Di­se­ño sostenible.

No es una ten­den­cia, es una reali­dad a se­guir. La sos­te­ni­bi­li­dad en el consumo ha pa­sa­do de la mo­da y la co­ci­na has­ta la jo­ye­ría o la cos­mé­ti­ca. Es­tos crea­do­res han desa­rro­lla­do su ne­go­cio en torno a lo eco­ló­gi­co, el éxi­to les ha da­do la ra­zón y el fu­tu­ro

El País - Shopping & Style - - Contents - POR MA­RIO SUÁ­REZ FO­TOS JA­CO­BO ME­DRANO

Crea­do­res de ám­bi­tos tan dis­pa­res co­mo el in­terio­ris­mo, la mo­da, la gas­tro­no­mía o la cos­mé­ti­ca cuen­tan có­mo cui­dan el pla­ne­ta a tra­vés de lo que ha­cen.

Des­de el año 2000 has­ta 2015, la pro­duc­ción de ro­pa se ha mul­ti­pli­ca­do por dos en el pla­ne­ta, se­gún la pla­ta­for­ma Slow Fas­hion Next. La mo­da ya es la se­gun­da in­dus­tria más con­ta­mi­nan­te del mun­do, des­pués de la pe­tro­lí­fe­ra. Ca­da año se pro­du­cen 100.000 mi­llo­nes de pren­das anua­les, y no to­das se re­ci­clan. Si­tua­cio­nes si­mi­la­res se vi­ven en otras in­dus­trias re­la­cio­na­das con las ten­den­cias, co­mo la cos­mé­ti­ca, cu­yos pro­ce­sos afec­tan, ade­más, a la sa­lud de los con­su­mi­do­res, pro­vo­can­do 13 mi­llo­nes de muer­tes al año por ries­gos am­bien­ta­les de­ri­va­dos de es­tas em­pre­sas, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

Por eso, la con­cien­cia por un consumo sostenible ha ido cre­cien­do a la vez que los da­tos so­bre con­ta­mi­na­ción de es­tas in­dus­trias. Un ejem­plo: so­lo en Ale­ma­nia, la cos­mé­ti­ca na­tu­ral ya re­pre­sen­ta un 5,6%, el ín­di­ce más al­to en Eu­ro­pa. La in­ten­ción de ha­cer cre­cer es­tas ci­fras pa­sa por la in­ves­ti­ga­ción y el apo­yo a los nue­vos em­pren­de­do­res que han iden­ti­fi­ca­do los ni­chos de mer­ca­do don­de desa­rro­llar su crea­ti­vi­dad ba­jo los pa­rá­me­tros de eco­lo­gía y éxi­to empresarial.

ÁLVARO CA­TA­LÁN DE OCÓN Lu­mi­na­rias con con­cien­cia

Lo que co­men­zó sien­do un pro­yec­to de in­te­gra­ción de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas más des­fa­vo­re­ci­das de Co­lom­bia en 2012, desem­bo­có en una co­lec­ción de lám­pa­ras, PET Lamps, rea­li­za­das con bo­te­llas de plástico (PET), que han lle­ga­do a ex­po­ner­se, in­clu­so, en la ga­le­ría de Ros­sa­na Or­lan­di en Mi­lán, la más im­por­tan­te del mun­do en ma­te­ria de di­se­ño. Álvaro Ca­ta­lán de Ocón (Ma­drid, 1975) se ha to­ma­do en se­rio la sos­te­ni­bi­li­dad en sus pro­duc­tos: “Las de­ci­sio­nes que adop­tan los di­se­ña­do­res in­dus­tria­les pue­den, de ver­dad, in­fluir en cues­tio­nes eco­nó­mi­cas y, por su­pues­to, tam­bién eco­ló­gi­cas. Una de­ci­sión equi­vo­ca­da pue­de su­po­ner un gran gas­to pa­ra la em­pre­sa fa­bri­can­te y si la elec­ción del ma­te­rial o el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción es erró­neo, inevi­ta­ble­men­te re­per­cu­ti­rá tam­bién en el me­dio am­bien­te”. Sus co­lo­ri­das lám­pa­ras, que se ven­den des­de 300 eu­ros, se pro­du­cen ca­da tem­po­ra­da en di­fe­ren­tes paí­ses, des­de Chile a Etio­pía o Ja­pón, siem­pre tras un pro­yec­to de sos­te­ni­bi­li­dad y co­la­bo­ra­ción con ar­te­sa­nos de cier­tas re­gio­nes. “Es ri­dícu­lo fa­bri­car una bo­te­lla con plástico PET que va a cu­brir una ne­ce­si­dad du­ran­te unos po­cos mi­nu­tos y que, sin em­bar­go, es­tá he­cha con un ma­te­rial que tarda en des­com­po­ner­se si­glos, si es que se lle­ga a des­com­po­ner”, ase­gu­ra el di­se­ña­dor.

