Lu­ga­res don­de es­ca­par con tu amor.

Ar­qui­tec­tu­ra ul­tra­mo­der­na o na­tu­ra­le­za sal­va­je, cul­tu­ral o re­la­ja­da­men­te exó­ti­ca, pu­ra des­co­ne­xión o di­ver­sión… Sea cual sea vues­tro es­ti­lo de vi­da co­mo pa­re­ja, te­ne­mos el des­tino ideal pa­ra una lu­na de miel so­ña­da y po­co con­ven­cio­nal.

El País - Shopping & Style - - News - Por Te­re­sa Mo­ra­les Gar­cía

No hay dos pa­re­jas de no­vios igua­les. Lo sa­be­mos, y por eso he­mos pre­pa­ra­do unas pro­pues­tas pa­ra to­dos los gus­tos. Si tu op­ción no ha­ce fe­liz a tu re­cién es­tre­na­do ma­ri­do o mu­jer, qui­zá pue­das cam­biar­lo por otro (el des­tino, se en­tien­de).

EDIM­BUR­GO PA­RA CULTURETAS

El ve­rano ha­ce de la ca­pi­tal de Es­co­cia el gran atrac­ti­vo eu­ro­peo con sus fa­mo­sí­si­mos fes­ti­va­les de ar­tes es­cé­ni­cas. So­lo des­de ju­nio a sep­tiem­bre, ha­brá más de 3.000 es­pec­tácu­los de dan­za, mú­si­ca y tea­tro (www.edin­burgh­fes­ti­val­city.com). Pe­ro tras el show, Edim­bur­go ofre­ce una ciu­dad re­ple­ta de en­can­tos: his­tó­ri­cos y tu­rís­ti­cos, re­la­ja­dos e ín­ti­mos. Los pri­me­ros son im­pres­cin­di­bles: el cas­ti­llo, la ca­te­dral de St. Gi­les, el Mu­seo Na­cio­nal de Es­co­cia y las rui­nas de la mí­ti­ca aba­día de Holy­rood, pa­san­do por la Ro­yal Mi­le y sus pin­to­res­cos ca­lle­jo­nes anexos (no hay que per­der­se Whi­te Hor­se Clo­se). Los se­gun­dos son per­fec­tos pa­ra co­no­cer otra ca­ra de la ciu­dad: el jar­dín de Dun­bar’s Clo­se, la co­li­na Cal­ton y dos su­ge­ren­cias ro­mán­ti­cas en los al­re­de­do­res, la is­la de Cra­mond (a la que se pue­de lle­gar a pie con la ma­rea ba­ja) y el fa­ro de New­ha­ven al atar­de­cer. Pa­ra dor­mir y amar, Ni­ra Ca­le­do­nia, ele­gan­te y dis­cre­to en New Town; o la dis­tin­gui­da vi­lla 23 May­field. Por cier­to, an­tes de iros, pro­bad la ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria 100% or­gá­ni­ca y ar­te­sa­nal de Tim­ber­yard.

DE IN­CÓG­NI­TO EN EL HIE­RRO

Si el ob­je­ti­vo es per­de­ros, no du­des de que en la más oc­ci­den­tal de las Ca­na­rias lo vais a con­se­guir. Pue­de ser en el Pa­ra­dor Na­cio­nal o en el ho­tel Spa Po­zo de la Sa­lud, am­bos, a ras del Atlán­ti­co y pro­te­gi­dos por las mon­ta­ñas vol­cá­ni­cas. Pe­ro tam­bién hay un pa­raí­so pa­ra la des­co­ne­xión en Fron­te­ra, don­de el ho­tel Pun­ta­gran­de, el más pe­que­ño del mun­do, se eri­ge so­bre las en­tra­ñas del océano. Sin du­da, pa­ra enamo­ra­dos in­tré­pi­dos. La vis­ta pa­no­rá­mi­ca

del Mi­ra­dor de la Pe­ña en Gua­ra­zo­ca ha­ce que cual­quier pla­to que os pi­dáis en su res­tau­ran­te se­pa a glo­ria. Igual de sor­pren­den­te que el ár­bol sa­gra­do de Ga­roé en San An­drés; los vi­nos de edi­ción li­mi­ta­da de la is­la; los bos­ques de sa­bi­nas; la idí­li­ca pis­ci­na na­tu­ral Char­co Azul, en el Gol­fo, y la ru­ta ha­cia el mi­ra­dor de la cal­de­ra vol­cá­ni­ca de Fi­re­ba.

