To­do aque­llo que ne­ce­si­tas sa­ber an­tes de ca­sar­te. Des­de el ves­ti­do de no­via, al wed­ding plan­ner per­fec­to.

An­tes de que lle­gue el gran día, hay que fi­jar cier­tos de­ta­lles pa­ra que re­sul­te per­fec­to. Se­rá una ce­re­mo­nia clá­si­ca o no, pe­ro hay que con­tar con pro­vee­do­res pa­ra que to­do es­té a tiem­po… o que un or­ga­ni­za­dor de bo­da lo ha­ga por ti.

El País - Shopping & Style - - News - POR MA­RIO SUÁ­REZ

Si el tiem­po apre­mia, lo más ade­cua­do (y sen­sa­to) es con­tra­tar a un wed­ding plan­ner.

EEn Es­pa­ña, en 2017, se ce­le­bra­ron 68.769 bo­das. Si se pre­gun­ta a los con­tra­yen­tes, la gran ma­yo­ría cam­bia­ría o ajus­ta­ría al­gún ti­po de de­ta­lle. Te­ner en cuen­ta el tra­je, la aten­ción a los in­vi­ta­dos, la fo­to­gra­fía o la de­co­ra­ción es bá­si­co en cual­quier ce­le­bra­ción. Tres wed­ding plan­ner dan con­se­jos pa­ra que el re­sul­ta­do sea co­mo se ha­bía so­ña­do.

1. ¿Es­treno el tra­je de no­via o lo alquilo?

La elec­ción del di­se­ña­dor es una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes en los pre­pa­ra­ti­vos de bo­da, y tam­bién uno de los pri­me­ros sus­tos pa­ra el bol­si­llo. Por eso, hay di­fe­ren­tes tien­das on li­ne que ofre­cen ves­ti­dos de se­gun­da mano a un pre­cio más ajus­ta­do. Just No­vias (www.al­qui­ler- ves­ti­dos­de­no­via.es) tie­ne tien­da fí­si­ca en Ma­drid, pe­ro tam­bién e-shop con tra­jes des­de dos­cien­tos eu­ros, así co­mo un am­plio ca­tá­lo­go de com­ple­men­tos. Por su par­te, Bo­da10 (www.bo­da10.es) pro­por­cio­na ves­ti­dos de al­qui­ler tan­to pa­ra el no­vio co­mo pa­ra la no­via.

2. ¿Bus­co un or­ga­ni­za­dor de bo­das?

Si el tiem­po es­ca­sea, lo me­jor es con­tra­tar el ser­vi­cio de un or­ga­ni­za­dor de bo­das. “Mu­chas pa­re­jas caen en el error de ir con­tra­tan­do mul­ti­tud de ser­vi­cios por se­pa­ra­do, pa­ra los que, des­pués, no exis­te una efi­caz or­ga­ni­za­ción. O se en­car­ga a fa­mi­lia­res y ami­gos, y eso sue­le fa­llar. Pen­sar en có­mo se va a coor­di­nar la bo­da y quié­nes se van a en­car­gar de ha­cer­lo, de­be es­tar en­tre la ta­reas de los no­vios, que so­lo se de­ben preo­cu­par de vi­vir al má­xi­mo su bo­da”, cuen­ta Nuria Fer­nán­dez, di­rec­to­ra de La­laB­lu Wed­ding Plan­ner.

3. Las alian­zas… ¡a tiem­po!

Es sím­bo­lo de unión en­tre los cón­yu­ges, pe­ro ya no sir­ve que sean unas alian­zas clá­si­cas: hay que sa­ber que hay em­pre­sas que per­so­na­li­zan tus ani­llos. Pue­des ir a un ar­te­sano jo­ye­ro pa­ra que los ha­ga a me­di­da con el di­se­ño que desees o vi­si­tar tien­das co­mo Úni­cas (alian­zas­per­so­na­li­za­das.com) don­de, ade­más, te re­ga­lan las arras con tu nom­bre.

4. ¡Son­reíd!

Otro de los pun­tos esen­cia­les es la fo­to­gra­fía. Se­rá el úni­co tes­ti­mo­nio de ese día –ade­más del amor y los vo­tos–, por eso hay que sa­ber es­co­ger bien al pro­fe­sio­nal que se en­car­gue de ella. Si que­re­mos imá­ge­nes es­pon­tá­neas, más po­sa­das, te­má­ti­cas, o con án­gu­los dis­tin­tos, es al­go que se cie­rra an­tes con el fo­tó­gra­fo. “Es muy im­por­tan­te ele­gir­lo acor­de al es­ti­lo y gus­tos de los no­vios, pa­ra que los re­cuer­dos de ese día es­tén a la al­tu­ra de lo vi­vi­do”, co­men­ta la wed­ding plan

ner Car­men Fer­nán­dez, de So­met­hing Blue.

5. ¿Ha­go una bo­da te­má­ti­ca?

