Las chi­cas es­tán bien.

El País - Tentaciones - - TENTACIONES -

Con su pri­mer dis­co, Hinds lle­ga­ron más le­jos que nin­gu­na ban­da na­cio­nal. En el ca­mino tu­vie­ron que aguan­tar las crí­ti­cas. Aho­ra pre­pa­ran su se­gun­do ál­bum y si­guen cre­cien­do.

Car­lot­ta Co­sials es­tá ner­vio­sa. La mi­tad fun­da­do­ra de Hinds com­prue­ba el mó­vil, man­da men­sa­jes y pre­gun­ta cuán­do co­mien­za la se­sión de fo­tos. No, no se de­be a un ata­que de di­vis­mo, sino a algo mu­cho más ló­gi­co: en unas ho­ras se mar­cha con va­rios ami­gos a Be­ni­càs­sim, al FIB, y ella po­ne el co­che. En reali­dad de­be­ría ha­ber­se ido un día an­tes, pe­ro la lla­ma­da de TENTACIONES ha he­cho que ten­ga que pos­po­ner su via­je. Por eso, aho­ra mis­mo, la mi­tad de Car­lot­ta es­tá en otro la­do; tie­ne a sus ami­gos es­pe­ran­do, li­te­ral­men­te, por no­so­tros.

Es­te año su ban­da no for­ma par­te del car­tel del fes­ti­val, co­mo en las dos edi­cio­nes an­te­rio­res, pe­ro las cua­tro Hinds asis­ten co­mo pú­bli­co, tal y co­mo ha­cían an­tes de con­ver­tir­se en un gru­po re­cla­ma­do pa­ra to­car en me­ga­even­tos co­mo Glas­ton­bury o Coa­che­lla, ade­más de sa­las de más paí­ses de los que la ma­yo­ría de no­so­tros va a vi­si­tar nun­ca. O an­tes de ac­tuar en la­te night shows de la te­le es­ta­dou­ni­den­se. O in­clu­so an­tes de su­bir unas can­cio­nes a Band­camp y, en lo que se tar­da en ba­jar un mp3, em­pe­zar a re­ci­bir crí­ti­cas elo­gio­sas en me­dios mu­si­ca­les in­ter­na­cio­na­les. Un as­cen­so tan ful­gu­ran­te que to­da­vía se es­tán adap­tan­do a su nue­va reali­dad. So­bre la mar­cha y sin ma­nual de ins­truc­cio­nes.

Una de esas si­tua­cio­nes, sin ir más le­jos, es­tá su­ce­dien­do de­lan­te de no­so­tros. Mien­tras Ana Pe­rro­te (gui­ta­rra y voz), Ade Mar­tín (ba­jo) y Am­ber Grim­ber­gen (ba­te­ría) de­ci­den qué ro­pa po­ner­se pa­ra las fo­tos, sue­na una de sus can­cio­nes nue­vas. Es un ar­chi­vo en­via­do por Shawn Eve­rett, el in­ge­nie­ro de so­ni­do ga­na­dor de un Grammy que es­tá com­ple­tan­do las mez­clas de su se­gun­do dis­co. Lo han gra­ba­do con Gor­don Rap­hael, el pro­duc­tor de unos de sus ído­los, The Stro­kes, que via­jó al es­tu­dio de Pa­co Lo­co en el Puer­to de San­ta Ma­ría pa­ra tra­ba­jar con ellas. Car­lot­ta ha­bla con Gus, de su ofi­ci­na de ma­na­ge­ment, so­bre su­bir una pis­ta. Se po­nen de acuer­do y un mail con las ins­truc­cio­nes va de vuel­ta al otro la­do del Atlán­ti­co.

Así lle­van va­rias se­ma­nas, aca­ban­do su dis­co en la dis­tan­cia. To­da­vía no sa­ben cuán­do se pu­bli­ca­rá, pe­ro por si ellas fue­ra ocu­rri­ría ma­ña­na mis­mo. Se no­ta que es­tán to­da­vía pro­ce­san­do la ma­ne­ra de tra­ba­jar de la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca. Cuen­tan que tie­nen cua­tro se­llos re­par­ti­dos por el mun­do. Se adap­tan, es­cu­chan, pe­ro tam­bién pe­lean por ha­cer las co­sas un po­co a su ma­ne­ra. Cuan­do se re­cuer­da que to­do es­to em­pe­zó con dos postado­les­cen­tes ma­dri­le­ñas en­gan­cha­das al ga­ra­ge rock, la pre­gun­ta es inevi­ta­ble: ¿Có­mo han lle­ga­do has­ta aquí?

MI­SIÓN: SER LA PO­LLA

To­do es­to em­pe­zó en una ha­bi­ta­ción, la de Car­lot­ta. “Ella y yo so­ñá­ba­mos allí, li­te­ral­men­te. ‘¿Te ima­gi­nas dar un con­cier­to en Va­len­cia? ¿Y si tu­vié­ra­mos un má­na­ger?”, ex­pli­ca Ana. “Y a la se­ma­na de pu­bli­car nues­tras pri­me­ras can­cio­nes ya te­nía­mos mails de pro­mo­to­res, de boo­king agents, nos con­tac­tó el que aho­ra es nues­tro má­na­ger…”. Así for­ma­ron Deers, la ban­da que se con­vir­tió en Hinds des­pués de un cam­bio de nom­bre obli­ga­do por unos ca­na­dien­ses lla­ma­dos The Dears de­ma­sia­do preo­cu­pa­dos por la fo­né­ti­ca. Ellas dos son el nú­cleo du­ro del gru­po, las que lle­van el pe­so de las en­tre­vis­tas. A me­nu­do una ter­mi­na la fra­se de la otra. Am­bas lle­van un col­gan­te do­ra­do con sus nom­bres res­pec­ti­vos.

