“Me mo­ti­va que vean a un ne­gro con Es­pa­ña”

Ba­ba­car Seck, bron­ce, lle­gó de Se­ne­gal con 11 años. Su pa­dre lo hi­zo en pa­te­ra

El País (Valencia) - - DEPORTES - E. GIOVIO, Ma­drid

Ba­ba­car Seck tie­ne 20 años y lle­gó a Es­pa­ña con 11. Ayer con­si­guió el bron­ce mun­dial en ku­mi­te (com­ba­te) en la ca­te­go­ría de +84kg. Ba­ba, co­mo le lla­man to­dos, es un tia­rra­co de ca­si me­tro y no­ven­ta. De­jó Se­ne­gal jun­to a su fa­mi­lia en bus­ca de nue­vas opor­tu­ni­da­des y se ins­ta­ló en Za­ra­go­za, don­de vi­ve y se en­tre­na. Es el se­gun­do de seis her­ma­nos. El pa­dre fue el pri­me­ro en lle­gar, en pa­te­ra. “Lo ad­mi­ro por to­do, to­do lo que ha he­cho, lo ha he­cho por no­so­tros. Vino en pa­te­ra, por re­co­rri­dos di­fí­ci­les y lo lo­gró. El se­gun­do en lle­gar fui yo, en avión. A me­di­da que a mi pa­dre em­pe­zó a ir­le bien, fue­ron lle­gan­do mi ma­dre y mis cin­co her­ma­nos”, cuen­ta Ba­ba en las en­tra­ñas del WiZink Cen­ter.

Tie­ne to­da­vía la ca­ra lle­na de su­dor. Na­die de su fa­mi­lia ha po­di­do ve­nir a ver el bron­ce que ha con­se­gui­do en su pri­mer Mun­dial ab­so­lu­to. El pa­dre vi­ve y tra­ba­ja en Sui­za de sol­da­dor. La ma­dre y sus cua­tro her­ma­nos han vuel­to a Da­kar. Ba­ba vi­ve en Za­ra­go­za con su her­mano ma­yor, Ya­ya. “Le he di­cho que pu­sie­ra Te­le­de­por­te, que a lo me­jor sa­lía”, cuen­ta con ga­nas de pa­sar el con­trol an­ti­do­pa­je y de ir a avi­sar a la fa­mi­lia. Se im­pu­so al por­tu­gués Reis Fi­li­pe por 7-1. No pa­ra de dar las gra­cias a to­do aquel que se cru­ce en su ca­mino en la zo­na mix­ta. Su her­mano tra­ba­ja de sol­da­dor, igual que el pa­dre. Ba­ba, que hi­zo un cur­so de vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad, es­tá aho­ra sa­cán­do­se el gra­do me­dio de sol­da­du­ra. “Es difícil com­pa­gi­nar las dos co­sas, pe­ro lo in­ten­to. Voy a cla­se de 8.30 a 14.30 y por las tar­des voy a en­tre­nar”, cuen­ta.

¿Quién se en­car­ga de co­ci­nar? “Des­de que se ha ido mi ma­dre es­ta­mos un po­co fas­ti­dia­dos... Mu­cho McDo­nald’s y mu­chos pe­di­dos”, bro­mea. Só­lo se po­ne se­rio pa­ra re­cor­dar los mo­men­tos du­ros por los que ha pa­sa­do. “No fue fá­cil. Me gus­ta re­pre­sen­tar a Es­pa­ña por­que mu­chas ve­ces a nues­tro co­lor de piel no se le res­pe­ta. Una de las co­sas que más me mo­ti­va es que vean que un ne­gro pue­de es­tar en el equi­po na­cio­nal, lu­chan­do y sin­tien­do los co­lo­res”, cuen­ta.

“He tra­ba­ja­do mu­cho pa­ra con­se­guir es­te bron­ce. Cuan­do em­pe­cé me lo de­cían: ‘si tra­ba­jas muy du­ro al­gún día lo con­se­gui­rás’. Es­toy pro­gre­san­do ca­da vez más”, ex­pli­ca con la men­te pues­ta en To­kio 2020. “Ha si­do muy du­ro el tor­neo y más cuan­do eres jo­ven co­mo yo. La ma­yo­ría aquí tie­ne de 25 años pa­ra arri­ba y yo 20. La ex­pe­rien­cia se no­ta, yo em­pe­cé a ha­cer ká­ra­te en 2010 y mis

/ JAVIER LÓ­PEZ (EFE)

Ba­ba­car Seck ce­le­bra su me­da­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.