Cer­do ‘pig ga­te’

O EL EX­TRA­ÑO CA­SO DE DAVID CA­ME­RON

El País - Tentaciones - - EN LÍNEA - Mi­kel López Itu­rria­ga Ber­to Fo­jo

MPor

Ilus­tra­ción ucho se ha ha­bla­do de la bo­ni­ta his­to­ria de amor del jo­ven David Ca­me­ron con un cer­do -una bio­gra­fía del pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co ase­gu­ra que és­te in­tro­du­jo su pe­ne en una ca­be­za de un co­chi­ni­llo co­mo par­te de un ri­tual de ini­cia­ción en la Universidad-, pe­ro po­co del im­pac­to de es­tos he­chos en el mun­do de la zoo­fi­lia. ¿Mar­ca­rá ten­den­cia? ¿Se con­ver­ti­rán los go­rri­nos en el nue­vo ob­je­to de de­seo de los ad­mi­ra­do­res del mun­do ani­mal? Es­ta es­pe­cie nun­ca ha con­ta­do con es­pe­cial pre­di­ca­men­to en­tre los zoó­fi­los, que his­tó­ri­ca­men­te se han fi­ja­do más en ga­lli­nas, ove­jas o ca­ba­llos. Se­rá por la fal­ta de hi­gie­ne, la es­ca­sa do­ci­li­dad o, en cier­tos lu­ga­res, los mo­ti­vos re­li­gio­sos (¿di­cen al­go el Co­rán y la To­rá so­bre es­te te­ma?), pe­ro el cer­do ha per­ma­ne­ci­do in­dem­ne a los ac­ce­sos li­bi­di­no­sos del hu­mano. Co­mo mo­de­lo a se­guir, la pre­sun­ta fe­la­ción por­ci­na de Ca­me­ron tam­po­co me sue­na tan mal. Al es­tar co­ci­na­do el bi­cho, se eli­mi­na el pe­lia­gu­do asun­to del con­sen­ti­mien­to, que po­ne en en­tre­di­cho mo­ral a otros ac­tos de zoo­fi­lia. Aho­ra bien, aun a ries­go de pe­car de es­tre­cho, yo apos­ta­ría por man­te­ner una re­la­ción más tra­di­cio­nal con el cer­do, y ha­cer con él lo que se ha he­cho to­da la vida: co­mér­se­lo. Por eso pro­pon­go re­in­ter­pre­tar el pig ga­te con un pla­to con man­za­na, un in­gre­dien­te que tam­bién se sue­le me­ter en la bo­ca de los cer­dos, más una sal­sa muy in­gle­sa de si­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.