La ac­triz Ma­ca­re­na Gar­cía y el mú­si­co Pa­blo Ló­pez mues­tran la co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ve­rano de Spring­field.

No le te­men al es­fuer­zo ni al tra­ba­jo; tam­po­co al éxi­to. Por­que el ta­len­to de Ma­ca­re­na Gar­cía y Pa­blo Ló­pez les ha­ce se­guir ade­lan­te y bus­car re­tos más allá de la ac­tua­ción y la mú­si­ca. Aho­ra unen sus des­ti­nos en una ins­pi­ra­do­ra aven­tu­ra de mo­da, Ló­pez y

El País - Shopping & Style - - News - POR RO­SA AL­VA­RES

Am­bos tie­nen mu­chas co­sas en co­mún: la ca­pa­ci­dad de per­se­guir sus sue­ños; un ta­len­to in­dis­cu­ti­ble; mu­chas ga­nas de se­guir apren­dien­do, y una na­tu­ra­li­dad que ha­ce que el pú­bli­co les sien­ta muy cer­ca­nos, a pe­sar de la fa­ma que han co­se­cha­do. Ma­ca­re­na Gar­cía (Ma­drid, 1988) y Pa­blo Ló­pez (Fuen­gi­ro­la, 1984) con­vier­ten en éxi­to to­do aque­llo que to­can. Ella triun­fa con la se­rie de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la La otra

mi­ra­da y aho­ra se em­bar­ca en la aven­tu­ra de po­ner voz a la hi­ja de un per­so­na­lí­si­mo

Drá­cu­la en la pe­lí­cu­la de ani­ma­ción Ho­tel Transilvania 3; él si­gue col­gan­do el car­tel de “No hay lo­ca­li­da­des” en ca­da ac­tua­ción de su Tour San­ta Li­ber

tad. Ade­más, pro­ta­go­ni­zan la cam­pa­ña Ló­pez y Gar­cía, de Spring­field, en la que mues­tran una co­lec­ción de mo­da jo­ven, fres­ca y ul­tra­na­tu­ral. Exac­ta­men­te, co­mo son ellos mis­mos. ¿Qué tie­ne Spring­field pa­ra que los dos ha­yáis de­ci­di­do im­pli­ca­ros en su nue­va co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018? PA­BLO LÓ­PEZ: Es­ta es la pri­me­ra vez que ha­go al­go re­la­cio­na­do con la mo­da y, de al­gún mo­do, ha­bía una vin­cu­la­ción emo­cio­nal con la fir­ma: cuan­do em­pe­cé a ga­nar al­gún di­ne­ri­to to­can­do el piano, a los 17 años, iba a una tien­da Spring­field a com­prar­me ro­pa por­que, ade­más, mi pri­mo y mis me­jo­res ami­gos tra­ba­ja­ban allí. Aun­que no me ob­se­siono mu­cho con la mo­da, se tra­ta de una mar­ca a la que he se­gui­do acu­dien­do por­que es ro­pa que pa­re­ce co­mo he­cha pa­ra mí. Ade­más, sien­to que tan­to a Ma­ca­re­na co­mo a mí nos han da­do li­ber­tad a la ho­ra de mos­trar­nos tal y co­mo so­mos.

Ló­pez & Gar­cía es una cam­pa­ña de gen­te nor­mal: no nos he­mos te­ni­do que dis­fra­zar ni en cuer­po ni en for­ma de ser pa­ra ha­cer­la. MA­CA­RE­NA GAR­CÍA: Re­co­noz­co que a mí me cues­ta in­vo­lu­crar­me a fon­do en una fir­ma por­que es al­go en lo que ten­go que creer ple­na­men­te, que de­bo de­fen­der lue­go en una en­tre­vis­ta o en un pho­to­call. Así que si acep­to al­go así es in­ten­tan­do ser cohe­ren­te con­mi­go mis­ma e ir siem­pre con sen­ti­do co­mún. Con Spring­field lo te­nía cla­ro ya que me gus­ta mu­cho y me iden­ti­fi­co con la ima­gen que pro­yec­ta: es ro­pa sen­ci­lla, ele­gan­te pe­ro jo­ven y fres­ca, y tie­ne mu­cho que ver con mi es­ti­lo personal a la ho­ra de ves­tir.

