Dos pre­si­den­tes, un si­glo

Do­nald Trump ha da­do un por­ta­zo a la amis­tad geo­po­lí­ti­ca trans­atlán­ti­ca inau­gu­ra­da por Woo­drow Wil­son ha­ce cien años en Pa­rís

El País (Valencia) - - OPINIÓN - LLUÍS BASSETS

Es­te es un ex­tra­ño cen­te­na­rio. Tam­bién ha­ce un si­glo, el 4 de di­ciem­bre, el pre­si­den­te Woo­drow Wil­son em­bar­ca­ba en Nue­va York en el USS Geor­ge Was­hing­ton, un trans­atlán­ti­co de la ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se que ha­bía ser­vi­do du­ran­te la gue­rra eu­ro­pea co­mo trans­por­te de tro­pas. Fue el pri­mer via­je pre­si­den­cial a Eu­ro­pa y el de es­tan­cia más pro­lon­ga­da, seis me­ses, don­de se con­vir­tió en el po­lí­ti­co más po­pu­lar del mun­do.

El úl­ti­mo, el de Do­nald Trump es­te fin de se­ma­na, a bor­do del Air For­ce One, du­ra­rá ape­nas unas ho­ras, las jus­tas pa­ra asis­tir a los ac­tos de con­me­mo­ra­ción del cen­te­na­rio del fi­nal de aque­lla con­tien­da que inau­gu­ró los ho­rro­res del si­glo XX y echó los pri­me­ros ci­mien­tos de la fu­tu­ra re­la­ción trans­atlán­ti­ca, el ele­gan­te eu­fe­mis­mo que de­no­ta la in­ter­ven­ción y la he­ge­mo­nía de Es­ta­dos Uni­dos en la par­te oc­ci­den­tal del con­ti­nen­te eu­ro­peo.

Se di­ría que la dis­tan­cia en­tre am­bos es si­de­ral. Un ju­ris­ta y uni­ver­si­ta­rio el pri­me­ro y un in­cul­to es­pe­cu­la­dor in­mo­bi­lia­rio el se­gun­do. Sím­bo­lo del idea­lis­mo el uno y del cru­do po­der del di­ne­ro el otro. Si uno es­ta­ba dis­pues­to a abrir­se al mun­do y a li­de­rar­lo, el otro pre­fie­re ais­lar­se y re­cu­pe­rar la gran­de­za que su­po­ne per­di­da pa­ra su país. Aquel ima­gi­nó el go­bierno mun­dial, mien­tras es­te es co­mo los ais­la­cio­nis­tas que ce­rra­ron el pa­so al sue­ño wil­so­niano.

De cer­ca, ba­jo la lu­pa del ca­rác­ter, hay ob­ser­va­do­res que se­ña­lan se­me­jan­zas. La his­to­ria­do­ra Mar­ga­ret Ma­cMi­llan in­di­ca “la pro­pen­sión de Wil­son, tal vez in­cons­cien­te, a ha­cer ca­so omi­so a la ver­dad”. Si Trump ex­hi­be sus ma­los mo­dos an­te los pe­rio­dis­tas, Wil­son “per­día los estribos con fre­cuen­cia”. “Odiar se le da muy bien”, se­ña­la­ba su je­fe de pren­sa. Otro his­to­ria­dor, Evan Tho­mas, se­ña­la su co­mún “estilo in­tran­si­gen­te”.

Wil­son de­di­có mu­chas ener­gías a Eu­ro­pa, pe­ro fra­ca­só. La paz que sur­gió de los tra­ta­dos de Ver­sa­lles no fue du­ra­de­ra. El des­equi­li­brio del nue­vo or­den en­gen­dró una nue­va gue­rra, más te­rri­ble to­da­vía. El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se vino a bus­car con­sen­sos y sem­bró di­sen­sos. Su prin­ci­pio de las na­cio­na­li­da­des ofre­ce un ba­lan­ce de­sigual e in­clu­so amar­go un si­glo des­pués, cuan­do los na­cio­na­lis­mos res­que­bra­jan de nue­vo el or­den eu­ro­peo. A Trump po­co le im­por­ta. Ni si­quie­ra par­ti­ci­pa­rá en el Fó­rum por la Paz or­ga­ni­za­do por Ma­cron en Pa­rís co­mo cul­mi­na­ción del cen­te­na­rio de la Gran Gue­rra. Pu­do que­dar­se en ca­sa, en vez de ce­le­brar el cen­te­na­rio de aque­lla pri­me­ra in­ter­ven­ción mi­li­tar en Eu­ro­pa y del prin­ci­pio de una es­tre­cha amis­tad geo­po­lí­ti­ca. Su pre­si­den­cia cie­rra el si­glo trans­cu­rri­do con un por­ta­zo. Leí ha­ce po­co en­tre sus ar­tícu­los aquel en el que se ha­bla­ba so­bre las fal­tas de or­to­gra­fía. En él se re­fe­ría que ca­da vez son más abun­dan­tes, no so­lo en­tre ni­ños, sino tam­bién en adul­tos; y se acha­ca­ba a la fal­ta de lec­tu­ra y al abun­dan­te uso de emo­ti­co­nos y de con­trac­cio­nes. Aun­que es­tos fac­to­res son im­por­tan­tes, lo que de ver­dad ha­ce que las fal­tas de or­to­gra­fía es­tén en au­ge es la tran­si­gen­cia que se tie­ne con ellas. No es ex­tra­ño, por ejem­plo, en­con­trar­se nom­bres de co­mer­cios u otros es­ta­ble­ci­mien­tos es­cri­tos sin til­de. El pro­ble­ma real de la ma­la or­to­gra­fía es que es­tá acep­ta­da so­cial­men­te. Si no tra­tá­ra­mos la Len­gua co­mo la asig­na­tu­ra que no vol­ve­re­mos a ne­ce­si­tar una vez aca­be el co­le­gio, qui­zá se so­lu­cio­na­rían es­tas co­sas.

Luis San­do­val Díaz FE DE ERRO­RES

La pre­si­den­ta de la AVT es Mai­te de Ara­lu­ce y no Mar­ta Bue­sa, co­mo se in­di­ca­ba ayer en un pie de fo­to de la sec­ción de Es­pa­ña.

Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no de­ben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). De­ben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se reserva el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.