El me­jor asien­to, el más ca­ro

La si­mu­la­ción de­mues­tra que en los me­jo­res si­tios del pe­lo­tón el ci­clis­ta ha­ce so­lo el 5-7% del es­fuer­zo que ha­ría en so­li­ta­rio

El País (Valencia) - - DEPORTES - CAR­LOS ARRI­BAS,

En las eta­pas lla­nas del Tour, el pe­lo­tón es el agua de un río que flu­ye sin ce­sar por las ca­rre­te­ras de la Bre­ta­ña ca­lu­ro­sa y ha­cia el Es­te y el Nor­te; el río que nos lle­va, co­mo di­cen los ci­clis­tas, go­tas de agua, que tam­bién sa­ben que no a to­dos los lle­va igual. “Cla­ro que no”, di­ce Da­nie­le Ben­na­ti, ci­clis­ta del Mo­vis­tar. “En el pe­lo­tón hay cla­ses y hay pla­zas pa­ra ca­da uno”. Hay bu­si­ness, pri­me­ra, se­gun­da y ter­ce­ra, y, co­mo en un avión, se­gún el suel­do que ga­ne ca­da uno de los ci­clis­tas allí via­ja­rá. Es la ven­ta­ja de ir a rue­da.

Y el pues­to de ca­da uno afec­ta­rá a la co­mo­di­dad del ve­cino, cu­ya mar­cha se ve in­flui­da por el jue­go de pre­sio­nes, al­tas y ba­jas, que se ge­ne­ran mo­vién­do­se en el es­pa­cio, por­que en­tre ellos, aun­que no se vea, siem­pre hay al­go, el ai­re, el prin­ci­pal obs­tácu­lo a su­pe­rar pa­ra avan­zar en llano.

En bu­si­ness, la par­te cen­tral de­lan­te­ra del pe­lo­tón, jus­to de­trás de la ca­bi­na del pi­lo­to, via­jan los lí­de­res; por las alas, la zo­na más in­gra­ta, suben y ba­jan los gregarios más fuer­tes, es­pe­cie de as­cen­so­res-mon­ta­car­gas que suben a sus je­fes o les acer­can pro­vi­sio­nes; a co­la va el res­to. Es la zo­na más có­mo­da ae­ro­di­ná­mi­ca­men­te ha­blan­do, pe­ro tam­po­co go­zan tan­to de esa ven­ta­ja: su eta­pa es un cons­tan­te su­bir y ba­jar, sprints en­tre co­ches y fre­na­zos pa­ra re­mon­tar con agua o pa­ra acer­car al je­fe que ha pin­cha­do o pa­ra acom­pa­ñar­lo des­pués de ori­nar; y sprints pa­ra su­pe­rar el lá­ti­go, la ace­le­ra­ción sú­bi­ta que les ata­ca tras ca­da cur­va o ro­ton­da.

So­lo po­co más de un si­glo des­de la in­ven­ción del Tour y de su pe­lo­tón ha de­bi­do trans­cu­rrir pa­ra que tal co­no­ci­mien­to, in­tui­do y ex­pe­ri­men­ta­do a la pri­me­ra por El 100% es el es­fuer­zo que rea­li­za un ci­clis­ta cuan­do rue­da so­lo por la ca­rre­te­ra Zo­na bue­na pa­ra la co­lo­ca­ción pe­ro con al­to ries­go de caí­das Me­nor pre­sión y re­sis­ten­cia al ai­re to­dos los ci­clis­tas se ha­ya con­ver­ti­do en fór­mu­la y en nú­me­ros. Co­mo bien se sa­be, la cien­cia imi­ta a la reali­dad, y la ex­pli­ca. Y el avan­ce tec­no­ló­gi­co de las úl­ti­mas dé­ca­das ha per­mi­ti­do a los in­ge­nie­ros ac­ce­so a las he­rra­mien­tas que les re­suel­van sus in­tui­cio­nes.

Ar­ma­do con el soft­wa­re de si­mu­la­ción de Ansyss, los re­yes de la di­ná­mi­ca de flui­dos compu­tacio­nal —“to­do se ex­pe­ri­men­ta con si­mu­la­cio­nes, jue­gos de ecua­cio­nes”, di­ce uno de sus le­mas, “y si no te fías, no te su­bas a un avión, por­que es­tá di­se­ña­do con si­mu­la­ción”— y con un su­per­or­de­na­dor Cray, ca­paz de pro­ce­sar los da­tos de tres bi­llo­nes de cel­das, es lo que ha con­se­gui­do un in­ge­nie­ro bel­ga lla­ma­do Bert Boc­ken, aman­te del ciclismo y pro­fe­sor en las Uni­ver­si­da­des de Lo­vai­na (Bél­gi­ca) y Eind­ho­ven (Ho­lan­da). Ma­yor pre­sión y re­sis­ten­cia al ai­re

