Por­ta­da.

A sus 25 años, An­na Cas­ti­llo es ca­paz de en­trar y sa­lir de los per­so­na­jes más dis­pa­res: una hi­ja que quie­re vo­lar del ni­do (Via­je al cuar­to de una ma­dre), una ins­pec­to­ra de po­li­cía que no sa­be que su padre se ha re­en­car­na­do (Es toy vi­vo) e in­clu­so, una c

El País - Shopping & Style - - Contents - POR RO­SA AL­VA­RES FO­TOS GIAN­FRAN­CO TRIPODO ES­TI­LIS­MO ANA ROMÉ MA­QUI­LLA­JE Y PE­LU­QUE­RÍA PE­DRO CE­DE­ÑO (TA­LENTS)

A pe­sar de su ju­ven­tud, An­na Cas­ti­llo se ha con­ver­ti­do en una ac­triz im­pres­cin­di­ble, con tra­ba­jos tan es­plén­di­dos co­mo Ar­de Ma­drid, Es­toy vi­vo y Via­je al cuar­to de una ma­dre.

“IN­TEN­TO NO JUZGARME NUN­CA. HAS­TA CUAN­DO VEO TRA­BA­JOS MÍOS QUE NO SA­LIE­RON CO­MO ES­PE­RA­BA, NO ME FUSTIGO LO MÁS MÍ­NI­MO”

Si hay al­guien ca­paz de ha­cer ma­la­ba­ris­mos con el tiem­po, es An­na Cas­ti­llo (Bar­ce­lo­na, 1993). Por al­go se ha con­ver­ti­do en uno de esos ros­tros im­pres­cin­di­bles del ci­ne y la pe­que­ña pan­ta­lla, des­de los que se cue­la en nues­tras vi­das con la mis­ma es­pon­ta­nei­dad que si fue­ra de nues­tra fa­mi­lia. Así, na­tu­ral y li­bre, dos cua­li­da­des que co­ti­zan al al­za no so­lo en su ma­ne­ra de in­ter­pre­tar, sino tam­bién en su mo­do de ser. Lle­ga ace­le­ra­da a nues­tra se­sión de por­ta­da: la gra­ba­ción de la se­gun­da tem­po­ra­da de Es­toy vi­vo (Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la) ocu­pa ca­si to­do su tiem­po, aun­que aho­ra de­be in­cluir en su apre­ta­da agen­da la pro­mo­ción de Ar­de Ma­drid, la di­ver­ti­dí­si­ma se­rie di­ri­gi­da por Paco León que cuen­ta las an­dan­zas de la mis­mí­si­ma Ava Gard­ner y de sus em­plea­dos de ho­gar en la Es­pa­ña de 1960 (es­treno, 9 de no­viem­bre en Mo­vis­tar+). An­na sa­be que es­te es su mo­men­to y, co­mo bue­na dis­fru­to­na, lo apu­ra al má­xi­mo; aun­que re­co­no­ce es­tar pre­pa­ra­da pa­ra le­van­tar el pie del ace­le­ra­dor cuan­do ha­ga fal­ta… ¡Chi­ca lis­ta! La ima­gen que trans­mi­tes en to­do cuan­to ha­ces es de li­ber­tad. En Ar­deMa­drid, por ejem­plo, tu per­so­na­je –una de las cria­das de Ava Gard­ner– bus­ca ser li­bre… ¡Aun­que a ve­ces es­té un po­co re­pri­mi­da! Sí, tie­nes ra­zón, a pe­sar de eso, tie­ne mu­chas ga­nas de ex­pe­ri­men­tar, de vi­vir. Su­pon­go que si me pro­po­nen pa­pe­les de es­te es­ti­lo, es por­que al­go de eso de­bo