Di­ce Ca­ta­lán de Ocón que “to­dos los ma­te­ria­les son sus­cep­ti­bles de ge­ne­rar un desas­tre eco­ló­gi­co en el mo­men­to en el que se pro­du­cen en can­ti­da­des ma­si­vas; en­ton­ces los pre­cios caen por los sue­los y en­tran ma­si­va­men­te en el mer­ca­do glo­bal. Es ri­dícu­lo que com­pre­mos agua em­bo­te­lla­da en Eu­ro­pa cuan­do nues­tros ayun­ta­mien­tos in­vier­ten enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro en que de nues­tros gri­fos sal­ga agua po­ta­ble. No me pue­do ima­gi­nar la can­ti­dad de bo­te­llas de plástico y cris­tal que se de­ja­rían de fa­bri­car si se prohi­bie­se el agua em­bo­te­lla­da. En Fran­cia, lo pri­me­ro que te trae el camarero a la me­sa es una ja­rra de agua del gri­fo”. Su nue­va crea­ción se lla­ma Al­ham­bra, un ma­te­rial in­no­va­dor ela­bo­ra­do con re­si­na, bo­te­llas de cris­tal de cer­ve­za y már­mol, que si­mu­la al te­rra­zo y del que ya es­tá ha­cien­do una co­lec­ción de ob­je­tos.

Y es­ta cos­mé­ti­ca TAHO­NE JA­COBS Be­lle­za de tem­po­ra­da

Cuan­do uno se lava los dien­tes o se ex­tien­de una cre­ma, to­ma con­cien­cia de los ri­cos aro­mas, los bue­nos sa­bo­res o las sua­ves tex­tu­ras so­bre su pro­pio cuer­po. Pe­ro, en ge­ne­ral, se ol­vi­da de si ese pro­duc­to se ha fa­bri­ca­do con in­gre­dien­tes sos­te­ni­bles pa­ra el me­dio am­bien­te o ba­jo los pa­rá­me­tros de res­pe­to al en­torno –la to­xi­ci­dad en la cos­mé­ti­ca ya es, afor­tu­na­da­men­te, al­go des­car­ta­do por los sis­te­mas de sa­lud pú­bli­cos–. Quien sa­be mu­cho de es­to es Taho­ne Ja­cobs (São Paulo, 1986), pro­pie­ta­ria de la fir­ma de cos­mé­ti­ca Per Purr, don­de to­dos los

Ca­da vez más ciu­da­da­nos se im­pli­can en un consumo res­pon­sa­ble. De la sos­te­ni­bi­li­dad y el com­pro­mi­so so­cial de­pen­de el fu­tu­ro del pla­ne­ta

Los ma­te­ria­les re­ci­cla­dos co­bran pro­ta­go­nis­mo en el di­se­ño con­tem­po­rá­neo. Es ho­ra de lle­nar nues­tros ar­ma­rios con pren­das ela­bo­ra­das me­dian­te pro­ce­sos eco

pro­duc­tos son 100% na­tu­ra­les (de ven­ta en La­co­ni­cum. com). “Al ser un mer­ca­do cre­cien­te que mue­ve bi­llo­nes de dó­la­res anua­les, la cos­mé­ti­ca de­be­ría ser sostenible; si no, com­pro­me­te­rá el pla­ne­ta y las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”, co­men­ta Ja­cobs.

