Mé­di­cos sin Fron­te­ras tam­bién des­ta­pa ca­sos de abu­so se­xual

El País - - PORTADA - B. DO­MÍN­GUEZ CEBRIÁN, Madrid

El es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les de Ox­fam en Hai­tí ha ayu­da­do a que aho­ra sal­gan a la luz ca­sos en otras ONG. Mé­di­cos sin Fron­te­ras (MSF), con 40.000 em­plea­dos, re­co­no­ció ayer que en 2017 des­cu­brió has­ta 24 epi­so­dios de aco­so o de abu­so se­xual por los que des­pi­dió a 19 trabajadores.

El es­cán­da­lo de los abu­sos se­xua­les de trabajadores de Ox­fam en Hai­tí ha pro­vo­ca­do que aho­ra sal­gan a la luz denuncias en otras ONG. La or­ga­ni­za­ción fran­ce­sa Mé­di­cos sin Fron­te­ras (MSF) re­co­no­ció ayer que el año pa­sa­do des­cu­brió 24 ca­sos de aco­so o abu­so se­xual. “Que­re­mos ser lo más trans­pa­ren­tes po­si­bles”, ex­pli­ca la or­ga­ni­za­ción. MSF, con 40.000 em­plea­dos, des­pi­dió a 19 de sus trabajadores y san­cio­nó al res­to de im­pli­ca­dos. Los ca­sos “abar­can abu­sos de po­der, dis­cri­mi­na­ción, hos­ti­ga­mien­to” y otros com­por­ta­mien­tos inade­cua­dos.

Del to­tal de 146 que­jas o aler­tas re­ci­bi­das por la ad­mi­nis­tra­ción de MSF a ni­vel glo­bal, 40 fue­ron iden­ti­fi­ca­das co­mo ca­sos de abu­so o aco­so y 24 de ellos fue­ron con­fir­ma­dos co­mo aco­so o abu­so se­xual. Dos de esos ca­sos fue­ron con­tra per­so­nas aje­nas a la or­ga­ni­za­ción, es de­cir, pa­cien­tes o be­ne­fi­cia­rios de la ONG. “Las per­so­nas que abu­san den­tro de es­te sec­tor si­guen sien­do una ab­so­lu­ta mi­no­ría y no se pue­de ex­tra­po­lar a to­do el ter­cer sec­tor en ge­ne­ral. Se­ría in­jus­to”, sos­tie­ne al te­lé­fono Da­vid No­gue­ra, pre­si­den­te de MSFEs­pa­ña, con 6.000 em­plea­dos.

En el ca­so de la ra­ma es­pa­ño­la, hu­bo 14 denuncias el año pa­sa­do, 10 de ellas ca­sos de “com­por­ta­mien­to inade­cua­do” en­tre miem­bros de la or­ga­ni­za­ción. La ONG no des­ve­la si es­tas per­so­nas te­nían la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la ni los paí­ses don­de se pro­du­je­ron es­tos com­por­ta­mien­tos. Aun­que lo que sí ad­mi­ten es que los abu­sos en to­dos los ca­sos eran de hom­bres ha­cia mu­je­res. Tras las in­ves­ti­ga­cio­nes per­ti­nen­tes, se con­clu­yó que no hu­bo ni vio­la­cio­nes ni me­no­res in­vo­lu­cra­dos en nin­guno de los ca­sos. Aun así, cua­tro per­so­nas fue­ron des­pe­di­das y tie­nen ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do vol­ver a tra­ba­jar pa­ra MSF.

Los abu­sos con­sis­tie­ron en un ca­so de dis­cri­mi­na­ción, que se so­lu­cio­nó a tra­vés de una me­dia­ción; una rup­tu­ra par­cial de las re­glas de se­gu­ri­dad; dos ca­sos de ma­la ges­tión del per­so­nal; y seis ca­sos de aco­so se­xual, co­men­ta­rios ma­chis­tas, to­ca­mien­tos sin con­sen­ti­mien­to y pro­pues­tas reite­ra­das y no apro­pia­das.

MSF tie­ne des­de ha­ce más de 15 años un có­di­go de con­duc­ta, re­vi­sa­do ca­da año, y otros me­ca­nis­mos pa­ra pre­ve­nir y ges­tio­nar las denuncias de ac­tos re­pro­ba­bles a cual­quier ni­vel. “Des­de ha­ce seis u ocho me­ses la or­ga­ni­za­ción ha de­sig­na­do a una per­so­na es­pe­cí­fi­ca pa­ra que com­prue­be si las nor­mas y va­lo­res se im­ple­men­tan en los pro­yec­tos”, di­ce el pre­si­den­te de la ONG en Es­pa­ña.

A pe­sar de la exis­ten­cia de es­tos có­di­gos y guías de ac­tua­ción fren­te a ca­sos de abu­so, el fac­tor cul­tu­ral y las cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas en las que sue­len tra­ba­jar es­tas or­ga­ni­za­cio­nes es muy im­por­tan­te pa­ra de­ter­mi­nar el ma­tiz. “No es lo mis­mo el con­tex­to en Hai­tí des­pués del terremoto que otro lu­gar. Tam­po­co es igual el tra­to a la mu­jer en un país ára­be que en cual­quier otro”, con­ti­núa el di­rec­ti­vo pa­ra re­pe­tir que es­te ti­po de si­tua­cio­nes, sea co­mo sea, “no se pue­den pro­du­cir en MSF”.

Mi­gran­tes des­em­bar­can de un bar­co fle­ta­do por las ONG SOS Me­di­te­rra­née y MSF, el 30 de enero en Au­gus­ta (Si­ci­lia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.