ALLÍ NOS VE­MOS

Aman­te del arte en cual­quie­ra de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes; fan de la cul­tu­ra prehis­pá­ni­ca; apa­sio­na­da de la mú­si­ca clá­si­ca, o gour­mand cos­mo­po­li­ta. Las pro­pues­tas obli­ga­das de es­te año es­tán pen­sa­das pa­ra to­do ti­po de perfil via­je­ro. In­clui­do el tu­yo.

El País - Shopping & Style - - Life Style Viajes - Por Teresa Mo­ra­les Gar­cía

Lle­ga la ho­ra de los bue­nos pro­pó­si­tos y tam­bién de ha­cer pla­nes via­je­ros pa­ra 2018. Es­ta vez, la de­ci­sión no ten­drá los tí­pi­cos in­te­rro­gan­tes ¿pla­ya o mon­ta­ña?, ¿ur­ba­ni­ta o ru­ral?, ¿na­cio­nal o ex­tran­je­ro?… por­que el año que co­mien­za vie­ne car­ga­do de even­tos que con­vier­ten nues­tros tres des­ti­nos en im­pres­cin­di­bles: Ciu­dad de Mé­xi­co se pre­pa­ra pa­ra ser la ca­pi­tal mun­dial del di­se­ño; Bil­bao es, por de­re­cho pro­pio, la nue­va me­jor ciu­dad de Eu­ro­pa, y Bir­ming­ham (Reino Uni­do), se su­ma a la ce­le­bra­ción del cen­te­na­rio de la muerte del com­po­si­tor Clau­de De­bussy.

CIU­DAD DE MÉ­XI­CO, ¡ÁNDALE!

¿El Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía? ¿El de Franz Ma­yer? ¿El Na­cio­nal de Arte MUNAL? ¿El Mu­seo de Me­mo­ria y To­le­ran­cia?… Ciu­dad de Mé­xi­co es­tá re­ple­ta de cen­tros cul­tu­ra­les, no en vano, es la se­gun­da ciu­dad del pla­ne­ta con más museos, así que pre­pá­ra­te pa­ra dis­fru­tar del arte a lo lin­do. Es­te año, ade­más, se­rá la Ca­pi­tal Mun­dial del Di­se­ño 2018. Es­to obli­ga, al me­nos, a co­no­cer al­guno de sus hi­tos más vi­si­bles co­mo el si­de­ral Mu­seo Sou­ma­ya de la pla­za Car­so; y la fun­cio­nal Ca­sa Mu­seo de Die­go Ri­ve­ra y Fri­da Kah­lo que di­se­ñó Juan O’Gor­man en 1931, en el ba­rrio de San Án­gel. Una zo­na, por cier­to, sal­pi­ca­da de ai­res bohe­mios y res­tau­ran­tes que se­du­cen por su en­can­to. Eso sí, apro­ve­cha pa­ra ir en fin de semana y ver el Ba­zar de los Sá­ba­dos, en la pla­za de San Ja­cin­to. Na­die, ni el más aus­te­ro, es ca­paz de ir­se sin de­jar unos pe­sos com­pran­do pre­cio­sos pro­duc­tos de artesanía.

Pe­ro aden­trar­se en una me­tró­po­lis de ca­si 9 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes no es co­sa fá­cil, así que lo más sen­ci­llo es pu­lu­lar por el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad, Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad, y de­jar­se sor­pren­der. Cer­ca de la apa­bu­llan­te pla­za de la Cons­ti­tu­ción (el Zó­ca­lo), se apre­cian las raí­ces az­te­cas de la ur­be. Con­cre­ta­men­te en el Mu­seo del Tem­plo Ma­yor, cons­trui­do so­bre las rui­nas ar­queo-

ló­gi­cas de aque­lla ci­vi­li­za­ción. No muy le­jos, por la ave­ni­da 5 de Agos­to, se lle­ga al vis­to­so pa­la­cio de los Con­des del Va­lle de Ori­za­ba, o Ca­sa de los Azu­le­jos, una de esas fa­cha­das de­lan­te de la que que­rrás (y ten­drás) que ha­cer­te una fo­to.

