«Los Sex Pis­tols me es­cu­pían cuan­do me veían con la cá­ma­ra»

Fue tes­ti­go di­rec­to del na­ci­mien­to del punk y se con­vir­tió en el Or­son We­lles del mo­vi­mien­to. Aho­ra, de­di­ca su úl­ti­mo do­cu­men­tal al Keith Ri­chards an­te­rior a los Ro­lling Sto­nes

El País - Tentaciones - - DOCUPUNK - Ju­lien Tem­ple Tex­to Víc­tor Par­kas Fo­to­gra­fía Ales­san­dro Al­bert/Getty

Ha di­ri­gi­do vi­deo­clips pa­ra Ja­net Jack­son, Whit­ney Hous­ton o Sa­de, pe­ro la pri­me­ra vez que co­gió una cá­ma­ra fue pa­ra gra­bar —de ta­pa­di­llo— a esos pio­ne­ros del punk que fue­ron los Sex Pis­tols: Ju­lien Tem­ple (Lon­dres, 1952) ha fir­ma­do mu­chos do­cu­men­ta­les a lo lar­go de su ca­rre­ra, pe­ro nin­guno con el im­pac­to de su obra pri­mi­ge­nia The great

rock ‘n’ roll swind­le. Coin­ci­dien­do con el pa­so del rea­li­za­dor por el fes­ti­val Bee­fea­ter In-Edit, don­de presentó tan­to su úl­ti­ma película co­mo al­guno de sus clá­si­cos, apro­ve­cha­mos pa­ra ha­blar con Ju­lien so­bre sus años más sal­va­jes. Avi­sa­mos: es­ta en­tre­vis­ta con­tie­ne espu­tos, co­ces, noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía.

Aunque tu cu­na fue el punk, en tu úl­ti­mo tra­ba­jo po­nes el fo­co so­bre una fi­gu­ra del rock clá­si­co: Keith Ri­chards. ¿Qué me pue­des con­tar de The ori­gin of the spe­cies?

Que­ría ha­cer una película de Keith que ter­mi­na­se jus­to cuan­do co­no­ce a Mick Jag­ger. Ade­más, re­mon­tar­me a los pri­me­ros años de Ri­chards me ha ser­vi­do pa­ra ex­pli­car có­mo era ser un ni­ño de cla­se obre­ra en la In­gla­te­rra post-se­gun­da gue­rra mun­dial. Por cier­to: pue­de que no te pa­rez­can punks, pe­ro cuan­do los Sto­nes de­bu­ta­ron a me­dia­dos de los se­sen­ta, le­van­ta­ron un pá­ni­co mo­ra­lis­ta muy pa­re­ci­do al que pro­vo­ca­ron más tar­de los Sex Pis­tols.

Sex Pis­tols fue­ron, de he­cho, el gru­po al que de­di­cas­te tu pri­mer do­cu­men­tal: The great rock ‘n’ roll swind­le. ¿Có­mo en­tras­te en con­tac­to con ellos?

Co­no­cí a la ban­da en una eta­pa muy tem­pra­na, y por ca­sua­li­dad. Mien­tras pa­sea­ba por una zo­na in­dus­trial de Lon­dres, em­pe­cé a es­cu­char una mú­si­ca pro­ve­nien­te de un al­ma­cén; creo re­cor­dar que era una ver­sión ro­tí­si­ma de los Small Fa­ces. El ca­so es que me de­jé guiar por la can­ción, has­ta lle­gar a un pe­que­ño lo­cal de en­sa­yo, don­de ha­bía cua­tro tipos con unas pin­tas igual de increíbles que su mú­si­ca. Es­tu­ve ha­blan­do con ellos y me di­je­ron que iban a dar su pri­mer con­cier­to en po­cos días, pe­ro que aún no sa­bían dón­de.

¿Lle­gas­te a ir a ese pri­mer con­cier­to?

Qué va. Sa­lí en­tu­sias­ma­do de allí, pe­ro, ya de vuel­ta al West Lon­don, cuan­do les ha­blé ma­ra­vi­llas del gru­po a mis ami­gos, me pre­gun­ta­ron: "¿Y có­mo se lla­man". Mier­da, tío, ¿te pue­des creer que ol­vi­dé pre­gun­tar­les el nom­bre? Me pa­sé los si­guien­tes días bus­cán­do­los en pu­bli­ca­cio­nes mu­si­ca­les, pe­ro, por des­gra­cia, no pu­de dar con ellos an­tes de ese pri­mer con­cier­to. Sí con­se­guí ir al se­gun­do: el pú­bli­co no era muy nu­me­ro­so, pe­ro al­gu­nas de las per­so­nas que es­ta­ban allí, co­mo Sioux­sie, aca­ba­rían for­man­do su pro­pio gru­po punk.

¿Tú te sen­tías par­te de la es­ce­na punk o eras más un es­pec­ta­dor de to­do lo que es­ta­ba su­ce­dien­do?

Lo bueno del punk es que coin­ci­dió con un mo­men­to muy crea­ti­vo: ade­más de gru­pos, en ese círcu­lo te to­pa­bas con es­cri­to­res, di­se­ña­do­res o ci­neas­tas. Yo me con­si­de­ra­ba par­te de esa cul­tu­ra, por­que no so­lo qui­se do­cu­men­tar­la, sino par­ti­ci­par de ella ha­cien­do que mis pe­lí­cu­las tam­bién tu­vie­sen un es­pí­ri­tu punk; que fue­ran una ex­pre­sión tan pu­ra del mo­vi­mien­to co­mo po­dían ser­lo la ro­pa o la mú­si­ca.

