La ma­triar­ca.

Vi­vien­ne West­wood le da la vuel­ta al le­ma punk pe­lean­do por un mun­do más ver­de y más jus­to

El País - Tentaciones - - TENTACIONES - Tex­to Fi­ta Mo­ra­les | Fo­tos Getty

Vi­vien­ne West­wood vis­tió al punk, pe­ro aho­ra quie­re sal­var el pla­ne­ta.

Pue­de que Vi­vien­ne West­wood (In­gla­te­rra, 8 de abril de 1941) die­ra for­ma a la es­té­ti­ca punk —las cres­tas, los im­per­di­bles, las ca­mi­se­tas ro­tas, los pan­ta­lo­nes de tar­tán es­co­cés, los co­lla­res de pe­rro... son co­sa su­ya— ha­ce más de 40 años, pe­ro su es­pí­ri­tu re­bel­de y con­tes­ta­ta­rio si­gue in­tac­to. Só­lo así se ex­pli­ca que, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de una fe­ria de mo­da a la que ha si­do in­vi­ta­da co­mo em­ba­ja­do­ra, aga­rre el mi­cró­fono y lo pri­me­ro que di­ga sea: “Hay que com­prar me­nos”. O que, du­ran­te la en­tre­vis­ta que con­ce­dió a TENTACIONES, de for­ma inopi­na­da, al ser pre­gun­ta­da por Do­nald Trump, pon­ga a caer de un bu­rro al san­to en vi­da y Pre­mio No­bel de la Paz Ba­rack Oba­ma: “Él y Trump son lo mis­mo pa­ra mí”. Ge­nio y fi­gu­ra. Es­ta­mos en la ca­pi­tal de Ale­ma­nia, don­de he­mos si­do in­vi­ta­dos por Za­lan­do a la pre­sen­ta­ción eu­ro­pea del Fes­ti­val de Mo­da y Cul­tu­ra Bread&But­ter, pro­pie­dad de la pla­ta­for­ma on­li­ne de ven­ta de ro­pa y que se ce­le­bra­rá del 1 al 3 de sep­tiem­bre en el Are­na Berlin. Nos han con­ce­di­do quin­ce mi­nu­tos de en­tre­vis­ta con la diseñadora. Pre­via­men­te he­mos te­ni­do que en­viar el cues­tio­na­rio pa­ra su apro­ba­ción. El en­cuen­tro se desa­rro­lla en la sui­te de un ho­tel cool (muy cool) de la ca­pi­tal ale­ma­na. Un sé­qui­to de no me­nos de cin­co per­so­nas acom­pa­ña a la se­ño­ra West­wood. La ex del tu­nan­te Mal­com Mcla­ren es hoy una sep­tua­ge­na­ria de as­pec­to frá­gil que nos re­ci­be con un fir­me apre­tón de ma­nos y una cá­li­da son­ri­sa. Va ma­qui­lla­da de for­ma ex­tra­ña y vis­te un jer­sey de pun­to al que se le des­cuel­gan cons­tan­te­men­te las man­gas, que vuel­ve a su­bir dis­traí­da­men­te. Tie­ne unos ojos cla­ros fas­ci­nan­tes, hip­nó­ti­cos, abi­sa­les (?). Du­ran­te la char­la no de­ja de sor­ber lo que su­po­ne­mos que es té.

TENTACIONES hu­bie­ra que­ri­do pre­gun­tar­le por el punk, por su ex ma­ri­do Mal­com McLa­ren, por Sid Vi­cious y Johnny Rot­ten, por los New York Dolls, por aque­lla mí­ti­ca bou­ti­que del 430 de King's Road lla­ma­da su­ce­si­va­men­te Let It Rock, Sex, Too Fast To Li­ve Too Young To Die, Se­di­tio­na­ries y World's End, por la cul­tu­ra Teddy Boy y por la pa­ra­fer­na­lia BDSM y por la es­té­ti­ca pi­ra­ta que tan­to le ins­pi­ra­ron, por la New Wa­ve, por aque­llos des­fi­les re­vo­lu­cio­na­rios su­yos de los 80, por el día que acu­dió sin bra­gas a re­co­ger la Or­den del Im­pre­rio Bri­tá­ni­co, por la es­té­ti­ca de Agent Pro­vo­ca­teur, la mar­ca de len­ce­ría kinky de su hi­jo, por… Pe­ro Vi­vien­ne West­wood, hoy, tie­ne una mi­sión sa­gra­da que es el ac­ti­vis­mo eco­ló­gi­co y, pre­gun­te­mos lo que pre­gun­te­mos, só­lo quie­re ha­blar de ello (lo que, bien mi­ra­do, aun­que frus­tre li­ge­ra­men­te a es­te plumilla y, qui­zás, a al­guno de sus ben­di­tos lec­to­res, no es­tá mal pa­ra la sa­lud de es­te acha­co­so, ca­len­tu­rien­to e in­jus­to pla­ne­ta). ¿Por qué es­tá hoy us­ted aquí, Da­ma Vi­vien­ne West­wood? El le­ma de es­ta edi­ción es

