“El Bre­xit fue un error es­tra­té­gi­co pa­ra Reino Uni­do”

JOHN SAWER Ex­je­fe del MI6 bri­tá­ni­co

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - RAFA DE MIGUEL, Lon­dres

John Sa­wers (War­wick, Reino Uni­do, 63 años) fue C en­tre no­viem­bre de 2009 y no­viem­bre de 2014. Los se­gui­do­res de Ja­mes Bond sa­ben que con esa le­tra se iden­ti­fi­ca­ba al je­fe del MI6, el ser­vi­cio bri­tá­ni­co de es­pio­na­je ex­te­rior. “No creo que Bond fue­ra hoy con­tra­ta­do. La esen­cia de la in­te­li­gen­cia mo­der­na es el tra­ba­jo en equi­po, na­die quie­re in­di­vi­duos con un ego tan fuer­te ac­tuan­do por su cuen­ta so­bre el te­rreno”, bro­mea Sa­wers, quien lle­gó a ser com­pa­ra­do con el per­so­na­je de Ian Fle­ming por su apa­rien­cia atlética y sus ma­ne­ras sua­ves. Al fren­te hoy de una con­sul­to­ra de se­gu­ri­dad pa­ra gran­des cor­po­ra­cio­nes, Mi­cro Ad­vi­ce Part­ners, Sa­wers, que ha si­do di­plo­má­ti­co, ofi­cial del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia y al­to fun­cio­na­rio, no du­da en afir­mar que el Bre­xit ha si­do un error es­tra­té­gi­co pa­ra Reino Uni­do.

Pre­gun­ta. ¿Es Eu­ro­pa me­nos se­gu­ra por cul­pa del Bre­xit?

Res­pues­ta. Creo que ha si­do ne­ga­ti­vo tan­to pa­ra Reino Uni­do, que re­sul­ta­rá per­ju­di­ca­do, co­mo pa­ra Eu­ro­pa. Fue un error es­tra­té­gi­co. No hay du­da de que la Unión Eu­ro­pea no se­rá igual de fuer­te sin Reino Uni­do y que Reino Uni­do, se­pa­ra­do de Eu­ro­pa, se­rá una na­ción más dé­bil eco­nó­mi­ca y es­tra­té­gi­ca­men­te. ¿Es­ta­re­mos me­nos se­gu­ros? Co­mo us­ted sa­be, yo ven­go del mun­do de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. La ma­yo­ría de la coope­ra­ción en­tre agen­cias se ha­ce de mo­do bi­la­te­ral, y creo que esa co­la­bo­ra­ción se­gui­rá exis­tien­do por­que es­tá en el in­te­rés de to­dos. Creo que el ma­yor da­ño pue­de lle­gar a lar­go pla­zo, y se­rá so­bre to­do en áreas téc­ni­cas co­mo el in­ter­cam­bio de da­tos, un cam­po que es­tos días es vi­tal.

P. ¿Qué ti­po de in­ter­cam­bios? R. To­dos esos me­ca­nis­mos desa­rro­lla­dos en la Unión Eu­ro­pea en los úl­ti­mos 20 años de los que nos he­mos be­ne­fi­cia­do. Por ejem­plo, el in­ter­cam­bio de lis­tas de pa­sa­je­ros an­tes de que em­pren­dan via­je, o el sis­te­ma de in­for­ma­ción de Schen­gen, que ha ser­vi­do pa­ra con­tro­lar a los in­di­vi­duos sos­pe­cho­sos de te­ner víncu­los con el te­rro­ris­mo. O la Or­den Eu­ro­pea de De­ten­ción. Tie­ne un efec­to co­rro­si­vo a lar­go pla­zo que Lon­dres no for­me par­te de las es­truc­tu­ras de se­gu­ri­dad de la UE. En los úl­ti­mos 200 años los asun­tos de se­gu­ri­dad que nos preo­cu­pa­ban y que preo­cu­pa­ban al con­ti­nen­te eran in­di­vi­si­bles. Es ab­sur­do pen­sar que nos po­de­mos pro­te­ger a no­so­tros mis­mos sin con­tri­buir a la es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad en Eu­ro­pa.

