Mul­ti­tu­di­na­ria pro­tes­ta con­tra el ra­cis­mo

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL -

Ba­jo el le­ma “Por una so­cie­dad abier­ta y li­bre, so­li­da­ri­dad en lu­gar de ex­clu­sión”, de­ce­nas de mi­les de per­so­nas —240.000 se­gún los or­ga­ni­za­do­res, más de 100.000 pa­ra la po­li­cía— se die­ron ci­ta ayer en Ber­lín pa­ra de­nun­ciar el ra­cis­mo y la in­to­le­ran­cia que han re­gre­sa­do al país, pe­ro tam­bién pa­ra mos­trar su apo­yo y so­li­da­ri­dad a los in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos.

La ma­ni­fes­ta­ción, con­vo­ca­da por la alian­za Un­teil­bar (In­di­vi­si­ble), de­mos­tró que las ca­lles ale­ma­nas tam­bién es­tán ocu­pa­das por per­so­nas so­li­da­rias que de­fien­den la to­le­ran­cia y re­cha­zan el ra­cis­mo, en abier­to con­tras­te con los ejem­plos da­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas por el par­ti­do de ul­tra­de­re­cha Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD) y gru­pos neo­na­zis, co­mo la ca­za al ex­tran­je­ro desata­da a fi­na­les de agos­to en Chem­nitz. El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, el so­cial­de­mó­cra­ta Hei­ko Maas, ca­li­fi­có de “ex­tra­or­di­na­rio men­sa­je el he­cho de que tan­tas per­so­nas sal­gan a las ca­lles”. “No nos de­ja­mos di­vi­dir, y mu­cho me­nos por los po­pu­lis­tas de de­re­chas”, di­jo Maas. / EN­RI­QUE MÜ­LLER de la vi­vien­da. Pe­ro al mar­gen de los he­chos, el elec­to­ra­do re­gis­tra una cier­ta fa­ti­ga an­te los lí­de­res de la CSU, en­zar­za­dos des­de ha­ce me­ses en ten­sio­nes in­ter­nas y con el par­ti­do de Mer­kel, y so­bre to­do an­te su re­tó­ri­ca. La CSU ha en­du­re­ci­do su dis­cur­so con­tra los re­fu­gia­dos en los úl­ti­mos me­ses de la mano de Horst Seeho­fer, el mi­nis­tro de In­te­rior ale­mán y lí­der del par­ti­do. Seeho­fer lle­gó in­clu­so an­tes del ve­rano a ame­na­zar con di­mi­tir y tum­bar el Go­bierno de Mer­kel si la can­ci­ller no pres­cin­día de los con­sen­sos eu­ro­peos. La de­ri­va so­bre­ac­tua­da de la CSU pa­re­ce ha­ber alie­na­do a mu­chos de sus vo­tan­tes bur­gue­ses y tra­di­cio­na­les, po­co da­dos a las es­tri­den­cias.

El pro­pio Mar­kus Sö­der, mi­nis­tro pre­si­den­te bá­va­ro y can­di­da­to de la CSU, ha cul­pa­do ve­la­da­men­te a Seeho­fer de su des­cen­so en los son­deos. “Son nú­me­ros que es­tán muy in­fluen­cia­dos por la po­lí­ti­ca de Ber­lín”, di­jo al sen­sa­cio­na­lis­ta Bild.

“Seeho­fer ha sal­ta­do de un con­flic­to al si­guien­te. Si ob­tie­nen un re­sul­ta­do muy ba­jo, es di­fí­cil pen­sar que pue­da se­guir en su pues­to de mi­nis­tro de In­te­rior”, opi­na Wer­ner Wei­den­feld, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la uni­ver­si­dad Lud­wi­gMa­xi­mi­lian de Mú­nich. “En Ale­ma­nia, a la gen­te no le gus­ta el con­flic­to per­ma­nen­te, es­pe­cial­men­te a los vo­tan­tes de la CSU, que va­lo­ran mu­cho la es­ta­bi­li­dad”, aña­de.

Wei­den­feld cree, sin em­bar­go, que un de­bi­li­ta­mien­to de la CSU, con­si­de­ra­do el so­cio dís­co­lo, po­dría be­ne­fi­ciar a Mer­kel, que emer­ge­ría una vez más co­mo la voz sen­sa­ta fren­te al gri­te­río po­lí­ti­co del par­ti­do bá­va­ro. El pro­ble­ma aña­di­do es que des­pués de Ba­vie­ra vie­nen las elec­cio­nes de Hes­se, a fin de mes, don­de no es la CSU sino la pro­pia CDU so­bre la que se pro­yec­ta una nue­va san­gría de vo­tos. El efec­to com­bi­na­do de am­bas elec­cio­nes po­dría des­en­ca­de­nar nue­vos tem­blo­res po­lí­ti­cos en Ber­lín, don­de go­bier­na una coa­li­ción de Go­bierno ve­ni­da a me­nos —con­ser­va­do­res y so­cial­de­mó­cra­tas— an­te el as­cen­so de la ex­tre­ma de­re­cha. Tam­bién en Ba­vie­ra, mu­chos vo­tan­tes crí­ti­cos con la ges­tión de la cri­sis de los re­fu­gia­dos de Mer­kel pre­fie­ren a Afd, que con­cu­rre por pri­me­ra vez en es­tas elec­cio­nes re­gio­na­les. no quie­re ni asu­mir las lec­cio­nes del quin­que­nio de Fra­nçois Ho­llan­de ni eva­luar la di­men­sión del di­vor­cio con la po­bla­ción de iz­quier­das”, cri­ti­có.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PS, Oli­vier Fau­re, ele­gi­do ha­ce so­lo seis me­ses, en ple­na cri­sis de un par­ti­do que ha­ce un año co­se­chó, con el can­di­da­to Be­noît Ha­mon —otro que se ha mar­cha­do pa­ra fun­dar su pro­pio mo­vi­mien­to de iz­quier­das, Gé­né­ra­tion.s— el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria, 6,3% en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, mos­tró ayer su amar­gu­ra por la úl­ti­ma olea­da de aban­do­nos.

“Cuan­do se pre­ten­de re­con­ci­liar a las iz­quier­das no se em­pie­za por di­vi­dir­las”, di­jo en su dis­cur­so al con­se­jo na­cio­nal so­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.