20 años, pe­ro es­ta ciu­dad si­gue sien­do el me­jor lu­gar del mun­do pa­ra com­prar. Pa­ra ele­gir en­tre tan­ta ofer­ta, qui­zá hay que vi­si­tar ba­rrios co­mo el Lo­wer East Si­de, en Man­hat­tan, don­de to­do ocurre, don­de los res­tau­ran­tes son clan­des­ti­nos y los ar­tis­tas del fu­tu­ro en­cuen­tran ga­le­ría. Allí, des­de 2005, cuan­do es­te ba­rrio no era hots­pot de las ten­den­cias mun­dia­les, ya exis­tía Project No. 8: una con­cept sto­re que em­pe­zó ven­dien­do mo­da eu­ro­pea y ha am­plia­do su ofer­ta a snacks o tra­ta­mien­tos de be­lle­za ni­cho. “Un en­fo­que in­no­va­dor en la ven­ta pue­de pro­vo­car gran fe­li­ci­dad en el clien­te”, ase­gu­ran sus res­pon­sa­bles. Re­fe­ren­cia ab­so­lu­ta en las com­pras en la ciu­dad, aquí el tra­to es ca­si de “co­le­ga a co­le­ga”; de es­te mo­do, cuan­do re­co­mien­den al clien­te com­prar sus pá­ja­ros te­ji­dos a mano o sus ma­pas te­má­ti­cos de Nue­va York, ter­mi­na­rá pa­san­do la tar­je­ta de cré­di­to con su­mo gus­to.

Ma­drid EL MODERNO

En la Mo­vi­da ma­dri­le­ña, la pa­la­bra “moderno” se re­fe­ría a aque­llos jó­ve­nes crea­ti­vos que rom­pían nor­mas con su mú­si­ca o su for­ma de ves­tir. Ins­pi­rán­do­se en es­te tér­mino, na­ció en 2016, en el ba­rrio de Ma­la­sa­ña, El Moderno Con­cept Sto­re, “una tien­da en cons­tan­te evo­lu­ción, don­de la cul­tu­ra y el co­mer­cio se mez­clan, y que sir­ve tan­to de es­ca­pa­ra­te pa­ra co­no­cer los úl­ti­mos pro­duc­tos lan­za­dos al mercado, co­mo pa­ra es­tar al día de ten­den­cias de mo­da o pro­pues­tas de es­ti­lo de vi­da”, cuen­ta Da­vid Yer­ga, uno de sus crea­do­res. Ocu­pa dos plan­tas de lo que fue una an­ti­gua tien­da de te­las: la pri­me­ra pa­ra en­con­trar ar­te­sa­nía en mim­bre de Ja­vier S. Medina, pa­pe­le­ría de Oc­tae­vo o lám­pa­ras de Sch­neid; la se­gun­da pa­ra ex­po­ner ar­te o mo­bi­lia­rio de fir­mas da­ne­sas. “Las con­cept sto­res son un mo­de­lo de fu­tu­ro por­que com­prar por In­ter­net es abu­rri­do. Ade­más, las gran­des ca­de­nas so­lo se preo­cu­pan por el pre­cio, así que ha­cen fal­ta tien­das que se in­te­gren más en el en­torno”, aña­de Yer­ga. Es­tá cla­ro que en Co­rre­de­ra Ba­ja de San Pablo, hay que se­guir sien­do un moderno.

Pa­rís MER­CI

Tie­ne nom­bre de agra­de­ci­mien­to y, des­de la en­tra­da de un pre­cio­so edi­fi­cio de 1.500 me­tros cua­dra­dos del 111 Bou­le­vard Beau­mar­chais, sus due­ños lo pro­cla­man. Mer­ci na­ció en 2009 co­mo mi­sión so­li­da­ria de Ber­nard y Ma­rie-Fran­ce Cohen, quie­nes lo­gra­ron que di­se­ña­do­res co­mo Yves Saint Lau­rent o Ste­lla McCart­ney do­na­ran los be­ne­fi­cios de las ven­tas de sus pro­duc­tos a pro­yec­tos edu­ca­ti­vos pa­ra ni­ños de Ma­da­gas­car. “Es­ta es una em­pre­sa co­mer­cial co­mo cual­quier otra, pe­ro es­tá fun­da­da por ac­cio­nis­tas que, sin­ce­ra­men­te, no son co­mo los de­más: so­lo quie­ren dar mil ve­ces las gra­cias a to­das las per­so­nas que ha­cen po­si­ble que es­te pro­yec­to va­ya ade­lan­te”. El pri­mer pi­so reúne pro­duc­tos del ho­gar, mien­tras que la en­tre­plan­ta aco­ge co­lec­cio­nes de mo­da y ob­je­tos de de­co­ra­ción, a me­dio ca­mino en­tre el loft neo­yor­quino y la man­sión pa­ri­si­na. En su par­ti­cu­lar pa­tio, se ex­hi­be un co­che 600 que van cus­to­mi­zan­do se­gún la épo­ca del año; pro­ba­ble­men­te sea el vehículo más fo­to­gra­fia­do de to­do Fran­cia… y el que más li­kes su­ma en Ins­ta­gram.

El pa­si­llo por el que ac­ce­der a LN-CC, en Lon­dres, nos lle­va a la con­si­de­ra­da “la tien­da más co­ol del mun­do”.

Dcha.: En Nonostante Marras (Mi­lán), no so­lo se com­pran ar­tícu­los, tam­bién es un lu­gar don­de se res­pi­ra cul­tu­ra.

Arri­ba, iz­da.: Pu­ro mi­ni­ma­lis­mo en Wer-Haus, crea­do por LaBo­que­ria.

Arri­ba, El Moderno, tien­da que re­cu­pe­ra el es­pí­ri­tu de la Mo­vi­da ma­dri­le­ña.

Iz­da.: La co­lec­ción Bird­wat­ching by Va­rious Pro­jects, en Project No. 8 de NY.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.