ELLE FAN­NING Ya no es la ni­ña de la pe­li

Se aca­ba­ron los pa­pe­les inocen­tes. La me­nor de los Fan­ning ce­le­bra la ma­yo­ría de edad con Vi­vir de no­che

El País - Tentaciones - - TENTADERO - Entrevista Al­ber­to Si­sí Sán­chez

Cuan­do una chica cum­ple die­ci­ocho años y ter­mi­na el ba­chi­lle­ra­to lo úni­co en lo que pien­sa es en la fies­ta que se va a pe­gar con sus co­le­gas. Pe­ro si te lla­mas Elle Fan­ning la co­sa cam­bia. El día en el que su ins­ti­tu­to ce­le­bra­ba el bai­le de gra­dua­ción, ella se en­con­tra­ba en el Fes­ti­val de Can­nes dis­fru­tan­do de las reac­cio­nes en­fren­ta­das que es­ta­ba pro­vo­can­do The

neon de­mon, de la que era pro­ta­go­nis­ta.

J.J. Abrams ya vio su po­ten­cial pa­ra ser la chica de Su­per 8 cuan­do ape­nas con­ta­ba con 12 años. So­fia Cop­po­la la fi­chó, un año an­tes, pa­ra So­mew­he­re. Y ha lle­ga­do has­ta el uni­ver­so Dis­ney dan­do la ré­pli­ca a An­ge­li­na Jo­lie en Ma­lé­fi­ca. Después de tra­ba­jar jun­to al con­tro­ver­ti­do Ni­co­las Win­dign Refn, Ben Af­fleck to­mó el re­le­vo en es­to de di­ri­gir a la que mu­chos se apre­su­ran en con­si­de­rar la pró­xi­ma es­tre­lla de Holly­wood. Ha si­do en Vi­vir

de no­che, tí­tu­lo que con­sa­gra a Fan­ning co­mo ac­triz ver­sá­til que lu­ce igual de bien en pe­lí­cu­las de pre­su­pues­to mo­des­to que en block­bus­ters. Una ado­les­cen­cia me­jor apro­ve­cha­da que asis­tir al bai­le de gra­dua­ción. La es­ce­na más im­pac­tan­te en Vi­vir de no­che es la de tu per­so­na­je lan­zan­do un in­cen­dia­rio dis­cur­so a los pre­sen­tes en una igle­sia. ¿Lo pre­pa­ras­te asis­tien­do a mi­sa? ¿Sa­bes en quién me fi­jé? Dios, no re­cuer­do su nom­bre... Hay una mu­jer, ¿Amy? Sem­ple­ton... [Amy Sem­ple Mcp­her­son, la fun­da­do­ra de la Igle­sia Cua­dran­gu­lar]. Ella vi­vió en los años vein­te y con­se­gui­mos mu­chas fo­to­gra­fías por­que Jackie, la cos­tu­re­ra, tam­bién las uti­li­za­ba. Ves­tía de blanco y te­nía esa apa­rien­cia eté­rea. Era una pre­di­ca­do­ra y ofre­cía sus ser­mo­nes a los fie­les, unos ser­mo­nes que se vol­vie­ron

