Des­pe­di­da de sol­te­ra di­fe­ren­tes.

El País - Shopping & Style - - News - Por Eva Blan­co

An­te el gran día, hay in­fi­ni­dad de de­ta­lles a los que pres­tar aten­ción, lo que pue­de ori­gi­nar gran es­trés. Pa­ra que to­do sal­ga bien, con­vie­ne se­re­nar­se y re­car­gar pi­las an­tes del es­pe­ra­do even­to. Tres no­vias cuen­tan có­mo en­fren­tar­se a la bo­da sin per­der los ner­vios ni un mi­nu­to.

Be­lén Gó­mez, de 27 años, es una no­via con po­co tiem­po. “Da­niel y yo em­pe­za­mos a sa­lir en sep­tiem­bre de 2014. Nos pro­me­ti­mos tres años des­pués en el La­go di Co­mo (al nor­te de Ita­lia)”, cuen­ta. El no­vio es de Ma­drid y ella, de Azu­ga (Ba­da­joz), pe­ro se van a ca­sar en Cór­do­ba. “No es lo más có­mo­do, pe­ro es­tu­dié allí y ten­go un mon­tón de ami­gos cor­do­be­ses”, ex­pli­ca. Lo más es­tre­san­te de la pre­pa­ra­ción de la bo­da ha si­do la es­ca­sez de tiem­po. Be­lén tra­ba­ja en una con­sul­to­ra. “Sa­bes cuán­do en­tras, pe­ro no cuán­do sa­les”, se la­men­ta. Su jor­na­da se ex­tien­de has­ta úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, por lo que ha­cer lla­ma­das o vi­si­tas a res­tau­ran­tes (en­ci­ma en otra ciu­dad) re­sul­ta­ba com­pli­ca­do de cua­drar.

Tan­to él co­mo ella son muy per­fec­cio­nis­tas. “Nos ape­te­cía cui­dar has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle: los re­ga­los pa­ra los in­vi­ta­dos, los pues­tos de co­mi­da, que hu­bie­ra un fo­to­ma­tón… ¡Has­ta he­mos he­cho una pá­gi­na web!”, enu­me­ra con en­tu­siaS­mo. Se ca­san el 8 de sep­tiem­bre, pe­ro a Be­lén le gus­ta­ría de­jar los ner­vios a un la­do y eva­dir­se un ra­to de los pre­pa­ra­ti­vos fi­na­les.

Nues­tra pro­pues­ta… ¿Has vi­si­ta­do al­gu­na vez un ba­ño tur­co? Aun­que tie­ne sus raí­ces en la An­ti­gua Ro­ma, es en la Edad Me­dia cuan­do se po­pu­la­ri­za en el mun­do ára­be. Es­tos ba­ños al va­por cum­plen una tri­ple fun­ción:

UNA BO­DA ES UN RE­TO VI­TAL AL QUE CON­VIE­NE EN­FREN­TAR­SE CON ENER­GÍA. LA ME­JOR DES­PE­DI­DA DE SOL­TE­RA: UN PLAN PA­RA AL­CAN­ZAR LA CAL­MA.

fa­ci­li­tan la lim­pie­za cor­po­ral, con­tri­bu­yen a la re­la­ja­ción es­pi­ri­tual y sir­ven co­mo pun­to de en­cuen­tro so­cial.

Una tra­di­ción de la que se si­gue dis­fru­tan­do hoy. En Ham­mam Al Án­da­lus –una ca­de­na pre­sen­te en Gra­na­da, Cór­do­ba, Má­la­ga y Ma­drid– pro­po­nen un cir­cui­to de una ho­ra y me­dia en el que se pa­sa por ter­mas de agua ca­lien­te, tem­pla­da y fría y una sa­la de va­por. La vi­si­ta ter­mi­na con una re­con­for­tan­te ta­za de té.

