An­da­lu­cía equi­pa­ra a las víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual con las de gé­ne­ro

El País (Valencia) - - ESPAÑA - ÁN­GE­LES LU­CAS, Sin ates­ta­do po­li­cial. Más fa­mi­lia­res. Pros­ti­tu­ción y aco­so. For­ma­ción es­pe­cia­li­za­da.

Por ley. La víc­ti­ma de vio­len­cia se­xual se­rá con­si­de­ra­da víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro en An­da­lu­cía, con in­de­pen­den­cia de si su agre­sor era o no su pa­re­ja o ex­pa­re­ja. Es una de las me­di­das que apro­ba­rá el miér­co­les el Par­la­men­to an­da­luz en la re­vi­sión An­da­lu­cía da un pa­so ade­lan­te con es­te cam­bio en la adap­ta­ción del lla­ma­do con­ve­nio de Estambul, un tra­ta­do eu­ro­peo que Es­pa­ña ra­ti­fi­có en 2014 pe­ro cu­yo con­te­ni­do aún no ha tras­la­da­do a la nor­ma­ti­va na­cio­nal. El con­ve­nio re­co­pi­la to­das las for­mas de vio­len­cia que pue­den ejer­cer­se con­tra la mu­jer por el me­ro he­cho de ser­lo, tan­to den­tro co­mo fue­ra de la pa­re­ja. Castilla-La Man­cha es otra de las comunidades que tra­mi­ta una adap­ta­ción a la nor­ma­ti­va eu­ro­pea, aun­que su pro­yec­to es­tá aún pen­dien­te de apro­ba­ción.

La pro­pues­ta an­da­lu­za, a cu­yos de su nor­ma­ti­va au­to­nó­mi­ca con­tra vio­len­cia de gé­ne­ro, apro­ba­da en 2007. La equi­pa­ra­ción per­mi­ti­rá a es­tas otras víc­ti­mas asis­ten­cia le­tra­da du­ran­te 24 ho­ras, ac­ce­der a ser­vi­cios so­cia­les o a re­cur­sos y ayu­das pú­bli­cas de edu­ca­ción, de vi­vien­da o de salud, en­tre otras no­ve­da­des. prin­ci­pa­les cam­bios ha te­ni­do ac­ce­so es­te pe­rió­di­co, no va acom­pa­ña­da de me­mo­ria eco­nó­mi­ca. Fuen­tes de la Con­se­je­ría de Jus­ti­cia ase­gu­ran, no obs­tan­te, que tie­ne ga­ran­ti­za­da la fi­nan­cia­ción en los Pre­su­pues­tos. “An­da­lu­cía da un pa­so ade­lan­te. For­ta­le­ce­mos nues­tra lu­cha y da­mos me­jor res­pues­ta a las mu­je­res víc­ti­mas y a sus fa­mi­lias”, se­ña­ló Ro­sa Agui­lar, con­se­je­ra de Jus­ti­cia, tras la in­clu­sión de las en­mien­das. Es­tas son otras no­ve­da­des:

Has­ta aho­ra, pa­ra ser con­si­de­ra­da co­mo víc­ti­ma y te­ner ac­ce­so a la aten­ción y las ayu­das era ne­ce­sa­rio acre­di­tar­lo por re­so­lu­ción ju­di­cial, me­dian­te un in­for­me fis­cal o un ates­ta­do po­li­cial. Con es­te nue­vo tex­to, se pue­den ges­tio­nar tam­bién a tra­vés de cer­ti­fi­ca­dos de los ser­vi­cios so­cia­les, sa­ni­ta­rios o de cen­tros pú­bli­cos de aten­ción a víc­ti­mas. Ade­más, val­drán in­for­mes de la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo y de la Se­gu­ri­dad So­cial en los ca­sos de aco­so se­xual y por ra­zón de se­xo en el ám­bi­to la­bo­ral.

El con­cep­to de víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro in­clui­rá tam­bién a otros miem­bros del en­torno fa­mi­liar: per­so­nas ma­yo­res, con dis­ca­pa­ci­dad o en si­tua­ción de de­pen­den­cia que es­tén su­je­tas a la tu­te­la, guar­dia o cus­to­dia de la mu­jer agre­di­da. Que­da re­gla­men­ta­do tam­bién que las ma­dres cu­yos hi­jos ha­yan si­do ase­si­na­dos con la in­ten­ción de da­ñar­la, ya sea su pa­re­ja o ex­pa­re­ja, sean tam­bién víc­ti­mas, un su­pues­to pre­vis­to en el nue­vo pac­to de Es­ta­do con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, apro­ba­do en sep­tiem­bre y pa­ra el que se aca­ban de li­brar los pri­me­ros 200 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

El nue­vo tex­to de­ta­lla y amplía las cua­tro for­mas de la vio­len­cia re­co­no­ci­das; fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca y se­xual. Se iden­ti­fi­can así las agre­sio­nes y abu­sos se­xua­les con­tra las mu­je­res, la vio­len­cia con­tra sus de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos, la tra­ta, el ma­tri­mo­nio pre­coz o for­za­do y las vio­len­cias ori­gi­na­das por la apli­ca­ción de tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les que aten­ten con­tra sus de­re­chos. Tam­bién con­tem­pla en su nor­ma­ti­va ac­tos vio­len­tos co­mo los fe­mi­ni­ci­dios, el ase­si­na­to ejer­ci­do en el ám­bi­to de la pros­ti­tu­ción y la tra­ta; el aco­so se­xual, “cual­quie­ra que sea el ám­bi­to en el que se pro­duz­ca, in­clui­do el la­bo­ral”, o la ex­plo­ta­ción se­xual de mu­je­res y ni­ñas y la mu­ti­la­ción ge­ni­tal fe­me­ni­na, “aún con con­sen­ti­mien­to de la víc­ti­ma”, avanza la con­se­je­ría.

“Que­re­mos in­ci­dir fuer­te­men­te en la for­ma­ción. Y que el per­so­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que pres­te aten­ción a las víc­ti­mas es­té for­ma­do en vio­len­cia de gé­ne­ro de for­ma obli­ga­to­ria”, se­ña­la la vi­ce­con­se­je­ra de Jus­ti­cia, Isa­bel Ma­yo, que des­ta­ca que la ley pro­mue­ve el re­cha­zo de la so­cie­dad ha­cia el agre­sor “pa­ra eli­mi­nar la po­si­ble sen­sa­ción de im­pu­ni­dad”, así co­mo pro­te­ge la dig­ni­dad de las mu­je­res su­per­vi­vien­tes. Tam­bién se dis­pon­drán cur­sos de for­ma­ción pa­ra quie­nes pres­tan aten­ción a los agre­so­res y pa­ra el per­so­nal que pu­die­ra for­mar par­te de las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción y tra­ta­mien­to de aco­so se­xual y aco­so por ra­zón de se­xo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.