‘Els de ca­sa’ fren­te a ‘els de fo­ra’

Pa­ra des­ac­ti­var al in­de­pen­den­tis­mo es ne­ce­sa­ria una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción que can­ce­le la in­mer­sión lin­güís­ti­ca edu­ca­ti­va en una so­la len­gua. El Es­ta­do de­be atre­ver­se a ha­cer­lo aho­ra o Ca­ta­lu­ña se se­pa­ra­rá en un fu­tu­ro de Es­pa­ña

El País - - OPINIÓN - JO­SÉ LUIS ÁL­VA­REZ EN­RI­QUE FLO­RES

El ser hu­mano se di­fe­ren­cia de es­pe­cies in­fe­rio­res por su ca­pa­ci­dad es­tra­té­gi­ca: ima­gi­nar el pen­sa­mien­to y emo­cio­nes del ad­ver­sa­rio, pre­de­cir sus mo­vi­mien­tos, sor­pren­der­le de­ci­si­va­men­te.

El se­ce­sio­nis­mo dispone de una es­tra­te­gia es­plén­di­da, di­se­ña­da por el po­lí­ti­co ibé­ri­co, con Fe­li­pe Gon­zá­lez, más bri­llan­te del si­glo XX: Jor­di Pu­jol. Nin­gu­na de sus di­vi­sio­nes ac­tua­les quie­bra la he­ge­mo­nía que Pu­jol cons­tru­yó.

Pu­jol en­fren­tó un desafío de mag­ni­tud des­co­no­ci­da a lí­de­res ca­ta­la­nis­tas pre­ce­den­tes: la in­mi­gra­ción es­pa­ño­la. El sub­sis­te­ma ca­ta­lán del ca­pi­ta­lis­mo fran­quis­ta im­por­tó una cla­se obre­ra, y me­dia de­mo­gra­fía. Ca­ta­lu­ña ya no era un pue­blo, se con­vir­tió en dos. Uno els de ca­sa, otro els de fo­ra. Sin es­tos, Ca­ta­lu­ña no era via­ble, pe­ro de­ja­ba de ser lo que ha­bía si­do. Pu­jol adoptó co­mo mi­sión di­sol­ver es­ta an­ti­no­mia. Su ob­je­ti­vo no es la fu­sión de los dos pue­blos. Es es­pe­rar al de­cli­ve de­mo­grá­fi­co y cul­tu­ral de “los otros ca­ta­la­nes” pa­ra con­so­li­dar la su­pre­ma­cía de els de ca­sa. Una es­tra­te­gia de dé­ca­das. Que “Ca­ta­lu­ña, un so­lo pue­blo” pa­sa­ra a ser el le­ma del ca­ta­la­nis­mo fue pre­ci­sa­men­te pa­ra ocul­tar el ob­je­ti­vo: dos pue­blos de­sigua­les.

Ya que des­em­pa­tar po­bla­cio­nes a cor­to era im­po­si­ble —al ma­tri­mo­nio Pu­jol, sus cla­ses me­dias, no les imi­ta­ron su fe­cun­di­dad—, Pu­jol desa­rro­lló tres po­lí­ti­cas que sos­tu­vie­ran su lar­ga mar­cha.

La pri­me­ra fue la su­pe­rio­ri­dad mo­ral. El mo­men­to es­te­lar de Pu­jol fue cuan­do, con­tra­ta­can­do en el ca­so Ban­ca Ca­ta­la­na,

pro­cla­mó: “A par­tir de aho­ra, de éti­ca ha­bla­re­mos no­so­tros”. Co­mo sa­ben los re­vo­lu­cio­na­rios, y Pu­jol lo es, éti­ca es lo que ellos tie­nen y lo que el enemi­go no tie­ne. Con la su­pe­rio­ri­dad éti­ca —real o apa­ren­te es po­lí­ti­ca­men­te irre­le­van­te— in­mo­vi­li­zó al ad­ver­sa­rio, des­de en­ton­ces a la de­fen­si­va.

