De­ba­te obli­ga­do

El País (Valencia) - - OPINIÓN -

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat so­lem­ni­zó el pa­sa­do miér­co­les el re­cha­zo a los Pre­su­pues­tos ale­gan­do la pa­si­vi­dad del pre­si­den­te Sán­chez an­te el pro­ce­so ju­di­cial al que se en­fren­tan los lí­de­res que par­ti­ci­pa­ron en la pro­cla­ma­ción uni­la­te­ral de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Al mis­mo tiem­po, los par­ti­dos in­te­gra­dos en el Go­vern anun­cia­ban su dis­po­si­ción a al­can­zar acuer­dos con el Eje­cu­ti­vo en di­ver­sas ma­te­rias, in­clui­da la pre­su­pues­ta­ria. Es­ta do­ble es­tra­te­gia de las fuer­zas par­ti­da­rias de la se­ce­sión de Ca­ta­lu­ña ha acen­tua­do las du­das del Go­bierno cen­tral acer­ca de si pro­lon­gar la le­gis­la­tu­ra, pro­rro­gan­do los Pre­su­pues­tos apro­ba­dos por el PP e in­tro­du­cien­do co­rrec­cio­nes me­dian­te de­cre­to ley, o di­sol­ver las Cá­ma­ras y con­vo­car elec­cio­nes.

El sim­ple he­cho de que el Go­bierno cen­tral du­de es­tá per­mi­tien­do a los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas es­ca­mo­tear la res­pues­ta a una pre­gun­ta esen­cial en es­tos mo­men­tos, y es a qué ra­zo­nes obe­de­ce la fla­gran­te con­tra­dic­ción de re­cha­zar en blo­que unos Pre­su­pues­tos que, por otra par­te, es­tán dis­pues­tos a sal­var en par­te me­dian­te acuer­dos li­mi­ta­dos. La ho­ra es gra­ve, en la me­di­da en que 18 di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos se en­cuen­tran a la es­pe­ra de jui­cio y con­vie­ne des­te­rrar del de­ba­te po­lí­ti­co las es­ce­ni­fi­ca­cio­nes di­ri­gi­das a ocul­tar las reali­da­des que es­tán en jue­go. Si los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas pro­po­nen si­mul­tá­nea­men­te re­cha­zar y sal­var los Pre­su­pues­tos es por­que pre­fie­ren se­guir ins­ta­la­dos en la am­bi­güe­dad por ra­zo­nes elec­to­ra­lis­tas an­tes que re­co­no­cer an­te los ciu­da­da­nos que con­fia­ron en ellos que su pro­gra­ma de se­ce­sión ca­re­cía de las ma­yo­rías ne­ce­sa­rias, que su apli­ca­ción uni­la­te­ral so­lo era po­si­ble me­dian­te la co­mi­sión de de­li­tos, y que las res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les que aho­ra se sus­tan­cian ju­di­cial­men­te no pue­den ser li­mi­ta­das des­de el Go­bierno. Re­cha­zan­do ne­go­ciar las cuen­tas pú­bli­cas, los in­de­pen­den­tis­tas fin­gen man­te­ner el en­fren­ta­mien­to con un Es­ta­do que, se­gún ellos, es au­to­ri­ta­rio, mien­tras que pro­po­nien­do co­la­bo­rar en la apro­ba­ción de en­mien­das a los Pre­su­pues­tos en vi­gor es­tán re­co­no­cien­do la na­tu­ra­le­za de­mo­crá­ti­ca de ese mis­mo Es­ta­do.

La op­ción de pro­rro­gar los Pre­su­pues­tos y sal­var me­dian­te de­cre­to ley al­gu­nos de sus ele­men­tos su­po­ne pro­fun­di­zar en una ano­ma­lía ins­ti­tu­cio­nal que con­sis­te en nor­ma­li­zar co­mo or­di­na­rios pro­ce­di­mien­tos le­gis­la­ti­vos que el sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal con­tem­pla co­mo ex­tra­or­di­na­rios. Los ar­gu­men­tos in­vo­ca­dos por Sán­chez en la opo­si­ción, en el sen­ti­do de que el Go­bierno de Ra­joy de­bía di­sol­ver las Cá­ma­ras de no con­se­guir la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos, si­guen sien­do vá­li­dos, lo mis­mo que las crí­ti­cas que le di­ri­gía por el re­cur­so ex­ce­si­vo al de­cre­to ley. Des­de el mo­men­to en que Ciu­da­da­nos se des­mar­có del PP y abrió las puer­tas al de­ba­te, lo que ca­be es­pe­rar de los gru­pos par­la­men­ta­rios es que en­tren en el fon­do de las cuen­tas del Go­bierno, no que con­di­cio­nen su po­si­ción a asun­tos que de­ben ser abor­da­dos por otras vías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.