Es lo que más se lle­va y así lo con­fir­man des­de So­met­hing Blue: “A ni­vel de­co­ra­ti­vo, es­tán las ten­den­cias con ele­men­tos geo­mé­tri­cos y to­ques boho folk co­mo plu­mas, al­fom­bras ét­ni­cas… Y las tar­tas lien­zo son uno de los must de la tem­po­ra­da”. Por su par­te, des­de La­laB­lu Wed­ding Plan­ner son par­ti­da­rias de un bo­da clá­si­ca y tra­di­cio­nal, pe­ro “con un hi­lo con­duc­tor co­mún o al­gu­nas pin­ce­la­das te­má­ti­cas”.

6. ¡Que no se te ol­vi­de el ra­mo!

“En lo que me­nos pien­sa un no­via es el ra­mo, no por­que no le con­ce­da im­por­tan­cia, sino más bien por­que, has­ta que no se lo plan­tea, no sue­le te­ner una idea pre­con­ce­bi­da. Cuan­do nos po­ne­mos a de­co­rar el es­ce­na­rio de la bo­da, siem­pre sur­ge la cues­tión de que el bou­quet de­be ir en la lí­nea del res­to del or­na­men­to. Ade­más, es im­por­tan­te que no se les ol­vi­de re­co­ger­lo, por la fal­ta de cos­tum­bre de lle­var un ra­mo de flo­res en la mano”, cuen­ta en­tre ri­sas Gre­ta Na­va­rro, de Se­ven Wed­dings.

7. Las flo­res, ele­men­to cla­ve.

No hay ce­re­mo­nia sin flo­res, y quien no las aña­da, pue­de que se arre­pien­ta des­pués. Des­de La­laB­lu Wed­ding Plan­ner co­men­tan va­rios es­ti­los: “Los co­lo­res exu­be­ran­tes y los su­ti­les to­ques tro­pi­ca­les pa­ra las bo­das en ve­rano; la com­bi­na­ción de flo­res y fru­tas es una ten­den­cia que ca­da vez más do­mi­na las bo­das en es­tío”. Su­gie­ren que

las flo­res se re­ser­ven, so­bre to­do, pa­ra es­pa­cios co­mu­nes y pa­ra la ce­re­mo­nia. Y no re­car­gar las me­sas de los in­vi­ta­dos, de tal mo­do que pue­dan dis­fru­tar de la co­mi­da sin apa­ra­to­sos cen­tros.

8. ¿In­vi­ta­ción elec­tró­ni­ca?

Aho­rrar di­ne­ro en la in­vi­ta­ción de bo­da en pa­pel es ca­si una cos­tum­bre; pe­ro aún hay a quien le gus­ta en­viar una for­mal bien­ve­ni­da al pró­xi­mo en­la­ce. Ha­cer­la en for­ma­to elec­tró­ni­co es vá­li­do y más ba­ra­to; sin em­bar­go, ha­brá que re­cor­dar las cla­ves del even­to días an­tes, pues no siem­pre se guar­dan men­sa­jes en el mó­vil o en el e-mail. Tam­bién hay pá­gi­nas webs co­mo Bo­das.net don­de pue­des ha­cer un lis­ta­do de in­vi­ta­dos y te­ner co­mu­ni­ca­ción con ellos de ma­ne­ra fá­cil.

9. De­ta­lles pa­ra los in­vi­ta­dos.

Los tí­pi­cos re­ga­los que se tie­nen con los in­vi­ta­dos du­ran­te el ban­que­te es una cos­tum­bre arrai­ga­da en Es­pa­ña. Tan­to, que ya ape­nas se va­lo­ra. Si no se va a re­ga­lar na­da útil o real­men­te re­le­van­te (y no nos re­fe­ri­mos al va­lor eco­nó­mi­co), me­jor no ha­cer­lo. En cam­bio, ya se es­tá po­pu­la­ri­zan­do el há­bi­to de ha­cer una do­na­ción a al­gu­na ONG con el di­ne­ro que se hu­bie­ra in­ver­ti­do en ese sou­ve­nir nup­cial que ter­mi­na­ría días des­pués en la ba­su­ra.

10. ¿Ha­go tar­je­ta de agra­de­ci­mien­to?

Es­te es un de­ta­lle con los in­vi­ta­dos po­co uti­li­za­do pe­ro que re­sul­ta gra­ti­fi­can­te pa­ra am­bas par­tes. Pue­de ser un tar­je­tón agra­de­cien­do los re­ga­los, que se en­vía pos­te­rior­men­te (fí­si­co u on­li­ne) o in­clu­so un ví­deo de los con­tra­yen­tes du­ran­te la lu­na de miel. Va­lo­rar el es­fuer­zo (eco­nó­mi­co o de tiem­po) por acom­pa­ñar a los no­vios en un día tan im­por­tan­te es un bro­che bri­llan­te al en­la­ce.

