ES­TE CHEF ES­TÁ MUY LO­CO

LA CO­CI­NA DE AU­TOR PUE­DE DAR LU­GAR A GUARRADAS INE­NA­RRA­BLES. LO COM­PRO­BA­MOS RE­VI­SAN­DO RE­CE­TAS DE GRAN­DES CHEFS

El País - Tentaciones - - EN LÍNEA - David Díaz Mir­ta Ro­jo Con es­tos tres in­gre­dien­tes, Ar­zak te mon­ta un pla­to que no veas.

Mu­chas ve­ces pen­sa­mos que la co­ci­na de au­tor es so­lo ap­ta pa­ra al­gu­nos bol­si­llos y pa­la­da­res exi­gen­tes. Pe­ro, cuan­do el chef se pa­sa con la in­no­va­ción, el re­sul­ta­do pue­de ser digno de las gua­rrin­don­ga­das de David de Jor­ge, alias Ro­bin Food. Aquí, va­rios ejem­plos. Es­ta bar­ba­ri­dad fue la su­ge­ren­cia más fli­pan­te que Ferran Adrià re­ci­bió en El Bu­lli. Co­mo él mis­mo di­jo, no sa­bes si es desa­yuno, co­mi­da o ce­na. En EE UU en­con­tró una in­sul­tan­te mon­ta­ña de adep­tos, dan­do lu­gar a in­con­ta­bles re­ce­tas con Kellogg’s a lo lar­go y an­cho del país; en­tre ellas, una de ma­ris­co.

Des­pués de que Chi­co­te se co­lum­pia­ra con su des­afor­tu­na­do sas­hi­mi de pre­sa en NO­DO, lle­ga a sus pan­ta­llas un lu­gar en el co­ra­zón de Chue­ca es­pe­cia­li­za­do en ma­kis de que­so ibé­ri­co, tor­ti­lla de pa­ta­ta o pa­té. Se pue­de en­ten­der que no te gus­te el pes­ca­do cru­do, pe­ro por lo que no pa­sa­mos es por des­tro­zar al­go tan inigua­la­ble co­mo el sus­hi.

Aquí hay dos op­cio­nes. Si lo que quie­res es una aven­tu­ra a lo In­dia­na Jo­nes con de­lan­tal y fi­nal in­cier­to, te re­co­mien­do el ce­vi­che de to­cino de Pa­tri­cia Vé­lez (o la for­ma más fá­cil de des­tro­zar otro con­cep­to cu­li­na­rio). Si eres de emo­cio­nes fuer­tes, el ce­vi­che de pez man­te­qui­lla con curry del res­tau­ran­te Ene50, en Ma­drid, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, es una de­li­cia.

Sí, fre­sas. Es­ta crea­ción de Bruno Otei­za las uti­li­za pa­ra po­ten­ciar el dul­zor de la sal­sa de to­ma­te. Y fun­cio­na, o eso di­cen. Lo que no cue­la es cuan­do se co­mien­za a usar fru­tas co­mo el plá­tano o la man­da­ri­na, que lo úni­co que po­ten­cian es una ver­da­de­ra in­di­ges­tión. Un con­se­jo: la pas­ta NO ad­mi­te cual­quier co­sa.

Es­te es un pla­to que he­mos en­con­tra­do en el cá­te­ri­ng de Mar­ga­ri­ta Izard. Que sí, que lan­gos­tino y pi­pi­rra­na pue­den ir de la mano, pe­ro in­tro­du­cir el ca­fé en un pla­to de ma­ris­co pro­du­ce en el pa­la­dar una reac­ción si­mi­lar a Dawn Da­ven­port en una flo­ris­te­ría el día de la ma­dre. Pri­me­ro, se­gun­do y ca­fé de pos­tre en un úni­co pla­to. Que apro­ve­che.

El co­co tie­ne un sa­bor muy arries­ga­do, y por eso no lo veía­mos en un pla­to. Ha te­ni­do que ser el mis­mí­si­mo Ar­zak el que ha mon­ta­do es­te com­bi­na­do im­po­si­ble con un re­sul­ta­do es­pec­ta­cu­lar. Sa­bo­res dul­ces, tro­pi­ca­les, sa­la­dos, pi­can­tes y agrios en un pe­que­ño bo­ca­do. En dos pa­la­bras: im-pre­sio­nan­te.

Por

Fo­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.