Por aquel en­ton­ces eras es­tu­dian­te de ci­ne, ¿no?

Sí. De he­cho, to­do el ma­te­rial de gra­ba­ción lo sa­ca­ba de la es­cue­la: iba por la no­che, co­gía una cá­ma­ra, y me iba con ella al 100 Club, la sa­la don­de so­lían to­car ellos. Mal­colm McLa­ren, su má­na­ger, no que­ría que na­die gra­ba­se los con­cier­tos, por lo que te­nía que ro­dar a es­con­di­das. Evi­den­te­men­te, cuan­do me pi­lló las pri­me­ras ve­ces, ha­cía que me echa­ran del lo­cal. Eso fue has­ta que se dio cuen­ta de que po­día­mos tra­ba­jar jun­tos.

De esa alianza con McLa­ren sur­gió The great rock ‘n’ roll swind­le, pe­ro, ¿has­ta qué pun­to im­pu­so Mal­com su vi­sión en tu pri­mer tra­ba­jo?

Bueno, la película la es­cri­bi­mos jun­tos. Nos gus­ta­ba mu­cho Frau­de de Or­son We­lles y que­ría­mos ha­cer al­go pa­re­ci­do: en­fren­tar reali­dad y fic­ción; men­ti­ra y ver­dad. McLa­ren for­mó par­te de to­do ese pro­ce­so, pe­ro The great rock ‘n’ roll swind­le fue una crea­ción con­jun­ta. La gen­te pien­sa en él co­mo un ma­ni­pu­la­dor que usa­ba a los de­más co­mo sus títeres, pe­ro eso no es cier­to. Los Sex Pis­tols no eran las ma­rio­ne­tas de Mal­com. De he­cho, lo te­nían aco­jo­na­do.

¿Aco­jo­na­do en qué sen­ti­do?

Ha­bía un com­po­nen­te de cruel­dad psi­co­ló­gi­ca muy fuer­te en el gru­po; Johnny Rot­ten era ca­paz de lan­zar­te unas mi­ra­das es­ca­lo­frian­tes. Y aunque es­te ti­po de in­ti­mi­da­cio­nes eran las más co­mu­nes, tam­bién po­dían ser fí­si­cas: co­mo de­tes­ta­ban que les gra­ba­ra, cuan­do me veían, o bien es­cu­pían a la cá­ma­ra, o bien me echa­ban a pa­ta­das del es­ce­na­rio. Pe­ro ni aún así con­si­guie­ron que me rin­die­se (ríe).

Ya que men­cio­nas a Rot­ten, ¿qué opi­nas de que el can­tan­te de los Pis­tols aca­ba­ra par­ti­ci­pan­do en un reality?

Pues que el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to ha apren­di­do mu­chas co­sas del punk (ríe). Si­go sien­do fan de Johnny Rot­ten, a mu­chos ni­ve­les; pe­ro siem­pre ha si­do una per­so­na muy di­fí­cil de di­ge­rir pa­ra la gen­te del mains­tream. En bue­na par­te, eso hi­zo que se echa­ra a per­der; que pa­rez­ca un vie­jo cas­ca­rra­bias al que ya so­lo le im­por­ta ha­cer di­ne­ro

¿Y qué hay de Sid Vi­cious? ¿No se ha so­bre­di­men­sio­na­do un po­co su fi­gu­ra?

Lo úni­co que pue­do de­cir­te es que, por lo me­nos, yo no ali­men­té esa mi­ti­fi­ca­ción. Ten en cuen­ta que en The great rock ‘n’ Roll

swind­le lo que ha­cía­mos era, di­rec­ta­men­te, reír­nos de Sex Pis­tols. ¡Si in­clu­so los con­ver­ti­mos en di­bu­jos ani­ma­dos! Aho­ra, si ha­ces al­go así, el gru­po lo ce­le­bra; pe­ro en los se­ten­ta, al no ha­ber­se he­cho nun­ca an­tes, se lo to­ma­ron co­mo un in­sul­to. Rot­ten se pu­so en plan "¿por qué co­ño me has con­ver­ti­do en un di­bu­jo?". Y yo le de­cía: "¡Pe­ro si ya lo eres!" (ríe).

Qué hay de las ban­das punk ac­tua­les, ¿te gus­tan?

Me pa­re­cen ri­dí­cu­las. Si vas a un con­cier­to de Green Day, sa­bes lo que va a su­ce­der a ca­da mo­men­to; pe­ro, ¿en uno de Sex Pis­tols? Nun­ca sa­bías lo que iba a pa­sar; era com­ple­ta­men­te im­pre­vi­si­ble. Al­guien que hoy en día se au­to­de­no­mi­ne punk no de­be­ría ves­tir las ro­pas que lle­vá­ba­mos no­so­tros ha­ce cua­ren­ta años, sino ex­pre­sar las mis­mas ideas de una for­ma nue­va. Qui­zás el punk del fu­tu­ro no ten­ga na­da que ver con la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.