BOLD [ade­más de “ne­gri­tas”, sig­ni­fi­ca “des­ta­ca­do”, “lla- Des­de arri­ba a la iz­quier­da: Vi­vien­ne West­wood da un es­tra­té­gi­co mo­li­ne­te an­te los pa­pa­raz­zi que aguar­dan a los que van a ser dis­tin­gui­dos con la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, re­ve­lan­do que va sin ro­pa in­te­rior; la diseñadora en bi­ci­cle­ta, su me­dio de trans­por­te fa­vo­ri­to, en el que se des­pla­za siem­pre que pue­de; du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción por el cam­bio cli­má­ti­co jun­to a un gru­po de mo­de­los; en los años 70 con Mal­com McLa­ren, po­san­do con las cla­ves es­té­ti­cas punk que ella mis­ma creó; sa­lu­dan­do tras uno de sus es­pec­ta­cu­la­res des­fi­les.

«El sis­te­ma fi­nan­cie­ro es mal­va­do, ha­ce ri­cos a unos po­cos y po­bres al res­to»

ma­ti­vo”, “au­daz”, “osa­do”] y la ra­zón de que me lla­ma­ran es que ellos pien­san que soy

BOLD. Nor­mal­men­te no me em­bar­co en es­te ti­po de co­sas por­que soy una ac­ti­vis­ta y aho­ra mis­mo es­toy muy cen­tra­da en lo que su­ce­de en Gran Bre­ta­ña. El sis­te­ma fi­nan­cie­ro im­pe­ran­te es mal­va­do, se ba­sa en el uso de com­bus­ti­bles fó­si­les, ha­ce ri­cos a unos po­cos y ha­ce po­bre al res­to de la gen­te, y es­ta si­tua­ción es­tá ge­ne­ran­do muer­te, ade­más de pro­vo­car el cam­bio cli­má­ti­co y una eco­no­mía de gue­rra. Es­toy aquí pa­ra de­cir­le a la gen­te, “Si no lo ha­béis he­cho ya, ¡cam­biad a ener­gías re­no­va­bles!. ¿Hoy por hoy, es us­ted más ac­ti­vis­ta que diseñadora o fifty-fifty? Soy las dos co­sas, cam­bio de una a otra, tra­ba­jan jun­tas. Uso la mo­da a fa­vor de mi ac­ti­vis­mo y el ac­ti­vis­mo me per­mi­te no te­ner que es­tar ha­blan­do de ro­pa to­do el tiem­po. Du­ran­te las en­tre­vis­tas pue­do cam­biar a otros asun­tos co­mo el cam­bio a ener­gías re­no­va­bles y eso. Y en mis des­fi­les siem­pre ha­go co­sas po­nien­do el fo­co en el ac­ti­vis­mo pa­ra que se ha­ble de ello. Si los que man­dan no quie­ren cam­biar, ¿qué ha­ce­mos? He iden­ti­fi­ca­do al enemi­go, es el sis­te­ma fi­nan­cie­ro en sí mis­mo, tie­ne que cam­biar, y el cam­bio es ha­cia la eco­no­mía ver­de. La de­sigual­dad, el cam­bio cli­má­ti­co, la gue­rra... a es­ta gen­te les im­por­ta una mier­da. El pro­ble­ma son los Trumps del mun­do, los Oba­mas del mun­do. Oba­ma y Trump son lo mis­mo pa­ra mí. Oba­ma ha cau­sa­do tan­ta gue­rra y des­truc­ción du­ran­te su man­da­to, no es el san­to que nos pin­tan, ges­tio­nó el sis­te­ma fi­nan­cie­ro co­rrup­to, las ar­mas nu­clea­res se du­pli­ca­ron du­ran­te su man­da­to, la gue­rra en Li­bia se de­mos­tró in­ne­ce­sa­ria... La di­fe­ren­cia es que Trump lo di­ce por te­le­vi­sión, pe­ro a Oba­ma no le im­por­tó ma­tar ci­vi­les en In­dia, es ho­rri­ble. ¿De qué es­tá más or­gu­llo­sa de to­da su lar­ga y fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra? Allá don­de voy hay un mon­tón de gen­te di­cién­do­me