11. ¿Lle­vo pa­jes o da­mas de ho­nor?

Des­de la an­ti­gua Ro­ma, se ha in­cor­po­ra­do es­ta fi­gu­ra a las bo­das. En­ton­ces, por la ne­ce­si­dad de lle­var has­ta10 tes­ti­gos por cón­yu­ge que con­si­de­ra­ran vá­li­dos los vo­tos. Y se pe­día que fue­ran ves­ti­dos igual pa­ra ahu­yen­tar a los ma­los es­pí­ri­tus. Con el tiem­po, se trans­for­mó en un ac­to sim­bó­li­co pa­ra dar va­lor a per­so­nas es­pe­cia­les que, le­gal­men­te no fi­gu­ran en el re­gis­tro ma­tri­mo­nial.

12. ¿Qué pa­pel le doy a mi sue­gra?

Ca­da fa­mi­lia es un mun­do, pe­ro el día de una bo­da los ro­ces de­ben que­dar a un la­do. Se­gún el club de cre­ci­mien­to personal Coaching Club, en el 43% de las se­sio­nes de te­ra­pia de pa­re­ja abor­dan el te­ma de los des­en­cuen­tros con las fa­mi­lias del otro cón­yu­ge.

13. Pi­co­teo tras el ban­que­te.

El ága­pe se­rá una de las par­tes esen­cia­les que to­dos los in­vi­ta­dos co­men­ta­rán. Pe­ro tras él, la fies­ta se alarga y hay di­ver­ti­das for­mas de se­guir sien­do los me­jo­res an­fi­trio­nes. “Aho­ra se im­po­ne que se ofrez­ca pro­duc­to de ca­li­dad bien pre­sen­ta­do y don­de los in­vi­ta­dos pue­dan di­ver­tir­se: bur­ger cor­ners, do­nuts bar, mo­ji­tos o food-trucks de pas­ta pre­pa­ra­da al mo­men­to. Se lle­van las bo­das fres­cas don­de to­do ten­ga una cohe­ren­cia, más que los ac­tos en­cor­se­ta­dos”, cuen­ta Nuria Fer­nán­dez, de La­laB­lu Wed­ding Plan­ner.

A es­tas al­tu­ras, no hay bo­da que no uti­li­ce su pro­pio hash­tag pa­ra su­bir fo­tos a las re­des so­cia­les. Es un mé­to­do de bús­que­da pos­te­rior de to­das las imá­ge­nes de los in­vi­ta­dos de ma­ne­ra fá­cil. Es­to du­ran­te la fies­ta, pe­ro an­tes, ¿de­bo con­sul­tar re­des so­cia­les y blogs? “Una co­sa es ver las ten­den­cias que hay en los blogs y otra es la reali­dad: lo cier­to es que ca­da bo­da es un mun­do y hay que ir un pa­so más allá pa­ra que to­das las ce­re­mo­nias no sean igua­les”, cuen­ta Gre­ta Na­va­rro, wed­ding plan­ner de Se­ven Wed­dings.

15. El pre­su­pues­to: fi­jo y es­ta­ble.

To­do lo an­te­rior no tie­ne sen­ti­do, si el bol­si­llo se re­sien­te más de lo pen­sa­do. “Lo pri­me­ro de to­do es co­no­cer los pre­cios me­dios de ca­da una de las par­ti­das; a par­tir de ahí, de­ter­mi­nar un pre­su­pues­to”, aña­de Na­va­rro. Y una vez que es­tá to­do ya en­car­ga­do, vie­ne la ges­tión del ti­ming, “sa­ber cuán­do re­ser­var ca­da pro­vee­dor pa­ra co­no­cer si lle­ga­rá a tiem­po o no, ha­cer un or­den de ta­reas; es de­cir, em­pe­zar la ca­sa por los ci­mien­tos por­que en una ce­le­bra­ción to­do tie­ne un or­den”, re­ma­ta la or­ga­ni­za­do­ra de bo­das.

En una bo­da, siem­pre hay que mar­car un or­den de ta­reas: la or­ga­ni­za­ción lo es to­do

El tra­je de no­via se­rá cen­tro de to­das las mi­ra­das. Pe­ro pa­ra es­tar ra­dian­te no ha­ce fal­ta arrui­nar­se.

En una ce­re­mo­nia nup­cial, los pe­que­ños de­ta­lles son los que cuen­tan.

Los más pe­que­ños me­re­cen al­gún gui­ño es­pe­cial: un es­pa­cio de dul­ces les ha­rá fe­li­ces.

In­di­car la dis­po­si­ción de las me­sas fa­ci­li­ta­rá que los in­vi­ta­dos en­cuen­tren su lu­gar. No de­jéis al azar el es­ce­na­rio de las fo­tos: se­rán un re­cuer­do de por vi­da.

Des­de el ca­te­ri­ng a los arre­glos flo­ra­les, con­vie­ne con­tra­tar a un equi­po de pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.