Mo­re than words.

Apro­ve­cha­mos el es­treno de la pe­lí­cu­la Emo­ji pa­ra in­da­gar en la historia de es­tos sim­pá­ti­cos ideo­gra­mas, que en ape­nas 20 años han re­vo­lu­cio­na­do el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción

El País - Tentaciones - - TENTACIONES -

Los emo­ji ya es­tán en nues­tro día a día, pe­ro ¿sus­ti­tui­rán a las pa­la­bras?

El 18 de enero de 2015, Osi­ris Aristy, un ado­les­cen­te de Brooklyn, re­ci­bió la vi­si­ta de la Po­li­cía de Nue­va York. Tres días an­tes ha­bía ac­tua­li­za­do su es­ta­do de Fa­ce­book con unos emo­jis que no eran ni la bai­la­ri­na fla­men­ca ni la be­ren­je­na. Se tra­ta­ba del emo­ji de un po­li­cía a cu­ya ca­be­za apun­ta­ban dos pis­to­las de agua.

La bro­ma le cos­tó a Aristy un pro­ce­so ju­di­cial ba­jo la acu­sa­ción de "rea­li­zar una ame­na­za te­rro­ris­ta", de­li­to que, con la re­gu­la­ción apro­ba­da tras el 11-S, es­tá pe­na­do con sie­te años de pri­sión.

El ca­so de Osi­ris Aristy de­mues­tra que, si bien los emo­jis son algo co­ti­diano pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos, hay par­te de la po­bla­ción que aún no sa­be pon­de­rar su tras­cen­den­cia… o tal vez sí. Si ya pin­ta­ban bas­tos pa­ra Osi­ris, al cha­val se le com­pli­có la co­sa cuan­do la po­li­cía en­con­tró en su ca­sa una pis­to­la que no era de agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.