La se­gun­da con­sis­tió en una ad­mi­nis­tra­ción y me­dios de co­mu­ni­ca­ción na­cio­na­lis­tas. Pu­jol, que co­no­ce me­jor Es­pa­ña que cual­quier lí­der es­pa­ñol Ca­ta­lu­ña, pre­vió la in­do­len­cia e inocen­cia de los Go­bier­nos cen­tra­les, quie­nes ce­die­ron las com­pe­ten­cias pre­ci­sas pa­ra que des­de el Go­vern

se for­ta­le­cie­se la ca­pa­ci­dad de in­su­rrec­ción de me­dio país, tan­to que hoy las ba­ses so­be­ra­nis­tas son más ra­di­ca­les que sus lí­de­res, quie­nes les te­men, co­mo les te­me el Go­bierno es­pa­ñol. El so­be­ra­nis­mo siem­pre ha te­ni­do me­dia po­bla­ción —que por dé­ca­das no vo­ta­sen in­de­pen­den­cia es elo­gia­ble pa­cien­cia— y ha con­ta­do, y vol­ve­rá a con­tar, con la Ge­ne­ra­li­tat. Es­ta com­bi­na­ción arri­ba-aba­jo ex­pli­ca la ad­mi­ra­ble or­ga­ni­za­ción del 1 de oc­tu­bre.

La ter­ce­ra fue la in­mer­sión edu­ca­ti­va en ca­ta­lán. No exis­te pa­ra in­te­grar sino pa­ra se­ña­lar qué mi­tad del país im­po­ne su su­pre­ma­cía. Con ella, a las ba­rre­ras po­lí­ti­cas —un vo­to de Cor­ne­llà va­le la mi­tad de un vo­to de Llei­da—, so­cia­les —los ape­lli­dos de las eli­tes ca­ta­la­nas son re­ve­la­do­res—, se aña­den las cul­tu­ra­les. La in­mer­sión es un pi­vo­te es­tra­té­gi­co: con­se­gui­da da to­do lo de­más por­que ablan­da la iden­ti­dad de los in­mi­gran­tes. Por eso, el mo­men­to re­vo­lu­cio­na­rio de las pa­sa­das elec­cio­nes fue cuan­do Arri­ma­das ani­mó a vo­tar en ho­nor a las raí­ces an­da­lu­zas de los trabajadores del cin­tu­rón bar­ce­lo­nés. No sor­pren­de que, mo­re­na, so­cial­men­te as­cen­den­te, sin com­ple­jos, atrai­ga tan­to odio afri­cano.

Mi­sión, ob­je­ti­vos, po­lí­ti­cas, son ele­men­tos de una es­tra­te­gia, pe­ro no su esen­cia. Es­ta es apli­car los re­cur­sos dis­po­ni­bles en el mo­men­to que ten­gan un efec­to de­ci­si­vo so­bre las for­ta­le­zas cla­ve del opo­nen­te. En el de­sig­nio pu­jo­lis­ta, la opor­tu­ni­dad se­rá en unos cin­co años, cuan­do ha­yan fa­lle­ci­do la ma­yo­ría de los lle­ga­dos a Ca­ta­lu­ña en los años cin­cuen­ta y se­sen­ta. En­ton­ces el in­de­pen­den­tis­mo su­pe­raría el 50% de los vo­tos, in­clu­so po­dría lle­gar al 60%-65%. Si se han sen­ti­do tan amos co­mo pa­ra mon­tar un gol­pe con me­nos del 50% de la po­bla­ción, es ima­gi­na­ble lo que ha­rán con más. El rit­mo maoís­ta de Pu­jol ten­dría un fi­nal le­ni­nis­ta: un pe­que­ño em­pu­je se­ría su­fi­cien­te. Eu­ro­pa, con esos por­cen­ta­jes, ya no blo­quea­ría la se­ce­sión (hi­pó­te­sis ve­ro­sí­mil).

La fal­ta de san­gre fría de los su­ce­so­res de Pu­jol es­tro­peó el ti­ming pre­vis­to. No han es­ta­do a su al­tu­ra. Han re­ve­la­do de­bi­li­da­des. La ma­yor es la aver­sión de sus cla­ses me­dias a las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de un con­flic­to in­ten­so. La pe­la es la pe­la: prin­ci­pio de reali­dad, me­dro­sa, sin pa­trio­tis­mo. Por ello, los in­de­pen­den­tis­tas in­te­li­gen­tes su­gie­ren una le­gis­la­tu­ra “téc­ni­ca”, re­la­jar la con­fron­ta­ción, re­cu­pe­rar el rit­mo len­to. Y cuan­do lle­gue el mo­men­to de­mo­grá­fi­co vol­ver a in­ten­tar­lo, por­que si­guen dis­po­nien­do de los re­cur­sos que Pu­jol cons­tru­yó y por­que no so­por­tan la he­ri­da nar­ci­sis­ta de ha­ber per­di­do, otra vez.

