«Brea­king bad fue un fe­nó­meno que ja­más ha­bría ima­gi­na­do»

Brea­king Bad le con­sa­gró co­mo uno de los show­run­ners in­to­ca­bles de la TV. Con Bet­ter call Saul, su precuela, si­gue sa­cán­do­le bri­llo a unos per­so­na­jes inago­ta­bles

El País - Tentaciones - - GENIO - Tex­to Ma­ri­ló García Fo­to­gra­fía Maar­ten de Boer/Getty

El nom­bre de Vin­ce Gi­lli­gan (Vir­gi­nia, 1967) se aso­cia irre­me­dia­ble­men­te al icó­ni­co Hei­sen­berg, ese dea­ler de me­tan­fe­ta­mi­na im­pro­vi­sa­do que re­vo­lu­cio­nó la te­le en­tre 2008 y 2013. Me­nos co­no­ci­da fue su fa­lli­da pro­pues­ta Battle Creek, una co­me­dia con dos po­lis antagónicos, y po­co se ha ha­bla­do de su fu­tu­ro pro­yec­to pa­ra HBO,

Ra­ven, so­bre el sui­ci­dio co­lec­ti­vo en 1978 de la sec­ta El tem­plo del pue­blo, li­de­ra­da por un loco lla­ma­do Jim Jo­nes. En ple­na pro­mo­ción de Bet­ter call Saul —coin­ci­de el lan­za­mien­to en DVD de la se­gun­da tem­po­ra­da y el ro­da­je de la ter­ce­ra—, se­gui­mos acu­dien­do a la enor­me Brea­king bad pa­ra en­ten­der su no me­nos ex­cep­cio­nal precuela.

Ba­rack Oba­ma in­clu­yó Brea­king bad en­tre su Top 10 de series fa­vo­ri­tas, ad­mi­tien­do te­ner un gus­to televisivo "más re­tor­ci­do" que el de su fa­mi­lia. No pue­do de­jar de pre­gun­tár­te­lo: ¿crees que Do­nald Trump tam­bién es tan re­tor­ci­do co­mo pa­ra ser fan de la se­rie?

Si te di­go la ver­dad, pre­fie­ro no ha­blar de Do­nald Trump. Su vic­to­ria ha si­do una sor­pre­sa pa­ra to­do el mun­do, y pa­ra mí tam­bién. Pe­ro, bueno, la vi­da con­ti­núa… ha­ble­mos de Bet­ter call Saul.

Di­ri­ges los dos pri­me­ros epi­so­dios de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Bet­ter call Saul. Ya te re­ser­vas­te la di­rec­ción de otros tan po­ten­tes co­mo el pi­lo­to y el úl­ti­mo de la se­gun­da tem­po­ra­da. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que ha­brá al­gu­na sor­pre­sa?

Es cier­to que los fans de Bet­ter call Saul es­tán es­pe­ran­do que Jimmy [McGill, in­ter­pre­ta­do por Bob Oden­kirk] se trans­for­me en Saul Good­man [el fu­tu­ro abogado de Wal­ter Whi­te, alias Hei­sen­berg, en Brea­king bad]. Co­mo guio­nis­tas se nos ocu­rren ideas ge­nia­les que des­car­ta­mos. Aho­ra mis­mo, es me­jor pa­ra no­so­tros es­cri­bir so­bre Jimmy que so­bre Saul.

Pe­ro no ne­ga­rás que hay ga­nas de ver a Hei­sen­berg y a Jes­se Pink­man (Aa­ron Paul) en Bet­ter call Saul, al igual que ha ocu­rri­do con otros se­cun­da­rios de

Brea­king bad, co­mo Hec­tor y Tu­co Sa­la­man­ca… Los fans si­guen amando a esos per­so­na­jes.

Es cier­to, pe­ro an­te to­do que­re­mos ser ho­nes­tos con la his­to­ria que es­ta­mos mos­tran­do, es al­go de lo que es­ta­mos or­gu­llo­sos cuan­do nos va­mos a dor­mir ca­da no­che. Con­tar una his­to­ria di­fe­ren­te, pa­ra un pú­bli­co di­fe­ren­te al de Brea­king bad.

¿Cuan­do co­men­zas­teis a ro­dar Brea­king bad lle­gas­teis a ima­gi­nar el im­pac­to que ten­dría la se­rie?

He de re­co­no­cer que nos sor­pren­dió mu­cho el éxi­to de Brea­king bad y to­da­vía hoy me si­gue im­pre­sio­nan­do su re­per­cu­sión en el mun­do en­te­ro, que ha­ya tan­tos fans en Es­pa­ña y en el res­to del mun­do, y que me si­gáis pre­gun­tan­do por la se­rie. Me ha­ce muy fe­liz y es­toy muy agra­de­ci­do. No es­ta­rás tan con­ten­to con esa web que pu­bli­có "en bro­ma" ha­ce unas se­ma­nas que ha­bría sex­ta tem­po­ra­da de Brea­king bad… No me gus­ta por­que no es una bro­ma. Creo que es so­lo al­guien en In­ter­net que quie­re con­se­guir co­mo sea trá­fi­co pa­ra su web.