“Siem­pre se ha sa­bi­do, cla­ro, que el ci­clis­ta que va a rue­da de otro ha­ce me­nos es­fuer­zo pa­ra man­te­ner la mis­ma ve­lo­ci­dad”, ex­pli­có Boc­ken a EL PAÍS ha­ce 10 días sen­ta­do en una pla­ta­for­ma in­tro­du­ci­da en el tú­nel de vien­to de la Uni­ver­si­dad de Eind­ho­ven, don­de le ro­dea, cla­va­do en el sue­lo, un pe­lo­tón de 121 fi­gu­ras de plás­ti­co ma­rrón, ca­da una fo­rra­da de mi­les de cel­di­tas mí­ni­mas, has­ta tres bi­llo­nes en to­tal, que re­co­gen los da­tos de pre­sión. “Has­ta aho­ra, las ci­fras que se ma­ne­ja­ban eran equi­vo­ca­das por­que los es­tu­dios han si­do muy li­mi­ta­dos. Co­mo mu­cho se es­tu­dia­ba a cua­tro co­rre­do­res en fi­la y se con­cluía que el cuar­to aho­rra­ba un 50% de ener­gía pa­ra ir a la ve­lo­ci­dad del pri­me­ro. Yo, con 121, pri­me­ro hi­ce la cuan­ti­fi­ca­ción con un si­mu­la­dor ma­te­má­ti­co, y el tú­nel del vien­to lo con­fir­mó”.

La reali­dad des­cu­bier­ta con el ex­pe­ri­men­to de los 121 co­rre­do­res en el tú­nel es sor­pren­den­te. No so­lo el pri­me­ro de un pe­lo­tón, aun­que re­ci­ba to­do el ai­re en el pe­cho, ha­ce tan­to es­fuer­zo por ir, di­ga­mos a 50 por ho­ra, co­mo uno que va so­lo en fu­ga. “Ha­ce el 86% de es­fuer­zo”, di­ce Boc­ken, “por­que co­mo ya de­mos­tré en otro es­tu­dio, los jue­gos de pre­sión po­si­ti­va de la rue­da de­lan­te­ra de quien lle­va de­trás y la pre­sión ne­ga­ti­va de su rue­da tra­se­ra, ha­cen que el de atrás em­pu­je al ai­re y al ci­clis­ta de de­lan­te”. Y la re­duc­ción au­men­ta se­gún se in­tro­du­ce uno en las pro­fun­di­da­des del gru­po has­ta lle­gar a con­cluir que en la co­la del pe­lo­tón bas­ta con ha­cer un 5-7% del que ha­ce el pri­me­ro pa­ra aguan­tar la ve­lo­ci­dad. “Es una di­fe­ren­cia bár­ba­ra, por eso los úl­ti­mos del pe­lo­tón a ve­ces ni pe­da­lean”, di­ce Boc­ken, quien, sin em­bar­go, no re­co­mien­da a los lí­de­res ir a co­la. “Si hay ata­ques, caí­das, cor­tes, cam­bios de ai­re… le pi­lla­rá siem­pre des­pre­ve­ni­do”.

“Sa­be­mos que ir en bu­si­ness ca­da vez cues­ta más”, di­ce Ben­na­ti, una es­pe­cie de dra­ga­mi­nas que bus­ca un buen si­tio a su lí­der, Nai­ro Quin­ta­na. “Y ca­da vez es más du­ro. An­tes, más o me­nos se res­pe­ta­ba la je­rar­quía y ha­bía si­tio pa­ra to­dos. Aho­ra, aca­ba sien­do una ba­ta­lla so­lo pa­ra co­lo­car­se…”. le lle­vó a pe­lliz­car­le el pe­cho. En­ton­ces, co­mo un to­rren­te, la cien­cia in­fu­sa del sprint le in­va­dió el ce­re­bro. Lom­bar­di ha si­do cam­peón olím­pi­co, sprin­ter y lan­za­dor de Ci­po­lli­ni y Za­bel. Es el má­na­ger de Sa­gan y Gaviria, de los dos. Le ex­pli­ca la ex­cep­cio­nal re­sis­ten­cia ve­loz del co­lom­biano; la fuer­za de arran­ca­da del cam­peón del mun­do. En Char­tres, Gaviria lan­za le­jos el sprint. A 300m. La dis­tan­cia que él so­lo do­mi­na. Va a ga­nar, Lom­bar­di va a ga­nar.

Le fal­tan 100 me­tros cuan­do el no­rue­go Kris­toff a su pe­sar lan­za a un ho­lan­dés in­te­li­gen­te co­mo con una ca­ta­pul­ta. Dy­lan Groe­ne­we­gen, jo­ven, lle­ga tan rá­pi­do, que Gaviria so­lo lo ve cuan­do lo tie­ne de­lan­te, una bi­ci­cle­ta en­tre los dos, le­van­tan­do los bra­zos vic­to­rio­so. Ter­ce­ro es Sa­gan. Van Aver­maet si­gue lí­der.

Es­fuer­zo que ha­ce el ci­clis­ta a una ve­lo­ci­dad de­ter­mi­na­da con re­la­ción a la po­si­ción en el pe­lo­tón

En es­ta zo­na se re­quie­re me­nos es­fuer­zo pa­ra man­te­ner la ve­lo­ci­dad

Zo­na óp­ti­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.