En su fir­ma, que abrió en 2013, hay ja­bo­nes con acei­tes esen­cia­les de po­me­lo, la­van­da y ro­me­ro que tie­nen pro­pie­da­des re­la­jan­tes y me­jo­ran el es­ta­do de áni­mo; acei­tes cor­po­ra­les con açaí del Ama­zo­nas, ri­co en an­ti­oxi­dan­tes y áci­dos gra­sos –Paula Eche­va­rría se ha ma­ni­fes­ta­do fan de es­te pro­duc­to–, o cham­pús sin si­li­co­nas con aro­mas de hier­ba li­món o la­van­da, en­tre otros in­gre­dien­tes. “Nues­tros pro­duc­tos se ela­bo­ran con ma­te­rias pri­mas ve­ge­ta­les de alta ca­li­dad (sin agro­tó­xi­cos y su­je­tas a dis­po­ni­bi­li­dad se­gún las es­ta­cio­nes)”; es de­cir, hay pro­duc­tos siem­pre y cuan­do sea tem­po­ra­da na­tu­ral de re­co­lec­tar­los: “Aho­ra, por ejem­plo, te­ne­mos una pro­vi­sión de stock de acei­te de An­di­ro­ba Ama­zó­ni­co, pues no hay pro­duc­ción por la épo­ca del año y no se pue­de com­prar”. Es un pa­so más en la cos­mé­ti­ca na­tu­ral: tra­ba­jar ca­si co­mo en la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, qui­zá más ca­ra, pe­ro con re­sul­ta­dos (y aro­mas) me­jo­res. “Hay mu­chos cam­bios po­si­bles den­tro de las for­mu­la­cio­nes cos­mé­ti­cas, pe­ro los cos­tes son al­tos y no to­das las em­pre­sas es­tán dis­pues­tas a ha­cer­los; se sa­cri­fi­can los már­ge­nes que ga­na­mos, pe­ro dor­mi­mos tran­qui­los”.

Y es­te ves­ti­do JUAN­JO OLI­VA Pa­sa­re­la a la sos­te­ni­bi­li­dad

Lo hi­cie­ron Jill San­der y Prada en la dé­ca­da de los 2000 y, des­de en­ton­ces, la in­dus­tria de la mo­da no ha po­di­do des­vin­cu­lar­se de la ten­den­cia eco­ló­gi­ca so­bre la pa­sa­re­la. El úl­ti­mo ha si­do Juan­jo Oli­va (Ma­drid, 1971), que pre­sen­tó en la pa­sa­da Mer­ce­des-Benz Fas­hion Week Ma­drid una co­lec­ción rea­li­za­da al 90% con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos y el apo­yo de Ecoem­bes: “Hay un an­tes y un des­pués tras es­te tra­ba­jo. A par­tir de aquí, es­toy adap­tan­do to­dos los pro­ce­sos de crea­ción y pro­duc­ción, y no creo que pue­da vol­ver a ha­cer las co­lec­cio­nes sin te­ner en cuen­ta los te­ji­dos que se crean con pro­ce­sos de re­ci­cla­do. Si lo hi­cié­ra­mos mu­chos más di­se­ña­do­res, ter­mi­na­ría ayu­dan­do, pues­to que los pe­que­ños ges­tos re­sul­tan muy im­por­tan­tes”.

