Apo­yo a los es­cua­dro­nes ile­ga­les

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL -

A pe­sar de que son ile­ga­les, las mi­li­cias han si­do res­pal­da­das, en di­fe­ren­tes pe­rio­dos, por po­lí­ti­cos y otras au­to­ri­da­des. En Río, es­tos es­cua­dro­nes eran vis­tos co­mo la so­lu­ción con­tra el nar­co­trá­fi­co has­ta que una co­mi­sión par­la­men­ta­ria lo­cal des­ve­ló sus bar­ba­ri­da­des, en 2008. El pro­pio Jair Bol­so­na­ro así lo creía. El en­ton­ces dipu­tado ha­bló en un dis­cur­so so­bre el te­ma: “Nin­gún dipu­tado lo­cal ha­ce cam­pa­ña pa­ra re­du­cir el po­der de fue­go de los nar­cos y la ven­ta de dro­gas en nues­tro Es­ta­do. No. Quie­ren ata­car al mi­li­ciano, que aho­ra es un sím­bo­lo de la mal­dad y es peor que los nar­cos”, de­cla­ró en 2008. “Exis­te el mi­li­ciano que no tie­ne na­da que ver con el ga­to­net [ser­vi­cio irre­gu­lar de te­le­vi­sión por ca­ble] y la ven­ta de gas. Co­bra 850 reales [unos 200 eu­ros al cam­bio de hoy] por mes, el suel­do de un sol­da­do de la po­li­cía mi­li­tar o un bom­be­ro, tie­ne su pro­pia ar­ma y or­ga­ni­za la se­gu­ri­dad en su co­mu­ni­dad. No tie­ne na­da que ver con la ex­plo­ta­ción de ser­vi­cios de gas o trans­por­te. No po­de­mos ge­ne­ra­li­zar”.

Años an­tes, en agos­to de 2003, el ul­tra ha­bía de­fen­di­do en la Cá­ma­ra de los Dipu­tados a un gru­po de ex­ter­mi­nio en el Es­ta­do de Bahía que co­bra­ba 50 reales por ma­tar a jó­ve­nes de la pe­ri­fe­ria. “Quie­ro de­cir a los com­pa­ñe­ros de Bahía que, mien­tras Bra­sil no adop­te la pe­na de muer­te, el cri­men de ex­ter­mi­nio se­rá bien­ve­ni­do. Si no hay es­pa­cio en Bahía, pue­den ve­nir a Río de Janeiro”. que los ca­pi­ta­nes van a man­dar en el país. A su vez, el go­ber­na­dor elec­to de Río, Wil­son Wit­zel, pro­me­te ex­tin­guir la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad pa­ra “de­vol­ver el po­der a los po­li­cías”. Pa­ra Cano, to­do ello “en­vía un men­sa­je de des­con­trol y au­to­no­mía con­tra­ria a la ló­gi­ca mi­li­tar tra­di­cio­nal”. Y afir­ma: “Qui­zá no ha­ga fal­ta gru­pos de ex­ter­mi­nio si el tra­ba­jo de los po­li­cías es ma­tar”.

Apo­yo a can­di­da­tu­ras

Pa­ra Ja­que­li­ne Mu­niz, an­tro­pó­lo­ga y po­li­tó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral Flu­mi­nen­se (UFF), el fe­nó­meno de las mi­li­cias “es­tá re­la­cio­na­do con un pro­ce­so que ha­ce au­tó­no­ma a la po­li­cía de una for­ma pre­da­to­ria”, ha­cién­do­la in­go­ber­na­ble. Pa­ra la ex­per­ta, es­te pro­ce­so su­po­ne “des­pro­fe­sio­na­li­zar” las ins­ti­tu­cio­nes po­li­cia­les.

