Ico­nos que crea­ron le­yen­da

Desea­dos com­pa­ñe­ros de via­je y amu­le­tos pa­ra es­tre­llas, son los com­ple­men­tos más pre­cia­dos de cual­quier ar­ma­rio. Pue­den al­can­zar ci­fras as­tro­nó­mi­cas, otor­gan estatus, ge­ne­ran lar­gas lis­tas de es­pe­ra y su his­to­ria es tan fas­ci­nan­te co­mo su si­lue­ta.

El País - Shopping & Style - - Reportaje - POR VIC­TO­RIA ZÁ­RA­TE

Ca­da vez que mi hi­ja Char­lot­te via­ja a Nue­va York, le pre­gun­tan si ella es la hi­ja del bol­so”, con­fe­só Ja­ne Bir­kin a la pren­sa, al pre­gun­tar­le por el fu­ror que ha­bía desata­do es­te ac­ce­so­rio. El bol­so Bir­kin se ha­bía con­ver­ti­do en el más fa­mo­so del mun­do, tras di­se­ñar­se en 1984. Un año an­tes, la mu­sa del Swin­ging Lon­don coin­ci­dió en un vue­lo Pa­rís-Lon­dres con Jean Louis Du­mas, pre­si­den­te de Her­mès. En un mo­men­to del via­je, la agen­da de la ac­triz ca­yó al sue­lo, es­par­cién­do­se to­dos sus pa­pe­les. Ella se que­jó de no en­con­trar una li­bre­ta lo su­fi­cien­te­men­te gran­de ni un bol­so con los bol­si­llos ade­cua­dos. Tras pre­sen­tar­se y en­ta­blar con­ver­sa­ción, mon­sieur Du­mas se com­pro­me­tió a fa­bri­car el bol­so que tan­to an­sia­ba Bir­kin: una va­ria­ción de un mo­de­lo crea­do por sus ar­te­sa­nos en 1982, en cue­ro ne­gro y con nue­vos cie­rres y he­bi­llas pa­ra al­ber­gar to­do lo que la ac­triz lle­va­ba con­si­go. Así na­ció el ac­ce­so­rio más po­pu­lar de la fir­ma, jun­to a su cé­le­bre ca­rré de se­da, y al­zán­do­se co­mo un sím­bo­lo de estatus. Si su fa­bri­ca­ción pue­de de­mo­rar­se va­rias se­ma­nas y su­po­ner lar­gas lis­tas de es­pe­ra –sin des­de­ñar la ci­fra de cua­tro dí­gi­tos que acom­pa­ña a su mo­de­lo más ase­qui­ble–, su clien­te­la más fiel se man­tie­ne fir­me en en­cum­brar­lo co­mo el ac­ce­so­rio de­fi­ni­ti­vo.

Esa mis­ma vo­ca­ción “tro­ta­mun­dos” vio na­cer al Speedy de Louis Vuit­ton. Si el pri­mer mo­de­lo, en lo­na ma­rrón, da­ta de los años 20, en 1959 ad­qui­rió su fa­ce­ta más re­co­no­ci­ble con el mí­ti­co Mo­no­gram de la fir­ma, el es­tam­pa­do que di­se­ñó Geor­ges Vuit­ton ba­sa­do en tres flo­res y las ini­cia­les de su pa­dre, Louis. Re­co­no­ci­ble por un in­te­rior es­pa­cio­so, el cie­rre de cre­ma­lle­ra con can­da­do y las asas re­don­dea­das, ca­da di­rec­tor crea­ti­vo de la ca­sa ha da­do su vi­sión de es­te icono. La úl­ti­ma lle­va la rú­bri­ca de Ni­co­las Ghes­quiè­re pa­ra es­te pró­xi­mo in­vierno. A tra­vés de la téc­ni­ca del tram­pan­to­jo e ins­pi­rán­do­se en cien baú­les res­ca­ta­dos de su archivo, com­bi­na lo­na gra­nu­la­da con efec­tos bri­llan­tes y ma­te en un ejer­ci­cio de ar­te­sa­nía. LAS INI­CIA­LES MÁS FA­MO­SAS Ca­si al uní­sono, Co­co Cha­nel de­ci­dió dar al mun­do el bol­so con el que re­cu­pe­rar su po­der en la in­dus­tria de la mo­da fren­te a nue­vas fir­mas co­mo Ch­ris­tian Dior. Si el bol­so 2.55 (bau­ti­za­do así por su año de fa­bri­ca­ción, 1955) es una ins­ti­tu­ción, sus za­pa­tos bi­co­lor son el ob­je­to de cul­to que la fir­ma ac­tua­li­za ca­da tem­po­ra­da. Di­se­ña­dos en piel bei­ge, cau­sa­ron fu­ror por el efec­to óp­ti­co de su pun­te­ra ne­gra que dis­mi­nuía el ta­ma­ño del pie a la vez que es­ti­li­za­ba la pier­na. In­se­pa­ra­bles de la ele­gan­te hor­ma de Romy Sch­nei­der, es­te ve­rano ad­quie­ren un to­que rús­ti­co ha­cien­do un gui­ño a la ar­te­sa­nía me­di­te­rrá­nea, en for­ma de al­par­ga­tas y zue­cos con re­ma­tes de es­par­to. El có­di­go a se­guir es sim­ple: de­ben di­se­ñar­se en blan­co y ne­gro. Así As lo re­la­ta­ba la Saat­chi Ga­llery de Lon­dres en 2015 201 con una ex­po­si­ción so­bre el le­ga­do de la di­se­ña­do­ra, di­se­ña una mu­jer de opues­tos: cé­le­bre por su uso de las per­las fal­sas, en 1932 creó la co­lec­ción de al­ta jo­ye­ría Bi­joux de Dia­mants, esas mis­mas que aho­ra a re­ju­ve­ne­ce Karl La­ger­feld

