Apro­ve­char la vi­si­ta más allá de la crea­ción del mo­men­to

La re­ti­ra­da de va­rios mú­si­cos y la vuel­ta de Teddy Bau­tis­ta ani­man el co­mien­zo de la cam­pa­ña elec­to­ral de la en­ti­dad

El País (Valencia) - - CULTURA - TOMMASO KOCH, Ma­drid

La SGAE lle­va años en un la­be­rin­to. Por más que bus­que la sa­li­da, aca­ba siem­pre en el mis­mo pun­to. El pre­si­den­te, Jo­sé Mi­guel Fer­nán­dez Sas­trón, pa­re­ció en­con­trar al fin un ata­jo: un ade­lan­to elec­to­ral, el 26 de oc­tu­bre, que re­ga­la­ra una cú­pu­la nue­va y una brú­ju­la an­te el rum­bo caó­ti­co. Pe­ro el arran­que de la cam­pa­ña se mue­ve por ca­mi­nos fa­mi­lia­res: ban­dos en­fren­ta­dos y acu­sa­cio­nes mu­tuas. A dos se­ma­nas de las elec­cio­nes, las pre­vi­sio­nes arro­jan un so­lo pro­nós­ti­co: nie­bla.

Hay, eso sí, in­di­cios pa­ra orien­tar­se. Por un la­do, una quin­ce­na de mú­si­cos co­no­ci­dos, de Ki­ko Ve­neno a Jo­ta, de Los Pla­ne­tas, re­ti­ró el jue­ves su can­di­da­tu­ra a la jun­ta di­rec­ti­va en pro­tes­ta por la fal­ta de vo­to elec­tró­ni­co y con­tra la ges­tión de Sas­trón. No re­co­no­ce­rán el re­sul­ta­do, pi­den que nin­gún La ca­ra de sa­tis­fac­ción de los res­pon­sa­bles de Sot­heby’s du­ran­te la jor­na­da lo de­cía to­do. Ca­da po­cos me­tros, un em­plea­do de la ca­sa de subas­tas in­di­ca­ba a los cu­rio­sos, con ama­bi­li­dad des­bor­da­da, qué otras ex­po­si­cio­nes po­dían ver apro­ve­chan­do su vi­si­ta pa­ra des­cu­brir la obra de Banksy El amor es­tá en el cu­bo de la ba­su­ra.

Mue­bles de es­ti­lo art de­có, to­do ti­po de pin­tu­ra contemporánea, jo­yas de cual­quier épo­ca. El ac­to re­bel­de e ico­no­clas­ta del gra­fi­te­ro ha da­do un im­pul­so ines­pe­ra­do a la ins­ti­tu­ción, sin con­se­cuen­cias no in­ten­cio­na­das. pue­da re­pre­sen­tar “la re­no­va­ción de la SGAE”. Ade­más de sus éxi­tos, en su pa­sa­do es­tá su ac­ci­den­ta­do adiós, en 2011, de­te­ni­do por un pre­sun­to de­li­to de apro­pia­ción in­de­bi­da. Des­de en­ton­ces, Bau­tis­ta per­ma­ne­ció apar­ta­do. Aun­que, al me­nos des­de 2015, amigos y pro­sé­li­tos le su­gi­rie­ron en de­ce­nas de oca­sio­nes que vol­vie­ra.

Lo ha­ce aho­ra, jus­to cuan­do, tras sie­te años de investigaciones, aguar­da pa­ra co­no­cer la fe­cha del jui­cio oral que se abrió en oc­tu­bre de 2017 con­tra él y otros 10 impu­tados en la Au­dien­cia Na­cio­nal: el fis­cal so­li­ci­ta pa­ra él sie­te años de cár­cel. En­ton­ces, se­ña­lan los crí­ti­cos, ¿pa­ra qué ele­gir­le co­mo lí­der? ¿No da­ña­ría a la SGAE?

En el en­torno de Bau­tis­ta, re­cuer­dan que otra cau­sa con­tra él, por pre­sun­to des­vío de fon­dos, aca­bó ar­chi­va­da en 2016. Y acla­ran que su re­gre­so se­ría “un pa­rén­te­sis”, una pre­si­den­cia bre­ve, con ob­je­ti­vos mar­ca­dos: re­for­zar la en­ti­dad con pro­fe­sio­na­les de “má­xi­mo ni­vel” y vol­ver a la “fi­lo­so­fía de ges­tión de la SGAE co­mo una em­pre­sa”, aun­que, por ley, la en­ti­dad no tie­ne áni­mo de lu­cro.

“La SGAE es un mons­truo que se ali­men­ta a sí mis­mo”, de­nun­cia Fe­rrei­ro. Mien­tras, des­de el en­torno de Bau­tis­ta y de los mú­si­cos re­bel­des con­fir­man que en­tre am­bos ban­dos hay con­tac­tos, aun­que sea por in­ter­me­dia­rios. Al fin y al ca­bo, Sas­trón y el an­te­rior pre­si­den­te, Jo­sé Luis Acos­ta, se han reuni­do va­rias ve­ces con Bau­tis­ta en sus man­da­tos. Tal vez co­men­ta­ran la mal­di­ción que ro­dea el trono de la SGAE: Bau­tis­ta, de­te­ni­do en 2011; An­ton Rei­xa, ce­sa­do por la jun­ta en 2013; Acos­ta di­mi­tió en 2016 y Sas­trón tuvo que ade­lan­tar los co­mi­cios. Sea quien sea el fu­tu­ro lí­der, ne­ce­si­ta­rá un an­tí­do­to con­tra la ma­gia ne­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.