de trans­mi­tir per­so­nal­men­te. Mis per­so­na­jes –acuér­da­te tam­bién de Susana Ro­me­ro en La lla­ma­da– a ve­ces no son li­bres, pe­ro al me­nos tie­nen ga­nas de ser­lo. ¿Has­ta qué pun­to la li­ber­tad es im­por­tan­te pa­ra ti? Yo soy muy li­bre, pe­ro sin que­rer, no co­mo al­go que me plan­tee o que me ha­ya im­pues­to. Es­to se no­ta mu­cho a la ho­ra de cu­rrar: in­ten­to no juzgarme nun­ca. Has­ta cuan­do veo tra­ba­jos míos que no sa­lie­ron co­mo es­pe­ra­ba, no me fustigo lo más mí­ni­mo. A los ac­to­res, mu­chas ve­ces, se os car­ga con la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de ser ejem­plo o ba­luar­te de de­ter­mi­na­das cau­sas. ¿Có­mo lle­vas eso? Tie­ne un la­do po­si­ti­vo y otro ne­ga­ti­vo: cual­quier per­so­na que es­té en una po­si­ción de in­fluir –en ma­yor o me­nor gra­do– tie­ne la po­si­bi­li­dad y tam­bién un cier­to de­ber de ha­cer el bien, de in­ten­tar que la gen­te sea un po­co más fe­liz o pro­pi­ciar que to­men con­cien­cia de al­go, y eso es­tá bien. Lo que ocu­rre es que yo tam­bién ha­go mu­chas co­sas mal, así que no pue­do con­ver­tir­me en re­fe­ren­te pa­ra na­die. A raíz de La lla­ma­da, mu­chas ni­ñas me man­da­ban men­sa­jes de agra­de­ci­mien­to por­que, gra­cias a mi per­so­na­je, se ha­bían sen­ti­do más li­bres pa­ra em­pren­der un ca­mino de­ter­mi­na­do. Eso me brin­da opor­tu­ni­da­des ma­ra­vi­llo­sas; aho­ra bien, sin obli­gar­me a ser un ejem­plo de na­da. ¿Y qué cau­sas te con­mue­ven co­mo ciu­da­da­na de a pie? Me mue­vo mu­cho por la li­ber­tad de las per­so­nas, por­que to­men sus pro­pias de­ci­sio­nes y sean quie­nes real­men­te desean ser; por eso, es­toy a fa­vor del co­lec- ti­vo LGTB. Y aun­que no soy ve­ga­na, es­toy en con­tra de cual­quier ti­po de mal­tra­to ani­mal, lo que me ha­ce in­ten­tar ayu­dar a pe­rros y ga­tos aban­do­na­dos. Lo de la sos­te­ni­bi­li­dad lo in­ten­to, pe­ro no es lo que me­jor se me da, la ver­dad… Aho­ra me he he­cho de Green­pea­ce, a ver si pue­do echar un ca­ble al pla­ne­ta. Tam­bién apues­tas por­que los ac­to­res no seáis con­si­de­ra­dos so­lo co­mo un pro­duc­to de consumo. Yo creo que el ci­ne y el tea­tro for­man par­te de la cul­tu­ra, que es al­go sú­per ne­ce­sa­rio. Hay di­rec­to­res, guio­nis­tas, dra­ma­tur­gos y di­rec­to­res de fo­to­gra­fía que tie­nen ta­len­to pa­ra crear his­to­rias y con­tar­las. Y no­so­tros, los