Pe­ro si bus­cas la Ciu­dad de Mé­xi­co van­guar­dis­ta, en­ton­ces ve a los ba­rrios de mo­da de Co­lo­nia Ro­ma y Nue­vo Po­lan­co. Muy po­cas in­fluen­cias prehis­pá­ni­cas, y mu­chos ai­res in­no­va­do­res que des­cu­bren la ca­ra más fres­ca de una ciu­dad vi­bran­te. En sus cos­tum­bres, su cul­tu­ra y ¡có­mo no!, su gastronomía. Ol­ví­da­te de to­mar so­lo ta­cos, en­chi­la­das y gua­ca­mo­le, y atré­ve­te con los po­zo­les, el agua­chi­le, los ta­ma­les yu­ca­te­cos, y, por su­pues­to, los tra­di­cio­na­les be­si­tos de co­co. Una de­li­cia.

BIL­BAO, LA CIU­DAD PER­FEC­TA

Hoy en día, la ca­pi­tal viz­caí­na obli­ga a re­co­rrer la ría des­de el Tea­tro Arria­ga has­ta la co­no­ci­da Grúa Ca­ro­la, al la­do del Mu­seo Ma­rí­ti­mo (en los an­ti­guos as­ti­lle­ros) pa­ra po­der en­ten­der su me­teó­ri­ca evo­lu­ción. Don­de an­tes se le­van­ta­ban vie­jas na­ves in­dus­tria­les y por­tua­rias, hoy re­po­sa un agra­da­ble pa­seo des­de el que ver los re­fe­ren­tes que han con­tri­bui­do a de­cla­rar­la Me­jor Ciu­dad de Eu­ro­pa 2018: el pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co Iso­za­ki Atea con el Me­tro­po­li­tan Iso­za­ki (el gim­na­sio de van­guar­dia de la ciu­dad); Zu­bi­zu­ri, o el puen­te blan­co de Ca­la­tra­va; el Mu­seo Gug­gen­heim; los 165 me­tros de al­tu­ra de la To­rre Iber­dro­la, y el Pa­la­cio Eus­kal­du­na Jau­re­gia de Con­gre­sos y de Mú­si­ca.

Pe­ro Bil­bao ya se­du­cía y se­du­ce por sus ex­ce­len­tes pint­xos, den­tro y fue­ra del cas­co vie­jo; por la be­lle­za de al­gu­nos de sus edi­fi­cios, co­mo el Mer­ca­do de Abas­tos o la es­ta­ción de tre­nes de Aban­do; e in­clu­so por la cer­ca­nía al Can­tá­bri­co, hoy a so­lo 20 mi­nu­tos en metro. En 2018, bien me­re­ce una es­ca­pa­da, y ex­cu­sas no van a fal­tar, an­tes o des­pués. Has­ta el 5 de fe­bre­ro, en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes se pue­de ver la exquisita ex­po­si­ción del ar­tis­ta ita­liano re­na­cen­tis­ta Ar­cim­bol­do; el 18 de abril ac­tua- rá Ja­red Le­to con su gru­po Thirty Se­conds to Mars, y el 4 de no­viem­bre la ciu­dad aco­ge­rá a más de 100.000 per­so­nas en la en­tre­ga de los pre­mios MTV Eu­ro­pa.

De to­das for­mas, gan­chos pa­ra ir siem­pre ha ha­bi­do: las de­li­cias de la pas­te­le­ría más an­ti­gua del País Vas­co, Mar­ti­na de Zu­ri­cal­day; el ver­mut en el his­tó­ri­co Café Iru­ña; los som­bre­ros

txa­pe­las ar­te­sa­na­les de Go­ros­tia­ga; el ba­ca­lao de los ul­tra­ma­ri­nos Gre­go­rio Mar­tín en la ca­lle Ar­te­ka­le, o los tu­rro­nes de Iva­ñez, por po­ner so­lo al­gu­nos clá­si­cos cen­te­na­rios que siem­pre se­rán un

must in­clu­so en tiem­pos de van­guar­dia.