En Río, las mi­li­cias do­mi­nan ba­rrios en­te­ros y, en los úl­ti­mos años, se han ex­pan­di­do a mu­ni­ci­pios ve­ci­nos. Una in­ves­ti­ga­ción del dia­rio di­gi­tal G1 in­di­ca que dos mi­llo­nes de per­so­nas de la re­gión me­tro­po­li­ta­na vi­ven en zo­nas ba­jo la in­fluen­cia de esas ban­das. Cuan­do sur­gie­ron, ha­ce 20 años, pro­me­tían lle­var se­gu­ri­dad a los ba­rrios y las fa­ve­las do­mi­na­dos por el nar­co­trá­fi­co. “No siem­pre des­fi­lan ar­ma­dos co­mo los nar­cos”, cuen­ta P. F., “pe­ro los ve­ci­nos tie­nen que ha­cer lo que man­dan”. Su po­der eco­nó­mi­co no es ne­ce­sa­ria­men­te el re­sul­ta­do de la ven­ta de dro­gas, sino del con­trol de ser­vi­cios co­mo el gas, el agua e In­ter­net, así co­mo de los co­mer­cios. “Si uno com­pra de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos, tie­ne que com­pro­bar que lo com­pró en un lu­gar con­tro­la­do por ellos”, ex­pli­ca P. F. Ex­tor­sión, tor­tu­ra y ase­si­na­tos for­man par­te del cóc­tel de te­rror. En el cam­po po­lí­ti­co, las mi­li­cias tam­bién fi­nan­cian can­di­da­tu­ras e in­clu­so eli­gen a los su­yos pa­ra el Par­la­men­to lo­cal.

“La vio­len­cia po­li­cial siem­pre vie­ne acom­pa­ña­da de co­rrup­ción. El po­li­cía que tie­ne au­to­ri­za­ción pa­ra ma­tar tam­bién la tie­ne pa­ra ex­tor­sio­nar”, ex­pli­ca la so­ció­lo­ga Sil­va Ra­mos, del Cen­tro de Es­tu­dios de Se­gu­ri­dad y Ciu­da­da­nía, de la Uni­ver­si­dad Cân­di­do Men­des. Sin em­bar­go, los gru­pos de pa­ra­po­li­cías son an­ti­guos y bas­tan­te co­no­ci­dos en Bra­sil. En los años se­sen­ta y se­ten­ta, to­ma­ron el po­der de las ca­lles de Río y São Pau­lo los lla­ma­dos es­cua­dro­nes de la muer­te, gru­pos de po­li­cías for­ma­dos den­tro de las co­mi­sa­rías y se­cre­ta­rías de se­gu­ri­dad con una ten­den­cia mo­ra­lis­ta —in­ten­si­fi­ca­da du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar (1964-1985)— y con au­to­ri­za­ción pa­ra ma­tar.

Las eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les y las ven­gan­zas ya es­tán pro­pa­ga­das por el país. En 2015, nue­ve po­li­cías fue­ron acu­sa­dos en Sal­va­dor, ca­pi­tal del Es­ta­do de Bahía, de ase­si­nar a 12 jó­ve­nes. En ese mis­mo año se per­pe­tró la ma­tan­za de 19 per­so­nas en el Es­ta­do de São Pau­lo a ma­nos de po­li­cías mi­li­ta­res y guar­dias ci­vi­les que que­rían ven­gan­za por la muer­te de dos agen­tes, se­gún la fis­ca­lía. En el nor­te y nor­des­te de Bra­sil pre­do­mi­nan los gru­pos que ma­tan por la noche, en un co­che ne­gro y sin tra­je de po­li­cía. En Río, esos gru­pos tie­nen tam­bién in­tere­ses co­mer­cia­les. Así fun­cio­na el mo­de­lo de la mi­li­cia, que ame­na­za con ex­pan­dir­se por to­do Bra­sil.

/ M. P. (AFP)

Un gru­po de agen­tes se en­car­ga del cuer­po de un hom­bre muer­to en un co­che en la Uni­ver­si­dad de Río de Janeiro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.