ca­da vez más ex­tre­mos a me­di­da que con­se­guía se­gui­do­res. Hay un dis­cur­so en par­ti­cu­lar que vi en You­Tu­be, pe­ro apar­te de eso no vi na­da más. Yo nun­ca he he­cho tea­tro, pe­ro tu­ve la sen­sa­ción de que así se de­be de sen­tir al­guien cuan­do ac­túas so­bre un es­ce­na­rio. Con es­te pa­pel das una vuel­ta a tu ca­rre­ra, ¿cómo de­ci­dis­te que ya era ho­ra de atre­ver­se con al­go así? Lo­ret­ta es el pri­mer per­so­na­je con el que yo no soy la ni­ña de la pe­lí­cu­la. Es una de las tres mu­je­res que acom­pa­ñan al pro­ta­go­nis­ta a lo lar­go del me­tra­je y eso fue real­men­te ex­ci­tan­te pa­ra mí. Co­no­cí a Ben y to­da­vía era muy jo­ven. Fue an­tes de em­pe­zar a ro­dar y de eso han pa­sa­do ca­si tres años. Es­ta­ban tam­bién tan­tean­do a otras chi­cas que eran ma­yo­res que yo y, aun­que que­ría es­te pa­pel, no sa­bía muy bien cómo lo iba a con­se­guir. Sim­ple­men­te pen­sa­ba que me iban a des­car­tar por ser de­ma­sia­do jo­ven pe­ro al fi­nal Ben me lla­mó per­so­nal­men­te y me di­jo que lo ha­bía con­se­gui­do. Eso fue la bom­ba, me vol­ví com­ple­ta­men­te lo­ca. En es­te mo­men­to es el per­so­na­je que ha su­pues­to un re­to ma­yor en mi ca­rre­ra. No es­tá en de­ma­sia­das es­ce­nas, de acuer­do, pe­ro en to­das las que es­tá re­sul­tan muy in­ten­sas. Aho­ra ya me he gra­dua­do, la pe­lí­cu­la se va a es­tre­nar y creo que es el mo­men­to per­fec­to, por­que es un trabajo mu­cho más ma­du­ro que los an­te­rio­res. Pre­ci­sa­men­te tu bai­le de gra­dua­ción ocu­rrió cuan­do es­ta­bas en el Fes­ti­val de Can­nes. Sí, fue sú­per di­ver­ti­do, una pa­sa­da. Pa­re­ce que em­pe­za­mos un nue­vo ca­pí­tu­lo aun­que en oca­sio­nes pien­se en qué es lo que voy a ha­cer a par­tir de aquí. Lue­go re­fle­xiono y lle­go a la con­clu­sión de que voy a se­guir ha­cien­do lo que he he­cho to­da mi vi­da. Quie­ro se­guir tra­ba­jan­do y, por el mo­men­to, ese es más o me­nos el plan. ¿To­da­vía te po­nes ner­vio­sa cuan­do acu­des a un cas­ting? Pa­ra mí las au­di­cio­nes son sú­per com­pli­ca­das y me ha­cen po­ner­me ex­tre­ma­da­men­te ner­vio­sa. En el ca­so de Vi­vir

de no­che en par­ti­cu­lar, Ben y yo tu­vi­mos una char­la así que fue un po­co más lle­va­de­ro. Esa pri­me­ra con­ver­sa­ción que tu­vi­mos fue bas­tan­te sen­ci­lla aun­que yo nun­ca ha­bía co­no­ci­do a na­die que fue­ra pro­ta­go­nis­ta, guio­nis­ta y di­rec­tor, es­pe­cial­men­te cuan­do esa

«Pen­sa­ba que me des­car­ta­rían en Vi­vir de no­che por ser de­ma­sia­do jo­ven »

