Rei­na pos­mo­der­na.

Con­ver­ti­da en una de las es­tre­llas más sin­gu­la­res y ex­cén­tri­cas del pop, la neo­yor­qui­na al­can­za un quin­to dis­co acom­pa­ña­da por Ste­vie Nicks, The Weeknd o A$AP Rocky en el que a su ha­bi­tual ca­tar­sis emo­cio­nal aña­de (por fin) algo de con­cien­cia so­cial

El País - Tentaciones - - TENTACIONES - Tex­to Ál­va­ro Gar­cía Mon­to­liu

La­na del Rey re­pre­sen­ta el pop de hoy. Nos ha­bla de su nue­vo dis­co.

Cin­co años han pa­sa­do ya des­de el se­gun­do ál­bum de Eli­za­beth Wool­rid­ge Grant, el de­but en to­da re­gla de ese per­so­na­je pop que co­no­ce­mos co­mo La­na del Rey. Un lus­tro en el que mu­cho le ha ocu­rri­do pa­ra pa­sar de ese Born to die a un tí­tu­lo mu­cho más es­pe­ran­za­dor y vi­ta­lis­ta co­mo Lust

for li­fe, su re­cién es­tre­na­do quin­to dis­co. La neo­yor­qui­na ha ex­pues­to en ese tiem­po un exu­be­ran­te can­cio­ne­ro que fun­cio­na co­mo una os­cu­ra vuel­ta de tuer­ca al sue­ño ame­ri­cano, con re­fe­ren­cias a la vio­len­cia y al ero­tis­mo, al fa­ta­lis­mo y al amor de­ses­pe­ra­do, siem­pre con des­bor­dan­te ico­no­gra­fía pop y un so­ni­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co y a la vez in­no­va­dor.

“Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en es­te dis­co que­ría que tu­vie­se una idea muy sim­ple y ro­mán­ti­ca, pe­ro han pa­sa­do dos años y, du­ran­te ese tiem­po, en el amor ocu­rren mu­chas co­sas. Así que el ál­bum ha ter­mi­na­do sien­do un re­fle­jo de to­do lo que ha pa­sa­do. No tra­ta ne­ce­sa­ria­men­te so­bre el con­cep­to del amor per­fec­to. De he­cho, creo que to­ca más el te­ma del cam­bio o la vo­lun­tad de cam­bio. Sien­to que aún he de vi­vir ese gran amor que creo que me es­pe­ra en el fu­tu­ro. Así que, ya sa­bes, ha ha­bi­do subidas y ba­ja­das”, con­ce­de en­tre tí­mi­das ri­sas so­bre có­mo le ha tra­ta­do la vi­da du­ran­te es­tos úl­ti­mos años. Lo que sí tie­ne más cla­ro es que ha que­ri­do plan­tear es­te dis­co co­mo una suer­te de via­je trans­for­ma­dor. “Em­pie­zo en un si­tio con la in­ten­ción de aca­bar en un lu­gar más li­bre, en el que me sien­ta li­be­ra­da”.

Cuan­do La­na anun­ció es­te ál­bum a prin­ci­pios de año, ase­gu­ró que an­tes ha­cía dis­cos pa­ra ella y que es­ta vez lo ha­cía pa­ra sus fans. Es una idea con­fu­sa —al fin y al ca­bo, tie­ne una le­gión de se­gui­do­res acé­rri­mos que ha apren­di­do a apre­ciar su mú­si­ca— pe­ro que ayu­da a en­ten­der que, pe­se a que si­gue sien­do un tra­ba­jo tan per­so­nal e in­tros­pec­ti­vo co­mo sus pre­de­ce­so­res, Lust for li­fe mues­tra una vo­lun­tad de abrir­se un po­co al mun­do, de mi­rar lo que es­tá ocu­rrien­do e in­ten­tar en­con­trar­le un sen­ti­do a to­do el tu­mul­to que nos ro­dea. Algo, pre­ci­sa­men­te, que los más crí­ti­cos con ella echa­ban en fal­ta has­ta aho­ra. Del mis­mo mo­do que, cuan­do can­ta so­bre el amor no lo ha­ce a par­tir de un ideal pla­tó­ni­co, cuan­do en sus le­tras abor­da el te­ma de la muer­te —una an­ti­gua ob­se­sión su­ya, aun­que ella pre­fie­ra des­cri­bir­se úni­ca­men­te co­mo “rea­lis­ta” en es­te sen­ti­do— no lo ha­ce tan­to pa­ra in­ten­tar com­pren­der qué ocu­rre des­pués de la vi­da, sino co­mo “una re­fle­xión so­bre sen­tir­se con­fun­di­da en el pre­sen­te”.