No so­lo eso, di­je­ron que eras tú el que anun­ció que Wal­ter Whi­te re­apa­re­cía, que, su­pues­ta­men­te, Br­yan Cranston te ha­bía lla­ma­do por­que so­ñó con que Walt se des­per­ta­ba en una ca­ma de hos­pi­tal, ro­dea­do de gen­te de la DEA, sa­lía de la cár­cel y des­cu­bría que te­nía fans…

Una co­sa así so­lo crea con­fu­sión, aun­que si te di­go la ver­dad no me im­por­ta. So­lo pue­do de­cir que la­men­to que su­ce­dan es­te ti­po de co­sas por­que le da es­pe­ran­zas a los fans de la se­rie y no es cier­to que Brea­king

bad va­ya a con­ti­nuar.

Mu­chos es­pec­ta­do­res en­con­tra­ron en

Brea­king bad, que lle­gó a lle­var­se 16 pre­mios Emmy, una ca­li­dad po­cas ve­ces vista, al­go que les hi­zo em­pe­zar a con­su­mir series, que les cam­bió su per­cep­ción de la fic­ción te­le­vi­si­va. Pe­ro a ti, ¿cómo te ha cam­bia­do la vi­da?

Brea­king bad lo cam­bió prác­ti­ca­men­te to­do. Ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do du­ran­te sie­te años en Ex­pe­dien­te X, era uno de los guio­nis­tas, pe­ro no era el je­fe. Brea­king

bad me dio mi pri­me­ra opor­tu­ni­dad pa­ra ro­dar una se­rie de te­le­vi­sión. Eso fue su­fi­cien­te pa­ra mí. Y, sin es­pe­rar­lo, vi cómo na­cía y to­ma­ba for­ma, cómo se con­ver­tía en al­go tan gran­de, en un fe­nó­meno que ja­más ha­bría ima­gi­na­do. Brea­king bad cam­bió mi vi­da, fue una sor­pre­sa ma­ra­vi­llo­sa y emo­cio­nan­te de la que siem­pre es­ta­ré or­gu­llo­so. Dios, sen­tí que era lo me­jor que ha­bía he­cho en mi vi­da.

¿Cómo crees que Brea­king bad ha in­fluen­cia­do a otras series ac­tua­les?

Es una pre­gun­ta in­tere­san­te. No sé a cien­cia cier­ta si Brea­king bad ha po­di­do in­fluen­ciar a otras fic­cio­nes, pe­ro sí te pue­do ase­gu­rar que otras series que es­ta­ban an­tes que Brea­king Bad nos han ins­pi­ra­do a no­so­tros. Y tam­bién pe­lí­cu­las. Ahí es­tá, por ejem­plo, French con­nec­tion (1971), de Wi­lliam Fried­kin, que me su­gi­rió la di­rec­ción de los pri­me­ros epi­so­dios de la se­rie. Y su­pon­go que Es­pa­ña, con ese to­que a spag­het­ti wes­tern… Cier­to, to­da la fil­mo­gra­fía de Ser­gio Leo­ne, con al­gu­nos de esos fil­mes ro­da­dos en esas pre­cio­sas lo­ca­li­za­cio­nes de Es­pa­ña. Al­gu­nas tra­mas de fil­mes en con­cre­to, co­mo Has­ta que lle­gó su ho­ra (1968), El bueno, el feo y el ma­lo (1966), Por un pu­ña­do de dó­la­res (1964)… Creo que siem­pre nos ins­pi­ra­mos en otros y, se­gu­ra­men­te, ha­ya pró­xi­mos es­tre­nos que ten­gan in­fluen­cias de Brea­king bad.

No sé si pen­sas­te cuan­do aca­bó Brea­king bad que no vol­ve­rías a ro­dar na­da pa­re­ci­do, pe­ro en 2015 lle­gó Bet­ter call Saul.

¿Sa­bes qué? Ten­go que de­cir que, al prin­ci­pio, sí es­ta­ba preo­cu­pa­do por el fi­nal de

Brea­king bad. Pe­ro, aho­ra que ya ha ter­mi­na­do, veo en Bet­ter call Saul un nue­vo po­ten­cial. Es­toy tan or­gu­llo­so de Bet­ter

call Saul co­mo lo es­toy de Brea­king bad. No sé si es­ta precuela se­rá más gran­de, pe­ro sí sé que po­dría dar­me más sa­tis­fac­cio­nes y que me es­tá pa­re­cien­do ca­da vez me­jor. Co­mo te di­je, es­ta­ba preo­cu­pa­do por el fi­nal de Brea­king bad por­que po­dría ser el me­jor trabajo de mi vi­da, pe­ro ahí es­tá Bet­ter call Saul… ve­re­mos.

Ya es­tá a la ven­ta el DVD y blu-ray de Bet­ter

call Saul (se­gun­da tem­po­ra­da y pack con las dos pri­me­ras tem­po­ra­das) y de Brea­king bad (edi­ción li­mi­ta­da, con ca­jas me­tá­li­cas ilus­tra­das). La ter­ce­ra tem­po­ra­da de Bet­ter call

Saul se es­tre­na pró­xi­ma­men­te en Mo­vis­tar+.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.