¿Qué ha­cer pa­ra de­rro­tar esa es­tra­te­gia? To­da es­tra­te­gia de­be sur­gir de la su­pe­rio­ri­dad mo­ral. Es­te no es so­lo un con­flic­to po­lí­ti­co. Es an­tro­po­ló­gi­co. No exac­ta­men­te —hay mi­les de ex­cep­cio­nes— pe­ro sí esen­cial­men­te: don­de re­si­den ape­lli­dos cas­te­lla­nos se vo­ta cons­ti­tu­cio­na­lis­mo; don­de ca­ta­la­nes, in­de­pen­den­tis­mo. In­ten­tar in­de­pen­di­zar Ca­ta­lu­ña de­jan­do atrás a me­dia po­bla­ción es una in­mo­ra­li­dad. Aho­ra de éti­ca tie­ne que ha­blar el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, su­pe­rior mo­ral­men­te al gol­pis­mo, no por­que Es­pa­ña sea me­jor que Ca­ta­lu­ña, am­bas fla­tus vo­cis en un mun­do glo­bal, sino por­que la cla­se obre­ra, me­dia po­bla­ción de la re­si­den­te en los ki­ló­me­tros cua­dra­dos co­no­ci­dos co­mo Ca­ta­lu­ña, ha si­do des­pre­cia­da. Es­ta su­pe­rio­ri­dad mo­ral po­si­bi­li­ta po­lí­ti­cas: ni na­ción, ni ma­yo­res com­pe­ten­cias en cul­tu­ra y edu­ca­ción, ni re­fe­rén­dum. No es hu­mi­llar. Es ga­nar.

Pe­ro el tic­tac de­mo­grá­fi­co con­ti­núa. La ne­gli­gen­cia es­tra­té­gi­ca de dé­ca­das obli­ga al cons­ti­tu­cio­na­lis­mo a un arries­ga­do cam­bio de rit­mo, a ade­lan­tar el con­flic­to. Exis­te una ba­ta­lla que sor­pren­de­rá a los so­be­ra­nis­tas, que pien­san que el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo no se atre­ve­rá a ello. Se apli­ca a su cen­tro de gra­ve­dad. Es tan de­ci­si­va que los in­de­pen­den­tis­tas no ten­drán más re­me­dio que acu­dir al en­vi­te, em­plear to­dos sus re­cur­sos, lu­char has­ta el fi­nal, uni­dos, con­tan­do con un PNV que se pon­drá “es­tu­pen­do”. Pue­den ga­nar, pe­ro si pier­den ago­ta­rán su vo­lun­tad y re­cur­sos. Es la con­fron­ta­ción má­xi­ma, con­cen­tra­da, fi­nal. Es­ta ba­ta­lla es lle­var una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que can­ce­le la in­mer­sión lin­güís­ti­ca edu­ca­ti­va en una so­la len­gua. Si el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo no se atre­ve a plan­tear­la, aho­ra, Ca­ta­lu­ña se­rá in­de­pen­dien­te, cuan­do “to­que”, que di­ría Pu­jol.

Ha­ce tiem­po, Puig­de­mont ex­cla­mó en­co­ra­ji­na­do: “Nos tie­nen mie­do y más mie­do nos ten­drán”. Gra­cias al tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio de Jor­di Pu­jol ha si­do y es cier­to lo pri­me­ro, y pro­ba­ble lo se­gun­do, a no ser que, en ho­nor de los trabajadores ve­ni­dos a Ca­ta­lu­ña de otras par­tes de Es­pa­ña —es­for­za­dos, hu­mil­des, res­pe­tuo­sos con la cul­tu­ra ca­ta­la­na—, se ten­ga fi­nal­men­te lo que Pu­jol ha te­ni­do: vo­lun­tad y es­tra­te­gia.

Jo­sé Luis Ál­va­rez, doc­tor en So­cio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, es pro­fe­sor de INSEAD (Fon­tai­ne­bleau-Sin­ga­pur).

La in­mer­sión no exis­te pa­ra in­te­grar, sino pa­ra se­ña­lar qué mi­tad im­po­ne su su­pre­ma­cía

Es­te no es so­lo un con­flic­to po­lí­ti­co, sino que es esen­cial­men­te an­tro­po­ló­gi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.