per­so­na es­tá en una es­ce­na con­ti­go. Lo cier­to es que me en­can­ta­ría po­der ac­tuar y di­ri­gir a la vez al­gún día. Mu­chos ac­to­res que em­pe­za­ron muy jó­ve­nes pa­re­cen can­sa­dos, pe­ro tú eres una ex­cep­ción, se te ve ilu­sio­na­da. ¿Cómo lo con­si­gues? Des­de que em­pe­cé in­ten­to que­dar­me con la di­ver­sión en to­do lo que ha­go. Pue­de so­nar ma­ni­do pe­ro es com­ple­ta­men­te cier­to. Cuan­do no te lo estás pasando bien y cuan­do no amas lo que estás ha­cien­do es el mo­men­to de pen­sar que igual de­be­rías bus­car­te otro trabajo. De to­das ma­ne­ras, pa­ra mí to­do lo que llega to­da­vía me pa­re­ce fres­co, ca­da per­so­na­je, ca­da guion, ca­da en­torno, to­do, y ese es uno de los mo­ti­vos por los que lo dis­fru­to. ¿Crees que esa ac­ti­tud es lo que te ha con­ver­ti­do en una mu­sa in­die? Lo cier­to es que hay in­fi­ni­dad de pe­lí­cu­las con me­nos pre­su­pues­to que tie­nen una ca­li­dad bru­tal. Es muy tris­te cuan­do la gen­te pien­sa que no me­re­cen la pe­na sim­ple­men­te por el he­cho de ma­ne­jar otros pre­su­pues­tos. Sí, no tie­nes mu­cho di­ne­ro, tam­po­co tie­nes mu­cho tiem­po, pe­ro la gen­te real­men­te se in­vo­lu­cra por­que es­tos pro­yec­tos son su pa­sión. En oca­sio­nes esos son los me­jo­res guio­nes que he leí­do. Aun­que tam­bién me gus­tan los pro­yec­tos más gran­des, son ex­ci­tan­tes. ¿Y cómo lle­vas que se te con­si­de­re tam­bién una mu­sa de la mo­da? Es sú­per di­ver­ti­do, me en­can­ta. Cuan­do ha­ces pe­lí­cu­las y lue­go tie­nes que de­di­car tiem­po a las se­sio­nes de fo­tos y a las al­fom­bras ro­jas, y cuan­do ade­más te gus­ta la ro­pa, se con­vier­te en una par­te im­pres­cin­di­ble de es­te trabajo. Cuan­do lle­gas a un pho­to­call in­ten­tas tam­bién pa­re­cer­te al­go a tu per­so­na­je y eso lo ha­ce to­do me­jor. Es otra ma­ne­ra de cons­truir per­so­na­jes pues­to que la mo­da te da la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­te en quien tú quie­ras. Aho­ra que se acer­ca la tem­po­ra­da de pre­mios te van a pre­gun­tar qué lle­vas pues­to. ¿A fa­vor o en con­tra de la con­tro­ver­ti­da pre­gun­ta? Es­toy en una en­cru­ci­ja­da por­que en reali­dad yo ado­ro la mo­da y la ro­pa. Creo que no es un te­ma ba­la­dí y es al­go que real­men­te im­por­ta en nues­tra in­dus­tria pe­ro lo cier­to es que cuan­do estás en la al­fom­bra ro­ja y ves co­mo a los chi­cos se les pre­gun­ta por la pro­fun­di­dad de sus per­so­na­jes pe­ro no por el tra­je que lle­van... ¡Pre­gún­ta­nos a todos lo mis­mo! Es di­fí­cil po­si­cio­nar­se pe­ro real­men­te en­tien­do el en­fa­do de al­gu­nas ac­tri­ces. Así que, a pe­sar de tu ju­ven­tud, ya tie­nes cier­ta ex­pe­rien­cia con el se­xis­mo en Holly­wood. Sí, creo que sí. No lo sé, qui­zá aho­ra que ya voy cum­plien­do más años y ten­go más ex­pe­rien­cia las co­sas han cam­bia­do. An­tes, cuan­do era más jo­ven, me tra­ta­ban co­mo una ni­ña y no ha­bía ni mas­cu­lino ni fe­me­nino, ¡era una cría! Aho­ra que soy ya jo­ven las co­sas se­gu­ra­men­te cam­bien pe­ro sin­ce­ra­men­te de­seo que

«La mo­da te per­mi­te con­ver­tir­te en quien quie­ras, cons­truir per­so­na­jes»

no me tra­ten de for­ma dis­tin­ta. Elle ya ha cre­ci­do co­mo pa­ra ha­cer pa­pe­les adul­tos, va­le, pe­ro to­da­vía con­ser­va al­go de su es­pí­ri­tu in­fan­til. Una mues­tra: al ter­mi­nar es­ta entrevista y lle­gar al as­cen­sor, una ni­ña muy pe­que­ña, con mar­ca­dí­si­mo acen­to bri­tá­ni­co y un mu­ñe­co de BB-8 en la mano, an­da­ba pre­gun­tan­do por ella sa­bien­do que se en­con­tra­ba en al­gún lu­gar del edi­fi­cio. Era Mi­llie Bobby Brown, Ele­ven en Stran­ger things, a la que su ma­dre ha­bía pe­di­do que la lla­ma­ra después de ver a su ami­ga y que no se en­tre­tu­vie­ra de­ma­sia­do. Vi­vir de no­che se es­tre­na el 27 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.