Un pre­sen­te que la ha for­za­do a sa­car su dis­co con más con­cien­cia so­cial has­ta la fe­cha. “Has­ta aho­ra, la ma­yo­ría de mis can­cio­nes eran his­to­rias per­so­na­les. Aho­ra ten­go va­rios te­mas que ex­plo­ran el sen­tir de lo que es­tá ocu­rrien­do en el mun­do y, es­pe­cial­men­te, en Es­ta­dos Uni­dos”, co­men­ta. “Hay en el ál­bum sen­ti­mien­tos de preo­cu­pa­ción so­bre lo que va a pa­sar con es­ta pre­si­den­cia y la agi­ta­ción que he­mos vi­vi­do en sus pri­me­ros me­ses. Si es­tás ha­cien­do un dis­co en es­tos tiem­pos, es muy di­fí­cil no in­cor­po­rar al­gu­nos de es­tos te­mas po­lí­ti­cos en tus le­tras. Ten­drías que ser muy jo­ven pa­ra no ha­cer­lo”. A vuel­tas con la vo­lun­tad de cam­bio, La­na ve sus pri­me­ros tra­ba­jos co­mo ejer­ci­cios de ca­tar­sis que gi­ran en torno a su per­so­na y se cen­tran en sus re­la­cio­nes de una ma­ne­ra algo ne­ga­ti­va. Aho­ra, sin em­bar­go, cree ha­ber he­cho “un buen dis­co pa­ra los fans más jó­ve­nes, por­que se ve que de­trás de la mú­si­ca hay una per­so­na con bue­nas in­ten­cio­nes y por­que es un tra­ba­jo muy sin­ce­ro”. En ese sen­ti­do, es­pe­ra po­der in­fluen­ciar pa­ra bien a la gen­te.

Algo que se des­pren­de de la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con la es­tre­lla es­ta­dou­ni­den­se es que pre­ten­de huir del au­ra di­vi­na que ella mis­ma ha pro­pi­cia­do a par­tir del per­so­na­je que ha crea­do. Así, más que di­fe­ren­cias im­por­tan­tes en­tre lo que re­pre­sen­ta La­na del Rey y quién es real­men­te Eli­za­beth Wool­rid­ge Grant, ella sos­tie­ne que se ve a sí mis­ma co­mo una per­so­na in­te­gra­da con su nom­bre ar­tís­ti­co, co­mo cual­quier otro mú­si­co. “Soy mul­ti­di­men­sio­nal. Pue­do su­bir al es­ce­na­rio, pe­ro lue­go te­ner una vi­da dis­tin­ta en ca­sa. No es que va­ya arre­gla­da to­do el ra­to. Al fi­nal, soy co­mo cual­quier otro ser vi­vo. La per­so­na que es­tá ha­blan­do con­ti­go y la que se ha­ce el desa­yuno es la mis­ma”, ar­gu­men­ta. Una vi­da su­pues­ta­men­te mun­da­nal que no es­tá re­ñi­da con lo que ella des­cri­be co­mo “ali­men­tar el es­pí­ri­tu crea­ti­vo”. “En ese sen­ti­do, ha­go co­sas im­por­tan­tes pa­ra en­ri­que­cer­lo, co­mo pa­sar el tiem­po en la na­tu­ra­le­za, es­cri­bir o pin­tar (aun­que no sea bue­na en eso). Vi­vo una vi­da ar­tís­ti­ca y me pa­so to­do el día en el es­tu­dio”. Pe­ro, in­sis­te: “Cuan­do voy a la ga­so­li­ne­ra lleno yo mis­ma el de­pó­si­to del co­che”.