in­tér­pre­tes, te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de ser el vehícu­lo de per­so­na­jes, de trans­mi­tir emo­cio­nes. Y eso no tie­ne pre­cio. Pa­ra mí es una suer­te for­mar par­te de es­te tra­ba­jo pre­cio­so, bas­tan­te ge­ne­ro­so, ade­más: po­nes tu ca­ra y tu cuer­po reales pa­ra que otras per­so­nas vi­van las his­to­rias que cuen­tas, y las dis­fru­ten. Aun­que tam­bién te di­go que eso tie­ne una con­tra­par­ti­da: te ex­po­nes de­ma­sia­do –en es­pe­cial, en las re­des so­cia­les– y pue­des ser ob­je­to de cri­ti­ca. ¿Có­mo lle­vas esa so­bre­ex­po­si­ción? Lo de la al­fom­bra ro­ja me da igual: se tra­ta de mo­men­tos pun­tua­les y lo he vi­vi­do siem­pre co­mo una co­sa di­ver­ti­da, sin pre­sión. Al fin y al ca­bo, ¡yo no soy mo­de­lo! Es­tar las re­des so­cia­les me mo­les­ta un po­co más, por­que siem­pre te qui­ta mu­cha pri­va­ci­dad. Siem­pre me he sen­ti­do muy li­bre pa­ra po­ner lo que que­ría, aun­que aho­ra me doy cuen­ta de que no pue­do su­bir­lo to­do ale­gre­men­te. Y que me re­co­noz­ca más gen­te en la ca­lle no me preo­cu­pa por­que sue­len ser muy agra­da­bles con­mi­go. Aun­que sí me pa­re­ce al­go un po­co ra­ro: por­que ¿có­mo me voy a to­mar que me pa­ren pa­ra ha­cer­se una fo­to con­mi­go cuan­do lle­vo en la mano la bol­sa de la ba­su­ra? Ser mu­jer en es­te ne­go­cio vues­tro ¿es es­tar en des­ven­ta­ja con res­pec­to a vues­tros com­pa­ñe­ros mas­cu­li­nos? Mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, Blog, la di­ri­gió una mu­jer (Ele­na Tra­pé), con un elen­co ma­yo­ri­ta­ria­men­te fe­me­nino. En El oli­vo, di­ri­gi­da por Icíar Bo­llaín, in­ter­pre­ta­ba a una mu­jer con un per­fil ale­ja­dí­si­mo de cual­quier cli­ché. Lue­go, he tra­ba­ja­do con Los Ja­vis, que apues­tan por una fic­ción de mu­je­res… He te­ni­do la suer­te de tra­ba­jar con equi­pos fe­me­ni­nos in­creí­bles, aun­que sí creo que que­da mu­cho ca­mino por ha­cer, que ne­ce­si­ta­mos mu­chas más di­rec­to­ras de fo­to­gra­fía, dra­ma­tur­gas, que ha­ya más his­to­rias na­rra­das por chi­cas, con nues­tro pun­to de vis­ta, por­que es una cues­tión de equi­li­brio. Aho­ra bien, yo ten­go gran­des es­pe­ran­zas: veo a tías con mu­cha fuer­za, así co­mo per­so­na­jes fe­me­ni­nos muy po­ten­tes. ¡Y es­toy se­gu­ra de que lle­ga­rán mu­chas más! A pe­sar de ser una ac­triz jo­ven, to­dos tus tra­ba­jos tie­nen una cua­li­dad co­mún: la na­tu­ra­li­dad. Es que siem­pre eres creí­ble… Es mi ma­ne­ra de ha­cer las co­sas, es mi for­ma ins­tin­ti­va de afron­tar un per­so­na­je. Ca­si to­do lo que he he­cho han si­do pro­yec­tos sú­per rea­lis­tas, en los que se bus- caba pre­ci­sa­men­te eso, es­pon­ta­nei­dad. Sin em­bar­go, sien­to que ten­go ca­ren­cias en otros re­gis­tros: cuan­do me to­que in­ter­pre­tar otro ti­po de pa­pe­les, ten­dré que tra­ba­jar­los mu­cho más. Bueno, la in­ter­pre­ta­ción es un ofi­cio que se ha­ce a fuer­za de ex­pe­rien­cia, y tú em­pe­zas­te a los 19 años a tra­ba­jar de ma­ne­ra con­ti­nua­da… Yo ya ha­bía he­cho Pro­mo­ción fan­tas­ma, Doc­tor Mateo y Blog. Pe­ro a esa edad me lle­gó la se­rie de te­le­vi­sión Amar es pa­ra siem­pre y la obra de tea­tro La lla­ma­da, y apren­dí mu­cho. En efec­to, es­to es un ofi­cio y las he­rra­mien­tas son im­por­tan­tí­si­mas, pe­ro los ac­to­res ne­ce­si­ta­mos pa­sar por si­tios que nos en­se­ñen a tra­ba­jar el ins­tru­men­to y, so­bre to­do, a des­blo­quear­nos, a ejer­ci­tar nues­tra au­to­con­fian­za… La te­le­vi­sión, en ese sen­ti­do, da mu­chas ta­blas. Sí, te ayu­da con el rit­mo y a sa­car­te las cas­ta­ñas del fue­go, a re­sol­ver. No hay mu­cho tiem­po pa­ra in­ves­ti­gar, así que te tie­nes que lan­zar. Y ten­go la sen­sa­ción de que esa es siem­pre la me­jor op­ción. Por­que si te lo cues­tio­nas to­do mu­cho, co­mo vas jus­to de tiem­po, aca­bas juz­gán­do­te mal y to­do se con­vier­te en un ho­rror. ¿Y que su­po­ne pa­ra ti el tea­tro? Pa­ra mí es una res­pon­sa­bi­li­dad tre­men­da, un sa­cri­fi­cio de ener­gía y de tiem­po. Pa­sas mu­cho de­di­ca­da al mis­mo pro­yec­to, ha­cien­do siem­pre lo mis­mo: es un en­tre­na­mien­to bru­tal. Me en­can­ta el tea­tro, aun­que sea el me­dio