La in­dus­tria tex­til so­lo re­ci­cla el 20% de la ro­pa que pro­du­ce, un ci­fra ca­si in­sig­ni­fi­can­te pa­ra un sec­tor que ge­ne­ra el 3% del dió­xi­do de car­bono del mun­do. “Yo, co­mo par­te del ám­bi­to de la mo­da, me sien­to res­pon­sa­ble has­ta un cier­to pun­to, por­que nues­tros pro­ce­sos son real­men­te ar­te­sa­na­les. De­be­ría pre­sio­nar­se más a las gran­des em­pre­sas tex­ti­les pa­ra que tra­ba­jen con res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va y cui­den los pro­ce­sos de com­pra de te­ji­dos”, afir­ma el di­se­ña­dor. Es­te año, H&M lan­zó su pri­me­ra lí­nea de ro­pa de­por­ti­va rea­li­za­da en po­liés­ter y elas­tano re­ci­cla­dos, un pe­que­ño pel­da­ño en una escalera de pro­duc­ción en la que, ca­da año, se con­su­men 70 mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo so­lo en la fa­bri­ca­ción de es­ta fi­bra. Pe­ro la ten­den­cia es im­pa­ra­ble, tal co­mo di­ce Oli­va: “El com­pra­dor tie­ne que es­tar más es­ti­mu­la­do por co­no­cer los pro­ce­sos, sa­ber en qué ta­lle­res se con­fec­cio­nan, qué gen­te tra­ba­ja en esos paí­ses, en qué si­tua­cio­nes la­bo­ra­les… Las gran­des cor­po­ra­cio­nes con­tro­la­rían más sus pro­ce­sos si el clien­te se lo exi­gie­ra”. Y es­ta co­ci­na ENE­KO AT­XA El res­tau­ran­te más ver­de En 2014 y 2018, re­ci­bió el pre­mio al res­tau­ran­te más sostenible del mun­do por The World’s 50 Best Res­tau­rants. Azurmendi, el es­pa­cio de Ene­ko At­xa (Amo­re­bie­ta, 1977) en Bil­bao, es­tá si­tua­do en un edi­fi­cio cons­trui­do con ma­de­ra lo­cal y ma­te­ria­les re­ci­cla­dos. En su cu­bier­ta, hay una pe­que­ña huer­ta y el agua de llu­via se re­co­ge pa­ra re­gar las hor­ta­li­zas y plan­tas aro­má­ti­cas que

Sa­bo­res ba­sa­dos en pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad, jo­yas crea­das sin es­quil­mar la Tie­rra… La re­vo­lu­ción sostenible no ha he­cho más que co­men­zar

cul­ti­va. Esas son al­gu­nas de las lí­neas de sos­te­ni­bi­li­dad que mar­ca At­xa en su res­tau­ran­te, por­que des­pués tam­bién es­tá el pro­duc­to de ki­ló­me­tro ce­ro y la con­cien­cia por co­no­cer el ori­gen de ca­da in­gre­dien­te que lle­ga al pla­to. “El res­tau­ran­te Azurmendi na­ció con la in­ten­ción de crear un es­pa­cio que con­vi­va con el en­torno de la na­tu­ra­le­za y, pa­ra eso, se tra­ba­ja­ron dis­tin­tos me­dios co­mo los pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos, la geo­ter­mia, el uso del agua de llu­via, los ma­te­ria­les re­ci­cla­dos pa­ra la cons­truc­ción del edi­fi­cio, que se pu­die­ra lle­gar en co­che eléc­tri­co y car­gar­lo gra­tui­ta­men­te… Y un sin­fín de de­ta­lles que in­ten­tan ser res­pe­tuo­sos con el pla­ne­ta”, cuen­ta el chef.

Las tres es­tre­llas Mi­che­lin que tie­ne el res­tau­ran­te com­ple­tan el círcu­lo de es­te éxi­to glo­bal de la gas­tro­no­mía es­pa­ño­la, aun­que el co­ci­ne­ro vas­co hu­ye del tér­mino “eco­ló­gi­co” en su co­ci­na: “Me gus­ta más ha­blar de pro­duc­tos cui­da­dos, pro­duc­tos tem­po­ra­les, que han si­do cui­da­dos des­de el ori­gen y que, per­so­nal­men­te, no me pa­re­cen ca­ros, por­que hay que te­ner en cuen­ta el tra­ba­jo que hay de­trás, un tra­ba­jo ab­so­lu­ta­men­te artesanal y mi­nu­cio­so”. Su hue­vo tru­fa­do y co­ci­na­do a la in­ver­sa es una sen­ci­lla mues­tra de esa bús­que­da de lo ex­clu­si­vo en­tre los pro­vee­do­res cer­ca­nos y que cual­quier co­men­sal ter­mi­na agra­de­cien­do. Por­que ese res­pe­to por lo que lle­ga al pla­to no es al­go ex­cu­si­vo de sus co­men­sa­les, y el pro­pio At­xa tam­bién lo in­cor­po­ra a su ám­bi­to pri­va­do: “No pre­ten­do ha­cer una co­ci­na sostenible, pre­ten­do ser una per­so­na que, ade­más de en su ám­bi­to per­so­nal, tam­bién en el pro­fe­sio­nal tra­ta de ser res­pe­tuo­sa con su pro­pio en­torno y que, en­ci­ma, le gus­ta co­ci­nar”.