Bueno, vo­so­tros, co­mo ar­tis­tas, trans­mi­tís ver­dad, sen­ci­llez… P.L.: Me ale­gra que me di­gas es­to, por­que el equi­po crea­ti­vo ha ido al grano y ha acer­ta­do: no siem­pre es ha­bi­tual re­tra­tar la na­tu­ra­li­dad en un mun­do

beauty co­mo es la pu­bli­ci­dad, aun­que es­tá bien crear un mun­do de ilu­sión. En los con­cier­tos que lle­vo he­chos en es­ta gi­ra, me gus­ta acer­car­me emo­cio­nal­men­te al pú­bli­co, desaho­gar­me con él, com­par­tir lo que me va su­ce­dien­do. The show must go on, de Queen, ha­bla­ba de que, aun­que ten­gas el co­ra­zón des­tro­za­do, el ma­qui­lla­je de­be per­ma­ne­cer en su si­tio. Pa­ra mí es to­do lo con­tra­rio: me des­nu­do en ca­da ac­tua­ción. M.G.: Yo, ca­da día, in­ten­to man­te­ner esa na­tu­ra­li­dad, esa ver­dad, y voy tra­ba­jan­do pau­la­ti­na­men­te más ese as­pec­to. In­ten­to no en­ga­ñar a na­die ni en­ga­ñar­me a mí mis­ma, pro­cu­ro no con­tar co­sas que no soy. Por­que, la ver­dad, soy una chi­ca muy nor­mal, dis­cre­ta. No me gus­ta lla­mar la aten­ción; aun­que, bueno, co­mo to­do el mun­do ten­go esos mo­men­tos en los que tam­bién me ape­te­ce ser la más fies­te­ra y la más alo­ca­da (ri­sas). Ma­ca­re­na, ¿es di­fí­cil lle­gar a ese pun­to cuan­do per­te­ne­ces a una pro­fe­sión co­mo es­ta, en la que es­táis en un con­ti­nuo es­ca­pa­ra­te? Em­pe­cé en es­ta pro­fe­sión sin te­ner cla­ro qué que­ría de la vi­da. No me ocu­rrió co­mo a otros ac­to­res que desean de­di­car­se a es­to, y que lle­van des­de siem­pre lu­chan­do por ello. Po­dría pa­re­cer que lo mío fue un po­co brus­co, pe­ro yo lo he per­ci­bi­do co­mo al­go pau­la­tino. Cuan­do vi­ví el boom de Blan