en el que me­nos pro­yec­tos he te­ni­do (La lla­ma­da, Drack Pack, La Pi­lar­ci­ta…). El es­ce­na­rio te da una sol­tu­ra im­pre­sio­nan­te y, ade­más, te per­mi­te cap­tar la ener­gía del es­pec­ta­dor, que es al­go que no se pue­de apren­der en una es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción. ¿Có­mo tra­ba­jas los per­so­na­jes? Des­de la em­pa­tía y la in­tui­ción. In­ten­to en­ten­der­los al má­xi­mo: leo va­rias ve­ces el guión, ha­blo mu­cho con el di­rec­tor del re­co­rri­do de mi per­so­na­je… Eso sí, no me que­mo en­sa­yan­do, quie­ro vi­vir­lo con la ma­yor reali­dad. Y nun­ca me lo lle­vo a ca­sa: pue­do es­tar más o me­nos can­sa­da a ni­vel fí­si­co, pe­ro a ni­vel emo­cio­nal, nun­ca. Es­tu­dias­te tres años de psicología. ¿Te ha ser­vi­do de al­go en una pro­fe­sión tan ines­ta­ble co­mo es­ta? Re­co­noz­co que me me­tí en la ca­rre­ra pa­ra ser coach ac­to­ral. Pen­sa­ba que, qui­zá en al­gún mo­men­to, me ser­vi­ría pa­ra de­di­car­me a eso, que se me da­ría bien por­que yo tra­ba­jo mu­cho con las emo­cio­nes del per­so­na­je. Sin em­bar­go, si tu­vie­ra que dar mar­cha atrás y ele­gir ca­rre­ra, ha­ría al­go que tu­vie­ra que ver con la nu­tri­ción. Me en­can­ta la co­mi­da, lo que más en el mun­do, y me en­can­ta co­ci­nar. Me in­tere­sa la ali­men­ta­ción en ge­ne­ral: no soy ve­ga­na, pe­ro pro­cu­ro que lo que co­mo sea de la má­xi­ma ca­li­dad po­si­ble. De­ci­di­da­men­te, eres una dis­fru­to­na, pe­ro se ve que tie­nes los pies so­bre la tie­rra. Eso tie­ne que ver con re­la­ti­vi­zar to­do, lo bueno y lo ma­lo. Es­toy en un muy buen mo­men­to vi­tal, es­toy cu­rran­do mu­chí­si­mo, pe­ro sé que ha­brá eta­pas me­nos bue­nas. Así que hay que to­már­se­lo co­mo lo que es, un ofi­cio en el que em­pleo mu­chas ho­ras, que me qui­ta mu­chas co­sas que ha­cer en mi vi­da, pe­ro es mi tra­ba­jo y me gus­ta. Eso sí, tam­bién apro­ve­cho al má­xi­mo mi vi­da pri­va­da, que me en­can­ta. La cla­ve es in­ten­tar que esos dos mun­dos con­vi­van.

“TEN­GO TEN­DEN­CIA A RE­LA­TI­VI­ZAR TO­DO, LO BUENO Y LO MA­LO. SÉ QUE ES­TOY EN UN MO­MEN­TO VI­TAL ES­TU­PEN­DO, PE­RO ES­TOY PRE­PA­RA­DA PA­RA VI­VIR ETA­PAS ME­NOS BUE­NAS”

La pro­ta­go­nis­ta de Ar­de Ma­drid con ca­mi­sa, de Spring­field Co­lec­ción Re­con­si­der; jeans, de Spring­field; su­je­ta­dor nu­de, de H&M Cons­cious, y pen­dien­tes do­ra­dos, de Émo­lo. ¿Una su­ge­ren­cia de be­lle­za? To­le­ria­ne Sen­si­ti­ve, de La Ro­che-Po­say, que pro­te­ge y re­equi­li­bra la piel, es un tra­ta­mien­to hi­dra­tan­te pre­bió­ti­co pa­ra to­das las pie­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.