Un la­zo que se desata

Trump pre­fie­re ver a los eu­ro­peos co­mo clien­tes de su in­dus­tria mi­li­tar que co­mo alia­dos

El País - - INTERNACIONAL - Lluís Bas­sets

Bo­ris John­son quie­re co­mer la tar­ta y que­dar­se con la tar­ta: un Bre­xit du­ro que le sal­ga gra­tis. Si fue­ra fran­cés se­ría la man­te­qui­lla y el di­ne­ro de la man­te­qui­lla. Si es­pa­ñol, re­pi­ca­ría e iría a la pro­ce­sión. Es­to es lo que tam­bién quie­re ha­cer Do­nald Trump con Eu­ro­pa. To­das las ven­ta­jas y nin­gún in­con­ve­nien­te.

Hay al­go que no ofre­ce du­das: los eu­ro­peos de­be­re­mos ras­car­nos el bol­si­llo y gas­tar más en nues­tra de­fen­sa, en vez de con­fiar en la bue­na dis­po­si­ción de los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses a en­tre­gar su vi­da por la li­ber­tad europea y de su go­bierno a gas­tar el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra con­te­ner los pe­li­gros que se cier­nan so­bre no­so­tros.

Es­to fue así du­ran­te to­da la Gue­rra Fría y mal que bien ha se­gui­do has­ta aho­ra. El acuer­do en­tre unos y otros, ma­te­ria­li­za­do por la Alian­za Atlán­ti­ca, ha si­do bueno pa­ra to­dos. No en vano se atri­bu­ye a la OTAN el ma­yor éxi­to de la his­to­ria en lo que con­cier­ne a alian­zas mi­li­ta­res: ven­ció en la Gue­rra Fría sin dis­pa­rar una so­la ba­la y en una so­la oca­sión ha

si­do in­vo­ca­do su cru­cial ar­tícu­lo 5, que com­pro­me­te a los so­cios a de­fen­der a cual­quier otro so­cio cuan­do sea ata­ca­do. Fue el 11-S, con los aten­ta­dos con­tra Man­hat­tan y Was­hing­ton, cuan­do la OTAN se pres­tó a in­ter­ve­nir en de­fen­sa de Es­ta­dos Uni­dos, co­sa que hi­zo en una fa­se más avan­za­da con su par­ti­ci­pa­ción y di­rec­ción de la ocu­pa­ción de Af­ga­nis­tán.

Es­to se ha ter­mi­na­do. Las in­ten­cio­nes de Trump son cla­ras, aun­que lue­go sus con­se­je­ros le obli­guen a des­de­cir­se: no le in­tere­sa la OTAN, le trae al pai­ro el ar­tícu­lo 5, y so­lo pien­sa en có­mo apor­tar me­nos di­ne­ro y por tan­to en que los eu­ro­peos pa­guen más, y a la vez, la in­dus­tria de ar­ma­men­to es­ta­dou­ni­den­se ob­ten­ga más pe­di­dos. Eso es to­do. Los va­lo­res com­par­ti­dos, las es­tra­te­gias co­mu­nes, la solidaridad trans­atlán­ti­ca son cam­pa­nas ce­les­tia­les pa­ra es­te pre­si­den­te dis­pa­ra­ta­do.

La Unión Europea ya es­tá au­men­tan­do sus gas­tos de de­fen­sa, pe­ro una de las ta­reas que de­be em­pren­der con ur­gen­cia es coor­di­nar­se me­jor en cuan­to a ti­pos de ar­ma­men­to y a

po­lí­ti­ca de com­pras. Una ges­tión más ra­cio­nal de sus pre­su­pues­tos mi­li­ta­res, con la crea­ción de un Fon­do Eu­ro­peo de De­fen­sa, me­jo­ra­ría sus­tan­cial­men­te sus ca­pa­ci­da­des, al­go in­dis­pen­sa­ble si los eu­ro­peos de­be­mos res­pon­sa­bi­li­zar­nos de nues­tra pro­pia se­gu­ri­dad, en vez de man­te­ner­la sub­arren­da­da a EE UU.

Es­to es lo que va a ha­cer la PESCO, la Coor­di­na­ción Es­truc­tu­ra­da Per­ma­nen­te, cu­ya pues­ta en mar­cha ha le­van­ta­do la alar­ma en­tre los fa­bri­can­tes de ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses. Eu­ro­pa es an­te to­do un mer­ca­do pa­ra el pri­mer fa­bri­can­te y ven­de­dor mun­dial (33% de cuo­ta de mer­ca­do). Al pa­re­cer, se tra­ta de que gas­te­mos más, pe­ro en ar­mas ma­de in USA.

Un la­zo trans­atlán­ti­co en el que ya no cuen­ten las pla­yas de Nor­man­día, el cer­co de Berlín, la vic­to­ria de la Gue­rra Fría y la solidaridad an­te el te­rro­ris­mo se­rá una fría re­la­ción co­mer­cial por la que na­die es­ta­rá dis­pues­to a com­ba­tir y que se pue­de can­jear por otra: por ejem­plo, con Chi­na. No se­rá un la­zo, sino un cor­dón des­abro­cha­do que pa­ra na­da sir­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.