Una reac­ción, se in­tu­ye, a la siem­pre con­vul­sa vi­da de ar­tis­ta que se pa­sa me­ses en la ca­rre­te­ra y tie­ne que ac­tuar pa­ra mi­les de per­so­nas ca­da no­che. “Son co­sas que no me han ve­ni­do de una ma­ne­ra ne­ce­sa­ria­men­te na­tu­ral”, se la­men­ta. “Así que tra­to de en­con­trar un equi­li­brio y prio­ri­zo las co­sas que ha­gan mi vi­da más fá­cil. Pa­so bas­tan­te tiem­po en ca­sa, tra­ba­jo en mi dis­co de ma­ne­ra dis­cre­ta y dis­fru­to de la com­pa­ñía de mis ami­gos”. Así se ex­pli­ca que su mú­si­ca, pe­se a to­das esas evi­den­tes in­fluen­cias re­tro, tam­bién ten­ga un pun­to avan­za­do. “Sé que mi so­ni­do pue­de ser a ve­ces an­ti­cua­do, pe­ro si uso un len­gua­je con­tem­po­rá­neo es por­que es­toy fue­ra to­do el ra­to de día y de no­che, es­cu­cho to­do lo que di­ce la gen­te… De al­gún mo­do in­tu­yo lo que la gen­te sien­te, así que en ese sen­ti­do soy muy te­rre­nal”.

Que si­gue to­can­do con los pies en el sue­lo se da por des­con­ta­do al oír­le ha­blar de la co­la­bo­ra­ción de es­te dis­co con Ste­vie Nicks, can­tan­te de Fleet­wood Mac, que sur­gió de ma­ne­ra ra­pi­dí­si­ma. “El he­cho de que acep­ta­se co­la­bo­rar y de que di­je­se que le en­can­ta­ba mi mú­si­ca fue un pun­to de in­fle­xión pa­ra mí. No sé si di­ría que me sen­tí va­li­da­da, pe­ro sí emo­cio­na­da”, con­fie­sa. “Es una can­tan­te con mu­cha fuer­za y, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, hay muy po­cas mu­je­res que si­gan gi­ran­do 25 o 30 años des­pués de ha­ber lan­za­do su pri­mer dis­co”. Es­ta es la pri­me­ra vez que in­vi­ta a co­la­bo­ra­do­res a par­ti­ci­par en un ál­bum su­yo, lo que tam­bién ex­pli­ca esa vo­lun­tad de aper­tu­ra que ejem­pli­fi­ca to­do Lust for li­fe.

Otros in­vi­ta­dos del dis­co son Abel Tes­fa­ye —el hom­bre de­trás de The Weeknd, de quien se ha di­cho que es algo así co­mo la ver­sión mas­cu­li­na de La­na Del Rey por abor­dar el se­xo des­de un pun­to de vista sór­di­do— y A$AP Rocky, quien ya apa­re­ció en el so­ber­bio vi­deo­clip de Na­tio­nal ant­hem in­ter­pre­tan­do a John F. Ken­nedy. “Siem­pre me de­cían que, si al­gu­na vez de­ci­día te­ner co­la­bo­ra­cio­nes en un dis­co, ellos de­be­rían ser los pri­me­ros a los que lla­ma­se”. Y no du­dó ni un se­gun­do. Del ra­pe­ro neo­yor­quino no tie­ne más que elo­gio­sas pa­la­bras. Jus­ti­fi­ca así su de­vo­ción: “Hay algo en la ma­ne­ra en la que ra­pea que es in­tere­san­te y na­tu­ral. De al­gún mo­do, ra­pea igual que ha­bla. Es muy sexy, ta­len­to­so y uno de los me­jo­res rap­pers del mo­men­to jun­to a Ken­drick La­mar y Big Sean”. En un te­rreno más per­so­nal, des­ve­la que su re­la­ción es di­ver­ti­da y a la vez pro­fun­da, pe­se a que pa­sen lar­gas tem­po­ra­das sin ver­se. “Lo más im­por­tan­te es que en­tien­de lo que le di­go y, ade­más, cree que nues­tra mú­si­ca no es tan di­fe­ren­te. Siem­pre me ha da­do se­gu­ri­dad en lo que ha­go, aun­que sea algo ex­cén­tri­co y ra­ro”. Ade­más del jo­ven­cí­si­mo ído­lo trap Play­boi Car­ti, tam­bién apa­re­ce aquí Sean Ono Len­non. “Es­tu­ve ex­plo­ran­do el te­ma del amor y siem­pre me ha en­can­tan­do co­mo el le­ga­do de los Len­non se pue­de re­su­mir en esa pa­la­bra. Le lla­mé pa­ra que es­tu­vie­se en el ál­bum y se por­tó de ma­ne­ra alu­ci­nan­te”.