P. ¿Es la ame­na­za de Ru­sia tan se­ria co­mo la pre­sen­ta el Go­bierno de The­re­sa May?

R. Em­pe­ce­mos con los de­ta­lles an­tes de lle­gar al pa­no­ra­ma ge­ne­ral. Ru­sia ha in­ter­fe­ri­do en los pro­ce­sos elec­to­ra­les eu­ro­peos. Ru­sia ha da­do su apo­yo a par­ti­dos po­pu­lis­tas. He­mos vis­to el aten­ta­do con­tra [el exes­pía ru­so] Ser­guéi Skri­pal en Sa­lis­bury, o el in­ten­to de aten­ta­do con­tra la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Pre­ven­ción de las Ar­mas Quí­mi­cas en La Ha­ya.

“Lon­dres no pue­de pro­te­ger­se sin con­tri­buir a la se­gu­ri­dad eu­ro­pea”

“El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Ru­sia es de­bi­li­tar y di­vi­dir a Occidente”

He­mos pre­sen­cia­do una se­rie de ac­tos en los que Ru­sia ha in­ten­ta­do usar sus ca­pa­ci­da­des de in­te­li­gen­cia y su po­der de in­fluen­cia pa­ra ha­cer da­ño a Eu­ro­pa y a Es­ta­dos Uni­dos. Sa­ben que en los pró­xi­mos años no van a ser una eco­no­mía vi­bran­te y di­ná­mi­ca, así que has­ta aho­ra se han es­for­za­do prin­ci­pal­men­te en de­bi­li­tar y di­vi­dir a Occidente.

P. El Go­bierno de Vla­dí­mir Pu­tin niega es­tas acu­sa­cio­nes...

R. Es que no creo que se tra­te de un en­fren­ta­mien­to ge­ne­ra­li­za­do en­tre Ru­sia y Occidente, que abar­que to­dos los cam­pos. Los ru­sos son de he­cho muy bue­nos a la ho­ra de ca­li­brar en qué áreas quie­ren co­la­bo­rar y en cuá­les pre­fie­ren la con­fron­ta­ción. Creo que Pu­tin es un lí­der muy ha­bi­li­do­so. Sa­be que hay lí­mi­tes a lo que Ru­sia Ex­te­rio­res, Ka­rin Kneisl. Las fo­tos que mos­tra­ban a Pu­tin y Kneisl bai­lan­do en la fies­ta pos­te­rior a la ce­re­mo­nia pro­vo­ca­ron es­co­zo­res en­tre los círcu­los di­plo­má­ti­cos eu­ro­peos. El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ru­so, Ser­guéi La­vrov, que acu­só a Vie­na de prac­ti­car una “di­plo­ma­cia de mi­cró­fo­nos”, afir­mó ayer que las acu­sa­cio­nes son “inacep­ta­bles”.

Ha­ce dos se­ma­nas, una agen­cia de in­te­li­gen­cia “ami­ga” —se­gún me­dios lo­ca­les fue­ron los ser­vi­cios ale­ma­nes— dio el chi­va­ta­zo a Aus­tria de que un miem­bro de su Ejér­ci­to eraun es­pía al ser­vi­cio de Ru­sia, se­gún el res­pon­sa­ble de De­fen­sa aus­tria­co, Ma­rio Ku­na­sek.

El co­ro­nel es­pía re­co­pi­ló in­for­ma­ción muy re­le­van­te.Ca­da dos se­ma­nas se reunía con su su­per­vi­sor ru­so, un tal Yu­ri, se­gún­la pren­sa aus­tria­ca, ci­tan­do fuentes quie­re al­can­zar. In­ten­ta crear una es­fe­ra de in­fluen­cia en Eu­ro­pa cen­tral y orien­tal y di­vi­dir a Occidente, pe­ro no tie­ne re­pa­ros en coope­rar en asun­tos co­mo los ener­gé­ti­cos y, en cier­ta me­di­da, los tec­no­ló­gi­cos.

