El poe­ta con flow

El País - Tentaciones - - TENTADERO - Tex­to Eduar­do In­fan­te Fo­to Ai­tor San­to­mé

Harry Ba­ker es una de las ma­yo­res es­tre­llas del spo­ken word. Vi­ve de lo que más le gus­ta: ju­gar con las pa­la­bras

Aun­que es­tu­dió pa­ra ma­te­má­ti­co, Harry Ba­ker siem­pre tu­vo cla­ro que su fu­tu­ro es­ta­ría li­ga­do a las pa­la­bras. Co­men­zó ra­pean­do con unos ami­gos en el ins­ti­tu­to, en 2012 se con­vir­tió en el ven­ce­dor más jo­ven del Cam­peo­na­to Mun­dial de Poe­sía y, so­lo dos años

después, su char­la en las TED Talks, Un poe­ma de amor a los so­li­ta­rios nú­me­ros

pri­mos, le gran­jeó un im­pac­to mun­dial y mi­llo­nes de plays en In­ter­net. Se con­vir­tió en to­da una es­tre­lla del spo­ken word, un ti­po de per­for­man­ce que po­dría tra­du­cir­se co­mo 'pa­la­bra ha­bla­da' y que él de­fi­ne así: "Es exac­ta­men­te lo que sue­na. Poe­sía pa­ra ser leí­da en al­to. Pue­de ser una na­rra­ción, un rap a ca­pe­la o to­do lo que hay en­tre esas dos co­sas".

Ha­bla­mos con Ba­ker en Lon­dres con mo­ti­vo de su co­la­bo­ra­ción con la mar­ca Wran­gler, pa­ra la que ha es­cri­to un poe­ma ti­tu­la­do Wild way home, ins­pi­ra­do en su úl­ti­ma cam­pa­ña, y que el poe­ta nos re­ci­ta en me­dio de las ca­lles de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. Más que un poe­ta, Ba­ker pa­re­ce un ra­pe­ro, pe­ro sin música. "Las dos co­sas se so­la­pan, no se pue­de de­cir que to­do el

spo­ken word es rap o al con­tra­rio. Pe­ro sí que hay una pa­sión com­par­ti­da por el len­gua­je, por cómo sue­nan las pa­la­bras. No hay nin­gún otro gé­ne­ro que pon­ga más aten­ción en las le­tras que el hip-hop", cuen­ta.

Con un li­bro pu­bli­ca­do en 2014 en el que na­rra su pro­pia his­to­ria, The suns­hi­ne kid, el estilo de Ba­ker es tan per­so­nal co­mo con un cla­ro pun­to hu­mo­rís­ti­co. De he­cho, qui­zás ese ha­ya si­do el se­cre­to de su éxi­to. "El pun­to en co­mún es que ha­ya una ho­nes­ti­dad e in­te­gri­dad en to­do lo que ha­go. Pe­ro me gus­ta ha­cer reír a la gen­te. Aun­que es­tés ha­cien­do al­go se­rio, pue­des echar aba­jo mu­chas ba­rre­ras y ser más ac­ce­si­ble", re­sal­ta.

El año que vie­ne Ba­ker sal­drá de gi­ra por el Reino Uni­do y, po­co después de ha­blar con no­so­tros, via­jó pa­ra pre­sen­tar su poe­sía a un des­tino tan ines­pe­ra­do co­mo Omán. Con ape­nas 24 años ha con­se­gui­do al­go ca­si im­pen­sa­ble: que la poe­sía sea su mo­do de vi­da. "Es­toy en­can­ta­do de po­der de­di­car to­do mi tiem­po a es­to. Pe­ro, in­clu­so si no pu­die­se, sé que se­gui­ría es­cri­bien­do y ac­tuan­do. Se ha con­ver­ti­do en par­te de lo que soy".

«No hay otro gé­ne­ro que pon­ga más aten­ción en las le­tras que el hip-hop»

Arri­ba, Harry Ba­ker re­ci­tan­do su poe­ma Wild way ho­me, crea­do pa­ra la mar­ca Wran­gler e ins­pi­ra­do en su úl­ti­ma cam­pa­ña, en una ca­lle más lon­di­nen­se im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.