Siem­pre se ha ha­bla­do de lo ca­li­for­niano del so­ni­do y es­ti­lo de La­na Del Rey, pe­ro la di­va pa­só to­da su in­fan­cia en la fría lo­ca­li­dad de La­ke Pla­cid (Nue­va York), a ca­si 500 ki­ló­me­tros de Man­hat­tan. Y aun­que en Blue jeans can­ta que cre­ció es­cu­chan­do hip-hop, con­fie­sa que en aque­lla épo­ca ape­nas te­nía ac­ce­so a la mú­si­ca, algo que de al­gún mo­do la ha mol­dea­do co­mo ar­tis­ta. “Des­de muy pe­que­ña can­ta­ba en la igle­sia y es­cu­cha­ba cual­quier co­sa que echa­sen en NPR u otros ca­na­les de la ra­dio. Has­ta que no en­tré en la uni­ver­si­dad no em­pe­cé a es­cu­char bue­na mú­si­ca. Cuan­do la des­cu­brí, me emo­cio­né mu­cho”. Más allá de la mú­si­ca, y en un plano más es­pi­ri­tual, tam­bién se en­con­tró con los mis­mos te­mas a los que da vuel­tas en sus can­cio­nes. “No cre­cí en un si­tio en el que la gen­te ha­bla­se de te­mas co­mo la vi­da y la muer­te, así que sen­tí que te­nía que en­ten­der­los por mi cuen­ta”.

Aho­ra La­na vi­ve en Ma­li­bú, cer­ca de Holly­wood, una cons­tan­te en sus le­tras y su ima­gi­na­rio vi­sual (en el vi­deo­clip de

Lust for li­fe, su co­la­bo­ra­ción con The Weeknd, am­bos apa­re­cen sen­ta­dos so­bre la H del fa­mo­so le­tre­ro). “Ca­da país tie­ne una ciu­dad que le re­pre­sen­ta, so­bre to­do pa­ra la gen­te que no vi­ve ahí. Cuan­do te ha­blan de Fran­cia, pien­sas en Pa­rís. En Es­ta­dos Uni­dos pien­sas en Nue­va York o Holly­wood y, por ex­ten­sión, Ca­li­for­nia”, ade­lan­ta so­bre su fas­ci­na­ción con es­ta clá­si­ca ico­no­gra­fía. “Cuan­do era jo­ven te­nía la sen­sa­ción de que Ca­li­for­nia ejem­pli­fi­ca­ba el sue­ño de po­der ha­cer lo que qui­sie­ses. Siem­pre me han gus­ta­do las vie­jas pe­lí­cu­las de Holly­wood y, de he­cho, la ciu­dad en sí es pre­cio­sa. Tie­ne una ima­gi­ne­ría muy po­ten­te a la que acu­dir, co­mo sus car­te­les, los edi­fi­cios, el ci­ne, el cli­ma, los mú­si­cos… es un si­tio muy ex­ci­tan­te e ins­pi­ra­dor”.

«TEN­DRÍAS QUE SER MUY JO­VEN PA­RA HA­CER UN DIS­CO EN ES­TOS TIEM­POS Y NO IN­COR­PO­RAR TE­MAS PO­LÍ­TI­COS»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.