Au­dio­li­bros, un alia­do pa­ra el for­ma­to tra­di­cio­nal

El País (Valencia) - - CULTURA -

Mi­che­lle Oba­ma se pa­só seis días y me­dio en un es­tu­dio gra­ban­do Mi his­to­ria pa­ra la ver­sión de sus me­mo­rias en au­dio­li­bro. No es gra­tui­to: el for­ma­to cre­ce a un rit­mo de un 20% anual en Es­ta­dos Uni­dos a pe­sar de ser muy in­ci­pien­te (Pen­guin Ran­dom Hou­se es­tre­nó su di­vi­sión en 2014) y cuen­ta con pla­ta­for­mas co­mo Au­di­ble (de Ama­zon: 425.000 tí­tu­los), Story­tel, Ko­bo o Goo­gle Play (100.000 tí­tu­los pa­ra 45 países). En cas­te­llano se cal­cu­lan po­co más de 4.000 au­dio­li­bros.

Con es­te nue­vo ju­gue­te, el sec­tor edi­to­rial se mues­tra

a dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les”.

A es­ta te­sis se aña­di­ría “el va­lor sim­bó­li­co del li­bro fí­si­co. Lo ve­mos en pú­bli­cos co­mo los se­gui­do­res de you­tu­bers o los de poe­sía ur­ba­na, que ad­quie­ren obras en pa­pel”, opi­na Je­sús Badenes, di­rec­tor ge­ne­ral de la Di­vi­sión de Li­bre­rías del Gru­po Pla­ne­ta, que en la fe­ria de 2009, don­de se re­pi­tió el anun­cio del apo­ca­lip­sis del pa­pel, pi­dió “fle­xi­bi­li­dad a un sec­tor en tur­bu­len­cias”. “El ebook tam­bién te ro­ba esa par­te de mos­trar­te ha­cia afue­ra”, di­ce Os­pi­na.

“Me pa­re­ce un re­cur­so de ur­gen­cia, por por­ta­bi­li­dad, o un te­ma de la an­sie­dad por te­ner lo úl­ti­mo, tan di­gi­tal; la del ebook es una lec­tu­ra in­com­ple­ta, me­nos in­ten­sa; más re­cep­ti­vo. “Aquí sí hay una nue­va ex­pe­rien­cia sen­so­rial, que ade­más va li­ga­da a la eclo­sión de la tec­no­lo­gía del audio que ve­re­mos con los asis­ten­tes de voz do­més­ti­cos co­mo la Ale­xa de Ama­zon o el Si­ri de Ap­ple”, en­mar­ca Car­men Os­pi­na des­de Pen­guin Ran­dom Hou­se Gru­po Edi­to­rial. Pe­ro la ra­zón úl­ti­ma de la re­cep­ti­vi­dad del sec­tor es do­ble y es­tá en él mis­mo.

Una la ex­pre­sa­ba en la Fe­ria de Fránc­fort Char­lie Red­may­ne, con­se­je­ro de­le­ga­do del gi­gan­te Har­per Co­llins en In­gla­te­rra: “He­mos fre­na­do

creo que mu­chos lec­to­res di­gi­ta­les aca­ban vol­vien­do al pa­pel o com­pa­gi­nán­do­lo”, apun­ta el edi­tor de Tus­quets, Juan Cerezo. Ci­fras del pa­sa­do jue­ves lo con­fir­man: la ma­yo­ría de lec­to­res de ebooks en In­gla­te­rra es­te año (es­pe­cial­men­te, hom­bres en­tre 18 y 34 años) man­tie­ne o ha in­cre­men­ta­do su com­pra en pa­pel. En el bas­tión de la lec­tu­ra di­gi­tal eu­ro­pea, en 2016 el ebook ca­yó por vez pri­me­ra en sie­te años y el for­ma­to fí­si­co re­pun­tó li­ge­ra­men­te; en un ex­cep­cio­nal 2017, la fac­tu­ra­ción de los li­bros de pa­pel en In­gla­te­rra ha cre­ci­do un 5%.