P. Ha pa­sa­do ya un cier­to tiem­po sin aten­ta­dos is­la­mis­tas. ¿Es­tán me­jor las co­sas?

R. El te­rro­ris­mo si­gue sien­do una ame­na­za real. En Reino Uni­do el MI5, nues­tra agen­cia her­ma­na pa­ra la se­gu­ri­dad in­ter­na, si­gue vi­gi­lan­do a va­rios mi­les de in­di­vi­duos que son ex­tre­mis­tas en po­ten­cia. Es in­du­da­ble que los aten­ta­dos de Nue­va York del 11-S y la pos­te­rior gue­rra en Irak die­ron una mo­ti­va­ción a al­gu­nos de es­tos in­di­vi­duos, que más tar­de de­ca­yó. Yo es­ta­ba al fren­te del MI6 du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres de 2012 y me sen­tí bas­tan­te có­mo­do en lo re­fe­ren­te a la se­gu­ri­dad. Pe­ro eso era an­tes de que el fac­tor Si­ria en­tra­ra en jue­go. La gue­rra ci­vil en ese país y el sur­gi­mien­to del ISIS dio un nue­vo im­pul­so a las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas por to­da Eu­ro­pa. Y vi­mos los aten­ta­dos de Pa­rís, Bru­se­las, Ni­za o Ber­lín. Aho­ra la gue­rra ci­vil si­ria es­tá fre­nán­do­se po­co a po­co, lle­gan­do a un fi­nal po­co sa­tis­fac­to­rio pe­ro fi­nal en to­do ca­so, y la gue­rra de Irak que­da le­jos en el tiem­po. Los fac­to­res im­pul­so­res del te­rro­ris­mo ya no son tan po­ten­tes y creo que nues­tras ca­pa­ci­da­des pa­ra com­ba­tir­lo son ma­yo­res. Pe­ro el te­rro­ris­mo se­gui­rá con no­so­tros de mo­do in­de­fi­ni­do.

P. ¿Qué ha ocu­rri­do pa­ra que un ase­si­na­to co­mo el del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi, en el con­su­la­do sau­dí en Es­tam­bul, ha­ya te­ni­do lu­gar?

R. Los sau­díes ad­mi­ten que fue un ase­si­na­to pre­me­di­ta­do. Tur­quía ha pre­sen­ta­do unas prue­bas muy per­sua­si­vas que apun­tan ha­cia los res­pon­sa­bles. Creo que to­do tie­ne que ver con una ero­sión del mun­do ba­sa­do en re­glas y le­yes. Va­mos ha­cia otro mun­do en el que lo que im­por­ta es el po­der po­lí­ti­co o mi­li­tar. En el que al­gu­nos ac­to­res pien­san que pue­den ha­cer aque­llo de lo que pue­dan es­ca­par de mo­do im­pu­ne. A me­di­da que nos va­ya­mos ale­jan­do de un mun­do ba­sa­do en las re­glas y las le­yes, las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos o la cru­da afir­ma­ción del po­der del Es­ta­do se­rán más ha­bi­tua­les. de In­te­rior.De Yu­ri re­ci­bía las ór­de­nes de los ob­je­ti­vos a in­ves­ti­gar y las lí­neas de ac­tua­ción.

Así, el mi­li­tar re­co­pi­ló in­for­ma­ción so­bre las Fuer­zas Ar­ma­das, los sis­te­mas de ar­ti­lle­ría; tam­bién re­co­gía da­tos de reunio­nes y las ubi­ca­cio­nes de lu­ga­res es­tra­té­gi­cos. Ade­más, hi­zo perfiles de­ta­lla­dos so­bre ofi­cia­les del Ejér­ci­to aus­tria­co —pos­tu­ra po­lí­ti­ca, gus­tos, re­la­cio­nes per­so­na­les y cual­quier des­liz o afi­ción con­tro­ver­ti­da que pu­die­ran te­ner— y do­sie­res so­bre la si­tua­ción de la in­mi­gra­ción en Aus­tria. Es­cri­bía sus in­for­mes ci­fra­dos y des­pués los trans­mi­tía vía sa­té­li­te.

A lo lar­go de los años, re­ci­bió una re­com­pen­sa de unos 300.000 eu­ros por su ser­vi­cio a Ru­sia.Aho­ra pue­de en­fren­tar­se a una pe­na de en­tre dos —si es juz­ga­do co­mo ci­vil— y diez años de cár­cel.

/ MA­NUEL VÁZ­QUEZ

Jon Sa­wers, ex­je­fe del ser­vi­cio bri­tá­ni­co de es­pio­na­je ex­te­rior, MI6, el pa­sa­do mar­tes en su des­pa­cho de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.