La pes­ca es­pa­ño­la ama­rra por la fae­na de Ma­rrue­cos

EL PAÍS se em­bar­ca con uno de los 70 pes­que­ros eu­ro­peos que fae­nan en aguas ma­rro­quíes y que des­de hoy no pue­den tra­ba­jar an­te la fal­ta de acuer­do con la UE “Lo veo bien ne­gro. Aho­ra, nos que­da­mos sin tra­ba­jo”, di­ce Li­ge­ro

El País (Valencia) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Pa­ra cuan­do, al al­ba, el sol des­pun­ta por le­van­te, Ma­no­lo El Mi­llo­na­rio ya ha da­do la or­den de re­co­ger los 5,4 ki­ló­me­tros de pa­lan­gre con los que tien­ta a la suer­te en otro día de pes­ca en aguas de Ma­rrue­cos. Es 29 de ju­nio y ha­ce ya ca­si cin­co ho­ras que él y sus tres ma­ri­ne­ros de­ja­ron atrás el puer­to de Co­nil de la Fron­te­ra. Ape­nas 12 ho­ras an­tes, dos mi­nis­tros del nue­vo Gobierno de Sán­chez han vi­si­ta­do Ra­bat pa­ra ase­gu­rar que man­tie­nen las “ex­ce­len­tes” re­la­cio­nes con el país ve­cino. Pe­ro El Mi­llo­na­rio es pe­rro vie­jo en la mar y sa­be que el acuer­do que per­mi­ti­rá se­guir fae­nan­do en aguas ma­rro­quíes a 70 pes­que­ros eu­ro­peos co­mo el su­yo si­gue atas­ca­do: “Lo veo bien ne­gro. Pue­de que se lle­gue a fir­mar otro pac­to, pe­ro, de mo­men­to, nos que­da­mos sin fae­nar”. El pa­trón Ma­nuel Li­ge­ro —nom­bre que se ocul­ta tras el pseu­dó­ni­mo he­re­da­do de su abue­lo— no fa­lla en los va­ti­ci­nios que ha­ce des­de su puen­te de man­do. No hay acuer­do.

Des­pués de tres in­fruc­tuo­sas ron­das de ne­go­cia­cio­nes en­tre Bruselas y Ra­bat —en­quis­ta­das en bue­na me­di­da por una sen­ten­cia del tri­bu­nal de la UE re­la­ti­va al Sáha­ra—, el vi­gen­te acuer­do de pes­ca en­tre la UE y Ma­rrue­cos lle­ga a su fin. Y no hay uno nue­vo que lo sus­ti­tu­ya. Es­te sá­ba­do 14 de ju­lio la flo­ta se su­me en la ma­yor de las in­cer­ti­dum­bres. Has­ta que Ma­rrue­cos y la Unión Eu­ro­pea no ru­bri­quen un nue­vo pac­to, Li­ge­ro y cer­ca de otros mil pes­ca­do­res tie­nen que ama­rrar su flo­ta y de­jar de fac­tu­rar. Es un ne­go­cio que mue­ve 80 mi­llo­nes anua­les.

La pa­ra­li­za­ción pue­de du­rar me­ses, en los que no po­drán tra­ba­jar en esos ca­la­de­ros. Por­que in­clu­so cuan­do ha­ya pac­to, es­te de­be­rá ser re­fren­da­do pos­te­rior­men­te en el Par­la­men­to Eu­ro­peo. El Mi­nis­te­rio de Agricultura y Pes­ca anun­ció el miér­co­les que pre­pa­ra ayu­das pa­ra la flo­ta pes­que­ra an­te el re­tra­so del nue­vo acuer­do. El pa­trón Li­ge­ro ten­drá que de­ci­dir si se aco­ge a es­ta sub­ven­ción o si prue­ba suer­te fae­nan­do en aguas es­pa­ño­las.

En el bar­co de Ma­no­lo la jor­na­da co­mien­za a las 1.30. Ape­nas hay vien­to, pe­ro na­da más atra­ve­sar la bo­ca­na del puer­to, el pes­que­ro de ca­si 14 me­tros de es­lo­ra se mue­ve co­mo una cás­ca­ra de nuez a mer­ced de las olas. “Es­to no es na­da com­pa­ra­do con otros días”, ase­ve­ra el pa­trón. Por de­lan­te, res­tan 16 ho­ras has­ta re­gre­sar de nue­vo a las cos­tas de Cá­diz. Ayer la fae­na fue bien con el pez sa­ble y El Mi­llo­na­rio quie­re pro­bar hoy con el be­su­go de la pin­ta y el me­ro, dos co­ti­za­das es­pe­cies en los mer­ca­dos es­pa­ño­les.

Los ma­ri­ne­ros Da­ni Li­ge­ro —se­gun­do pa­trón y her­mano de Ma­nuel—, Ma­nuel Ol­me­do y Die­go Heredia pre­pa­ran la car­ná: en­gan­chan tro­zos de pes­ca­do co­mo ce­bo en los an­zue­los. Ma­no­lo po­ne rum­bo a Ma­rrue­cos mien­tras su tri­pu­la­ción fae­na rau­da y en si­len­cio. “El via­je du­ra más que la pes­ca en sí mis­ma”, ase­gu­ra el pa­trón al tiem­po que la proa se abre ca­mino, a brin­cos, en al­ta mar.

Co­mo otros 39 pa­tro­nes de Cá­diz —repartidos en­tre Co­nil, Bar­ba­te o Algeciras—, ha­ce ya 11 años que Li­ge­ro se aco­gió al pri­mer acuer­do de pes­ca con Ma­rrue­cos, en 2007. Fue por ne­ce­si­dad, los ca­la­de­ros del Gol­fo de Cá­diz dan po­co mar­gen a bar­cos de pes­ca ar­te­sa­nal co­mo el su­yo.