En las mis­mas ins­ta­la­cio­nes ofre­cen un re­la­jan­te ma­sa­je en la es­pal­da y las pier­nas con acei­tes esen­cia­les y un tra­ta­mien­to de lim­pie­za de la piel, pa­ra el que se uti­li­za un guan­te de fi­bra de al­go­dón lla­ma­do kes­sa y una pas­ta de ja­bón na­tu­ral de uva ro­ja muy es­pu­mo­so. Con él se eli­mi­nan las cé­lu­las muer­tas de la su­per­fi­cie cu­tá­nea y se ac­ti­va la cir­cu­la­ción. To­do ello en un cui­da­do es­pa­cio in­te­rior de ins­pi­ra­ción mu­dé­jar, con velas y ela­bo­ra­dos mo­sai­cos. Los pre­cios in­di­vi­dua­les van de los 35 a los 120 eu­ros. Mien­tras que los gru­pos de más de 10 per­so­nas tie­nen des­cuen­to. Per­fec­to pa­ra dis­fru­tar en com­pa­ñía de ami­gas.

NO­VIOS MUL­TIA­VEN­TU­RA

“Car­los y yo nos co­no­ci­mos en el ins­ti­tu­to. Lle­va­mos 12 años jun­tos y nos com­pro­me­ti­mos el oto­ño pa­sa­do en un via­je que hi­ci­mos a Tai­lan­dia y Cam­bo­ya”, cuen­ta Paula de la To­rre. Na­ci­da en Ma­ja­dahon­da (Ma­drid), con­fie­sa que nun­ca ha­bía que­ri­do ca­sar­se. Tam­po­co le gus­tan los ves­ti­dos de no­via. “En­con­trar el es­ti­lis­mo ade­cua­do me ha re­sul­ta­do es­tre­san­te. Me tu­vo que acom­pa­ñar mi ma­dre a un mon­tón de tien­das y aún así me pa­sé me­ses sin ver na­da que me en­ca­ja­ra”. Al fi­nal ha op­ta­do por di­se­ñar ella el ves­ti­do con la ayu­da de una bou­ti­que es­pe­cia­li­za­da. Pa­ra re­la­jar­se an­tes de la bo­da −se ca­san el 22 de ju­nio−, le gus­ta­ría ha­cer una es­ca­pa­da con su chi­co a un en­torno de mon­ta­ña, en el que dar pa­seos por el mon­te y des­co­nec­tar del aje­treo de los pre­pa­ra­ti­vos.

Nues­tra pro­pues­ta... Atré­ve­te a dar­le un to­que aven­tu­re­ro a la sa­li­da. Una op­ción in­tere­san­te es al­qui­lar una ca­sa ru­ral en la Sie­rra de Gua­da­rra­ma (Ma­drid) y, una vez allí, dis­fru­tar de ac­ti­vi­da­des de mon­ta­ña: des­de los plan­tea­mien­tos más sen­ci­llos, co­mo ru­tas a pie o en bi­ci, has­ta los tra­yec­tos a ca­ba­llo que ofre­ce el Club De­por­ti­vo Ja­rahon­da. Los hay pa­ra prin­ci­pian­tes y de ni­vel más avan­za­do, con ru­tas que se alar­gan una o dos jor­na­das en­te­ras.

En Gua­da­rra­ma se ubi­ca el Fo­res­tal Park Ma­drid, un par­que mul­tia­ven­tu­ra con 27 lar­guí­si­mas ti­ro­li­nas (una al­can­za los 380 me­tros) que flo­tan en el ai­re de un ár­bol a otro. Hay dis­tin­tos cir­cui­tos, pe­ro el más ha­bi­tual es el de­por­ti­vo, que se com­ple­ta en unas dos ho­ras y me­dia y cues­ta 22 eu­ros por per­so­na. In­clu­ye jue­gos con pa­sa­re­las y puen­tes col­gan­tes. Ade­más de res­pi­rar ai­re pu­ro y re­la­ja­ros, des­car­ga­réis adre­na­li­na y re­cor­da­réis una de las ra­zo­nes que os ha lle­va­do a com­pro­me­te­ros: lo mu­cho que os di­ver­tís jun­tos.

