Re­co­men­da­cio­nes del ac­tor Iván Sán­chez, pro­ta­go­nis­ta de El guar­daes­pal­das.

Iván Sán­chez lle­gó a la in­ter­pre­ta­ción por ca­sua­li­dad. Com­pa­gi­nó los es­tu­dios de Edu­ca­ción Fí­si­ca con tra­ba­jos co­mo mo­de­lo in­ter­na­cio­nal. Tu­vo éxi­to, co­no­ció mun­do. Has­ta que un día se can­só. Sin sa­ber bien có­mo, con 26 años ate­rri­zó en un tea­tro y ya nad

El País - Shopping & Style - - News - POR EVA BLAN­CO FO­TO AN­TO­NIO TE­RRÓN

Cuan­do su re­pre­sen­tan­te, una bue­na ami­ga, le lla­mó pa­ra pro­po­ner­le ha­cer un cas­ting pa­ra un mu­si­cal, la res­pues­ta en tono jo­co­so de Iván Sán­chez (Ma­drid, 1974) fue ta­jan­te: “Te vas a reír de quien yo te di­ga”. Lue­go ella le avan­zó que no ne­ce­si­ta­ba te­ner es­pe­cia­les ha­bi­li­da­des de can­to, ya que en

El guar­daes­pal­das, la obra a la que se re­fe­ría, el pro­ta­go­nis­mo vo­cal re­caía en el per­so­na­je fe­me­nino. El ac­tor –que pa­só de co­ti­za­do mo­de­lo in­ter­na­cio­nal a sal­tar a la fa­ma co­mo in­tér­pre­te tras su pa­so por la se­rie Hos­pi­tal

Cen­tral– se hi­zo con el gran pa­pel mas­cu­lino del mon­ta­je, el del im­per­tur­ba­ble Frank Far­mer. Ocho me­ses des­pués del es­treno, más de 300.000 es­pec­ta­do­res han aca­ba­do le­van­tán­do­se de la bu­ta­ca pa­ra vi­brar al rit­mo de te­mas co­mo Queen of the Night, I Wan­na Dan­ce with So­me­body o el inol­vi­da­ble I Will Al­ways Lo­ve You. Una am­bi­cio­sa pues­ta en es­ce­na, que el 15 de ju­lio ba­ja­rá el te­lón de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

Aho­ra que ya es­táis lle­gan­do a las úl­ti­mas fun­cio­nes, ¿qué ba­lan­ce ha­ces?

Ha re­sul­ta­do ser una ex­pe­rien­cia in­creí­ble. He he­cho tea­tro pa­ra dos per­so­nas, pa­ra 30, pa­ra 100 y pa­ra 1.000, pe­ro no con es­ta ener­gía. El Co­li­seum es un tea­tro gi­gan­tes­co, y aca­bar to­dos los días con el pú­bli­co así de en­tre­ga­do es un pe­lo­ta­zo de adre­na­li­na bru­tal.

¿Qué es lo que más sor­pren­de al es­pec­ta­dor del mon­ta­je?

Tec­no­ló­gi­ca­men­te es una apues­ta arries­ga­da. De he­cho, no po­de­mos mo­ver­nos de Ma­drid por la com­ple­ji­dad téc­ni­ca del mon­ta­je –que in­clu­ye, por ejem­plo, pan­ta­llas LED y sue­los que se mue­ven–. Y por otro la­do, la pro­pia ener­gía mu­si­cal que se ge­ne­ra en la sa­la. El 100% de los días la gen­te aca­ba pues­ta en pie y bai­lan­do a lo lo­co.

¿Te qui­ta­ba el sue­ño ser com­pa­ra­do con el pa­pel ori­gi­nal de Ke­vin Cost­ner?

Eso es al­go que un ac­tor no se de­be plan­tear de pri­me­ras. Des­de el res­pe­to, te tie­nes que en­fren­tar a cual­quier tex­to y per­so­na­je lo más © lim­pio po­si­ble. No ver tan­to qué se ha he­cho en el pa­sa­do, sino en­trar­le al tra­ba­jo muy li­bre. Lle­nar­lo de en­sa­yos, de ex­pe­rien­cias y lue­go ya pa­sa­rán co­sas. Evi­den­te­men­te, con Frank Far­mer el re­fe­ren­te cla­ro es Ke­vin Cost­ner. Pe­ro en el mi­nu­to uno la gen­te ya se ha ol­vi­da­do de to­do. En ese sen­ti­do, más com­pli­ca­do re­sul­ta el pa­pel de Ra­chel Ma­rron, al que da­ba vi­da Whit­ney Hous­ton, que aquí in­ter­pre­ta Fe­la Do­mín­guez.

Co­mo es tu pri­mer mu­si­cal, ¿has te­ni­do que ad­qui­rir nue­vas ha­bi­li­da­des?

Aquí to­do el mun­do can­ta y to­do el mun­do bai­la. Al­gu­nos más y otros me­nos, pe­ro en mi ca­so los en­sa­yos han es­ta­do más cen­tra­dos en el tex­to y la car­ga dra­má­ti­ca. No lo he vis­to co­mo un re­to, sino co­mo un dis­fru­te. Siem­pre en­fo­co los nue­vos pro­yec­tos con po­si­ti­vi­dad y ga­nas de ex­plo­rar. A fin de cuen­tas, lo que con­ta­mos es men­ti­ra. Te­ne­mos que dis­fra­zar­lo de ver­dad y lo­grar que al pú­bli­co le pa­sen co­sas. El ac­tor de­be na­ve­gar con el tra­ba­jo he­cho, y de­jar­se fluir con los com­pa­ñe­ros en el es­ce­na­rio, pe­ro de una ma­ne­ra sa­na.

Cuan­do cie­rres es­ta eta­pa, ¿ha­cia dón­de te quie­res di­ri­gir pro­fe­sio­nal­men­te?

En ju­nio sa­le una se­rie es­ta­dou­ni­den­se en la que hi­ce un cameo. Es­treno una pe­lí­cu­la en Mé­xi­co en agos­to y es­toy le­van­tan­do una se­rie co­mo pro­duc­tor, que es­pe­ro em­pe­zar a ro­dar an­tes de fin de año. En reali­dad, yo no caí aquí por vo­ca­ción. Nun­ca he sa­bi­do qué iba a ser. La vi­da me ha traí­do y lo dis­fru­to mu­cho to­do. Queen of the South,

Las ac­tri­ces lle­van me­ses de­nun­cian­do aco­so y reivin­di­can­do igual­dad. ¿Ha cam­bia­do es­to tu vi­sión de la in­dus­tria?

Cla­ro que sí. He­mos na­ci­do y cre­ci­do en una de­sigual­dad. La es­ca­la que ha al­can­za­do el aco­so ha si­do bru­tal. Es ne­ce­sa­rio que los ca­sos sal­gan a la luz y que quien de­nun­cie se sien­ta arro­pa­da. To­da­vía que­da mu­cho por ha­cer. Los suel­dos tam­po­co es­tán equi­pa­ra­dos. No hay más que ver la he­ge­mo­nía que man­tie­nen los hom­bres en los pues­tos di­rec­ti­vos de la ma­yo­ría de las em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.