con aba­lo­rios en tres to­na­li­da­des en­gar­za­dos con el lo­go de la fir­ma, las dos ces de Co­co Cha­nel.

Un jue­go de ini­cia­les es tam­bién el em­ble­ma del cin­tu­rón más bus­ca­do. La do­ble G de Guc­cio Guc­ci, con­ce­bi­da co­mo lo­go en los años 80, re­na­ce en su co­lec­ción pre­fall 2018 con un di­se­ño re­tor­ci­do que ge­ne­ra un efec­to de ro­ta­ción. Es­ta in­ter­pre­ta­ción lle­va el se­llo de su di­rec­tor crea­ti­vo, Ales­san­dro Mi­che­le, que ha con­ver­ti­do a la fir­ma mi­la­ne­sa en ob­je­to de de­seo pa­ra los jó­ve­nes.

Jun­to a Guc­ci, Mai­son Mar­tin Mar­gie­la es el se­gun­do re­fe­ren­te de los nue­vos nom­bres pro­pios de la mo­da. Pa­ra di­se­ña­do­res co­mo Dem­na Gva- sa­lia, di­rec­tor crea­ti­vo de Ba­len­cia­ga, la ge­nia­li­dad rup­tu­ris­ta del crea­dor bel­ga si­gue la­ten­te en sus co­lec­cio­nes, ba­sán­do­se en su au­sen­cia de lo­go, el blan­co co­mo úni­ca re­li­gión y el aban­dono to­tal de la or­na­men­ta­ción. Es­te mi­ni­ma­lis­mo van­guar­dis­ta no es­tá exen­to de gran­des ob­je­tos de de­seo, co­mo las bo­tas Ta­bi. Trein­ta años des­pués de su crea­ción, si­guen sien­do un icono que se ago­ta con fa­ci­li­dad. Su apues­ta pa­ra es­te ve­rano es en piel li­la me­ta­li­za­da y el mo­de­lo plano co­no­ci­do co­mo Scu­ba con sue­la de cau­cho. Una prue­ba de que la mo­da es más im­pre­de­ci­ble de lo que ima­gi­na­mos.

Las per­las fal­sas que reivin­di­có Co­co Cha­nel se re­ju­ve­ne­cen con el lo­go de la fir­ma. Aba­jo,las bai­la­ri­nas pumps de Cé­li­ne, con piel frun­ci­da, son el icono mo­derno de la mo­da.

Va­len­tino Ga­ra­va­ni trans­for­mó la ta­chue­la en sím­bo­lo del lu­jo con su mo­de­lo Rocks­tud. El bol­so Lady Dior sur­gió co­mo un en­car­go de Ber­na­det­te Chi­rac pa­ra Lady Di.

La bo­ta Ta­bi, de la Mai­son Mar­tin Mar­gie­la, en ver­sión me­ta­li­za­da.

Her­mès in­yec­ta co­lor es­te ve­rano a su co­di­cia­do bol­so Bir­kin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.