ca­nie­ves [la pe­lí­cu­la que la au­pó a la fa­ma, en 2012], lle­va­ba años tra­ba­jan­do, ha­cien­do tea­tro mu­si­cal, per­so­na­jes epi­só­di­cos en te­le­vi­sión… Su­pon­go que eso hi­zo que me to­ma­ra la re­per­cu­sión de la pe­lí­cu­la con otro áni­mo. Aun­que sí es ver­dad que te en­cuen­tras, en oca­sio­nes, que hay cien­tos de cá­ma­ras pen­dien­tes de ti, es­pe­ran­do que seas de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da, y te tie­nes que re­cor­dar que eres lo que eres, y que no pue­des apa­ren­tar to­do el ra­to ser la más in­te­li­gen­te, la más es­pe­cial, la más di­ver­ti­da. No pue­des evi­tar que las ex­pec­ta­ti­vas de los de­más te con­di­cio­nen, por eso a ve­ces ten­go que re­cor­dar­me: “Soy co­mo soy, y a quien no le gus­te, qué le va­mos a ha­cer”. Fin­gir que eres otra se­ría un su­fri­mien­to. Pa­blo, es­tás atra­ve­san­do un mo­men­to es­plén­di­do; sin em­bar­go, man­tie­nes los pies en la tie­rra. Es cier­to que aho­ra no pa­ran de en­trar re­tos pro­fe­sio­na­les, tam­bién per­so­na­les. Y úl­ti­ma­men­te sien­to que ese bri­llo ex­tra­ño o ese fantasma gi­gan­te que va cre­cien­do al­re­de­dor de mí pue­de opa­car al ni­ño que es­tá den­tro, pue­de en­ce­rrar­me un po­co y ais­lar­me in­clu­so de la gen­te que más me quie­re. No es al­go gra­ve, pe­ro es bueno te­ner­lo iden­ti­fi­ca­do. Sin em­bar­go, con­fie­so que no me ten­go que ba­jar de una nu­be, por­que ca­da día la vi­da me en­fren­ta a esos re­tos de los que te ha­blo, aun­que a ve­ces de­ba de­cir­les a mis ami­gos: “Tíos, que a pe­sar del éxi­to, a ve­ces si­go te­nien­do gas­tro­en­te­ri­tis, y si­go llo­ran­do cuan­do ten­go que llo­rar”. ¿Y có­mo ma­ne­jar el sen­tir­se ob­je­ti­vo de ‘pa­pa­raz­zi’? M. G.: Es­to fun­cio­na un po­co por mo­das. No soy una per­so­na que des­pier­te un in­te­rés bru­tal, aun­que en al­gu­nos mo­men­tos ha si­do ma­yor. Si he vi­vi­do si­tua­cio­nes des­agra­da­bles, por­que tie­nes una vi­da nor­mal y ha­ces co­sas co­mo to­do el mun­do, y no te gus­ta­ría ver­te fo­to­gra­fia­da en una revista. Es una lo­cu­ra, de re­pen­te, ver a un fo­tó­gra­fo es­con­di­do de­trás de un ar­bus­to… ¡no te en­tra en la ca­be­za! Y te vuel­ves un po­co pa­ra­noi­ca (ri­sas). Aun­que tam­bién re­co­noz­co que me sien­to res­pe­ta­da y muy cui­da­da. P. L.: De co­ra­zón pue­do de­cir­te que tu­ve un mo­men­to de mie­do, pe­ro re­co­noz­co que to­do lo que veo pu­bli­ca­do es muy blan­co: nun­ca se han me­ti­do con­mi­go, siem­pre me han res­pe­ta­do. Con­fie­so que al­gu­na vez has­ta me he reí­do con las co­sas que han sa­li­do. Por ejem­plo, ¿có­mo es po­si­ble que te sa­quen una fo­to en el Em­pi­re Sta­te Buil­ding sin que te des cuen­ta? Ma­ca­re­na, ha­ble­mos de tu nue­vo tra­ba­jo, la se­rie ‘La otra mi­ra­da’. Es­tá am­bien­ta­da en los años 20, en una aca­de­mia de se­ño­ri­tas en Se­vi­lla. Cuen­ta la his­to­ria de tres maes­tras, de la di­rec­to­ra –que soy yo–, y de va­rias alum­nas. Ve­re­mos su lu­cha por con­se­guir co­sas que, has­ta en­ton­ces, les es­ta­ban ve­da­das a las mu­je­res, sus caí­das, su fuer­za… Yo creo que to­das nos va­mos a po­der sen­tir iden­ti­fi­ca­das con ellas. Por­que en es­ta se­rie las mu­je­res son las au­tén­ti­cas pro­ta­go­nis­tas. Pa­ra mí es una ale­gría que se ha­ble en voz al­ta de es­te te­ma. Creo que he­mos da­do pa­sos im­por­tan­tí­si­mos, gra­cias a la lu­cha de mu­chas mu­je­res y de mu­chos hom­bres que nos han acom­pa­ña­do; ha ha­bi­do mu­cho tra­ba­jo he­cho, pe­ro que­da mu­cho por ha­cer. Por­que el ma­chis­mo es­tá in­te­gra­do en nues­tra for­ma de pen­sar y no pue­de ser así. Nin­gu­na mu­jer de­be­ría ir con mie­do por la ca­lle de no­che. Es in­jus­to y du­ro. Por eso, no es una lu­cha sin sen­ti­do, las co­sas tie­nen que cam­biar. So­lo hay que bus­car, en­tre to­dos, la ver­da­de­ra igual­dad. Pa­blo, tú es­tás in­mer­so en una lar­guí­si­ma gi­ra. ¿Có­mo lle­vas es­te ‘Tour San­ta Li­ber­tad’ en el que es­tás arra­san­do? Pa­ra mí ac­tuar en di­rec­to es una ne­ce­si­dad vi­tal, lo me­jor que me pue­de pa­sar en la vi­da. Ya me ocu­rría an­tes, aun­que to­ca­ra en un bar cual­quier día, con so­lo seis per­so­nas que es­ta­ban allí to­man­do al­go. En­ton­ces era com­pli­ca­do y ni si­quie­ra me da­ba pa­ra ga­nar­me la vi­da, pe­ro ya ha­bía una atrac­ción muy po­ten­te. ¡Ima­gí­na­te lo que sen­tí el pri­mer día que me pu­se a to­car en un tea­tro don­de to­do el mun­do ha­bía pa­ga­do por ver­me! Y ves que em­pie­zas a to­car el piano y to­do el mun­do se po­ne a can­tar… No se me ha pa­sa­do ni un ápi­ce de emo­ción. En es­ta gi­ra no creo que ba­je­mos de los cien con­cier­tos y es­toy en­can­ta­do. ¡Oja­lá no aca­ba­ra nun­ca!

“Aun­que no me ob­se­siono con la mo­da, Spring­field es una fir­ma con la que me iden­ti­fi­co: sien­to que ha­cen ro­pa pa­ra mí”, afir­ma Pa­blo Ló­pez

FO­TO DA­NIEL ALEA ES­TI­LIS­MO BLAN­CA PUEBLA MA­QUI­LLA­JE Y PE­LU­QUE­RÍA PAULA SOROA Y JESÚS DE PAULA

En es­ta oca­sión, el mú­si­co vis­te pan­ta­lón y ca­mi­se­ta, de Spring­field. La ame­ri­ca­na es de Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli.

Muy cóm­pli­ces, Gar­cía lle­va un to­tal look, de Spring­field, mien­tras que los pen­dien­tes son de Suá­rez. Ló­pez vis­te to­tal look, de Spring­field.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.