La ale­ma­na, la me­jor res­ta­do­ra en es­ta edi­ción

El País (Valencia) - - DEPORTES WIMBLEDON -

Ker­ber, de 30 años y ga­na­do­ra de dos Grand Slams, am­bos en 2016 —Open de Aus­tra­lia y US Open—, ha sor­pren­di­do con su ex­ce­len­te ni­vel al res­to. Na­ci­da en Bre­men, es­ta edi­ción ha ga­na­do el 47% (29/62) de los jue­gos que ha dispu­tado a la de­vo­lu­ción y ha con­se­gui­do de­vol­ver con éxi­to un 88% de las pe­lo­tas que le han pro­pues­to des­de el otro la­do de la red. Es una de las seis te­nis­tas de su país que han ju­ga­do la fi­nal de un gran­de. de ser ma­dre y estrella a la vez. “Es una gran lu­cha­do­ra, una cam­peo­na, y por eso es­tá don­de es­tá”, le de­fi­ne Ker­ber, con la que ya pro­ta­go­ni­zó una her­mo­sa fi­nal en Lon­dres, ha­ce dos años. En­ton­ces la es­ta­dou­ni­den­se ven­ció (7-5 y 6-3) y atra­pó a Stef­fi Graf (22 gran­des), y hoy en­tien­de que su obra no es­tá ter­mi­na­da, de ahí el em­pe­ño por vol­ver y triun­far otra vez, pe­se a que el epi­so­dio del par­to di­fi­cul­tó to­da­vía más el re­torno ha­cia la ci­ma. Fru­to de las in­ter­ven­cio­nes, su ab­do­mi­nal que­dó muy mal­tre­cha y el re­gre­so ha si­do mu­cho más com­ple­jo de lo pre­vis­to.

Es­te gru­po mus­cu­lar es cla­ve en la fi­gu­ra de to­do te­nis­ta, da­do que equi­li­bra el tron­co y es cla­ve en la ar­ti­cu­la­ción de de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos y gol­pes. Por eso, por el da­ño y la pro­gre­si­va re­cu­pe­ra­ción, Se­re­na se ha vis­to for­za­da a mo­di­fi­car al­gu­nos as­pec­tos de su te­nis, lo que des­ta­pa a una ju­ga­do­ra di­fe­ren­te. En Pa­rís, sin ape­nas ro­da­je —más allá del en­tre­na­mien­to li­mi­ta­do que pu­do lle­var a ca­bo has­ta en­ton­ces—, ma­nio­bró con una tos­que­dad que po­co a po­co va des­apa­re­cien­do. Su jue­go ca­da vez es más na­tu­ral y au­to­ma­ti­za­do, pe­ro aho­ra se desem­pe­ña des­de una po­si­ción bas­tan­te más con­ser­va­do­ra.

Mi­ni­mi­zar erro­res

Su de­re­cha es la de siem­pre, ahí no ca­be du­da. Pro­me­dia 24 ti­ros ga­na­do­res por par­ti­do, y al ser­vi­cio so­lo la ale­ma­na Goer­ges (47) su­pera su ci­fra de aces (44); es la que más pun­tos ha re­te­ni­do con el pri­mer sa­que (80%) y tam­bién la que más jue­gos ha ga­na­do (89%) con la pri­me­ra bo­la en la mano. Es de­cir, su gol­pe maes­tro si­gue in­tac­to. La no­ve­dad vie­ne en la tác­ti­ca, por­que es­tos días se per­ci­be a una Se­re­na me­nos agre­si­va, con un plan­tea­mien­to más mo­de­ra­do pa­ra ase­gu­rar el pun­to. Apu­ra me­nos, re­du­ce el ries­go y de es­ta for­ma el nú­me­ro de erro­res no for­za­dos es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor.

En los seis par­ti­dos que ha dispu­tado has­ta des­em­bar­car en su 30ª fi­nal de un ma­jor, Wi­lliams ha ido mi­ni­mi­zan­do fa­llos, con un lla­ma­ti­vo des­cen­so en las tres úl­ti­mas citas: Rus (29 erro­res), To­mo­va (16), Mla­de­no­vic (19), Ro­di­na (11), Gior­gi (9) y Goer­ges (7).

“Pa­ra ser sin­ce­ra, du­ran­te el tor­neo no he pen­sa­do en el ré­cord de Mar­ga­ret Court; de he­cho, he lle­ga­do a ol­vi­dar­me de ello... El 24 es so­lo un nú­me­ro y, co­mo ya co­men­té en los úl­ti­mos años, no quie­ro po­ner­me lí­mi­tes a mí mis­ma; eso lo ha­cía en el pa­sa­do, por­que pu­se de­ma­sia­da pre­sión so­bre mí mis­ma pa­ra con­se­guir el 18 [la equi­pa­ra­ba con Ch­ris Evert y Mar­ti­na Na­vra­ti­lo­va] y eso no fue del to­do po­si­ti­vo. Quie­ro con­se­guir to­do lo que pue­da, em­pe­zan­do por aquí, y to­da­vía ten­go que ga­nar un par­ti­do…”, ra­zo­na la pro­ta­go­nis­ta, que ha prohi­bi­do ha­blar a su en­tre­na­dor, el fran­cés Pa­trick Mou­ra­to­glou, du­ran­te la es­tan­cia en Wim­ble­don. ¿Por qué?

“No lo sé. Tan so­lo es­ta­mos pro­ban­do al­go nue­vo”, cie­rra Wi­lliams. Ma­dre, he­roí­na y hoy, tal vez, más His­to­ria to­da­vía.

/ BEN CUR­TIS (AFP)

Se­re­na Wi­lliams de­vuel­ve la pe­lo­ta du­ran­te el par­ti­do de se­mi­fi­na­les con­tra Goer­ges, el jue­ves en Wim­ble­don.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.