Hay un pe­li­gro en Bra­sil y no ce­rra­mos los ojos

Cuan­do la som­bra de Pi­no­chet o Vi­de­la aún es­tá pre­sen­te, no se pue­de ig­no­rar el cla­mor de Bol­so­na­ro por la dic­ta­du­ra

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - OPI­NIÓN Freitas do Ama­ral,

La pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes bra­si­le­ñas ha con­fir­ma­do el avan­ce de la es­tra­te­gia del cho­que y del mie­do: ca­si la mi­tad de los elec­to­res ha da­do su vo­to a Jair Bol­so­na­ro, quien ha ba­sa­do su ca­rre­ra pi­dien­do el ase­si­na­to pa­ra mi­lla­res de per­so­nas, su­gi­rien­do que las mu­je­res po­bres sean es­te­ri­li­za­das y des­pre­cian­do los va­lo­res esen­cia­les de la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia. La desarticulación del sis­te­ma po­lí­ti­co bra­si­le­ño que co­men­zó con el im­peach­ment de Dil­ma Rous­seff —a la que por otra par­te no se le im­pu­tó nin­gún de­li­to sino una irre­gu­la­ri­dad en la ges­tión pre­su­pues­ta­ria— se acen­túa con la es­pi­ral de odio per­so­ni­fi­ca­da por Bol­so­na­ro. En una so­cie­dad tan mar­ca­da por la de­sigual­dad so­cial y la di­vi­sión, la po­lí­ti­ca del odio ha ga­na­do es­pa­cio con­quis­tan­do am­plios apo­yos en­tre aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les, di­ri­gen­tes de par­ti­dos tra­di­cio­nes y va­rias igle­sias, con el aña­di­do de in­ter­ven­cio­nes par­ti­dis­tas de jueces. Así, un fas­cis­ta pue­de ga­nar las elec­cio­nes de una de las ma­yo­res de­mo­cra­cias del mun­do, ame­na­zan­do las re­glas bá­si­cas de la vi­da so­cial. Cuan­do la si­nies­tra som­bra de Pi­no­chet o Vi­de­la aún es­tá pre­sen­te, no se pue­de ig­no­rar es­te cla­mor por una dic­ta­du­ra mi­li­tar.

Ha­ce más de 200 años, Go­ya pin­tó un gra­ba­do que ti­tu­ló El sue­ño de la ra­zón pro­du­ce mons­truos. Fue siem­pre así. La fra­se, in­clu­so, se ha leí­do co­mo una ren­di­ción an­te lo inevi­ta­ble. Por nues­tra par­te, no acep­ta­re­mos so­lu­cio­nes irra­cio­na­les ni si­len­cios cobardes an­te tra­ge­dias anun­cia­das. Por eso, aún te­nien­do en cuen­ta nues­tros Lee­mos con in­dig­na­ción el re­co­no­ci­mien­to por el pro­pio pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas, Ro­dri­go Du­ter­te, de su par­ti­ci­pa­ción en ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia­les. Que Bra­sil pue­da vol­ver­se de nue­vo un te­rreno pa­ra la dis­cri­mi­na­ción de los di­fe­ren­tes, pa­ra el des­pre­cio a las mu­je­res o pa­ra la es­pi­ral de vio­len­cia es tam­bién mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, y, so­bre to­do, pa­ra una elec­ción que na­die de­be ig­no­rar: por nues­tra par­te, to­ma­mos par­ti­do con­tra la in­dig­ni­dad.

Tam­bién nos he­mos da­do cuen­ta de que mu­chos res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos que lla­ma­ron al re­cha­zo de la ex­tre­ma de­re­cha cuan­do se opo­nían en el se­gun­do turno de las elec­cio­nes fran­ce­sas Jean Ma­rie Le-Pen y Chi­rac o, des­pués, Ma­ri­ne Le Pen y Ma­cron, ca­llan aho­ra an­te una op­ción tan cla­ra, si no aún más es­can­da­lo­sa. Por lo que res­pec­ta a no­so­tros, no nos de­ja­mos con­di­cio­nar por cálcu­los mez­qui­nos. La de­mo­cra­cia y la li­ber­tad son in­di­vi­si­bles. Los de­mó­cra­tas y la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña cuen­tan con nues­tra in­te­gral so­li­da­ri­dad y de­di­ca­ción.

ju­ris­ta por­tu­gués, pre­si­den­te de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU y mi­nis­tro en va­rios Go­bier­nos. Fun­da­dor del par­ti­do con­ser­va­dor CDS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.