Y es­te dia­man­te JO­NAT­HAN GON­ZÁ­LEZ Jo­yas del siglo XXI

De un en­sa­yo cien­tí­fi­co tam­bién pue­de sur­gir un mo­de­lo de ne­go­cio. Es en lo que la fir­ma Da­vid Loc­co lle­va tra­ba­jan­do des­de ha­ce un par de años, en ser la pri­me­ra em­pre­sa en Eu­ro­pa de­di­ca­da a los dia­man­tes eco­ló­gi­cos. Jun­to a un equi­po de cien­tí­fi­cos, es­ta ca­sa de jo­ye­ría es­pa­ño­la ha desa­rro­lla­do en Es­ta­dos Uni­dos un so­fis­ti­ca­do pro­ce­so, por el que se re­crean en el la­bo­ra­to­rio las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas –pre­sión, tem­pe­ra­tu­ra y pro­fun­di­dad– en las que los dia­man­tes se for­man de ma­ne­ra na­tu­ral. “Des­pués, es­tas pie­dras se tras­la­dan a Am­be­res, don­de se tra­ba­jan en ta­lla bri­llan­te. Lue­go, se cer­ti­fi­can por el Ins­ti­tu­to Ge­ma­to­ló­gi­co Es­pa­ñol”, cuen­ta Jo­nat­han Gon­zá­lez (Ma­drid, 1978), CEO de la mar­ca.

Es­te pro­ce­so, que du­ra al­re­de­dor de un mes, ha per­mi­ti­do que se lan­cen las pri­me­ras co­lec­cio­nes de jo­yas con má­xi­ma pu­re­za en sus pie­dras, pe­ro 100% li­bres de con­flic­tos, así co­mo com­pro­me­ti­dos con la con­ser­va­ción del me­dio am­bien­te, pues se cam­bian las per­fo­ra­cio­nes por el la­bo­ra­to­rio. “No hay ex­trac­ción de la tie­rra, no hay mi­ne­ría y no hay de­te­rio­ro am­bien­tal. Ade­más, el pro­ce­so se aba­ra­ta, ya que los mi­llo­nes de años que tarda la cor­te­za te­rres­tre en pro­du­cir un dia­man­te, no­so­tros lo po­de­mos te­ner con la mis­ma ca­li­dad en unas se­ma­nas”, aña­de Gon­zá­lez. Los dia­man­tes de Da­vid Loc­co –a los que pron­to aña­di­rán co­lor– son un 40% más ba­ra­tos que los ha­bi­tua­les, pe­ro su pu­re­za es­tá ga­ran­ti­za­da.

En pág. an­te­rior, Álvaro Ca­ta­lán de Ocón mues­tra sus re­vo­lu­cio­na­rias lám­pa­ras. Taho­ne Ja­cobs (so­bre es­tas lí­neas) cui­da el me­dio am­bien­tes des­de su pro­pia com­pa­ñía cos­mé­ti­ca.

El di­se­ña­dor Juan­jo Oli­va apues­ta por una mo­da eco­ló­gi­ca y so­li­da­ria, sin per­der ni un pun­to de ca­li­dad.

Pro­duc­tos cui­da­dos de tem­po­ra­da, ela­bo­ra­dos en un en­torno sostenible: así es la co­ci­na de Ene­ko At­xa (arri­ba). Crear dia­man­tes eco­ló­gi­cos es po­si­ble. Jo­nat­han Gon­zá­lez (a la dcha.) lo de­mues­tra con su fir­ma de jo­ye­ría, Da­vid Loc­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.