En ape­nas unas se­ma­nas, sus as­pi­ra­cio­nes se les que­da­ron pe­que­ñas. “Es­tá cla­ro que nues­tros ob­je­ti­vos son a ni­vel mun­dial, a ni­vel glo­bal”, asu­me aho­ra Ana. Es lo que su­ce­de cuan­do te ha­cen tan­to ca­so en Londres, Los Án­ge­les o Tokio co­mo en tu pro­pia ciu­dad, y to­do eso su­ce­de al mis­mo tiem­po. Car­lot­ta lo re­su­me así: “An­tes de ex­po­ner­te al mun­do sue­ñas con lo que Es­pa­ña te pue­de dar, pe­ro en­ton­ces re­ci­bes dos e-mails y di­ces: ‘Un mo­men­to, ¿es­ta fir­ma del NME es de ver­dad?’. Y pien­sas que igual se pue­de so­ñar más allá”. Ese cam­bio brus­co de men­ta­li­dad su­ce­dió en 2014, y con so­lo dos can­cio­nes: Bam­boo y Trippy gum. Era el co­mien­zo de una ca­rre­ra in­só­li­ta pa­ra un gru­po es­pa­ñol. Por al­can­ce y por la ma­ne­ra de que­mar eta­pas en un tiem­po ri­dí­cu­la­men­te cor­to.

A to­do aquel que to­que en un gru­po se le pre­su­po­ne ser fan de la mú­si­ca, pe­ro el ca­so de Hinds es es­pe­cial. Al ha­ber pa­sa­do de es­tar en pri­me­ra fi­la de un con­cier­to a to­car en gran­des sa­las en tan po­co tiem­po, su en­tu­sias­mo es­tá to­da­vía en ni­vel tee­na­ger. Las his­to­rias so­bre co­no­cer a al­gu­nos de sus mú­si­cos fa­vo­ri­tos y po­der tra­tar­les de tú a tú ha­cen que la con­ver­sa­ción suba de vo­lu­men. “Es de las me­jo­res sen­sa­cio­nes del mun­do”, con­fie­sa Car­lot­ta. “So­bre to­do cuan­do te di­cen: ‘Oye, me en­can­ta lo que ha­céis’. ¿Pe­ro qué di­ces, tío? ¡Si ten­go un pós­ter tu­yo en mi ha­bi­ta­ción!”. Así les pa­só, por ejem­plo, con los Black Lips, una de las ban­das a las que de­be­mos el re­sur­gir del ga­ra­ge rock. “Cuan­do les te­lo­nea­mos la pri­me­ra vez a mí se me sa­lía el co­ra­zón”, con­ti­núa Car­lot­ta. “Aho­ra son ami­gos, he­mos dor­mi­do en su ca­sa en Atlan­ta, le pre­pa­ra­ron una fies­ta de cum­plea­ños a Am­ber… Pe­ro es que fui­mos en au­to­bús al con­cier­to, a to­car con ellos en Londres”.

Esa dua­li­dad fan-ban­da tam­bién les guía en su ca­rre­ra, y a ve­ces es el ori­gen de cier­ta frus­tra­ción. “La in­dus­tria es la in­dus­tria, pe­ro nos ba­sa­mos mu­cho en nues­tra ex­pe­rien­cia co­mo fans”, con­fie­sa Ana. “A ve­ces di­ces: ‘Jo­der, que es­te dis­co tie­ne que sa­lir en ve­rano. ¿Có­mo va a sa­lir en in­vierno, que la gen­te es­tá me­nos con­ten­ta, ha­ce frío, hay exá­me­nes…?”. Car­lot­ta la se­cun­da. “Nues­tro pri­mer dis­co se lla­mó Lea­ve me alo­ne por­que hu­bo un mo­men­to en el que nos pu­sie­ron la ca­be­za co­mo un bom­bo. Nos de­cían: ‘Te­néis que sa­car es­to así, es­ta can­ción no es un sin­gle por­que no tie­ne es­tri­bi­llo…’. Y tú di­ces: ‘Va­le, en­tien­do que tie­nes más ex­pe­rien­cia que yo, pe­ro con­fía en mí. Nos has ele­gi­do por có­mo so­mos, así que no nos trans­for­méis de­ma­sia­do por­que igual se pier­de la ma­gia de Hinds”. Aún así, ya han en­con­tra­do sus es­tra­te­gias. “Eso lo usa­mos mu­cho co­mo chan­ta­je: ‘Si no nos te­néis con­ten­tas, Hinds no es Hinds”, di­ce Car­lot­ta con un pun­to de ma­li­cia.

La se­sión de fo­tos va a co­men­zar, pri­me­ro con re­tra­tos in­di­vi­dua­les.

«ES­TÁ CLA­RO QUE NUES­TROS OB­JE­TI­VOS SON A NI­VEL MUN­DIAL, A NI­VEL GLO­BAL»

Tex­to Guillermo Are­nas Fo­tos Jor­ge Fuem­bue­na

Nun­ca una ban­da na­cio­nal ha­bía lle­ga­do tan le­jos en tan po­co tiem­po. Hinds pa­sa­ron en unos me­ses de una ha­bi­ta­ción al fes­ti­val de Glas­ton­bury. Tam­bién, a en­fren­tar­se a odios y en­vi­dias. Aho­ra pre­pa­ran su se­gun­do asal­to mien­tras lu­chan por man­te­ner su...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.