EN PU­GLIA, LA VI­DA ES BE­LLA

Ca­las pa­ra­di­sía­cas en­tre el Adriá­ti­co y el Jó­ni­co, gen­te gua­pa, ho­te­les-bou­ti­que, pue­blos de pe­lí­cu­la, una gas­tro­no­mía ma­ra­vi­llo­sa y lo me­jor de la be­lla vi­ta en la par­te me­ri­dio­nal de Ita­lia. Se­ño­ras y se­ño­res, es­to es Pu­glia. Vues­tras mues­tras de amor po­drían em­pe­zar en La Fier­mon­ti­na, un ur­ban re­sort de lu­jo en un edi­fi­cio del si­glo XVII en Lec­ce, pue­blo co­no­ci­do co­mo la Flo­ren­cia del Ba­rro­co por su ar­qui­tec­tu­ra y en­can­to. Es­te es un via­je pa­ra re­co­rrer en co­che y vi­si­tar al­deas, pla­yas y rin­co­nes ines­pe­ra­dos des­de Lec­ce has­ta Ba­ri, y des­de Ta­ren­to has­ta San­ta Ma­ría di Leu­ca. Por ejem­plo, los fa­ra­llo­nes de la To­rre de San’t An­drea (idí­li­cos); las pin­to­res­cas ca­sas tí­pi­cas de Al­be­ro­be­lo co­no­ci­das co­mo tru­lli (mo­ní­si­mas); el res­tau­ran­te Grot­ta Pa­laz­ze­se en Po­lig­nano a Ma­re (in­des­crip­ti­ble en­tre gru­tas y acan­ti­la­dos) y las pla­yas de are­na fi­na en los al­re­de­do­res de Ga­lli­po­li (más que amor, pa­sión). Eso sí, mu­chas de ellas tan ex­clu­si­vas que ha de pa­gar­se por en­trar, pe­ro crée­nos, una lu­na de miel co­mo la vues­tra bien lo va­le.

CIU­DAD DEL CA­BO, EXÓ­TI­CA

Si os en­can­ta la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, te­néis bue­nas ra­zo­nes pa­ra vi­si­tar es­ta pre­cio­sa ciu­dad su­da­fri­ca­na. ¿Por ejem­plo? Su mon­ta­ña icó­ni­ca, Ta­ble Moun­tain, una de las sie­te ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mun­do. Sus ho­te­les bou­ti­que de qui­tar el sen­ti­do, des­de The Long Word, en Long Beach, pa­san­do por el le­gen­da­rio Ta­ble Bay. Su ri­quí­si­ma y va­ria­da gas­tro­no­mía, ya sea afri­ca­na en el res­tau­ran­te del pro­yec­to 4Roo­med Eka­si Cul­tu­re, o más sen­so­rial en el sor­pren­den­te Re­ve­rie So­cial Ta­ble, de la chef Ju­lia Hat­tingh. Sus excelentes vi­nos, co­mo The­le­ma Ca­ber­net Sau­vig­non de Ste­llen­bosh. Sus im­pre­sio­nan­tes vi­ñe­dos de Fransh­hoek, Ste­llen­bosh, Paarl y Cons­tan­tia. La vi­da noc­tur­na en Lond Street, con lo­ca­les tan au­tén­ti­cos co­mo Ma­ma Afri­ca. Sus mer­ca­dos de ar­te­sa­nía, co­mo el dia­rio Gree­nMar­ket o el de los sá­ba­dos Old Bis­cuit Mill en el ba­rrio de Woods­tock (im­pres­cin­di­ble re­ga­tear). El atrac­ti­vo mue­lle de Vic­to­ria & Al­bert. El van­guar­dis­ta Zeit Mu­seum de Ar­te Con­tem­po­rá­neo. Y el co­lo­ris­ta ba­rrio ma­la­yo de Bo Kaap. ¿No os pa­re­ce su­fi­cien­te?