BIR­MING­HAM A RIT­MO DE DE­BUSSY

La ma­yor con­cen­tra­ción de jo­ye­rías de to­da Eu­ro­pa; cu­na del Heavy Me­tal y, ¡aten­ción!, la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da de In­gla­te­rra. Y no, no es Man­ches­ter ni Li­ver­pool, sino Bir­ming­ham, una ur­be, vi­tal y ecléctica. La Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Ciu­dad de Bir­ming­ham, una de las me­jo­res for­ma­cio­nes de to­do el Reino Uni­do, ha de­ci­di­do es­te año ren­dir tri­bu­to a Clau­de De­bussy en los 100 años de la muerte del com­po­si­tor fran­cés, pa­ra lo que ha or­ga­ni­za­do el De­bussy Fes­ti­val, del 16 al 25 de mar­zo. Una oca­sión úni­ca pa­ra apre­ciar, in si­tu, la maes­tría de la li­tua­na Mir­ga Gražiny­tè-Ty­la, unas de las po­cas mu­je­res di­rec­to­ras de or­ques­ta del mun­do.

Aho­ra bien, in­clu­so si la mú­si­ca clá­si­ca no fue­ra tu fuer­te, la ciu­dad tie­ne cien­tos de mo­ti­vos pa­ra vi­si­tar­la. El fu­tu­ris­ta edi­fi­cio Sel­frid­ges, en el cen­tro co­mer­cial Bull­ring, cu­yo di­se­ño, se­gún di­cen, se ins­pi­ró en un ves­ti­do de Pa­co Ra­ban­ne; la es­truc­tu­ra de la nue­va bi­blio­te­ca, la más gran­de de Eu­ro­pa, y la asom­bro­sa re­con­ver­sión del Je­we­llery Quar­ter (ba­rrio de las jo­ye­rías), don­de mu­chas de las an­ti­guas fá­bri­cas son aho­ra cen­tros de ar­tes es­cé­ni­cas con­tem­po­rá­neas. Cu­rio­sa tam­bién la IKON Ga­llery, una an­ti­gua es­cue­la vic­to­ria­na trans­for­ma­da en un cen­tro de pin­tu­ra, fo­to­gra­fía, ex­po­si­cio­nes y per­for­man­ces va­rias.

¿Más atrac­ti­vos pa­ra ha­cer las ma­le­tas rum­bo a es­te destino? Pues en Bir­ming­ham es­tá el me­jor curry del país. Sor­pren­den­te, ¿ver­dad? Al sur de la ciu­dad, por Lady­pool Road, Sto­ney Lane y Strat­ford Road, es­tán los lo­ca­les don­de pro­bar el bal­ti: pla­tos de es­ti­lo in­dio ba­ña­dos en una gran can­ti­dad de sal­sa de curry, acom­pa­ña­dos de un gi­gan­tes­co pan lla­ma­do naan. Tran­qui­la, que si el cuer­po pi­de un pa­seo pa­ra ha­cer la di­ges­tión, los Bir­ming­ham Ca­nals son el es­ce­na­rio ade­cua­do pa­ra ai­rear­se, re­po­sar y or­ga­ni­zar una tar­de de ocio de lo más agra­da­ble.

Las co­lum­nas que sos­tie­nen el Atrio de las Cul­tu­ras, del Az­ku­na Zen­troa, in­con­fun­di­bles.

Tra­di­ción y van­guar­dia: Bir­ming­ham con­ju­ga los dos fac­to­res pa­ra crear imá­ge­nes cho­can­tes.

A pe­sar de ser fran­cés, el com­po­si­tor Clau­de De­bussy re­ci­bi­rá un gran ho­me­na­je en Bir­ming­ham.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.