Sim­bó­li­ca fue, en esa lí­nea, la de­ci­sión de la ca­de­na de li­bre­rías in­gle­sa Wa­ters­to­nes de de­jar de la caí­da del li­bro fí­si­co y has­ta he­mos vis­to su li­ge­ro cre­ci­mien­to en los dos úl­ti­mos años, pe­ro ha res­pon­di­do más a cier­tas pu­bli­ca­cio­nes ex­cep­cio­na­les”. O sea, el pa­pel pue­de aguan­tar, pe­ro no cre­cer. La otra es que el au­dio­li­bro es­tá abrien­do mo­men­tos de lec­tu­ra an­tes inusua­les pa­ra los lec­to­res (y con apa­ra­tos tan co­ti­dia­nos co­mo un te­lé­fono mó­vil, del que ya go­zan las dos ter­ce­ras par­tes del mun­do) y, aún me­jor, co­mo di­jo el pa­sa­do mar­tes Aman­da D’Acierno, pre­si­den­ta de la di­vi­sión de audio de Pen­guin Ran­dom Hou­se: cer­ca de la mi­tad de los usua­rios de au­dio­li­bros de EE UU son lec­to­res oca­sio­na­les. Así, el au­dio­li­bro no pa­re­ce com­pe­ten­cia, sino un po­ten­cial alia­do del de pa­pel.

ven­der, en 2015, los Kind­le, el lec­tor elec­tró­ni­co que Ama­zon lan­zó a fi­na­les de 2007 y dis­pa­ró a un sec­tor que cre­cía ex­po­nen­cial­men­te en EE UU, don­de no em­pe­zó a ra­len­ti­zar­se has­ta 2013. “La an­gus­tia por el im­pa­ra­ble po­de­río de lo di­gi­tal que re­pre­sen­ta­ban Ama­zon, Goo­gle, Fa­ce­book o Ap­ple tam­bién ju­gó una ma­la pa­sa­da al sec­tor”, sos­tie­ne Os­pi­na. “Ha­bía y hay mie­do en­tre los edi­to­res por­que, en el fon­do, ellos no con­tro­lan la dis­tri­bu­ción del ebook”, aña­de Na­wot­ka. “La sen­sa­ción es que el li­bro no de­ja de ser un ce­bo pa­ra que es­tas em­pre­sas ob­ten­gan tus da­tos y te ven­dan otras co­sas”, des­con­fía Cerezo, si bien ad­mi­te que “ya no hay quien no di­gi­ta­li­ce y lan­ce una no­ve­dad en li­bre­ría fí­si­ca y en di­gi­tal”. Y ci­ta la ver­sión elec­tró­ni­ca de Pa­tria, de Fer­nan­do Aram­bu­ru, con 80.000 des­car­gas: “Ha ro­to te­cho en for­ma­to di­gi­tal”.

Gue­rra de ci­fras

A ci­fras co­mo esa se aga­rra el fun­da­dor de la con­sul­to­ría Dos­do­ce, Ja­vier Ce­la­ya, pa­ra ase­gu­rar que “el sor­pas­so di­gi­tal ha lle­ga­do, pe­ro los cálcu­los ofi­cia­les ig­no­ran los da­tos de apps , el strea­ming o la au­to­edi­ción”. Cru­zan­do los nú­me­ros de la Fe­de­ra­ción de Gre­mios de Edi­to­res y de las pla­ta­for­mas Li­bran­da (con ci­fras de los dos grandes gru­pos edi­to­ria­les, en­tre otros) y Book­wi­re (350 se­llos de Es­pa­ña y Amé­ri­ca La­ti­na), Ce­la­ya cree que lo di­gi­tal su­po­ne “un 11% y eso que Es­pa­ña tie­ne el ebook más ca­ro de Eu­ro­pa”. Aun­que ad­mi­te que no “hay una gran ex­pe­rien­cia lec­to­ra” y que no ha pe­ne­tra­do en to­dos los sec­to­res (ha triun­fa­do más la no­ve­la romántica y po­li­cia­ca), “en la pró­xi­ma dé­ca­da vol­ve­rá por­que tec­no­ló­gi­ca­men­te en­ca­ja­rá me­jor el en­ri­que­ci­mien­to de con­te­ni­dos”.

“El fo­co de las ga­nan­cias es­tá en los li­bros im­pre­sos, pe­ro un edi­tor hoy de­be ex­ten­der su car­te­ra di­gi­tal con ebooks, au­dio­li­bros e in­clu­so sus­crip­cio­nes y pla­ta­for­mas en strea­ming”, ha re­pe­ti­do en es­ta fe­ria el pres­ti­gio­so ana­lis­ta Rü­di­ger Wis­chen­bart. “Oí ha­blar por vez pri­me­ra de los ebooks en Bue­nos Ai­res en 2001 co­mo de al­go in­mi­nen­te y co­mo si el edi­tor de pa­pel fue­ra ton­to”, re­cuer­da el fun­da­dor de Ana­gra­ma, Jor­ge He­rral­de, des­de su es­tand. “Es­to lo ma­ta­rá otra co­sa, no el ebook”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.