CHICA­GO, SO­FIS­TI­CA­CIÓN UR­BA­NA

Con el tour Must-See or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción de Ar­qui­tec­tu­ra de Chica­go, en 90 mi­nu­tos sa­bréis por qué es la ur­be de la ar­qui­tec­tu­ra por ex­ce­len­cia. De prue­ba, la pa­no­rá­mi­ca des­de The Led­ge, una pla­ta­for­ma de cris­tal en el pi­so 103 de la To­rre Wi­llis, el se­gun­do edi­fi­cio más al­to del país. Si las al­tu­ras os ma­rean, es­co­ged las ele­gan­tes ca­lles de Gold Coast y re­ser­vad

sui­te en el his­tó­ri­co y so­fis­ti­ca­do Am­bas­sa­dor Ho­tel, con vis­tas al la­go Mi­chi­gan; bru­ju­lead por el cen­tro fi­nan­cie­ro The Loop, o aden­traos en el ani­ma­do ba­rrio de Wri­gley­vi­lle pa­ra to­mar un cóc­tel en Za­chary. Si bus­cáis no­ve­da­des, Sa­wa­da Cof­fee y sus de­li­cias ca­fe­te­ras de Hi­ros­hi Sa­wa­da bien me­re­ce una pa­ra­da; al igual que la te­rra­za de al­tu­ra y gran ho­ri­zon­te de Cindy’s pa­ra un al­muer­zo o brunch. Vi­si­tas obli­ga­das: Mi­lle­nium Park, ar­te al ai­re li­bre (con sel­fie de­lan­te de Crown Foun­tain) y Lou Mal­na­ti’s pa­ra pro­bar la que po­dría ser la me­jor piz­za de la ciu­dad. Por­que sí, por ex­tra­ño que pa­rez­ca, la piz­za es el icono de la me­tró­po­lis.

RO­CO­SAS PA­RA AVEN­TU­RE­ROS

Hay tan­to que ver en las Mon­ta­ñas Ro­co­sas ca­na­dien­ses, que no sa­bréis por dón­de em­pe­zar. No os vol­váis lo­cos y que­daos en el Par­que Na­cio­nal de Banff. Si bus­cáis ho­tel ro­mán­ti­co, las op­cio­nes pa­san por el Eme­rald La­ke Lod­ge o el lu­jo­so Fair­mount Cha­teau La­ke Loui­se, am­bos a ori­llas de dos la­gos ma­ra­vi­llo­sos que os de­ja­rán sin pa­la­bras. En es­te via­je pa­ra pa­re­jas aven­tu­re­ras, con­vie­ne ha­cer una lis­ta de ac­ti­vi­da­des en lu­ga­res im­pre­sio­nan­tes: na­ve­gar en ca­noa por los 21 ki­ló­me­tros del la­go Min­ne­wan­ka; re­la­jar­se en las pis­ci­nas ter­ma­les de Banff al ai­re li­bre ro­dea­das de mon­ta­ñas; ha­cer una ru­ta a pie des­de Fair­view has­ta Sadd­le Peak con vis­tas del pi­co Tem­ple (3.543 me­tros), y con­tem­plar el azul es­me­ral­da de las aguas del la­go Mo­rai­ne. Si que­réis más, pi­sad el cam­po de hie­lo Co­lum­bia, más al nor­te; y más al nor­te aún, vi­si­tad las cas­ca­das At­ha­bas­ca. ¡Des­lum­bran­tes!

Arri­ba, Chica­go, con­si­de­ra­da por mu­chos la ca­pi­tal mun­dial de la ar­qui­tec­tu­ra.

Dcha.: Las ca­si­tas blan­ca de Pu­glia pa­re­cen sa­ca­das de un cuen­to… con fi­nal fe­liz. Al la­do, Ciu­dad del Ca­bo, des­de las al­tu­ras.

Dcha.: Bos­ques, mon­ta­ñas, la­gos y ríos… Des­de Ca­na­dá, con mu­cho amor.

Arri­ba, Es­co­cia no ga­ran­ti­za el sol, pe­ro sí unas vis­tas ro­mán­ti­cas. De­ba­jo, dor­mir so­bre un acan­ti­la­do… ¿pue­de ha­ber una lu­na de miel más apa­sio­na­da?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.