Ca­rre­te­ras del in­fierno

El País - Tentaciones - - EN LÍNEA -

Es muy da­do en­tre mi ge­ne­ra­ción y las in­me­dia­ta­men­te an­te­rio­res te­ner el mis­mo re­cuer­do de via­jar en ve­rano al pue­blo den­tro de un coche enano más car­ga­do que el tri­neo de San­ta Claus, con tro­pe­cien­tas per­so­nas en­ca­ja­das co­mo un te­tris y ti­ran­do de ma­ni­ve­la de ven­ta­ni­lla pa­ra in­ten­tar no mo­rir des­hi­dra­ta­do. En mi ca­so, íba­mos den­tro de un Simca 1000 sie­te per­so­nas en­tre pa­dres, her­ma­nos y abue­los, tan apre­ta­dos que, si uno se ti­ra­ba un pe­do en un la­do del coche, a otro se le sa­lía me­dio cuer­po por la ven­ta­ni­lla con­tra­ria. Eso por no ha­blar de las ca­rre­te­ras co­mar­ca­les por las que ha­bía que pa­sar, he­chas a ba­se de las pie­dras más afi­la­das y de­sigua­les de la zo­na, que, de los ba­ches, cuan­do lle­ga­bas a tu des­tino te­nías que ir di­rec­to al mé­di­co por­que te­nías los ór­ga­nos cam­bia­dos de si­tio. Por eso no pue­do evi­tar sen­tir­me un po­co her­ma­na­do con los pro­ta­go­nis­tas de Ca­rre­te­ras del in­fierno, el reality del re­cién es­tre­na­do ca­nal Me­ga en el que po­de­mos ver a los más in­tré­pi­dos ca­mio­ne­ros ju­gar­se el ti­po por las ca­rre­te­ras más mier­de­ras del pla­ne­ta, des­de el Hi­ma­la­ya a lo más pro­fun­do de Es­ta­dos Uni­dos, cru­zan­do de­sier­tos, jun­glas o puer­tos de mon­ta­ña. Y no lo ha­cen pre­ci­sa­men­te lle­van­do un Simca 1000, sino a los man­dos de ca­mio­nes con más rue­das que des­gua­ces La To­rre. Así que, a to­dos aque­llos que de jo­ven­zue­los ha­béis pa­de­ci­do esos in­su­fri­bles via­jes ve­ra­nie­gos por ca­rre­te­ras pro­vin­cia­les, os re­co­mien­do ver a es­tos mons­truos de la con­duc­ción aven­tu­rar­se por sen­das que un ser hu­mano nor­mal so­lo po­dría re­co­rrer to­man­do una bio­dra­mi­na ca­da dos mi­nu­tos, vías tan es­tre­chas que, si te en­cuen­tras con un se­ñor en bi­ci­cle­ta que vie­ne de fren­te, te­néis que dar mar­cha atrás los dos, ca­mi­nos con tan­tos ba­ches que te de­jan las nal­gas pé­treas co­mo los pec­to­ra­les de un cul­tu­ris­ta, ca­rre­te­ras en las que no se atre­ve a po­ner­se ni la muer­ta de la cur­va y que ni si­quie­ra tie­nen la se­ñal de “pe­li­gro, des­pren­di­mien­tos”, por­que un des­pren­di­mien­to ya la ha en­te­rra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.