lo mu­cho que me quie­re, ten­go un pres­ti­gio in­creí­ble... Pe­ro de lo que es­toy muy or­gu­llo­sa es de ha­ber per­ma­ne­ci­do fiel a mí mis­ma, es algo que me ha­ce fe­liz. Soy ha­bi­li­do­sa con mis ma­nos, ten­go un buen ce­re­bro, soy bue­na ana­li­zan­do co­sas y tam­bién co­mu­ni­can­do co­sas, y he usa­do es­tos ta­len­tos pa­ra ser fiel a mí mis­ma. ¿Es­tá de acuer­do con los que la con­si­de­ran una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes del mun­do de la mo­da? No, pe­ro creo que mi ma­ri­do sí pien­sa que he he­cho gran­des co­sas. Y yo pien­so que él es el me­jor di­se­ña­dor de mo­da el mun­do, mi An­dreas". "Mi An­dreas" —lo di­ce con tal ter­nu­ra que uno sien­te has­ta en­vi­dia— es el aus­tría­co An­dreas Kront­ha­ler, su ma­ri­do, on­ce años me­nor, al que co­no­ció mien­tras que ella da­ba unas cla­ses, pre­cí­sa­men­te en Berlín, en las que él era su alumno, y que es­tá to­tal­men­te im­pli­ca­do en la par­te crea­ti­va de la fir­ma.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta, la diseñadora bri­tá­ni­ca, una mu­jer muuuuy leí­da, men­cio­na la Poé­ti­ca de Aris­tó­te­les co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción. "Me vo­ló la ca­be­za, la cla­ri­dad con la que ex­pli­ca las co­sas de for­ma tan ma­ra­vi­llo­sa... Lo que di­ce Aris­tó­te­les es que la fe­li­ci­dad su­ce­de cuan­do te con­vier­tes en tí mis­mo, cuan­do vi­ves tu vi­da y apro­ve­chas tu po­ten­cial". Tam­bién men­cio­na la obra el es­cri­tor ni­ge­riano Chi­nua Ache­be —"bri­llan­te", di­ce— así co­mo el Tao y la poe­sía chi­na: "El mo­no­teís­mo es una pu­tada, el Tao es di­fe­ren­te, di­ce que tu vi­da no te per­te­ne­ce, que no te preo­cu­pes, que te li­mi­tes a li­diar con tus cir­cuns­tan­cias. Es una co­sa ma­ra­vi­llo­sa pa­ra vi­vir la vi­da".

Fi­nal­men­te he­mos con­se­gi­do es­ti­rar el cuar­to de ho­ra pac­ta­do has­ta los 20 mi­nu­tos, pe­ro la en­tre­vis­ta to­ca a su fin y Vi­vien­ne —al fin y al ca­bo ya te­ne­mos cier­ta fa­mi­lia­ri­dad— nos des­pi­de con cor­dia­li­dad.

Esa tar­de, du­ran­te el even­to de pre­sen­ta­ción del Bread&But­ter —en la que es­ta­rá acom­pa­ña­da de otros

bolds co­mo Jef­fer­son Hack (ex de Ka­te Moss y edi­tor de

Da­zed&Con­fu­sed), la mo­de­lo Ad­woa Aboah o el di­se­ña­dor Fer­gus Pur­cell, en­tre otros— la Da­ma West­wood apa­re­ce­rá con un ves­ti­do gra­na­te y unos za­pa­tos de ta­co­na­zo del mis­mo co­lor. En cuan­to aga­rre el mi­cró­fono, y tras una ce­rra­da y lar­ga ova­ción (la gen­te, li­te­ral­men­te, la ado­ra), di­rá: "Es­ta­mos en un mo­men­to en el que te­néis que que ha­cer una elec­ción. Y la mi­tad de la hu­ma­ni­dad no la ha he­cho, se li­mi­tan a con­su­mir co­sas y opi­nio­nes. Eli­ge no com­prar mu­cho: com­pra bueno y haz que te du­re".

Pa­la­bra de West­wood.

«An­dreas, mi ma­ri­do, es el me­jor di­se­ña­dor de mo­da del mun­do»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.