DES­CO­NE­XIÓN EN­TRE AMI­GAS

“Des­pués de 11 años de re­la­ción, Paul me pro­pu­so ma­tri­mo­nio a fi­na­les del ve­rano pa­sa­do, en un via­je de ca­rre­te­ra por Su­dá­fri­ca”, cuen­ta Ros­sa­na Altrhein, de 29 años. Su his­to­ria se re­mon­ta a la ado­les­cen­cia: iban al mis­mo ins­ti­tu­to en Düs­sel­dorf, pe­ro a cla­ses di­fe­ren­tes. Un día coin­ci­die­ron en una fies­ta sor­pre­sa que ha­bían pre­pa­ra­do las ami­gas de Ros­sa­na. “Pron­to em­pe­za­mos a sa­lir y des­de en­ton­ces he­mos cre­ci­do jun­tos: la uni­ver­si­dad, los pri­me­ros tra­ba­jos y la de­ci­sión de com­par­tir ca­sa ha­ce ya seis años”, cuen­ta.

Pla­near una bo­da es un re­to. Ca­si un tra­ba­jo a tiem­po par­cial. “Tie­nes que re­co­pi­lar in­for­ma­ción, es­ta­ble­cer ne­ce­si­da­des, acor­dar una es­truc­tu­ra y de­fi­nir un pre­su­pues­to que, pa­ra col­mo, ne­ce­si­ta readap­tar­se una y otra vez”, jus­ti­fi­ca. Al­gu­nos de los lu­ga­res que les in­tere­sa­ban pa­ra la ce­le­bra­ción es­ta­ban re­ser­va­dos des­de ha­ce dos años. “Pe­ro bueno, des­pués de man­dar mi­les de co­rreos, en­con­tra­mos el em­pla­za­mien­to y el equi­po ade­cua­do pa­ra la ce­le­bra­ción, que se­rá el 18 de agos­to”. An­tes de que lle­gue la fe­cha a Ros­sa­na le gus­ta­ría to­mar­se un día li­bre pa­ra ir a una sau­na o a una pis­ci­na a na­dar. “Si es en mi­tad del bos­que, me­jor”, pi­de co­mo si fue­ra un de­seo.

Nues­tra pro­pues­ta… Se­cues­tra a tu me­jor ami­ga y llé­va­te­la a uno de los nue­ve ho­te­les con spa de la red de Pa­ra­do­res. Un plan con el que mi­mar el cuer­po, co­mer es­tu­pen­da­men­te y pa­sar una o dos jor­na­das de re­lax en en­tor­nos na­tu­ra­les tan tran­qui­los y evo­ca­do­res co­mo los que ofre­cen el Pa­ra­dor de La Gran­ja (Se­go­via), el de San­to Es­te­vo (Ou­ren­se) o el de Viel­ha (Llei­da). En La Gran­ja hay dis­po­ni­ble un tra­ta­mien­to fa­cial per­so­na­li­za­do, que fi­na­li­za con un ma­sa­je cor­po­ral con el que man­te­ner la piel hi­dra­ta­da. Mien­tras que en San­to Es­te­vo −don­de el pa­ra­dor se em­pla­za en un mo­nas­te­rio del si­glo VII, en el co­ra­zón de la Ri­be­ra Sa­cra ga­lle­ga− ofre­cen una se­sión beauty party con ba­ño po­dal,

pee­ling de sa­les y esen­cias de ro­me­ro, ca­ta de acei­tes y un ma­sa­je crá­neo-fa­cial. En Viel­ha, en el Va­lle de Arán, pro­po­nen ba­ños de bur­bu­jas, hi­dro­ma­sa­je al ai­re li­bre, du­cha de acei­tes esen­cia­les, pis­ci­nas de con­tras­tes, sau­na fin­lan­de­sa y ex­fo­lia­cio­nes y tra­ta­mien­tos a ba­se de cí­tri­cos y vi­ta­mi­na C. De do­min­go a jue­ves hay ofer­tas a par­tir de 80 eu­ros por per­so­na (in­clui­da la ha­bi­ta­ción). Un to­do en uno in­me­jo­ra­ble pa­ra car­gar las pi­las y apro­ve­char los mo­men­tos de paz en los que pro­ce­sar lo vi­vi­do en los úl­ti­mos me­ses.

So­la, con ami­gas e in­clu­so, con tu pa­re­ja, tó­ma­te un tiem­po de des­co­ne­xión an­tes de la ce­re­mo­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.