YO, PRO­DUC­TOR

El País - Tentaciones - - EN LÍNEA - Ar­tu­ro Valls Jor­di Socías

AR­TU­RO VALLS NOS CUEN­TA SU ROL MÁS CHUN­GO: PRO­DU­CIR ÉL MIS­MO UNA PE­LI

HTex­to

Fo­to ace unas se­ma­nas de­bu­té en mi nue­va fa­ce­ta de ad­ve­ne­di­zo pro­duc­tor en el es­treno de una pe­lí­cu­la es­pa­ño­la. Los es­tre­nos, por cier­to, otro te­ma­zo pa­ra ha­cer un in­si­der… ahí lo de­jo. Bien, en la fies­ta que se ha­ce tras la pro­yec­ción (siem­pre que el pre­su­pues­to lo per­mi­ta, cla­ro) se acer­có a mí una ac­triz pa­ra pe­dir­me un pa­pel. “¡Ca­ram­ba –pen­sé (por­que en mi ca­be­za uti­li­zo ex­pre­sio­nes an­ti­guas)–, có­mo co­rren las no­ti­cias en el mun­di­llo!”; y tam­bién: “qué to­pi­ca­zo, ¿no?, una ac­triz des­pam­pa­nan­te pi­dién­do­me un pa­pel”. Pues na­da más le­jos de la reali­dad ¡Lo que que­ría era fu­mar­se un po­rro! “Un pa­pel pa­ra un po­rri­to”, di­jo ella. Y yo ahí, con ca­ra de gi­li­po­llas pen­san­do có­mo iba a de­cir­le que el cas­ting ya es­ta­ba ce­rra­do…

La ver­dad es que pen­sa­ba que iba a te­ner a los ac­to­res y ac­tri­ces más atrac­ti­vos del mo­men­to se­du­cién­do­me pa­ra es­tar en Los del tú­nel, la co­me­dia que an­do ro­dan­do, pe­ro la pura reali­dad es que lo úni­co que te­nía era a mi cuñao, és­te sí, pi­dién­do­me un pa­pel. Que si ha­bía he­cho tea­tro en el ins­ti­tu­to, que si con él la gen­te se par­tía en la mi­li… “Cla­ro, ¿qué quie­res, un se­cun­da­rio o probamos pa­ra el de pro­ta­go­nis­ta?”, le di­je yo con re­tin­tín.

Es­ta es la reali­dad. Si ima­gi­na­bas a un se­ñor grue­so fu­man­do cohí­bas y lla­man­do des­de una man­sión con pis­ci­na al ac­tor de mo­da, te equi­vo­ca­bas. Pien­sa más bien en una per­so­na reunién­do­se en ca­fe­te­rías, con el mó­vil en la ore­ja a to­das ho­ras, ha­blan­do con acree­do­res que le quie­ren en­ga­ñar, o dis­tri­bui­do­res que no aca­ban de ver el guion, o ta­la­dran­do a su abo­ga­do pa­ra que lle­guen ya esos con­tra­tos. Sin du­da, todo muy gla­mou­ro­so.

Si te ima­gi­na­bas en un des­pa­cho di­cien­do: “Es­ta es la pe­lí­cu­la que que­ría­mos ha­cer. Nos en­can­ta el guion. Va­mos a con­tra­tar ya a los je­fes de equi­po pa­ra ha­cer el tra­ba­jo con tiem­po (pri­me­ras ri­si­tas) y así eva­luar el cos­te real del pro­yec­to y, a par­tir de ahí, bus­car el di­ne­ro, ¿no?”. Pues no. La reali­dad es que vas a bus­car di­ne­ro has­ta de­ba­jo de las pie­dras y, con lo que con­si­gas, ha­rás la pe­li. “Ya, pe­ro es que ha­cen fal­ta más se­ma­nas de ro­da­je. ¿Tie­nes más di­ne­ro?” (...) “Ven­ga, has­ta lue­go”.

Si ima­gi­na­bas a un hom­bre des­al­ma­do y pe­se­te­ro que va de­jan­do pu­fos y que se­ría ca­paz de ven­der a su ma­dre con tal de sa­car el pro­yec­to ade­lan­te… pues mi­ra, ahí has acer­ta­do. Con es­te tó­pi­co sí lo te­ne­mos di­fí­cil.

Hoy es­toy en es­te ma­rrón por cul­pa de los chu­pi­tos que me to­mé con Fé­lix Tu­sell, mi so­cio, la no­che en que de­ci­di­mos lan­zar­nos a pro­du­cir Los del tú­nel. Am­bos que­re­mos tra­ba­jar al ser­vi­cio de la pe­lí­cu­la y, so­bre todo, de los guio­nis­tas. Creo en los es­cri­to­res, en los que ima­gi­nan las his­to­rias. Pre­fie­ro una pe­li con al­ma a esas que pa­re­cen ha­ber na­ci­do en un la­bo­ra­to­rio, pe­ro tam­po­co me ol­vi­do de lo que de­cía Al­fred Hitch­cock: “Pa­ra mí, el ci­ne son 400 bu­ta­cas que lle­nar”.

Cla­ro. Lo quie­res todo, ¿no? Pe­lí­cu­las con al­ma y ta­qui­lla, ar­te, di­ne­ro, mar­ke­ting, ries­go, re­cau­da­ción, li­ber­tad crea­ti­va, ta­qui­lla… (ta­qui­lla ya lo he di­cho, ¿no?) ¡Un ja­leo, va­ya! Co­mo de­cían en El cre­púscu­lo de los dio­ses: “Es un buen pro­duc­tor. Prue­ba de ello son sus úl­ce­ras”. Ya os con­ta­ré qué tal las mías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.