Groe­ne­we­gen sor­pren­de

El ho­lan­dés ga­na a Gaviria el sprint de la eta­pa de la mo­no­to­nía

El País (Valencia) - - DEPORTES - C. A.,

Mo­no­to­nía de Tour. Los ci­clis­tas flu­yen len­tos con el vien­to tres cuar­tos de ca­ra, bro­mean, ocu­pan el an­cho de la ca­rre­te­ra, atra­vie­san pue­blos som­no­lien­tos de la Fran­cia pro­fun­da y pla­ní­si­ma. El fu­ga­do es el ni­ño cas­ti­ga­do al que se acer­can y del que se ale­jan. Ni si­quie­ra el aba­ni­co del día avi­va el in­te­rés más allá de un cuar­to de ce­re­be­lo. Es una ver­sión fa­mi­liar del aba­ni­co co­mo ar­ma tác­ti­ca. El pe­lo­tón atra­vie­sa las ras­tro­je­ras de mi­tad de re­co­rri­do, don­de so­lo las mo­les de las co­se­cha­do­ras y los mon­to­nes de pa­cas obs­ta­cu­li­zan al vien­to. Es la tie­rra de los Ga­llo­pin, que co­no­cen sus rec­tas. El tío, Alain, es el di­rec­tor del Trek; el so­brino, Tony, co­rre en el Ag2r. Am­bos equi­pos se po­nen de acuer­do. En­fi­lan al pe­lo­tón, lo rom­pen. Go­zan de la sen­sa­ción de que la bi­ci no da más de sí, co­mo cuen­ta Ima­nol Er­vi­ti. Él y sus mo­vis­tar go­zan tam­bién del go­ce efí­me­ro: a di­fe­ren­cia del día an­te­rior es­ta vez han es­ta­do aten­tos, y fe­li­ces. El in­ten­to du­ra has­ta lle­gar a Ale­nçon. Por la te­le, Ma­rion Rous­se, co­men­ta­ris­ta de Fran­ce TV y es­po­sa del so­brino Ga­llo­pin, ex­pli­ca que los del Trek so­lo in­ten­ta­ban pi­llar a al­gu­nos sprin­ters en fue­ra de jue­go pa­ra que De­gen­kolb, su sprin­ter des­lu­ci­do, pu­die­ra lu­cir­se en la me­ta. Rá­pi­da­men­te, el pe­lo­tón vuel­ve a co­rrer de for­ma in­te­li­gen­te, el eu­fe­mis­mo que usan pa­ra ha­blar de la tran­qui­li­dad: “Si no hay fu­gas, ¿pa­ra qué ace­le­rar?”, di­ce Ama­dor.

Han pa­sa­do ca­si seis ho­ras. Se anun­cia el sprint: una cur­va de án­gu­lo rec­to a dos ki­ló­me­tros de la me­ta abre al pe­lo­tón una ca­lle que ser­pen­tea en sua­ves eses has­ta la me­ta en li­ge­ra cues­ta arri­ba. La sa­la de pren­sa se des­pe­re­za. Uno de los pe­rio­dis­tas, el co­ra­zón agi­ta­do, cru­za los de­dos pa­ra que ga­nen Gaviria o, si no, Sa­gan. Por la ma­ña­na, co­mo un ra­yo una in­tui­ción le ha­bía ilu­mi­na­do la crónica. Al cru­zar­se en la sa­li­da jun­to a Gio­van­ni Lom­bar­di, un im­pul­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.