Tres pal­ma­das sor­das so­bre la pa­red del puen­te de man­do; Li­ge­ro de­ja de ha­blar y des­pier­ta a su ma­ri­ne­ría. La em­bar­ca­ción ha lle­ga­do al ca­la­de­ro, a 28 mi­llas de Es­pa­ña y 23 de Ma­rrue­cos (a unos 52 y 42 ki­ló­me­tros, res­pec­ti­va­men­te), a la al­tu­ra de ca­bo Es­par­tel. En la ne­gru­ra de la ma­dru­ga­da, so­lo se apre­cian las lu­ces de los enor­mes bu­ques de mer­can­cías por el Es­tre­cho. “¡Va­mos, que se nos va el tiem­po!”, gri­ta Da­niel. Él y Ol­me­do ti­ran al mar 30 pa­lan­gres de 180 me­tros di­vi­di­dos en sie­te par­tes o ten­di­dos. Por ca­da ten­di­do, Ma­no­lo El Mi­llo­na­rio, co­mo se llama tam­bién el bar­co, vi­ra de rum­bo zig­za­guean­do en el mar. En to­tal, son 5,4 ki­ló­me­tros de ma­dre (un se­dal grue­so) del que par­ten tan­zas con an­zue­los y ata­do a bo­yas y la­dri­llos.

El pa­lan­gre de fon­do es so­lo una de las ar­tes de pes­ca tra­di­cio­na­les que usan los 50 bar­cos es­pa­ño­les —la ma­yo­ría an­da­lu­ces— que fae­nan en aguas de Ma­rrue­cos. El cer­co o la pes­ca de ca­ña y lí­nea son las otras que prac­ti­can ha­bi­tual­men­te en aguas ma­rro­quíes. “El úl­ti­mo pro­to­co­lo de 2014 per­mi­te 126 bu­ques de la UE de 11 paí­ses di­fe­ren­tes y de seis ca­te­go­rías dis­tin­tas”, ex­pli­ca Ja­vier Ga­rat, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ce­pes­ca y pre­si­den­te de Eu­ro­pê­che. Eu­ro­pa es­tá usan­do una me­dia de 70 li­cen­cias anua­les que ge­ne­ran unos 1.000 em­pleos, se­gún Bruselas.

De es­tos per­mi­sos, so­lo 18 bu­ques ho­lan­de­ses o li­tua­nos pes­can con arras­tre pe­lá­gi­co, una mo­da­li­dad in­dus­trial que con­cen­tra la ma­yo­ría del to­tal de 83.000 to­ne­la­das de pes­ca­do cap­tu­ra­do al año en aguas ma­rro­quíes. La ac­ti­vi­dad de es­ta flo­ta es la que, en bue­na me­di­da, blo­quea un nue­vo acuer­do. El arras­tre pe­lá­gi­co sue­le fae­nar en los ri­cos ca­la­de­ros del Sáha­ra Oc­ci­den­tal. Jus­to los que, el pa­sa­do fe­bre­ro, el Tri­bu­nal de la UE (TJUE) con­si­de­ró que no pue­den es­tar den­tro de pac­tos con Ma­rrue­cos, ya que no es­tán en su zo­na de pes­ca al tra­tar­se de un te­rri­to­rio ocu­pa­do.

La sen­ten­cia lle­gó en ple­na re­no­va­ción del pac­to y, des­de en­ton­ces, acer­car pos­tu­ras no ha si­do fá­cil. En las tres ron­das de ne­go­cia­cio­nes, Ra­bat re­cla­ma el do­ble de los 40 mi­llo­nes anua­les de com­pen­sa­ción que Eu­ro­pa le pa­ga­ba has­ta aho­ra. Pa­ra Ga­rat, la in­ver­sión ac­tual com­pen­sa: “Un in­for­me eu­ro­peo de­ter­mi­nó que por ca­da eu­ro in­ver­ti­do en Ma­rrue­cos se ge­ne­ran 2,78 eu­ros”.

Pa­ra cuan­do el sol em­pie­za a apre­tar, Ma­no­lo y los su­yos ya es­tán re­co­gien­do los ten­di­dos. Ma­no­lo no es mi­llo­na­rio, aun­que to­do el mun­do le co­noz­ca así. Gra­cias a su fae­na en Ma­rrue­cos, él y sus ma­ri­ne­ros pue­den lle­gar a los 4.000 eu­ros por ca­be­za que ga­na­ron en ma­yo. “Si la co­sa va mal, otros me­ses ga­nas 200 eu­ros, el suel­do es así de va­ria­ble. Es­to da pa­ra vi­vir bien, pe­ro hay que tra­ba­jar du­ro”, re­co­no­ce el pa­trón. La fae­na to­ca a su fin. En­fi­la la proa de su bar­co ha­cia la bo­ca­na del puer­to de Co­nil. Son las cin­co de la tar­de y aún hay que des­car­gar el pes­ca­do en la lon­ja. Al Mi­llo­na­rio le to­ca­rá ce­le­brar la fies­ta de los ma­ri­ne­ros con la peor de las sen­sa­cio­nes po­si­bles: “So­lo nos que­da la in­cer­ti­dum­bre”.

/J.C.T.

Ma­nuel Li­ge­ro, pa­trón de Ma­no­lo El Mi­llo­na­rio.

/J.C.T.

Un bar­co re­gre­sa de los ca­la­de­ros de Ma­rrue­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.